1968: Caos en el Centro; policías toman entradas a CU y sedes del Poli
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Archivo UNAM

1968: Caos en el Centro; policías toman entradas a CU y sedes del Poli

Policías reprimieron a los estudiantes en las inmediaciones del barrio universitario de San Ildefonso. Los alumnos trataron de llegar al Zócalo pero granaderos los detuvieron lo que desató los enfrentamientos.
Archivo UNAM
Por Viétnika Batres
30 de julio, 2018
Comparte

Nota del editor: Desde el 23 de julio, Animal Político presenta materiales periodísticos para conocer los hechos, nombres y momentos clave del movimiento estudiantil del 68 que se vivió en México.

La cronología se publica en tiempo real, a fin de transmitir la intensidad con que se vivieron esos días y se tenga, así, una mejor comprensión de cómo surgió y fue frenado a un precio muy alto el movimiento político social más importante del siglo XX.

Queda mucho por saber y entender: 50 años después aún no sabemos por qué una riña estudiantil –como muchas que hubo previamente– detonó la brutal represión del gobierno.

Lo que es cierto es que el 68 fue, es mucho más que la masacre del 2 de octubre.

Hubo un contexto que lo explica. Y eso es lo que les presentamos aquí.

***

Ciudad de México, 29 de julio de 1968.- Después de un domingo de calma, la violencia contra los estudiantes se agravó durante la tarde y noche de este lunes: hay vigilancia policiaca en escuelas tanto del Politécnico como de la UNAM; el transporte público se encuentra suspendido en el primer cuadro desde el sábado 27 y en la zona de San Ildefonso se reportaron choques violentos cerca de las 21:00, con más autobuses incendiados, gases lacrimógenos y numerosos intoxicados.

El conflicto, que se inició el día 22 con la agresión de los granaderos a los adolescentes de las vocacionales 2 y 5 del Politécnico y de la preparatoria Isaac Ochoterena incorporada a la UNAM, se ha extendido a distintas partes de la ciudad luego de que el día 26 se produjo una violenta represión en las calles del Centro contra estudiantes que intentaban marchar hacia el Zócalo.

Este lunes se realizaron asambleas generales en muchos planteles, que han empezado definir una serie de demandas muy específicas al gobierno; la primera de ellas, el cese de los jefes policiacos Luis Cueto y Raúl Mendiolea, quienes han encabezado la represión de los estudiantes.

Las asambleas estudiantiles de las preparatorias 1 y 3 y de las vocacionales 2, 4 y 7, así como de escuelas superiores de la Universidad Nacional Autónoma de México y del Instituto Politécnico Nacional, han acordado parar las labores hasta que no se cumplan sus exigencias.

Ayer domingo, representantes de la UNAM y del IPN demandaron la desaparición del FNET, la indemnización a heridos y familiares de los muertos, el cese de la Policía Preventiva, la excarcelación de los detenidos, la desaparición del cuerpo de granaderos y la derogación del artículo 145 de la Constitución, que define el delito de disolución social.

estudiantes

Represión estudiantil en el centro.

Atacan los granaderos, los estudiantes resisten

Alrededor de mil 500 preparatorianos y alumnos de vocacional se reunieron a las seis de la tarde en el barrio universitario de San Ildefonso y trataron de marchar al Zócalo. Cuarenta y cinco minutos después, un par de camiones repletos de granaderos los alcanzaron para disolver la concentración.

Tras el ataque de los granaderos, las escaramuzas ya eran, hacia las nueve de la noche, combates generalizados. Los policías dispararon bombas de gases lacrimógenos y los estudiantes –de 12 a 17 años de edad– respondieron a pedradas. Además, tomaron más camiones para usarlos como barricadas y extraerles la gasolina para hacer bombas molotov. Algunos trataron de forzar las cortinas metálicas de dos armerías del Centro, pero la mayoría de los jóvenes los obligó a desistir, los llamaron a evitar provocaciones y a limitarse a defender sus escuelas.

