1968: Granaderos intervienen tras pelea estudiantil; usan gas y golpean a alumnos y maestros en la voca 5
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

1968: Granaderos intervienen tras pelea estudiantil; usan gas y golpean a alumnos y maestros en la voca 5

La policía ingresó a las instalaciones de la voca 5 y se lanzó contra alumnos, maestros y administrativos.
Cuartoscuro
Por Viétnika Batres
23 de julio, 2018
Comparte

Nota del editor: A partir de este 23 de julio, Animal Político presentará materiales periodísticos para conocer los hechos, nombres y momentos clave del movimiento estudiantil del 68 que se vivió en México.

La cronología se publicará en tiempo real, a fin de transmitir la intensidad con que se vivieron esos días y se tenga, así, una mejor comprensión de cómo surgió y fue frenado a un precio muy alto el movimiento político social más importante del siglo XX.
 
Queda mucho por saber y entender: 50 años después aún no sabemos por qué una riña estudiantil –como muchas que hubo previamente– detonó la brutal represión del gobierno.
 
Lo que es cierto es que el 68 fue, es mucho más que la masacre del 2 de octubre.
Hubo un contexto que lo explica. Y eso es lo que les presentamos aquí.

 

Ciudad de México, 23 de julio de 1968.- Un grupo de aproximadamente 200 granaderos del batallón número 19 de la policía del DF irrumpió violentamente en la vocacional 5 del Instituto Politécnico Nacional (IPN) ubicada cerca de la Ciudadela, disparó gases lacrimógenos y golpeó a estudiantes y profesores.

La represión se produjo después de que preparatorianos atacaran a alumnos de vocacional en las inmediaciones de la Plaza de la Ciudadela, en respuesta a la pelea a golpes con que terminó un tochito de futbol americano jugado entre ambos bandos el día anterior.

Una vez que concluyó la confrontación entre estudiantes, realizada sin que ninguna autoridad interviniera, los jóvenes regresaban a sus planteles cuando fueron provocados por un grupo de granaderos, que los cercaron y los golpearon. Los alumnos les lanzaron palos y piedras. Perseguidos por la policía, corrieron a refugiarse a las vocacionales ubicadas en las calles Tresguerras y Tolsá.

Eso no fue obstáculo. La policía ingresó a las instalaciones de la voca 5 y la emprendió contra alumnos, maestros y administrativos, que fueron agredidos sin conocer la causa. “No se trataba de imponer el orden, sino de romperlo, de golpear como si se tratara de una venganza personal”.

Un tochito que acaba a golpes, el pretexto  

Todo comenzó el lunes 22, con un tochito de futbol americano como los que que usualmente se juegan en la Plaza de la Ciudadela pero que esta vez no concluyó bien. Los ánimos se caldearon y los roces llegaron a golpes.

En la trifulca participaron miembros de las pandillas de Los Ardillos y Los Ciudadelos, algunos de los cuales son alumnos de las vocacionales 2 y 5 del Politécnico. Los jóvenes de la prepa Isaac Ochoterena, escuela privada incorporada a la UNAM, se llevaron la peor parte.

Los directores de los planteles involucrados –Alberto Covarrubias, vocacional 2; Enrique Palomeque, vocacional 5, y César Palafox, subdirector de la preparatoria Ochoterena– coincidieron en que los pandilleros “indujeron” a los alumnos de las vocacionales a atacar a los de la preparatoria, cuyas instalaciones sufrieron daños.

Según reportes de la Secretaría de Gobernación, más de 30 vidrios de la fachada quedaron destrozados, así como algunos vehículos. Además, los participantes en la batalla advirtieron que las cosas no se quedarían así y que la pelea continuaría al día siguiente.

En efecto, la respuesta no se hizo esperar. Este martes, a las 10:15 de la mañana, estudiantes de las preparatorias 2, 4 y 6 de la UNAM se dirigieron a “cobrar la afrenta” a la vocacional 2: apedrearon la fachada de la escuela y golpearon a algunos estudiantes que se encontraban ahí.

