Aún no me gané la confianza de la afición mexicana, reconoce el técnico Juan Carlos Osorio
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
EPA

Aún no me gané la confianza de la afición mexicana, reconoce el técnico Juan Carlos Osorio

"Llegar a cuartos de final, esperemos que semifinales. Ese es nuestro objetivo", dijo el entrenador de la Selección Mexicana de futbol, el colombiano Juan Carlos Osorio, a unos días del inicio del Mundial de Rusia.
EPA
Por BBC Mundo
7 de junio, 2018
Comparte

Llegar a disputar el tan anhelado quinto partido.

Ese es el reto que le espera a la selección mexicana y a su técnico, el colombiano Juan Carlos Osorio, en el Mundial de Rusia 2018.

Y es que si bien solo Brasil, Alemania, Italia y Argentina han disputado más Mundiales, en sus 15 participaciones en el torneo la selección mexicana sólo ha podido una vez pasar del cuarto partido, y fue en su casa, en 1986.

Desde entonces se ha quedado en la ronda de octavos de final seis veces consecutivas, por lo que jugar un quinto partido se ha transformado en una especie de obsesión para la afición mexicana.

Rafa Márquez

AFP
El año pasado México perdió por 4-1 ante Alemania en semifinales de la Copa Confederaciones.

La designación de Osorio en 2015 nunca contó con mucho apoyo popular y a pesar de lograr la clasificación para Rusia con facilidad se espera que el técnico concluya su relación con EL Tri tras el Mundial.

“Lo único que puedo asegurar es que ha sido un gran entrenador”, dijo a la BBC el presidente de la Federación Mexicana de Fútbol, Decio de María.

“Le encanta ser el técnico de la selección mexicana y quiere marcar una diferencia en este mundial. Estamos preparados, construimos un equipo basado en la idea de que la situación sea distinta en Rusia”, agregó de María.

Irving Lozano

EPA
México debutará ante Alemania en el Mundial.

La tarea no luce fácil para El Tri. Le tocó estar en el mismo grupo que el actual campeón, Alemania, y de terminar en segundo puesto en la llave potencialmente podría enfrentarse en octavos de final a la poderosa selección brasileña.

“Aunque nuestro grupo e incluso el famoso cuarto partido será duro, probablemente contra Brasil, estamos preparados. Esperamos que ese día llegue a comienzos de julio”, añadió de María.

De eso precisamente habló Osorio con la BBC y de su tirante relación con la hinchada local.


Cuando le dieron el puesto, muchos aficionados se mostraron descontentos porque usted no es mexicano. ¿Ya pudo ganarles su confianza?

Creo que no (risas). Creo que el mexicano promedio en las calles escucha demasiadas informaciones. Algunas de esas informaciones no son verdad y espero que podamos cambiar eso durante el Mundial.

Si eso no sucede, afrontaremos la realidad. Ellos tomarán una decisión y nosotros tomaremos la nuestra.

¿Qué sería un éxito en este Mundial? ¿Cuartos de final, semifinales?

Para mí llegar a cuartos de final, esperemos que semifinales. Ese es nuestro objetivo. Sabemos que hay equipos muy, muy buenos.

Si comparamos nuestros mejores 11 jugadores contra los mejores 11 de cualquier otro equipo creo que estamos muy parejos.

Juan Carlos Osorio

AFP
Se espera que tras el Mundial Osorio deje de ser el técnico de México.

Pero el mayor problema es el jugador 12, 13 en adelante. Hay equipos muy fuertes como Alemania. Su jugador número 20 puede ser tan bueno como el jugador número 10. Quizás esa sea la mayor diferencia con nosotros.

Es por eso que insistimos diciendo a los jugadores que nuestra mayor oportunidad en el Mundial depende solo y exclusivamente de nuestros futbolistas.

Estamos intentando convencerlos de que jueguen o no en sus respectivos clubes, la única cosa que tienen que hacer es mantenerse atléticamente en la mejor forma. Y si lo hacen tendrán una buena oportunidad en el Mundial.

¿Qué fútbol espera ver en Rusia 2018?

Será un gran campeonato con una gran influencia de entrenadores de orientación muy ofensiva. Puedo ver muchos goles y partidos muy competitivos.

Creo que será un Mundial muy dinámico, de ataque y espero que podamos contribuir con un gran torneo.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Especial

“Si mi bebé muere solo seremos estadística para el IMSS”, la espera por una operación de trasplante

Aunque el pequeño Rodrigo ha estado estable, el deterioro en su hígado no para, además está en el límite de edad para afrontar con éxito la operación.
Especial
10 de julio, 2020
Comparte

En el año y medio de vida de Rodrigo, él y sus padres han recorrido un camino tortuoso en ocho hospitales, con decenas de consultas y horas de trámites burocráticos. El pequeño nació sin vesícula y tenía atresia de vías biliares, por eso el deterioro en el hígado le ha provocado cirrosis y ahora necesita un trasplante para sobrevivir.