Reportes policiacos hablan de un descontrol casi absoluto en seis manzanas del barrio universitario en el Centro, las cuales se encuentran “segregadas al (sic) resto de la ciudad por las barricadas y por la acción ofensiva de los estudiantes y grupos de personas ajenas al estudiantado” que se han concentrado en las preparatorias 1 y 3 de las calles de San Ildefonso y Justo Sierra, “ocupando sus edificios y convirtiéndolos en arsenales de cadenas, piedras, varillas, bombas molotov e incluso algunas armas de fuego”.

Luego de más de cinco horas de choques en 5 de Mayo, Tacuba, 16 de Septiembre, Palma, Guatemala y Justo Sierra, numerosos policías se negaron a avanzar pese a las órdenes de sus oficiales, según informes de la Procuraduría General de la República (PGR).

Unos 10 mil policías –de acuerdo con cifras oficiales– fueron desplegados en el Centro y en la zona de la Plaza de la Ciudadela, así como en los alrededores de las preparatorias 5, en Villa Coapa; 7, en La Viga, y de la vocacional 7, en Tlatelolco. Sin embargo, han resultado insuficientes para sofocar las protestas de los jóvenes.

No solamente en la capital del país hubo manifestaciones en apoyo a los estudiantes cercados este lunes en el Centro. En Villahermosa, Tabasco, una marcha fue disuelta por la policía, con un número indeterminado de personas golpeadas y arrestadas.

Domingo de organización

Los habitantes del Distrito Federal no terminan de entender qué sucede ante las recientes “zacapelas”. Y, hasta ahora, los intentos de conciliación del rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, Javier Barros Sierra, han sido infructuosos.

La agresión de los granaderos a la comunidad estudiantil activó una cauta respuesta de las autoridades de la UNAM el fin de semana. Para conocer los hechos y buscar soluciones, Barros Sierra envió el domingo a los funcionarios universitarios Alfonso Millán y Eduardo Martínez, dos de sus hombres de mayor confianza, a tratar de intermediar y establecer las bases de un acuerdo con las autoridades de seguridad pública, pero fueron golpeados por la policía.

Horas más tarde, la mañana de este lunes, los granaderos tomaron los accesos a Ciudad Universitaria, Zacatenco y el Casco de Santo Tomás.

Con el ánimo de organizar una mínima respuesta, desde el domingo comenzaron a formarse en CU “comités de lucha” en diversas facultades. Entre ayer y hoy varias escuelas se han declarado en paro y buscan que las restantes se sumen.

Representantes del IPN, organizados como Comité Coordinador de Huelga del IPN, se reunieron con representantes de escuelas de la UNAM, de la Escuela de Agricultura de Chapingo y de la Escuela Normal. Discutieron la posibilidad de efectuar una huelga en todos los planteles hasta que sean satisfechas las siguientes demandas:

  1. Desaparición del FNET (Frente Nacional de Estudiantes Técnicos), de la Porra Universitaria y del MURO (Movimiento Universitario de Renovadora Orientación).
  2. Expulsión de los estudiantes miembros de las citadas agrupaciones y del PRI.
  3. Indemnización por parte del gobierno a los estudiantes heridos y a los familiares de los que resultaron muertos.
  4. Excarcelación de todos los estudiantes detenidos.
  5. Desaparición del Cuerpo de Granaderos y demás policías usados para reprimir.
  6. Derogación del artículo 145 del Código Penal, que sanciona los delitos llamados de “disolución social”.

El FNET respondió este lunes y afirmó que “elementos de reconocida filiación radical y algunos fósiles” condujeron a los estudiantes a los disturbios del 26, y negó haber solicitado la intervención de la fuerza policiaca ese día. En coincidencia con esta versión, la PGR responsabilizó al Partido Comunista Mexicano de promover los “desórdenes”.