Profesores de la vocacional 2 pidieron a los alumnos meterse de nuevo al plantel, según reportaron los agentes de la Dirección General de Investigaciones Políticas y Sociales que dieron seguimiento a los hechos.

Estudiantes de la vocacional 5 contraatacaron, entonces, a los de la prepa Ochoterena. Pero no fueron los únicos. Llegaron también pandilleros de Los Arañas y Los Ciudadelos y porros, entre los que fueron identificados Alfonso Torres Saavedra, El Johnny, y Sergio Romero, El Fish. Su misión fue agravar la riña entre los estudiantes y después con los granaderos.

A las 10:15 también, pero en otro punto –las calles de General Prim y Bucareli–, un grupo de jóvenes de la vocacional 2 “se apedrearon con granaderos y éstos les dispararon tres granadas de gases” lacrimógenos, según un informe de la PGR.

Los enfrentamientos se extendían ya a Bucareli, Versalles, Tres Guerras, Abraham González y Lucerna.

El decimonoveno batallón de granaderos de la policía del Departamento Distrito Federal (DDF), al mando del capitán Manuel Robles, acudió en ese momento al lugar.

Sin embargo, “en vez de contener la trifulca”, los agentes del orden permanecieron como simples espectadores, “y cuando los estudiantes regresaron a sus respectivas escuelas porque el conflicto había alcanzado una tregua, dos agrupamientos de granaderos se lanzaron contra los politécnicos”.

Ya estaban en sus planteles y aun así los granaderos empezaron a provocarlos. De los gritos y silbidos, los estudiantes pasaron a arrojar palos y piedras contra los agentes de seguridad, quienes respondieron con gases lacrimógenos y garrotazos; enseguida los persiguieron y emboscaron en las calles adyacentes a la Ciudadela.

Tras varias corretizas en las colonias Juárez y Centro, una sección de granaderos llegó a la Vocacional 5 y, haciendo uso excesivo de la fuerza, entró a golpear a alumnos y profesores, lanzó gas lacrimógeno y destruyó mobiliario escolar.

Cerca de 3 mil estudiantes y más de 200 granaderos se involucraron en la batalla campal que duró más de tres horas y tuvo como saldo una docena de golpeados y daños por varios miles de pesos.

La policía del DDF declaró a la prensa que la intervención se hizo a petición de los propios estudiantes y profesores del IPN, lo que fue negado por los aludidos.

La oficialista Federación Nacional de Estudiantes Técnicos (FNET) convocó a una manifestación de protesta contra la brutalidad policiaca para el 26 de julio, de la Plaza de la Ciudadela al Casco de Santo Tomás.

Con una celeridad poco usual, el DDF otorgó el permiso, aunque en esa fecha se conmemora el aniversario del triunfo de Playa Girón, razón por la cual ya había una marcha convocada –y autorizada– para el mismo día por organizaciones de izquierda y de solidaridad con Cuba.

González de Alba, Luis, Los días y los años, Ed. Era, México, 1971, p. 23.

Álvarez Garín, Raúl, La estela de Tlatelolco, Ítaca, México, p. 31.

Gómez Nashiki, Antonio, “1968. Cronología del movimiento estudiantil mexicano”, Nexos, 1 de enero de 1988. Consultado en  https://www.nexos.com.mx/?p=4996

Castillo García, Gustavo, “El 68, del pleito callejero a la lucha por las libertades democráticas”,

La Jornada, 23 de julio de 2008. Consultado en  http://www.jornada.com.mx/2008/07/23/index.php?section=politica&article=012n1pol

Castillo García, op. cit. p. 24.

Ídem.

Ídem.

Rodríguez Munguía, Jacinto, 1968: Todos los culpables, Ed. Debate, México, p. 23.

Castillo García, op. cit.

Diego Ortega, Roberto, “1968: El ambiente y los hechos. Una cronología”, Nexos, 1 de septiembre de 1978. Consultado en https://www.nexos.com.mx/?p=3199

Rodríguez Munguía, op. cit. p. 24.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

¿Cómo pueden las mascarillas afectar al aprendizaje en los niños y qué medidas podemos tomar?

La “nueva” normalidad puede implicar el regreso a la escuela con cubrebocas. ¿Qué efectos pueden tener en el aprendizaje de los niños?
Getty Images
2 de junio, 2020
Comparte
Grupo de niños con mascarilla en clase

Getty Images
En muchos lugares, la vuelta al cole será con mascarillas.

En el tejido laberíntico de las conexiones que ocurren dentro de tu cerebro hay unas neuronas a las que se conoce como “células de la empatía”.

Son las neuronas espejo. Gracias a ellas lloras cuando ves una película que te emociona, bostezas si lo hace tu interlocutor o se te contagia la risa de un amigo.

Esas neuronas, que fueron descubiertas casi por casualidad hace apenas 25 años, no solo son responsables de tu empatía, sino también de la interacción social con las personas y con el mundo que te rodea.

Y son especialmente importantes cuando eres niño, porque es entonces cuando desarrollas – a partir de los 6 meses o al año de edad – la referencia social, o tu capacidad utilizar y reconocer expresiones emocionales.

“La referencia social se refiere a la búsqueda, a la intención de la comunicación con el otro, y sucede gracias a esas neuronas espejo, por las que imitamos acciones de manera inconsciente. Es ahí donde está la raíz de la empatía”, le cuenta a BBC Mundo la psicopedagoga y especialista en neuropsicología infanto-juvenil Teresa Gutiérrez, quien trabaja como profesora de educación infantil y primaria en un colegio en Madrid, España.

Precisamente en España se anunció recientemente que la vuelta al cole será con mascarillas, una medida que ya tomó China antes y que podría aplicarse en muchos otros países.

Niñas con mascarilla en un aula en Austria

Reuters
En las aulas de Austria, los pequeños llevan mascarilla y mantienen la distancia social.

¿Cómo afectará a la referencia social y a otros aspectos del aprendizaje en los niños el hecho de que tengamos (y tengan) que usar mascarillas? ¿Y qué podemos hacer al respecto?

Cuestión de edades

“Afecta a la interacción social y sobre todo a la parte emocional”, responde Gutiérrez. “Y no solo las mascarillas, sino también otras medidas higiénicas, como la distancia social”.

“Eso provoca un bloqueo emocional con los demás porque la comunicación no se da de una forma natural, sobre todo en lugares en donde el contacto físico diario es tan importante, como ocurre en España o en muchos países de Latinoamérica. Se crea un rechazo social y sentimientos negativos de miedo, de angustia, de fobia”.

Un joven con mascarilla en una escuela

Getty Images
Los adolescentes son un grupo vulnerable, dicen los expertos.

“Todavía no hemos podido apreciar cómo será en las aulas, pero sin duda va afectar porque los niños no van a poder visualizar nuestra boca, que es fundamental para expresar lo que queremos transmitir”, añade la psicoterapeuta.

A la psicóloga e investigadora Ángela Ulloa Solís, con 20 años de experiencia en infanto-juvenil, que trabaja en la Unidad de Adolescentes del Hospital Universitario Gregorio Marañón de Madrid, también le preocupa esta cuestión.

“Es un tema bastante nuevo que deja en el aire más preguntas que respuestas”, le cuenta a BBC Mundo en entrevista telefónica. “En muchos colegios todavía no se sabe qué medidas se van a adoptar o el impacto que va a tener, pero es interesante tener algunas alarmas en mente para prevenir”.

Ulloa destaca dos parámetros importantes: la edad y las condiciones psicológicas previas.

Respecto a lo primero, “las edades tempranas y la adolescencia son puntos a observar muy de cerca”, dice la especialista.

Niño con mascarilla

Getty Images
Los niños más pequeños son más susceptibles a los efectos de la mascarilla.

“Las etapas son clave porque hasta el final de la educación infantil se sigue configurando la referencia social como vehículo para que el niño aprenda a relacionarse con el medio y con los compañeros, y en la adolescencia también es un punto importante”, explica Ulloa.

“Si el niño ha adquirido bien la referencia social podrá adaptarse mejor a los cambios”, añade la psicóloga. “Tenemos que estar muy atentos a cuál es el desarrollo normal y, según qué etapa, reforzar las herramientas que tenemos para compensar lo que nos vamos a perder con la mascarilla”.

En cuanto a las condiciones psicológicas, ella dice que, por ejemplo con niños autistas, el impacto será mayor.

“Todo esto ya se está discutiendo y poniendo en común entre expertos de distintas partes del mundo”, señala Ulloa.

Profesora con mascarilla en un aula

Getty Images
Algunos profesores y orientadores creen que la enseñanza deberá ser mucho más visual.

“Uno de los temas es si usar pantallas para que los niños puedan ver los gestos que hace el profesional, pero el reto es lograr un equilibrio para no poner en riesgo la salud física sin perjudicar la salud mental. Por eso creo que la terapia online va a ocupar un lugar muy preponderante”.

Guzmán Pisón del Real, logopeda, orientador, escolar y profesor de Psicología en la Universidad Complutense de Madrid (UCM), cree que “vamos a necesitar un periodo de adaptación para que tanto alumnos como profesores se acostumbren al uso de la mascarilla; adaptarnos a un nuevo estilo de vida, al menos por ahora”.

Él cree que el que un maestro lleve mascarilla podría tener “ciertos efectos en el aprendizaje del alumno”, y está de acuerdo con Ulloa en que afectará en mayor o menor medida dependiendo de la edad del niño, “especialmente en los niños más pequeños que requieren un modelado vocal (para enseñar a pronunciar los sonidos del lenguaje) o que necesitan más tiempo de expresión facial”.

“No hay que ser tremendista, pero en algunos niños sí podría tener ciertas repercusiones”, agrega el logopeda.

3 tipos de cambios

¿Qué podemos hacer para minimizar el impacto?

Niña con mascarilla haciendo la tarea

Getty Images
En muchas aulas, la situación va a cambiar, aunque la esperanza es que sea temporal.

Pisón del Real cree que lo importante es procurar “que haya una educación multisensorial, sobre todo fomentando el sentido del tacto”.

“También creo que se deberían realizar algunas modificaciones en el entorno escolar, a nivel personal, organizativo y metodológico”, le cuenta a BBC Mundo.

Él mismo, dice, estuvo dando una charla recientemente sobre cómo preparar al profesorado ante el posible nuevo retorno a las aulas.

Los cambios a nivel personal, indica, pueden variar desde la elevación de la voz, acompañándose de un mayor apoyo kinestésico (movimiento del cuerpo), hasta el uso complementario de pizarras digitales, además de controlar el nivel de ruido en el aula o hablar más despacio.

Alumnos de una escuela en Costa de Marfil

AFP
Las mascarillas serán una prenda común en las escuelas de todo el mundo.

“Cuando tenemos que usar una mascarilla ,perdemos muchas habilidades en el mecanismo del habla”, dice el logopeda. “Tenemos que hablar más alto y repetir más veces el mensaje oral y eso se puede trasladar al aula”.

En cuanto a lo organizativo, él dice que se trata de una serie de pautas a seguir por los profesores. Por ejemplo, colocar al alumnado en forma de “u” para que el profesor tenga una posición central y que todos los niños puedan acceder a un mensaje más visual, o fomentar rutinas en la clase, sobre todo en educación infantil.