Cuando creían haber encontrado luz al final del túnel al confirmar que su madre, Kerenia Pavón, resultó compatible para ser donadora y cumplieron todos los estudios del protocolo, la suspensión de estas operaciones en el IMSS debido a la pandemia de coronavirus les dio un golpe en seco.

En marzo pasado, cuando les darían fecha de operación, México comenzaba el confinamiento para controlar la propagación de COVID-19 y los hospitales iniciaban la reconversión para atender a pacientes contagiados, por eso el médico que lleva el caso informó a los padres que el hospital de especialidades no realizaría esas operaciones, pero en cuanto la autoridad lo permitieran, estarían listos.

Han pasado tres meses y aunque el pequeño Rodrigo ha estado estable, el deterioro del hígado no para, además está en el límite de edad para afrontar con éxito la operación, pues los niños que nacen con este padecimiento tienen una esperanza de vida de 2 años máximo sin el trasplante.

Y mientras las actividades económicas en la Ciudad de México comienzan a abrirse, incluso aquellas menos esenciales como los centros comerciales a partir de este martes tras la constante presión para reactivar la economía, la operación de Rodrigo sigue en vilo, pese a que en el Centro Médico ya se han hecho otras operaciones, según le han dicho a los padres.

“Sólo somos un número más para ellos. Si mi hijo vive o muere será solo estadística del IMSS, pero para nosotros no, no nos imaginamos la vida sin él. En verdad que es una desesperación, una impotencia muy grande, es frustrante, porque somos de a pie a los que nadie voltea a ver. Si fuéramos importantes o tuviéramos influencias tal vez nos harían caso”, lamenta Rodrigo Vian con voz entrecortada a través del teléfono.

Son ya 13 hospitalizaciones en los últimos meses, la más reciente fue hace 15 días luego de una fiebre tan atroz que no cedió en 12 horas. Tomaron maleta y apenas amaneciendo, fueron al hospital La Raza, con más miedo aún porque ahí atienden a pacientes covid.

Temieron que incluso podría haber contraído coronavirus pues estuvo en el área de sospechosos durante 10 días, hasta que les informaron el resultado de la prueba como negativo. El diagnóstico fue infección en las vías urinarias, una más en su corta edad.

Cada día viven con temor a que el pequeño Rodrigo no soporte más, y además, dice Rodrigo, también tiene pesar por su primer hija, que está por cumplir los seis años, y  ve a sus padres tristes y llorando sin entender bien por qué.

A ello se suma el desgaste económico. El papá, químico de profesión, trabaja en una fábrica de tintas con un salario bajo, pero sigue ahí para mantener la con la prestación del seguro social. Con eso poco debe mantener a su esposa, su hija y solventar todos los gastos que conlleva cada hospitalización y la enfermedad del pequeño Rodrigo.

“Estamos siendo condenados a ver morir lentamente a nuestro hijo”. Por eso, dice Rodrigo, acude a un medio de comunicación para dar a conocer su caso con la esperanza de que puedan atenderlo. Su desesperación le hace pensar en ir a Palacio Nacional, buscar llegar al presidente o al director del IMSS, Zoe Robledo. Hacer cualquier cosa con tal de ser escuchado y salvar la vida de su hijo.

No quiere esperar a que su hijo tenga una falla fulminante, un escenario posible dada su situación, y que para resolver la urgencia, los médicos realicen el trasplante porque hacerlo así disminuiría considerablemente el éxito de la operación. Lo ideal sería hacerlo ahora cuando el bebé está “en condiciones ideales”.

Justamente sólo las urgencias son atendidas de acuerdo al protocolo previsto ante la pandemia por el Centro Nacional de Trasplantes (CENATRA), órgano rector dependiente de la Secretaria de Salud y de organismos internacionales. “No deja de atenderse la urgencia médica nacional para trasplante, administrada y supervisada por el CENATRA, tal es el caso de la falla hepática fulminante, daño cardiaco irreversible o lesión corneal severa, entre otras”.

En cambio, el CENATRA recomendó “suspender temporalmente los procesos de donación, las cirugías de extracción y el trasplante de órganos y tejidos” para proteger a los pacientes de un posible contagio “debido al alto riesgo que tendrían los pacientes de padecer la enfermedad por el coronavirus, al tener comprometido su sistema inmunológico de defensa, secundario al tratamiento farmacológico anti rechazo que se les administra”.

Y en los casos de cirugías programadas, como el de Rodrigo, “tienen seguimiento por médicos especialistas para el control de la enfermedad de base, garantizando que el trasplante se realice en las mejores condiciones posibles para lograr el éxito y se disminuyan los riesgos de complicaciones”.

En el IMSS se realizan en promedio 3 mil 200 trasplantes al año, de acuerdo al informe de labores y programas de actividades 2018-2019, pero hasta el momento no hay estadísticas públicas sobre el número de operaciones suspendidas a causa de la pandemia.

Rodrigo Vian y su esposa Kirenia Pavón escribieron esta carta con la intención de que el presidente Andrés Manuel López Obrador y el director del IMSS, Zoe Robledo, conozcan su caso y que el pequeño Rodrigo sea atendido. Aquí la puedes leerla.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.