El escritor Carlos Monsiváis, que estuvo el mediodía del domingo en las calles del Centro, sintetizó el espíritu de los estudiantes cercados por la policía en el barrio universitario: “El Zócalo se ve espectral y gélido (…) En San Ildefonso, un grupo reducido de estudiantes se da ánimo y relata su triunfo, o lo que califican de triunfo. Les estimula no haberse dejado, lo que sigue los atemoriza, aunque los visitan y apoyan las autoridades universitarias. Los escucho hablar sin tregua, y me llama la atención su mezcla de miedo y optimismo”.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Los cambios que sufrirá la nueva generación de smartphones por la pandemia de covid-19

El coronavirus se está llevando por delante la inmensa mayoría de las industrias, entre ellas la de los teléfonos inteligentes. Los fabricantes deberán planear nuevas estrategias para mitigar el impacto negativo en sus ventas.
12 de abril, 2020
Comparte
Personas con sus teléfonos inteligentes.

Getty Images
Es muy probable que los fanáticos de Apple se mantengan fieles a la marca.

Cada otoño, Mazen Kourouche acude a la tienda Apple más grande de Sídney, Australia, y hace cola durante horas para ser de los primeros del mundo en hacerse con el último iPhone.

“Desde que el iPhone 7 salió a la venta he estado haciendo cola para los nuevos productos de Apple por varias razones. La primera por la emoción, la segunda por el valor de reventa y la tercera porque al ser Australia uno de lo primeros países en venderse, las personas quieren escuchar de ellos cuanto antes”, explica Kourouche.

De acuerdo a Kourouche, diseñador de software para el sistema operativo del iPhone (iOS), muchas personas viajan hasta Australia para adquirir cuanto antes el nuevo iPhone. La zona horaria de este país le hace el primero en que sus tiendas Apple abran los días que se lanzan los nuevos productos.

Este año podría ser diferente. Al igual que otras tiendas, Apple ha cerrado todos sus centros en el mundo como consecuencia de la pandemia de coronavirus.

Sigue siendo demasiado pronto para saber si las tiendas abrirán a tiempo para el lanzamiento de los nuevos dispositivos en otoño.

En algunos países el panorama es desalentador.

En el caso de Apple, el lanzamiento del iPhone 12 está en el aire. Se trata de un teléfono importante porque es el primero en incorporar la tecnología 5G, que le permitirá conectarse a la nueva generación de redes más rápidas.

Mazen Kourouche, en la tienda Apple de Sídney, Australia.

Mazen Kourouche
A Mazen Kourouche le gusta ser de los primeros en tener el último iPhone.

De acuerdo a la publicación japonesa Nikkei, Apple está estudiando el retraso de su lanzamiento.

Lo mismo podría suceder para dispositivos fabricados por Samsung y otros rivales que incorporan el sistema operativo Android.

Producción interrumpida

“Aproximadamente el 70% de teléfonos inteligentes se fabrican en China. Al sufrir China la pandemia, la oferta de dispositivos ya existentes se ha interrumpido”, dice Razat Gaurav, jefe ejecutivo de Llamasoft, una compañía analítica de cadena de oferta y demanda.

Muchos fabricantes de teléfonos inteligentes dependen de componentes hechos en China y Corea del Sur, dos naciones que han sido golpeadas con violencia por el brote de coronavirus.

La ciudad surcoreana de Daegu, donde se detectaron la mayoría de casos de covid-19 en ese país, está a 20 minutos del área donde se producen muchos de esos componentes.

No se trata solo de la oferta, la demanda también ha caído dramáticamente. Los encargos de teléfonos inteligentes han caído un 40% en el primer cuarto de 2020, comparado con el mismo período del año anterior, de acuerdo a la firma investigadora IDC.

Tienda anunciando la tecnología 5G.

Getty Images
El nuevo iPhone incorporará la tecnología 5G.

Esta compañía estima que los consumidores chinos comprarán 33 millones menos de teléfonos en los primeros tres meses del año.

“Es probable que veamos este descenso significativo también en Europa y Estados Unidos”, añade Gaurav.

El efecto en los dispositivos existentes será una preocupación para los fabricantes, pero el impacto en los nuevos es más severo.