“Esas rutinas son vitales para reducir la ansiedad y el impacto emocional, no solo en los alumnos sino también en los profesores”.

Jugar con mascarillas

Ulloa aconseja interactuar con los niños a través de juegos usando las mascarillas, “por ejemplo, ayudándoles a leer lo que dicen los ojos o jugando a adivinar expresiones”.

“Si los cuidadores, sea en el colegio en casa, consiguen mantener más calma, serenidad e incluso usar el humor y el juego para que el niño pueda introducir en su día a día algo tan ajeno como es una mascarilla, el niño lo percibirá de una manera no amenazante, lo cual es clave para la influencia que pueda tener en su desarrollo”.

“El hecho de hacérselo ver como un juego es para ayudarle a tener más control sobre algo que es nuevo”, dice la psicóloga.

Niña en un parque de juegos en Turquía

AFP
Algunos expertos recomiendan abordar el tema de las mascarillas con los menores como un juego.

Pisón del Real tiene una opinión similar: “Evidentemente, los niños (y muchos adultos) asocian las mascarillas a riesgo, a situación anómala, a preocupación. Creo que es importante lanzar a los niños un mensaje de esperanza en esa normalización de algo anormal”.

“Nosotros como adultos tenemos que enseñarles a gestionar esas emociones. Van a necesitar más apoyo, empatía, consuelo y respuestas a las incógnitas que tienen. Es necesario de que, de alguna forma, tengan el mensaje de seguridad y protección”.

“Tenemos que tener en cuenta que las mascarillas van a ser un elemento importante de protección en nuestras vidas, pero también que van a ser algo pasajero y temporal”, dice el especialista.

Por otra parte, Ulloa plantea que habrá que responder a las preguntas de cuántas horas en el colegio tendrá que llevar el niño la mascarilla o si se la podrá quitar dependiendo de la edad. “Todo eso sería fundamental para hacer planes en los colegios para que esa carencia se compense”.

“Yo creo que habrá distintas etapas a lo largo del año, unas más relajadas, tal vez en verano, y otras más estrictas”, vaticina.

Plasticidad cerebral

Los tres especialistas consultados por BBC Mundo coinciden en que la plasticidad cerebral de los niños puede ayudar a que el cambio no sea tan problemático.

“Todos los que trabajamos con niños sabemos perfectamente que se adaptan de forma rápida por su plasticidad cerebral”, dice Gutiérrez.

Niñas en China

EPA
Los niños son flexibles y se adaptan a nuevas situaciones rápidamente.

“Para mí, eso es lo más esperanzador”, dice Ulloa. “El cerebro es muy plástico. Está compuesto por circuitos neuronales, y cuanto más usas unos circuitos, más se van reforzando. Pero también podemos generar circuitos alternativos y ejercitarlos”.

Eso se puede aplicar al uso de las mascarillas: “Si fuera tan limitante su uso como para que tuviéramos que ejercitar mucho más el fijarnos en la información que no está tapada por la mascarilla (como la mirada), acabaríamos siendo expertos en leer esa información”.

De esa manera, las mascarillas incluso podrían permitirnos desarrollar, literalmente, una “mirada” más empática.

Pisón del Real tiene claro que lograremos encontrarla: “El tú y el yo ya se ha convertido en un nosotros porque cada uno estamos aportando nuestro granito de arena”, dice con optimismo.

Cuando piensa en la vuelta a las aulas, Gutiérrez habla de la empatía.

“Lo primero será preguntarles a los niños cómo están y cómo se sienten, y acompañarles emocionalmente. Que se sientan queridos, que sientan que estamos ahí y que somos cercanos, aunque parezcamos distantes. Eso es lo más importante”.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial



Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=0LMiekyc95A

https://www.youtube.com/watch?v=OZghZxbbTdw

https://www.youtube.com/watch?v=6hsbyQAQcWw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.