close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Meade niega que él haya aprobado un contrato con filial de Odebrecht para el proyecto Etileno XXI

El candidato presidencial negó que haya aprobado un contrato con una filial de Odebrecht, que le ha costado a Pemex más de mil 900 millones de pesos, aunque en una sesión del Consejo de Administración de la empresa no se opuso a esa operación.
Cuartoscuro Archivo
Por Redacción Animal Político
14 de junio, 2018
Comparte

El candidato presidencial de Todos por México, José Antonio Meade, negó que haya aprobado un contrato o negocio de Odebrecht con Pemex cuando era secretario de Energía.

El proyecto Etileno XXI, que involucra a una filial de Odebrecht —Braskem— y a la empresa mexicana Idesa y que le ha costado a Pemex más de mil 900 millones de pesos, según la ASF, se aprobó en septiembre de 2009. Sin embargo, Meade asumió la titularidad de la Secretaría de Energía hasta enero de 2011, dijo su equipo de campaña.

“El contrato de Etileno XXI fue firmado en 2010. José Antonio Meade fue presidente del Consejo de Administración de Pemex a partir de enero de 2011, por lo que no tenía la función de avalar un contrato previo y en plena instrumentación”, según su equipo de campaña.

Sin embargo, una copia del acta de la sesión del 29 de abril de 2011 del Consejo de Administración de Pemex, muestra que Meade sí respaldó el acuerdo Braskem-Idesa con el argumento de que ya estaba aprobado un año antes.

Incluso, dejó pasar los cuestionamientos de integrantes del Consejo, quienes objetaron que no se hubiera presentado en la sesión el contrato para revisar su contenido.

La respuesta de Meade se da después de que Verificado 2018 publicara la nota  Verificado.mx: La familia política de un colaborador de AMLO es socia de filial de Odebrecht.

En esta nota se indicó que, durante su participación en el debate, Meade “no mencionó que Etileno XXI fue un negocio aprobado por él mismo cuando fungió como presidente del Consejo de Administración de Pemex”. 

El equipo del candidato apuntó que Meade, en abril de 2011, presidió una sesión del consejo de Administración de Pemex, pero descartó que en ella se haya discutido como tal el otorgamiento o la aprobación del contrato de Etileno XXI.

Lo que se discutió entonces, de acuerdo con el equipo de Meade, fue si las decisiones sobre ese tipo de contratos, como el de Etileno XXI, debían llevarse siempre al Consejo de Administración de Pemex, para su análisis.

En esa sesión del Consejo, integrantes advirtieron que Pemex sería afectada al impulsar un negocio privado de producción de polietileno, hecho con base en materias primas baratas que vendería obligatoriamente la empresa petrolera –como establece el contrato- a las compañías privadas, como finalmente ocurrió.

De acuerdo con la Auditoría Superior de la Federación, Pemex perdió más de mil 900 millones de pesos por culpa de este contrato, ya que está obligada a vender materias primas baratas a empresas privadas.

Meade, en efecto, no aprobó el contrato; aunque al revisar el acta de la sesión del Consejo, el ahora candidato tampoco se opuso e incluso consideró que en el caso de Etileno XXI “no existía ninguna obligación de presentar el contrato de suministro al Consejo” para su revisión.

En el acta se narra que dos consejeros criticaron las implicaciones que tendría el contrato para Pemex, sin que el caso hubiera sido discutido al interior del Consejo, máximo órgano de la empresa mexicana.

Uno de ellos, Rogelio Gasca Neri, señaló –según el acta- que la estrategia de Pemex en este caso  había sido “inaceptable”, ya que se optó por “incrementar la producción de petroquímicos en el sector privado, a costa de Petróleos Mexicanos (…) sin ningún beneficio tangible para el consumo nacional”.

Meade, entonces presidente del Consejo de Pemex, respondió que “no existía ninguna obligación de presentar el contrato de suministro al Consejo, por lo que ese instrumento se había desahogado en los términos de la normativa vigente”.

El contador público José Fortunato Álvarez Enríquez, quien también era del Consejo, dijo a Animal Político que “en principio, sin estar plenamente seguro, debo decir que tiene razón el señor Meade en el sentido de que él no aprobó ese contrato. No se aprobó el contrato cuando estaba él, de presidente del Consejo”.

Álvarez Enríquez también contó que no recuerda que en algún momento Meade se haya pronunciado en contra de la aprobación del contrato sobre el proyecto Etileno XXI.

A continuación se adjuntan la respuesta del equipo de Meade y el acta de la sesión del Consejo de Administración de Pemex, del 29 de abril de 2011:

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Quentin Tarantino: 6 claves de su nueva película "Érase una vez en Hollywood"

"Érase una vez en Hollywood", la nueva película de Quentin Tarantino, recibió muy buenas críticas en el Festival de Cannes. El largometraje, que junta a Leonardo DiCaprio y Brad Pitt, se estrena en América Latina en agosto.
Getty Images
23 de mayo, 2019
Comparte

¡Luces, cámara, acción! Quentin Tarantino ya recibió las primeras críticas de “Érase una vez en Hollywood” (“Once Upon a Time in Hollywood”), su última película, que se presentó el martes en el Festival de Cannes.

El largometraje es una recreación extravagante de Hollywood en 1969, antes de los asesinatos cometidos por los seguidores de Charles Manson, el líder y cerebro de la llamada familia Manson, en agosto de 1969 en Los Ángeles, California.

