4 cosas que eran más fáciles antes de que llegaran las nuevas tecnologías

Las nuevas tecnologías nos hacen la vida más fácil. Bueno, a veces no. Repasamos varias situaciones del día a día que antes eran más sencillas.

tecnología
BBC Mundo
La tecnología puede darnos a veces verdaderos quebraderos de cabeza. Getty Images
BBC Mundo

La tecnología nos hace la vida más fácil… ¿o no?

Es cierto que nos ha facilitado enormemente las comunicaciones, nos permite saber en segundos lo que está pasando en cualquier parte del mundo, comprar sin movernos del sofá… La lista es interminable. Por eso es tan difícil resistirse a sus encantos.

Pero hay excepciones.

En BBC Mundo hacemos un repaso a algunas situaciones cotidianas en las que la tecnología, más que facilitarnos la vida, nos la puede complicar. Y hasta terminar causándonos un enorme dolor de cabeza.

1. Lavarnos las manos

Sí. Lavarnos las manos. Parece sencillo, ¿verdad? Bueno. Y lo era. Hasta que llegaron los lavamanos “inteligentes”.

Desde entonces, todo es mucho más higiénico…. y complejo.

Higiénico porque gracias a ellos no tenemos ni que tocar el grifo: basta con poner las manos bajo el caño de salida de agua para que el líquido transparente brote “mágicamente” hacia nosotros, evitando que entremos en contacto con millones de bacterias (sobre todo, si el grifo es público).

lavamanos
Getty Images
Lavarse las manos era más sencillo cuando los lavamanos no eran “inteligentes”.

La parte complicada es que los sensores no siempre funcionan correctamente. O no están colocados en la zona más obvia. Y uno termina moviendo las manos de un lado a otro del lavabo de forma histérica hasta que, justo en el último momento de desesperación, el agua cae.

Y mejor que cuando lo haga te des prisa, porque a veces apenas dura unos segundos… y vuelta a empezar.

O el agua siempre está caliente.

2. Abrir las puertas de los hoteles

¿Quién inventó las cerraduras electrónicas de los hoteles? Si nunca te topaste con una, considérate afortunado.

Las llaves y las cerraduras tienen más de 4.000 años de antigüedad, y han evolucionado a lo largo del tiempo. Pero gracias a las nuevas tecnologías, todo parece indicar que han comenzado a involucionar.

Y es que las puertas automáticas de algunos hoteles y apartamentos turísticos son una auténtica prueba de paciencia para muchos.

cerradura electrónica
Getty Images
Abrir una puerta nunca fue tan difícil…

Algunas funcionan con código numérico, otras con tarjetas de proximidad, llaves electrónicas, huella dactilar, app con bluetooth e incluso mando a distancia.

El problema es que las bandas magnéticas se descargan fácilmente al estar en contacto con el teléfono móvil y dejan de funcionar, así que uno tiene que ir a recepción a pedir otra… y vuelta a empezar.

Tal vez son más seguras que las tradicionales -al menos, eso dicen los especialistas- pero pocas veces son tan efectivas como una simple (y, para muchos, humilde) llave. ¿Por qué cambiar algo que funciona?

3. Pagar en cualquier lugar

¡Qué maravilla, poder pagar con la tarjeta bancaria o incluso con el teléfono en cualquier lugar! ¡Qué rapidez el contactless (pago sin contacto)! Desde que llegaron los pagos de tarjeta nunca resultó tan fácil pagar… o tal vez no.

Porque si se te ocurre salir de casa sin dinero en efectivo, en algunas situaciones no tienes nada que hacer. Son muchos los comercios que avisan a la entrada de que “solo se acepta efectivo”. Otras veces la falta de conexión hace imposible el pago con tarjeta.

Por eso, aunque el metálico está pasando de moda en muchos sentidos, es mejor llevarlo siempre encima. Todavía lo que vale -y, a veces, lo único que vale- son las monedas y los billetes de toda la vida. No los subestimes.

pago con tarjeta
Getty Images
La tarjeta no sirve en todas las situaciones.

4. Movernos por la ciudad

¿Quién no ha chocado caminando por la calle con una persona pegada la pantalla de su celular? O, peor aún, ¿quien no tropezó con alguien por ir absorto en la pantalla del teléfono?

Gracias a las nuevas tecnologías, moverse por una ciudad nunca fue tan difícil.

Los “smombies” (zombies de los smartphones) están por todas partes. Caminan despacio, sin prestar atención a lo que ocurre a su alrededor y, muchas veces, causando accidentes. ¿Eres tú uno de ellos?

smombies
Getty Images
Los “smombies” están por todas partes.
BBC Mundo
Close
Comentarios