close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro
México, el tercer país de América con menos paz para sus habitantes
De acuerdo con el Global Peace Index, México se ubica tan solo por debajo de Colombia y Venezuela, por lo que se ubica entre los 92 países que a nivel mundial empeoraron sus niveles de paz.
Cuartoscuro
Por Redacción Animal Político
6 de junio, 2018
Comparte

Al menos 92 países son menos pacíficos con relación a 2017, entre ellos México que se ubica en la posición 142 de 163, de acuerdo con el indicador mundial sobre la paz global Global Peace Index, elaborado por el Institute for Economics and Peace (IEP).

Las cifras revelaron que “el mundo es menos pacífico hoy que en cualquier otro momento del último decenio”, las naciones donde se acentúa mayormente esta problemática son aquellas en las que las tensiones políticas, los conflictos y las crisis que surgieron en la última década siguen sin resolverse. Ejemplo de estas situaciones son: Siria, Afganistán, Sudán del Sur, Iraq y Somalia, países que aparecen como los menos pacíficos a nivel mundial.

En contraparte, las naciones más pacíficas según son Islandia, Nueva Zelandia, Austria, Portugal y Dinamarca.

Sin embargo en el documento aseveran que “Europa, la región más pacífica, también ha sufrido, pues 23 de los 36 países europeos se deterioraron en cuanto a la paz durante el último año, lo cual obedece fundamentalmente al incremento de las tensiones políticas y al deterioro de las relaciones entre países”.

Destacan que en el continente americano, la región de Norteamérica ha tenido un declive en el grado de paz en Estados Unidos, por segundo año consecutivo, país que se encuentra en su peor nivel de dicho rubro desde 2012.

Incluso “Estados Unidos es uno de los siete miembros del G20 que se encuentran entre los 50 países menos pacíficos del mundo, junto a México, Sudáfrica, Arabia Saudita, India, Turquía y Rusia”.

El Global Peace Index señala que el mayor reto que enfrenta la paz en Centroamérica y el Caribe es la delincuencia y la corrupción. Aunado a esto, durante los últimos ocho años, esta región ha registrado las peores puntuaciones en cuanto a la tasa de homicidio, los delitos violentos y las percepciones de la criminalidad.

A nivel continental Canadá es el país más pacífico, pues ocupa el lugar 8 de 163. Colmbia es el menos pacífico ocupando el lugar 146 de 163; seguido de Venezuela que aparece en el lugar 143 y México que se posiciona en el sitio 142 de 163.

En México el estado más pacífico, según el Global Peace Index, es Yucatán mientras que el menos pacífico es Guerrero. La Ciudad de México se ubica en la posición 23 de 32.

En las regiones de Sudamérica continúan su lucha contra la ilegalidad. El país que más ascendió de posición en la región fue Argentina, seguida de Brasil y Colombia.

En cuanto a las pérdidas humanas, el Global Peace Index informa que la cifra anual de muertos a consecuencia de los conflictos armados ha crecido durante el último decenio hasta en un 264 %.

La investigación encontró que el impacto económico de la violencia en la economía global en 2017 fue de 14,8 billones de dólares en materia de paridad del poder adquisitivo. Esta cifra equivale al 12.4 % de la actividad económica mundial (producto mundial bruto), o a 1 millón 988 mil dólares por persona.

El impacto económico de la violencia aumentó 2 % en 2017 a causa de a los incrementos en el costo de los conflictos y en los gastos en seguridad interna. Los mayores incrementos en el gasto en seguridad ocurrieron en China, Rusia y Sudáfrica.

A pesar de esto, en 2017 al menos 88 países redujeron el gasto militar, mientras que 44 lo aumentaron.

A diferencia del gasto que hicieron las naciones más conflictivas, los países altamente pacíficos poseen considerables ventajas económicas: “las tasas de inflación son casi tres veces más elevadas en las economías con un grado bajo de paz, y se constató que las tasas de interés eran más de dos veces mayores y que la inversión extranjera directa era casi la mitad”.

Detallan que en los últimos diez años el PIB de los 71 países que mejoraron su nivel de paz,  creció siete veces más que el de los 91 países que se encuentran en la situación contraria.

El Global Peace Index abarca el 99.7 % de la población mundial y utiliza 23 indicadores cualitativos y cuantitativos de fuentes sumamente respetadas para elaborar el índice. Sus indicadores se agrupan en tres ámbitos: ‘conflicto en curso’, ‘protección y seguridad’, y ‘militarización’. El estudio concluye que estos tres ámbitos sufrieron un deterioro durante el último año.

En conclusión se halló que “seis de las nueve regiones del mundo se deterioraron en el grado de paz, y las cuatro regiones más pacíficas (Europa, Norteamérica, Asia-Pacífico y Sudamérica), experimentaron un deterioro”.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Estudio desmiente la teoría que beber de forma moderada es saludable
Una investigación publicada en la revista especializada The Lancet concluye que beber, aunque sea de forma moderada, aumenta el riesgo de sufrir un derrame cerebral.
6 de abril, 2019
Comparte

¿Creías que beber una copa al vino al día era saludable?

Un nuevo estudio genético a gran escala, publicado en la revista especializada The Lancet, desmiente ahora la teoría de que beber de forma moderada puede proteger de determinadas enfermedades.

