1968: Caos en el Centro; policías toman entradas a CU y sedes del Poli

Policías reprimieron a los estudiantes en las inmediaciones del barrio universitario de San Ildefonso. Los alumnos trataron de llegar al Zócalo pero granaderos los detuvieron lo que desató los enfrentamientos.

estudiantes
Preparatoria Isaac Ochoterena. Archivo UNAM

Ciudad de México, 29 de julio de 1968.- Después de un domingo de calma, la violencia contra los estudiantes se agravó durante la tarde y noche de este lunes: hay vigilancia policiaca en escuelas tanto del Politécnico como de la UNAM; el transporte público se encuentra suspendido en el primer cuadro desde el sábado 27 y en la zona de San Ildefonso se reportaron choques violentos cerca de las 21:00, con más autobuses incendiados, gases lacrimógenos y numerosos intoxicados.

El conflicto, que se inició el día 22 con la agresión de los granaderos a los adolescentes de las vocacionales 2 y 5 del Politécnico y de la preparatoria Isaac Ochoterena incorporada a la UNAM, se ha extendido a distintas partes de la ciudad luego de que el día 26 se produjo una violenta represión en las calles del Centro contra estudiantes que intentaban marchar hacia el Zócalo.

Este lunes se realizaron asambleas generales en muchos planteles, que han empezado definir una serie de demandas muy específicas al gobierno; la primera de ellas, el cese de los jefes policiacos Luis Cueto y Raúl Mendiolea, quienes han encabezado la represión de los estudiantes.

Las asambleas estudiantiles de las preparatorias 1 y 3 y de las vocacionales 2, 4 y 7, así como de escuelas superiores de la Universidad Nacional Autónoma de México y del Instituto Politécnico Nacional, han acordado parar las labores hasta que no se cumplan sus exigencias.

Ayer domingo, representantes de la UNAM y del IPN demandaron la desaparición del FNET, la indemnización a heridos y familiares de los muertos, el cese de la Policía Preventiva, la excarcelación de los detenidos, la desaparición del cuerpo de granaderos y la derogación del artículo 145 de la Constitución, que define el delito de disolución social.

estudiantes
Represión estudiantil en el centro.

Atacan los granaderos, los estudiantes resisten

Alrededor de mil 500 preparatorianos y alumnos de vocacional se reunieron a las seis de la tarde en el barrio universitario de San Ildefonso y trataron de marchar al Zócalo. Cuarenta y cinco minutos después, un par de camiones repletos de granaderos los alcanzaron para disolver la concentración.

Tras el ataque de los granaderos, las escaramuzas ya eran, hacia las nueve de la noche, combates generalizados. Los policías dispararon bombas de gases lacrimógenos y los estudiantes –de 12 a 17 años de edad– respondieron a pedradas. Además, tomaron más camiones para usarlos como barricadas y extraerles la gasolina para hacer bombas molotov. Algunos trataron de forzar las cortinas metálicas de dos armerías del Centro, pero la mayoría de los jóvenes los obligó a desistir, los llamaron a evitar provocaciones y a limitarse a defender sus escuelas.

Reportes policiacos hablan de un descontrol casi absoluto en seis manzanas del barrio universitario en el Centro, las cuales se encuentran “segregadas al (sic) resto de la ciudad por las barricadas y por la acción ofensiva de los estudiantes y grupos de personas ajenas al estudiantado” que se han concentrado en las preparatorias 1 y 3 de las calles de San Ildefonso y Justo Sierra, “ocupando sus edificios y convirtiéndolos en arsenales de cadenas, piedras, varillas, bombas molotov e incluso algunas armas de fuego”.

Luego de más de cinco horas de choques en 5 de Mayo, Tacuba, 16 de Septiembre, Palma, Guatemala y Justo Sierra, numerosos policías se negaron a avanzar pese a las órdenes de sus oficiales, según informes de la Procuraduría General de la República (PGR).

Unos 10 mil policías –de acuerdo con cifras oficiales– fueron desplegados en el Centro y en la zona de la Plaza de la Ciudadela, así como en los alrededores de las preparatorias 5, en Villa Coapa; 7, en La Viga, y de la vocacional 7, en Tlatelolco. Sin embargo, han resultado insuficientes para sofocar las protestas de los jóvenes.

No solamente en la capital del país hubo manifestaciones en apoyo a los estudiantes cercados este lunes en el Centro. En Villahermosa, Tabasco, una marcha fue disuelta por la policía, con un número indeterminado de personas golpeadas y arrestadas.

Domingo de organización

Los habitantes del Distrito Federal no terminan de entender qué sucede ante las recientes “zacapelas”. Y, hasta ahora, los intentos de conciliación del rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, Javier Barros Sierra, han sido infructuosos.

La agresión de los granaderos a la comunidad estudiantil activó una cauta respuesta de las autoridades de la UNAM el fin de semana. Para conocer los hechos y buscar soluciones, Barros Sierra envió el domingo a los funcionarios universitarios Alfonso Millán y Eduardo Martínez, dos de sus hombres de mayor confianza, a tratar de intermediar y establecer las bases de un acuerdo con las autoridades de seguridad pública, pero fueron golpeados por la policía.

Horas más tarde, la mañana de este lunes, los granaderos tomaron los accesos a Ciudad Universitaria, Zacatenco y el Casco de Santo Tomás.

Con el ánimo de organizar una mínima respuesta, desde el domingo comenzaron a formarse en CU “comités de lucha” en diversas facultades. Entre ayer y hoy varias escuelas se han declarado en paro y buscan que las restantes se sumen.

Representantes del IPN, organizados como Comité Coordinador de Huelga del IPN, se reunieron con representantes de escuelas de la UNAM, de la Escuela de Agricultura de Chapingo y de la Escuela Normal. Discutieron la posibilidad de efectuar una huelga en todos los planteles hasta que sean satisfechas las siguientes demandas:

  1. Desaparición del FNET (Frente Nacional de Estudiantes Técnicos), de la Porra Universitaria y del MURO (Movimiento Universitario de Renovadora Orientación).
  2. Expulsión de los estudiantes miembros de las citadas agrupaciones y del PRI.
  3. Indemnización por parte del gobierno a los estudiantes heridos y a los familiares de los que resultaron muertos.
  4. Excarcelación de todos los estudiantes detenidos.
  5. Desaparición del Cuerpo de Granaderos y demás policías usados para reprimir.
  6. Derogación del artículo 145 del Código Penal, que sanciona los delitos llamados de “disolución social”.

El FNET respondió este lunes y afirmó que “elementos de reconocida filiación radical y algunos fósiles” condujeron a los estudiantes a los disturbios del 26, y negó haber solicitado la intervención de la fuerza policiaca ese día. En coincidencia con esta versión, la PGR responsabilizó al Partido Comunista Mexicano de promover los “desórdenes”.

El escritor Carlos Monsiváis, que estuvo el mediodía del domingo en las calles del Centro, sintetizó el espíritu de los estudiantes cercados por la policía en el barrio universitario: “El Zócalo se ve espectral y gélido (…) En San Ildefonso, un grupo reducido de estudiantes se da ánimo y relata su triunfo, o lo que califican de triunfo. Les estimula no haberse dejado, lo que sigue los atemoriza, aunque los visitan y apoyan las autoridades universitarias. Los escucho hablar sin tregua, y me llama la atención su mezcla de miedo y optimismo”.

 

Close
Comentarios