Por qué el boicot de Donald Trump al G7 puede devolver al mundo al siglo XIX
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Por qué el boicot de Donald Trump al G7 puede devolver al mundo al siglo XIX

El presidente estadounidense anunció que retiraba el apoyo de su país al acuerdo que acababa de suscribir en la cumbre de Canadá, lo que supone una rectificación insólita en el campo diplomático. Un antiguo embajador británico en EE.UU. cree que revela una tendencia inquietante.
10 de junio, 2018
Comparte

Un tuit lanzado por Donald Trump desde el Air Force One, el avión de los presidentes de Estados Unidos, hizo tambalearse los cimientos de la diplomacia mundial.

Terminada la cumbre del G7, el foro que reúne a los líderes de los siete países más industrializados del planeta, el presidente estadounidense se enojó por los comentarios que hizo el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, en una rueda de prensa posterior a su salida.

Trump, rodeado del resto de líderes asistentes a la cumbre del G-7.

AFP
Trump se enojó tras unas declaraciones del primer ministro de Canadá, Justin Trudeau.

Y por ello, Trump decidió retirar su su apoyo al comunicado que había sido arduamente negociado entre las delegaciones participantes en la reunión.

Se trata de un comportamiento excepcional en las relaciones internacionales y hay expertos en este campo que creen que muestra una tendencia que podría llevar al mundo a revivir épocas mucho más oscuras.

Christopher Meyer, veterano diplomático que fue embajador de Reino Unido en Estados Unidos entre 1997 y 2003, dijo al programa Newshour de la BBC que en sus años de carrera no había visto nada parecido.

“Había vivido que alguien hiciera interpretaciones diferentes de un texto ambiguo, pero esto no tiene precedentes desde 1945”, dijo refiriéndose al imprevisto anuncio de Trump.

Pese a que el presidente estadounidense justificó su rectificación de última hora con las diferencias por la imposición de aranceles que su gobierno mantiene con el canadiense, el embajador Meyer cree que hay otras razones detrás del boicot de Trump.

“La explosión de Trump en el Air Force One no es totalmente inesperada”, sostuvo Meyer.

Donald Trump.

Reuters
Hay expertos que creen que Trump puede llevar al mundo a revivir épocas mucho más oscuras.

Ya al comienzo de la cumbre, Trump provocó tensiones con los otros asistentes al reclamar la readmisión de Rusia en un club del que fue expulsada en 2014 por la anexión de la península ucraniana de Crimea.

“Sabemos que odia las reuniones multilaterales y prefiere las negociaciones bilaterales”, indicó el exembajador británico.

Meyer recuerda que, pese a que el orden mundial actual fue establecido al terminar la Segunda Guerra Mundial, sobre todo gracias a la iniciativa estadounidense, el actual inquilino de la Casa Blanca no muestra ningún apego por él.

Por eso, cree, rechaza foros multilaterales como el G7, en el que además de EE.UU. participan Canadá, Alemania, Francia, Reino Unido, Italia y Japón.

“El gran perturbador mundial”

“Lo que vemos en Trump es al gran perturbador mundial”, señaló Meyer

Se trata de “alguien que está haciendo caer a pedazos la arquitectura del orden internacional” basada en organismos como la ONU o la OTAN.

Primera reunión de la ONU en San Francisco en 1945.

Getty Images
El exembajador en EE.UU. sostiene que Trump prefiere los encuentros bilaterales a foros con muchos países como la ONU.

Meyer cree que si Washington persiste en su política actual “podría ser que toda esa estructura acabe demolida para ser reemplazada por sabe Dios qué”.

Meyer asegura que todavía se está lejos de que suceda, pero sospecha que a Trump le gustaría “algo diferente para reemplazar el G7”.

Pero ¿con qué orden sueña el presidente si no le gusta el actual?.

Para responder a la pregunta, el diplomático británico se fijó en la Estrategia de Seguridad Nacional publicada por el gobierno de Trump a finales del año pasado.

“Ahí se identifica a Rusia y a China como los grandes adversarios”.

Putin y Trump.

Getty Images
Trump pidió que se readmita a Rusia en el G7, del que fue excluida por la anexión de Crimea.

Para Meyer, la idea del mundo de Trump y su equipo se basa en la antigua visión de “grandes potencias que rivalizan unas con otras, que negocian unas con otras y, a veces, luchan en guerras unas con otras”.

“Me parece que ese es el tipo de pensamiento con el que simpatizarían Trump y su nuevo asesor de Seguridad Nacional, John Bolton”, dijo.

Meyer cree que organizar el concierto mundial bajo esas premisas es lo mismo que han venido persiguiendo Pekín y Moscú.

“Nada les gustaría más a los rusos y los chinos que un gran concierto entre las grandes potencias, China, Rusia y Estados Unidos en un nuevo G3”.

Un repartidor de leche en una calle de Londres bombardeada en la Segunda Guerra Mundial.

Getty Images
El diplomático Meyer cree que las ideas que inspiran a Trump pueden llevar al mundo a revivir los horrores del pasado.

Desde que llegó al poder, Trump se ha venido desmarcando de los socios tradicionales de Estados Unidos, con decisiones como la retirada del Acuerdo sobre el Clima de París o la imposición de aranceles a las mercancías importadas en el mercado estadounidense.

Meyer ve en pasos como estos el deseo de lograr “un retorno al orden de la política de potencias que se dio en el siglo XIX”.

También detecta en la política de Trump la recuperación de “conceptos como el equilibrio de poder o las esferas de influencia, que cayeron en desuso después de la Segunda Guerra Mundial”, cuando se asentaron los mecanismos multilaterales de cooperación y eran típicos en el sistema internacional decimonónico.

“Ya vimos la miseria que trajeron para la raza humana”, concluye Meyer.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Las claves e incógnitas del nuevo plan para frenar la migración hacia Estados Unidos

En México, en las últimas semanas se incrementó el flujo migratorio procedente de Guatemala, Honduras y El Salvador.
Cuartoscuro
Por Alberto Pradilla
21 de marzo, 2021
Comparte

En los últimos días México anunció diversas medidas para frenar el flujo de migrantes hacia Estados Unidos. Tras la derrota electoral de Donald Trump y la llegada al gobierno de Joe Biden se generó la esperanza de mejores condiciones para las personas que tratan de alcanzar la frontera norte. Sin embargo, en los últimos días se creó una dinámica similar a la registrada en 2019, cuando Andrés Manuel López Obrador apenas llevaba unos meses al frente del gobierno: el incremento del tránsito provocó las presiones de Washington y, al mismo tiempo, un endurecimiento de las medidas migratorias.

En este caso, México ha anunciado dos iniciativas. Por un lado, un despliegue policial escenificado desde Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, con un desfile casi militar  y justificado para proteger a los “menores migrantes”. Por otro, con el cierre de la frontera sur para actividades no esenciales bajo el argumento de la pandemia por COVID19. Se trata de una medida que el gobierno de EU ya adoptó desde el inicio de la pandemia pero que México siempre se resistió a aceptar. Hace dos años Donald Trump amenazó con aranceles si no se limitaba la llegada de migrantes. Ahora, medios internacionales aseguran que el acuerdo fue a cambio de 2.5 millones de vacunas. El gobierno mexicano siempre dijo que estas decisiones las tomó por su propia soberanía. 

Qué ocurre en la frontera

En las últimas semanas se incrementó el flujo migratorio procedente de Guatemala, Honduras y El Salvador. Por un lado, las condiciones que explican la huida de miles de personas procedentes de Centroamérica no habían cambiado. Pero, además, se añadieron nuevas, como el incremento de la pobreza a causa de la pandemia y los desastres naturales. En realidad, las organizaciones de derechos humanos ya advirtieron de que esto iba a ocurrir: en el momento en que se flexibilizaron las cuarentenas en el sur se incrementó la huida. 

No te pierdas: Migrantes solicitantes de asilo en EU son abandonados en México y sufren violaciones de sus derechos

Casi 100 mil migrantes fueron detenidos en febrero tratando de cruzar irregularmente hacia Estados Unidos, muy por encima de los 70 mil que fueron arrestados un mes antes. Estas cifras no toman en cuenta que desde el inicio de la pandemia por COVID19 en la frontera se impone un decreto denominado Titulo 42 por el cual las personas que son capturadas sin documentación son inmediatamente devueltas a México. Esto implica que mucha gente pueda tratar de cruzar la frontera en múltiples ocasiones. De hecho, desde que se puso en marcha esta iniciativa por parte del gobierno de Donald Trump, más de medio millón de personas fueron devueltas, la mayor parte de ellas mexicanas. 

Qué hará México

El gobierno de López Obrador anunció dos medidas: por un lado, el despliegue policial en la frontera sur y, por el otro, el cierre a cruces terrestres para actividades que no sean indispensables.

La primera medida es igual a la que se impuso en junio de 2019 cuando Trump amenazó con los aranceles. Durante el fin de semana no había constancia de un mayor despliegue pero se espera que en los próximos días haya más agentes en los lugares que los migrantes utilizan para cruzar. El jueves, el Instituto Nacional de Migración realizó un desfile que se presentó como un operativo para proteger a los menores migrantes, ya que más de 4 mil habían sido detectados desde enero. 

Lo que realmente causa dudas es qué significa el cierre de frontera en el sur. Sobre todo, porque se trata de una medida que contradice lo que el subsecretario de Salud, Hugo Lopez Gatell, siempre ha defendido: que el cierre de fronteras no afecta al control de la pandemia. Según los lineamientos distribuidos por la SRE esto afecta especialmente al turismo y el resto de actividades seguirán igual. Pero la frontera con Guatemala, por donde pasaron cerca de 70 mil personas en los últimos seis meses, no está caracterizada por ser un paso turístico.

También lee: Rubén ayudó a encontrar a más de 50 migrantes desaparecidos y ahora busca a su hermano Freddy

Consultados INM, SRE y diversas fuentes oficiales nadie explica cuál será el efecto real del cierre por razones sanitarias. Ni siquiera se ha explicado si las personas que llegan desde Guatemala tendrán que presentar una PCR negativa. Tampoco, y esto es clave, qué ocurrirá con las personas que sean detenidas en un retén sin portar la documentación reglamentaria. El antecedente es lo que ocurre en Estados Unidos. Y ahí desde el inicio de la pandemia se suspendieron los derechos hasta el punto que no era posible solicitar asilo debido al estado de emergencia. México, al contrario, siempre aceptó el derecho al refugio incluso en mitad de la pandemia.

Qué ocurre en EU

La llegada al gobierno de Joe Biden generó expectativas en el ámbito de la migración. Una de sus primeras medidas fue permitir que 25 mil personas que estaban dentro del programa ´Quédate en México´ se internasen en Estados Unidos después de más de un año aguardando pedir asilo. Uno de sus objetivos fue acabar con el campamento de Matamoros, Tamaulipas, convertido en símbolo de las políticas racistas de Trump. La realidad es que la demanda de asilo no terminaba en Matamoros, así que al mismo tiempo que este campo se retiraba se levantó otro en Tijuana, Baja California. 

En los últimos días hay cientos de migrantes expulsados desde EU a través del título 42. Es decir, que la ley impuesta por Trump está siendo aprovechada por Biden. El expresidente abrió el camino para que extranjeros pudiesen ser aceptados por México como expulsados, algo que no está en la ley internacional. Ahora este mecanismo solo se ha ampliado. De hecho, familias que entraron desde Tamaulipas, por ejemplo, están siendo regresadas por Juárez o Tijuana. Es decir, que el demócrata está aprovechando una ley ideada por su rival para impedir el paso de los migrantes hacia el norte.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.