Incluso la ingesta moderada de alcohol aumenta la presión arterial y las probabilidades de que podamos sufrir un derrame cerebral, según la investigación realizada por expertos de Reino Unido y China.

El equipo le dio seguimiento a 500.000 adultos en el país asiático durante 10 años.

Sus conclusiones, aseguran los especialistas, son relevantes para cualquier sociedad del mundo y la mejor prueba hasta el momento de los efectos directos del alcohol.

Este estudio se suma a otra investigación global publicada el año pasado que confirmó que ningún nivel de consumo de alcohol puede ser considerado saludable.

Hasta ahora, estaba comprobado que una gran ingesta de alcohol es dañina para la salud y aumenta el riesgo de sufrir un ictus, pero algunos estudios habían sugerido que beber pequeñas cantidades podía ser bueno para la salud mientras otros determinaron que no había ningún nivel de consumo “seguro”.

El riesgo

Los investigadores, de la Universidad de Oxford, de la prestigiosa Universidad de Peking y la Academia de Ciencias Médicas de China, comprobaron que:

  • Una bebida alcohólica o dos al día aumenta el riesgo de padecer un derrame cerebral en alrededor de un 10-15%
  • Beber cuatro bebidas alcohólicas al día aumenta el riesgo en alrededor de un 35%

En el estudio, una “bebida” fue definida como:

  • Un vaso pequeño de vino
  • Una botella de cerveza
  • Una medida estándar de licor fuerte

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que alrededor de 2.300 millones de personas en el mundo beben alcohol, con una media por persona de 33 gramos de alcohol puro al día, que se estima que es equivalente a unos dos vasos de vino (de 150 ml), una botella de cerveza de 750 ml o dos tragos de licor de 40 ml.

Países de América Latina con mayor consumo de alcohol per cápita. . .

El estudio no halló ninguna prueba de que beber de forma reducida o moderada tuviese un efecto “protector”.

“Las afirmaciones de que el vino y la cerveza tienen efectos protectores mágicos no se sostienen”, manifestó Richard Peto, co-autor del estudio y profesor de estadísticas médicas y epidemiología de la Universidad de Oxford.

Sobre la posibilidad de un ataque el corazón y su relación con el consumo de alcohol, no obstante, los investigadores indicaron que los efectos no estaban claros y que se necesitaban más datos.

¿Por qué China?

La investigación se centró en personas de Asia Oriental, ya que un porcentaje de estas tienen variantes genéticas que limitan su tolerancia al alcohol.

Dado que su composición genética tiene grandes efectos en relación al consumo de alcohol, pero no afectan otras variables como la dieta, el consumo de tabaco, el estatus económico o la educación, pueden ser utilizados por los científicos para determinar las consecuencias de la ingesta de alcohol.

Los científicos del informe aseguran que, al comparar los resultados de los bebedores y los no bebedores según su perfil genético pudieron establecer de una forma más certera los efectos directos del alcohol sobre el riesgo de padecer un derrame cerebral.

“Utilizar la genética es una vía novedosa… para esclarecer si beber de forma moderada nos protege realmente o si es ligeramente dañino”, manifestó la doctora Iona Millwood, co-autora del estudio y epidemióloga de la Universidad de Oxford.

“El análisis genético nos ayudó a entender las relaciones causa-efecto”.

Los investigadores consideran que todos deberíamos reducir nuestro consumo de alcohol: el mensaje clave de su estudio, destacan, es que ahora hay una prueba clara de que beber de forma moderada no protege de un ictus.

Eso significa que incluso beber una pequeña cantidad de alcohol al día puede aumentar las probabilidades de sufrir un derrame cerebral.

¿Qué dicen otros expertos?

No obstante, el estudio también planteó algunas dudas entre la comunidad científica.

El doctor Stephen Burgess, de la Universidad de Cambridge, consideró que tiene ciertas limitaciones: que sólo estudió la población china y se centró principalmente en el consumo de licores y cerveza, no vino.

No obstante, Burgess cree que la investigación refleja la culminación de muchos años de investigación sobre el impacto del consumo de alcohol.

“Sugiere de manera contundente que no hay beneficio cardiovascular de beber de forma moderada y que el riesgo de un derrame cerebral aumenta incluso con un consumo reducido de alcohol”.

“El riesgo de derrame cerebral aumenta de forma proporcional a la cantidad de alcohol consumida, así que si una persona decide beber, entonces debería limitar su consumo de alcohol”.

Para Kevin McConway, profesor emérito de estadística aplicada de la Universidad Abierta en Reino Unido, la investigación no responde a todas las preguntas.

“Aumenta lo que sabemos sobre el rol del alcohol sobre ciertas enfermedades, pero no puede ser la última palabra“, manifestó.

“El nuevo estudio no aclara exactamente cómo el alcohol hace que aumente el riesgo de ictus pero no aumenta el riesgo de un ataque al corazón”.

En cualquier caso, la investigación llevó a algunos a poner en cuestión anteriores teorías ampliamente aceptadas, como señala David Spiegelhalter, profesor de percepción pública del riesgo en la Universidad de Cambridge.

“Siempre había estado razonablemente convencido de que el consumo moderado de alcohol protegía de enfermedades cardiovasculares, pero ahora tengo mis dudas”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=K1yGOewtx5M

https://www.youtube.com/watch?v=AYRg2DPj-FM

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.