Los fans de Apple y Android están acostumbrados a adquirir sus productos en momentos específicos del año y los fabricantes dependen de esto para concentrar la mayoría de ventas del año.

“El smartphone es un producto complicado con muchos componentes. Para fabricar todos estos componentes, hace falta comprar materiales de alrededor de 40 países distintos”, dice Gaurav.

Diferentes partes del proceso de producción se verán afectadas en formas distintas.

“Parte del trabajo de diseño no requiere un contacto social significativo, lo que significa que no es necesario estar en proximidad física a las personas”, dice Frank Gillet, analista de la consultora Forrester.

Sin embargo, parte del trabajo de investigación y desarrollo requiere de equipamiento especializado que los empleados no pueden llevarse a casa.

Cola en una tienda Apple.

Getty Images
Cola en una tienda Apple.

Una industria con seguridad estricta

Buena parte de este trabajo ya se ha hecho para los dispositivos que se lanzan este año, pero podría demorar los lanzamientos de 2021, para los que las compañías ya están trabajando antes de tiempo.

Según Emile Naus, de la consultora BearingPoint, lo más importante de un teléfono no es el hardware, sino el software, y esto puede desarrollarse remotamente. Sin embargo, probar el dispositivo puede ser más complicado.

“Los ensayos son difíciles porque la industria es muy estricta en seguridad y en este contexto los desarrolladores deben llevar los nuevos prototipos a sus casas para probarlos. Habitualmente esto se hace en secreto”, dice Naus.

El otro problema son los envíos. Con vuelos suspendidos y regulaciones oceánicas, existe la posibilidad de que los productos terminados no lleguen a sus centros de distribución.

Los efectos de esto y el cierre de las fábricas chinas recién comienzan a mermar la industria de los teléfonos inteligentes, y el impacto puede ser mayor que el esperado.

Trabajadores en una fábrica de teléfonos inteligentes en China.

Getty Images
Un teléfono inteligente puede llegar a contener partes de 40 países diferentes.

Gillett cree que Apple y Samsung prefieren retrasar ciertas funciones para nuevos dispositivos que el lanzamiento de estos.

El momento para probar ciertas funciones, o para que los desarrolladores de software puedan trabajar en aplicaciones que hacen uso de esas funciones es crítico.

La demanda disminuirá

Las restricciones en los envíos puede forzar a las empresas a retrasar sus lanzamientos, posiblemente hasta 2021.

Si las tiendas permanecen cerradas esto puede ser problemático para Apple, ya que tiene una importante red de puntos de venta.

“Sabemos que las primeras semanas y meses de los nuevos dispositivos son muy importantes porque es cuando se venden en los niveles más altos”, dice Naus.

La demanda de los nuevos dispositivos disminuirá, ya que gastar una gran cantidad de dinero en el último modelo no es una opción para aquellos que atraviesen dificultades financieras.

Sin embargo, Forrester no cree que las marcas alterarán en exceso el precio de sus nuevos productos. En su lugar, piensa que reducirán los precios de los modelos anteriores y aumentarán las existencias de los productos más accesibles y baratos.

Puede que los precios no bajen, pero si la demanda baja, quizás se pongan en práctica nuevas estrategias.

“Puede que se ideen modelos de precios creativos para hacer estos productos más accesibles a la situación de las personas. Quizás haya promociones especiales para ayudar a los clientes que muestren un cheque de desempleo o una identificación de servicios de emergencia”, apunta Gillet.

Sin embargo, es muy probable que los más fanáticos de Apple permanezcan leales a la marca.

“No creo que la pandemia afecte el interés, especialmente entre los consumidores que siempre están comprando nuevos productos. Ahora todo lo que importa es comprar papel higiénico, pero en algún momento volverán a ser los iPhone”, dice Kourouche.


Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=TBuHqj-S9F4

https://www.youtube.com/watch?v=LBVGmtqpmwc

https://www.youtube.com/watch?v=Zh_SVHJGVHw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts