4 cosas que eran más fáciles antes de que llegaran las nuevas tecnologías
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Getty Images

4 cosas que eran más fáciles antes de que llegaran las nuevas tecnologías

Las nuevas tecnologías nos hacen la vida más fácil. Bueno, a veces no. Repasamos varias situaciones del día a día que antes eran más sencillas.
Getty Images
5 de julio, 2018
Comparte

La tecnología nos hace la vida más fácil… ¿o no?

Es cierto que nos ha facilitado enormemente las comunicaciones, nos permite saber en segundos lo que está pasando en cualquier parte del mundo, comprar sin movernos del sofá… La lista es interminable. Por eso es tan difícil resistirse a sus encantos.

Pero hay excepciones.

En BBC Mundo hacemos un repaso a algunas situaciones cotidianas en las que la tecnología, más que facilitarnos la vida, nos la puede complicar. Y hasta terminar causándonos un enorme dolor de cabeza.

1. Lavarnos las manos

Sí. Lavarnos las manos. Parece sencillo, ¿verdad? Bueno. Y lo era. Hasta que llegaron los lavamanos “inteligentes”.

Desde entonces, todo es mucho más higiénico…. y complejo.

Higiénico porque gracias a ellos no tenemos ni que tocar el grifo: basta con poner las manos bajo el caño de salida de agua para que el líquido transparente brote “mágicamente” hacia nosotros, evitando que entremos en contacto con millones de bacterias (sobre todo, si el grifo es público).

lavamanos

Getty Images
Lavarse las manos era más sencillo cuando los lavamanos no eran “inteligentes”.

La parte complicada es que los sensores no siempre funcionan correctamente. O no están colocados en la zona más obvia. Y uno termina moviendo las manos de un lado a otro del lavabo de forma histérica hasta que, justo en el último momento de desesperación, el agua cae.

Y mejor que cuando lo haga te des prisa, porque a veces apenas dura unos segundos… y vuelta a empezar.

O el agua siempre está caliente.

2. Abrir las puertas de los hoteles

¿Quién inventó las cerraduras electrónicas de los hoteles? Si nunca te topaste con una, considérate afortunado.

Las llaves y las cerraduras tienen más de 4.000 años de antigüedad, y han evolucionado a lo largo del tiempo. Pero gracias a las nuevas tecnologías, todo parece indicar que han comenzado a involucionar.

Y es que las puertas automáticas de algunos hoteles y apartamentos turísticos son una auténtica prueba de paciencia para muchos.

cerradura electrónica

Getty Images
Abrir una puerta nunca fue tan difícil…

Algunas funcionan con código numérico, otras con tarjetas de proximidad, llaves electrónicas, huella dactilar, app con bluetooth e incluso mando a distancia.

El problema es que las bandas magnéticas se descargan fácilmente al estar en contacto con el teléfono móvil y dejan de funcionar, así que uno tiene que ir a recepción a pedir otra… y vuelta a empezar.

Tal vez son más seguras que las tradicionales -al menos, eso dicen los especialistas- pero pocas veces son tan efectivas como una simple (y, para muchos, humilde) llave. ¿Por qué cambiar algo que funciona?

3. Pagar en cualquier lugar

¡Qué maravilla, poder pagar con la tarjeta bancaria o incluso con el teléfono en cualquier lugar! ¡Qué rapidez el contactless (pago sin contacto)! Desde que llegaron los pagos de tarjeta nunca resultó tan fácil pagar… o tal vez no.

Porque si se te ocurre salir de casa sin dinero en efectivo, en algunas situaciones no tienes nada que hacer. Son muchos los comercios que avisan a la entrada de que “solo se acepta efectivo”. Otras veces la falta de conexión hace imposible el pago con tarjeta.

Por eso, aunque el metálico está pasando de moda en muchos sentidos, es mejor llevarlo siempre encima. Todavía lo que vale -y, a veces, lo único que vale- son las monedas y los billetes de toda la vida. No los subestimes.

pago con tarjeta

Getty Images
La tarjeta no sirve en todas las situaciones.

4. Movernos por la ciudad

¿Quién no ha chocado caminando por la calle con una persona pegada la pantalla de su celular? O, peor aún, ¿quien no tropezó con alguien por ir absorto en la pantalla del teléfono?

Gracias a las nuevas tecnologías, moverse por una ciudad nunca fue tan difícil.

Los “smombies” (zombies de los smartphones) están por todas partes. Caminan despacio, sin prestar atención a lo que ocurre a su alrededor y, muchas veces, causando accidentes. ¿Eres tú uno de ellos?

smombies

Getty Images
Los “smombies” están por todas partes.
Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Amapola Periodismo

La violencia aumenta en la playa Icacos de Acapulco; se registran homicidios y el desplazamiento de 46 familias

Enfrentamientos entre grupos delictivos rivales han generado asesinatos en la playa Icacos y zonas cercana, pese a la presencia de fuerzas de seguridad federales y locales.
Amapola Periodismo
Por Amapola Periodismo
27 de noviembre, 2022
Comparte

Familias de la playa Icacos y de colonias ubicadas en esta zona de Acapulco, Guerrero, enfrentan una situación de violencia y desplazamiento forzado por la presencia de un grupo del crimen organizado.

La delincuencia goza de impunidad porque tiene la colaboración de diversos agentes del Estado, entre ellos, policías y funcionarios de las instituciones del ramo.

Este grupo del crimen organizado, según informes oficiales, se dedica a cobro de derecho de piso, extorsiones y venta de droga.

En las dos últimas semanas se ha agudizado la violencia debido a que dos grupos disputan el control de esta zona de playas. Ni la presencia del Ejército, la Marina y la Policía Estatal ha inhibido la violencia.

Las playas en disputa son la Condesa, Icacos y Calinda.

Entre el 11 y 16 de noviembre, se registraron hechos de violencia en Calinda e Icacos con un saldo de cuatro hombres asesinados, entre ellos, un salvavidas conocido y querido por los lugareños.

Al concluir el puente vacacional del fin de semana, la playa Icacos lucía casi vacía de turistas y no había presencia de las fuerzas del orden.

Solo tres elementos de la Marina resguardaban, del lado de la Avenida Costera Miguel Alemán, la entrada del estacionamiento de esta playa, donde el 13 de noviembre se registró una confrontación.

A unos 300 metros de esta playa están las embarcaciones de la Marina.

Varias casetas en las que venden cerveza y comida estaban cerradas.

A unos metros de la playa están los condominios de tiempo compartido. La gente que vive en estos departamentos de lujo tiene su alberca y desde ahí disfruta la vista al mar.

“Aquí hay que trabajar todos los días siquiera para sacar para la comida”, dijo un vendedor ambulante que ofrece en la playa destapadores de cerveza.

Un trabajador recuerda que el 11 de noviembre se recrudeció la violencia con el asesinato de un salvavidas.

“Lo confundieron y lo mataron a puñaladas y lo degollaron”, contó.

Se trata de Ángel González Rizo, quien desde hace más de 30 años estaba en la playa Icacos brindando auxilio a los turistas.

El viernes 11 de noviembre, González, de 45 años, estaba en la playa cuando varios hombres armados llegaron y lo persiguieron. Se fue a refugiar a una palapa en donde fue alcanzado.

Un trabajador de la playa —que por temor pidió que se omitiera su nombre— relató que González fue confundido con un miembro de la banda rival.

“Él era una persona muy apreciada por todos los compañeros, era deportista, le gustaba el futbol y hace años estuvo casi de manera profesional jugando en un equipo en Acapulco”, dijo.

Este martes, se realizó el novenario de rezos del salvavidas en su casa. Vivía en la colonia Ciudad Renacimiento.

Desde hace casi tres años, González fue incorporado como trabajador del ayuntamiento en el Centro de Atención y Protección al Turista de Acapulco (CAPTA).

El asesinato del salvavidas provocó que unos 100 prestadores de servicios de varias playas de esta zona del puerto ya no acudan a trabajar por miedo a más balaceras.

“Muchos compañeros retiraron sus sombrillas, sus motos acuáticas o lanchas, porque trabajar aquí es muy complicado”, dijo un prestador de servicios que pidió que se omitiera su nombre.

Lee: Inseguridad y violencia, una condición a la que grupos productivos de Guerrero se han tenido que adaptar

Hechos previos

La madrugada del 30 de abril pasado, una pareja de turistas del Estado de México se divertía en la plaza Costa Rica, ubicada a unos 50 metros de Icacos, cuando un grupo de policías municipales irrumpió en el lugar y dijo a los turistas que se había recibido un reporte de que en esa plaza se estaba escandalizando y les pidió que se retiraran.

Los turistas permanecieron en el lugar y poco después llegaron tres hombres armados, quienes los despojaron de 90 mil pesos en efectivo; la pareja de la mujer, que al parecer se opuso al asalto, fue asesinada a balazos. A la mujer la hirieron.

Días después, en su declaración ministerial, la mujer que resultó lesionada y que presentó la denuncia identificó con retratos hablados a tres policías municipales como los agresores.

Se trata de policías de la Secretaría de Seguridad Pública municipal, Rolando “B”, Juan “S” y Ángel “S”, quienes fueron detenidos por la Fiscalía General del Estado. 

El 13 de noviembre, un juez de control los vinculó a proceso por diversos delitos.

Fuentes oficiales aseguran que algunos miembros de la policía municipal son parte de uno de los grupos del crimen organizado que operan en Acapulco.

En septiembre de 2018, a unos días de que asumiera la alcaldía del puerto la morenista Adela Román, la Marina tomó el control de la seguridad y fueron detenidos dos elementos de esta corporación, Luis Fernando “N” y Brayan Antonio “N”, por el delito de homicidio calificado.

“En Acapulco, todas las autoridades federales, estatales y del municipio saben cómo está el pleito entre los dos grupos, pero no hacen nada porque están coludidos”, señala una fuente.

“De qué sirve que haya cientos de soldados, marinos y policía estatal en las calles y playas, si no hacen nada para frenar la violencia”.

Desplazados en Icacos

Desde 2018, Icacos, donde están las instalaciones de la Marina, se ha convertido en una zona de inseguridad.

El Centro de Derechos Humanos José María Morelos y Pavón acompaña a 46 familias que se salieron de la colonia Icacos —ubicada en la zona de la playa que lleva el mismo nombre— porque sus casas fueron ocupadas por miembros de un grupo del crimen organizado.

“Este grupo que expulsó a estas 46 familias de sus casas es el mismo que se está peleando con otra organización el control de las playas de esta zona de Acapulco”, dijo un integrante del organismo defensor de derechos humanos.

Las 46 familias de Icacos desplazadas serán reubicadas por este gobierno, que les ofreció construir sus viviendas en una franja de terreno fuera del municipio de Acapulco, para evitar ser molestadas por el grupo criminal.

 

Este texto se publicó originalmente en Amapola Periodismo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.