Hasta el momento, los críticos de cine han elogiado la cinta, que se estrena en agosto en América Latina.

Peter Bradshaw, de The Guardian, la considera “totalmente indignante, desorientadora, irresponsable y también brillante”.

También la han comparado con Pulp Fiction, hito de Tarantino en la cultura pop, 25 años después de su lanzamiento en el festival.

Aquí recogemos seis puntos que las reseñas discuten sobre el nuevo filme.

1. Pitt y DiCaprio son los nuevos Redford y Newman

Leonardo DiCaprio interpreta a Rick Dalton, un actor alcohólico que recibe papeles de vaqueros; y Brad Pitt da vida a Cliff Boon, un doble de películas y mejor amigo del personaje anterior.

De acuerdo con The Hollywood Reporter, ambos entregan actuaciones “matadoras”, “llenas de ironía y agradable química”.

“Es difícil no recordar la energía que tenía la mejor pareja anterior en una película de Tarantino, John Travolta y Samuel L. Jackson en ‘Pulp Fiction'”, agrega la revista Time Out.

Robert Redford y Paul Newman hicieron dos películas clásicas juntos, “El Golpe” (“The Sting”) y “Dos hombres y un destino” (“Butch Cassidy and the Sundance Kid”).

¿Deberíamos esperar una nueva versión de cualquiera de las dos cintas en el futuro con Pitt y DiCaprio?

2. Hollywood se representa a sí mismo en la pantalla

La película representa a varias personalidades de la industria cinematográfica, por lo que la revista Variety la califica como un “espectacular collage nostálgico” que rinde homenaje a la era perdida de Hollywood.

Rafal Zawierucha interpreta al director Roman Polanski, y Margot Robbie, a su esposa, Sharon Tate, en los meses previos a su trágico asesinato por la familia Manson.

Mike Moh y Damian Lewis interpretan a los actores Bruce Lee y Steve McQueen, entre otros intérpretes que dan vida a figuras conocidas de la época.

3. Los asesinatos de Manson son solo una parte de la película

Antes de la presentación en Cannes, se especuló que la película giraría en torno al impacto de los crímenes de Charles Manson en Hollywood.

En 1969, sus seguidores, conocidos como la Familia Manson, mataron a nueve personas, incluida Sharon Tate, que tenía ocho meses y medio de embarazo, mientras Polanski estaba filmando en el extranjero.

Una de las jóvenes seguidoras de Manson, Susan Atkins, apuñaló a la actriz y garabateó “PIG” (cerdo) en la puerta de la casa con su sangre.

Los asesinatos conmocionaron a la industria cinematográfica de EE.UU. de la época y se les atribuye el final sangriento de la generación del amor libre y la contracultura de los años 60.

Roman Polanski y Sharon State en su boda.

Getty Images
La actriz estadounidense Sharon Tate tenía ocho meses y medio de embarazo cuando fue asesinada.

Sin embargo, la película de Tarantino rechaza esta narrativa y comienza seis meses antes de los crímenes.

Una canción de Manson suena en la película, pero el derramamiento de sangre no es el foco principal.

Todavía es un misterio cómo se representan los crímenes en la cinta, pues Tarantino envió una carta al público de Cannes pidiéndoles que no revelaran nada de la trama.

4. DiCaprio prende fuego a los nazis

El tráiler muestra al personaje de DiCaprio, Dalton, quemando nazis en un set de grabación durante un flashback a sus aparentes días de gloria como actor.

Es un guiño irónico a “Bastardos sin gloria”, película de 2009 de Tarantino, y típico de la afición del director por la violencia exagerada.

5. Falta de diversidad

Cuando se anunció el lanzamiento de la película, usuarios en redes sociales criticaron el hecho de que el elenco fuera completamente blanco.

La participación de MikeMoh como Bruce Lee aporta un breve destello de diversidad racial, pero el tráiler sigue siendo abrumadoramente blanco.

Este blanqueo ha provocado un animado debate en redes sociales, especialmente por el apoyo de Tarantino para el talento negro en los años 90, mucho antes de #OscarsSoWhite.

Anteriormente, el director había recibido críticas por usar la palabra “nigger” (forma despectiva de referirse a una persona negra) en los guiones, pero actores como Samuel L. Jackson y Jamie Foxx lo han defendido ya que simplemente refleja de manera realista el habla de los personajes en cuestión.

6. Los pies siguen siendo la fascinación de Tarantino

Los seguidores de la trayectoria de Tarantino reconocen que los pies ocupan un lugar destacado en sus películas.

Por ejemplo, en la escena “Mueve tu dedo gordo” de “Kill Bill”, o cuando Hans Landa de “Bastardos sin gloria” confirma que un zapato encontrado en la escena de un tiroteo le pertenece a la actriz Bridget von Hammersmark.

¿Un aparente fetichismo de pies? ¿Una broma? La razón exacta no está clara.

Pero una cosa es segura, hay muchos pies descalzos en “Érase una vez en Hollywood”.

Como concluye la revista Sight & Sound, es el “elogio descalzo” de Tarantino para la industria que adora.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=GFJ_N84JzUI

https://www.youtube.com/watch?v=GpyJ8GP7PWg

https://www.youtube.com/watch?v=o-FUmeEXFOI

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.