Por qué los cables baratos pueden matar tu celular al cargarlo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Getty Images

Por qué los cables baratos pueden matar tu celular al cargarlo

¿Algo anda mal con tu celular? Quizás la culpa sea del cargador que usas y no de la batería porque los transmisores de corriente tienen también un papel importante en el rendimiento de los dispositivos.
Getty Images
27 de junio, 2018
Comparte

La próxima vez que decidas conectar tu celular a un cargador, quizás debas preguntarte: ¿es este un cable de mala o baja calidad?

La pregunta no es simple pedantería; un cargador barato podría causar estragos irreparables a tu teléfono.

La situación es familiar para muchos. Te quedas sin batería y agarras el primer cargador que se te ponga al alcance para darle un par de rayitas a la batería de tu celular. Salvado.

O puede que te compres un cargador extra, a módico de precio, para tener en la oficina o llevar contigo a todos lados.

Diferentes tipos de enchufes.

Getty Images
Hay distintos sistemas eléctricos con distintos voltajes que pueden afectar al funcionamiento de tus dispositivos.

Sin embargo, dependiendo del cable que se trate, esta no es una práctica en absoluto recomendable.

Estos son algunos de los efectos que pueden tener:

1. Freirá tu celular

El cable de tu celular es en realidad un transformador de corriente que convierte los voltajes de un circuito en aquellos que necesita tu teléfono.

Esto lo hace gracias a un chip, que en los teléfonos de iPhone se llama Tristar pero de forma genérica se denomina E75 o U2 y que regula la cantidad de energía que puede recibir la placa de tu teléfono.

Como indica Jesa Jones, del blog especializado Ipad Rehab, el E75 escanea y se asegura de que todo esté bien antes de que la corriente empiece a pasar. Si un cable no tiene el chip necesario entonces aparecerá un mensaje en tu celular indicando que el accesorio no es compatible.

Celular con cable cargado

Getty Images
Los cargadores con garantías, generalmente más caros, tienen un chip que controla la potencia eléctrica que recibe tu teléfono.

Entonces ¿por qué no aparece esto en tu dispositivo cuando lo conectas a un cable barato?

La respuesta es que muchas compañías fabrican un falso E75 que engaña a tu celular para que deje pasar la corriente pero que podría acabar con tu teléfono si lo conectas a una corriente con alto voltaje.

2. Cargas más lentas

Un cable que no sepa regular los voltios del circuito hará también que las cargas sean más irregulares, con altos y bajos. Sin una fluctuación constante de energía, la carga completa será mucho más lenta que con los cables que controlan el suministro.

3. Problemas de seguridad

Muchas veces los cables más económicos, para no dispararse en costos, ahorran en aislamiento.

Dejar pasar por un cable cientos de voltios de electricidad sin un control adecuado puede fundir tu cargador y también el enchufe al que lo tienes conectado.

Persona quemada levemente tras una mala transmisión de corrientes.

Getty Images
Un fallo en la regulación de la corriente que pasa a tu celular puede afectar a tu cargador y hasta hacer pequeños daños en la instalación eléctrica de la casa.

Generalmente los paneles de electricidad de las viviendas saltan cuando esto ocurre y no tiene mayores consecuencias pero puedes llevarte un susto y acabar con un enchufe y cargador arruinado.

Cómo reconocer un buen cargador

No siempre es necesario pagar los precios que imponen las casas fabricantes de los celulares, ya que normalmente sí son más altos, pero es recomendable que intentes buscar uno que tenga una garantía de fabricación que asegure que fueron diseñados para ese modelo en concreto.

En el caso de los iPhone muchos accesorios que no son de Apple pero sí fabricados para productos de la firma tales como auriculares, cargadores, etc… llevan una pegatina que dice MFi, que significa Made for iPhone (hecho para iPhone).

Persona enfadad mirando al celular.

Getty Images
Si tu teléfono te desespera porque se agota poco después de haberlo tenido en carga la causa no siempre está en la batería. La culpa puede ser del cargador.

Pero si aún así dudas de que puedan engañarte con imitaciones, estas son algunas señales de que tu cargador no es el correcto, indica el experto en reparación de aparatos electrónicos Matthew Zieminski en un artículo en el portal Medium:

  • No se carga.
  • Falsa carga (muestra el icono de la pila pero el porcentaje está al 0%).
  • La batería baja de un porcentaje a otro rápidamente.
  • La carga es aleatoria: a veces, muy rápido; otras, muy lento y otras se estanca.
  • La batería está a un cierto porcentaje, lejos del 5%, y se apaga de repente.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
INM

Migración da ultimátum a sus directivos para que den ‘aportaciones voluntarias’ al gobierno

Oficiales de la institución denuncian presiones para pagar y temen que quien no renuncie a esa parte de su salario sea despedido en el futuro.
INM
Por Alberto Pradilla y Zedryk Raziel
12 de enero, 2021
Comparte

El Instituto Nacional de Migración (INM) quiere que sus directivos realicen las denominadas “aportaciones voluntarias” de su salario y de los aguinaldos decretada por la secretaría de Hacienda el pasado mes de julio y dio como fecha límite para ponerse al corriente el 11 de enero.

En principio, se trata de renuncias económicas que la administración de Andrés Manuel López Obrador presentó como voluntarias. Sin embargo, en la última semana, los funcionarios han recibido presiones para ponerse al corriente tanto a través de correos electrónicos como mediante llamadas telefónicas. 

Las “aportaciones voluntarias” son un mecanismo ideado por la secretaría de Hacienda por la que los cargos medios y altos de cada institución donan una parte de su salario y del aguinaldo que depende del escalafón en el que se encuentran. Han sido llamados a participar todos los funcionarios con rango de subdirector para arriba. 

Según pudo saber Animal Político, la petición actual es que los funcionarios se pongan al corriente de los pagos. Es decir, que quienes no hayan pagado en los últimos meses, lo hagan ahora.

La orden fue desde administración y se hizo llegar a todos los directivos de área advirtiéndoles que se informaría a los superiores sobre cuánto aportó cada funcionario. Esto fue interpretado por los oficiales como una forma de presión. Además, en posteriores llamadas telefónicas recibieron el mensaje de que su puesto de trabajo estaba en peligro en caso de que no cumpliesen con los pagos. 

Para quien no ha entregado parte de su salario, ponerse al corriente ahora puede suponer un duro golpe económico. Por ejemplo, a un subdirector, que es el escalafón más bajo que debe aportar, se le pide el 5% de un salario neto de 30 mil 793 pesos, por lo que la aportación sería de mil 539 pesos al mes. Así que alguien que no hizo su pago previamente ahora debería desembolsar 7 mil 500 pesos, más lo correspondiente del aguinaldo. 

Animal Político consultó al INM sobre este ultimátum y también quiso saber cuántos directivos han pagado hasta el momento y cuántos se han negado, pero al cierre de la edición no había recibido respuesta. 

No es la primera vez que oficiales del INM denuncian ser presionados para que den parte de su salario para el plan anticrisis. La institución que lidera Garduño fue la primera que oficializó la propuesta realizada el 5 de abril del pasado año por el presidente, Andrés Manuel López Obrador, para que altos cargos y mandos intermedios renunciasen al aguinaldo navideño para que ese dinero pudiera “ser utilizado en un rubro en favor de la población más vulnerable”. 

Según publicó Animal Político, en reuniones mantenidas el 28 de abril del pasado año, oficiales del INM recibieron presiones para firmar un documento en el que se explicitaba el apoyo al jefe de gobierno y se renunciaba al aguinaldo navideño.

En estos encuentros, los representantes de personal del INM ofrecían dos papeles: por un lado, el que formalizaba la solicitud para renunciar al aguinaldo. Por otro, la renuncia al cargo en caso de no querer realizar el “aporte voluntario”. La inconformidad se extendió al interior de las oficinas del INM y los representantes de Recursos Humanos abandonaron la estrategia del “o renuncias al aguinaldo o renuncias al salario”.

Ahora, la dirección del INM insiste en reclamar el dinero, siempre presentado como “aportación voluntaria”. 

Plan anunciado en abril 

El 5 de abril del año pasado, durante la presentación del plan de rescate económico ante la pandemia de COVID, López Obrador anunció del recorte de sueldos y la retirada del aguinaldo a los funcionarios de su gobierno, lo que causó sorpresa e inconformidad entre los trabajadores, que denunciaron que no fueron consultados para ello.

Luego, el gobierno matizó su discurso y aseguró que no habría recortes salariales, sino que los funcionarios que lo desearan aportarían de manera voluntaria parte de su sueldo.

El 15 de julio, la secretaría de Hacienda envió un oficio a todas las dependencias de la Administración Pública Federal en el que se oficializó la petición de que los servidores públicos hicieran donaciones de entre 5 y 25% de su salario mensual neto, según el nivel de su plaza. Los funcionarios que debían hacer aportaciones eran el presidente de la República, secretarios de Estado, subsecretarios, jefes de unidad, directores generales, directores de área y subdirectores.

Según la petición, los directores generales deben donar 17%; los directores generales adjuntos, 14%; los directores de área 10% y los subdirectores de área, 5%. 

En ese oficio, Hacienda puso a disposición de los trabajadores una cuenta bancaria de la Tesorería de la Federación para que hicieran depósitos en ventanilla cada mes.

Luego, el 6 de noviembre, la secretaría de Hacienda envió otra circular en la que estableció los lineamientos para que los funcionarios entregaran al gobierno una parte de su aguinaldo.

Para ello, la dependencia incluyó en el oficio un tabulador que indicaba cuántos días de aguinaldo debía aportar el trabajador en virtud de su nivel salarial. Así, mientras que un secretario de Estado tuvo que renunciar a 20 días de su aguinaldo, un subdirector de área renunció a entre uno y siete días de esa prestación.

La inconformidad al interior del Instituto de Migración, que ha tenido un rol clave en la aplicación de los acuerdos con EU para frenar el flujo hacia la frontera norte, no se limita al recorte de salario entre los directivos. Diversas fuentes consultadas se quejan de la falta de medidas adoptadas para proteger a los funcionarios de los contagios.

Aunque el INM no hizo nunca público el dato sobre cuántos oficiales habían enfermado, Animal Político pudo saber, gracias a una solicitud de transparencia, que al menos 186 funcionarios se contagiaron de COVID-19 durante el pasado año. Estos se suman a los 52 migrantes que enfermaron, según la propia institución que dirige Garduño.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.