close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

#AMLOmanía: ciudadanos cumplen lo que ofrecieron en campaña

Cientos de usuarios de Twitter a nivel nacional ofrecieron todo tipo de ayuda si Andrés Manuel López Obrador ganaba las elecciones. Ha llegado la hora de pagar.
Cuartoscuro
Por César Reveles
9 de julio, 2018
Comparte

Durante la campaña y el posterior triunfo de Andrés Manuel López Obrador en la elección presidencial hubo distintas interacciones en redes sociales, pero una en particular destacó por su contenido social: #AMLOmanía.

Esta iniciativa -iniciada en Twitter- consistió en ofrecer un bien a la sociedad en caso de que López Obrador resultara triunfador.

Participaron profesionistas, estudiantes, amas de casa, trabajadores y ciudadanos en general con ofertas muy variadas: desde cursos de computación o idiomas, comida para quien no tuviera y alimento para perros y gatos, hasta abogados para llevar casos de pensión alimentaria y divorcios. Todo gratis y con el objetivo de “construir un mejor país”.

No hacía falta decir por quién votaste, cuál era el partido político de tu predilección o tener interés por la política, el único requisito era que se necesitara la ayuda.

El día de las elecciones llegó y con el triunfo del aspirante de Morena la hora de cumplir lo prometido.

Escuelas rurales de Veracruz “se iluminarán” de nuevo

Para Eduardo Rosales lo importante de la #AMLOmanía era poner su “granito de arena” como ciudadano para generar un cambio positivo en el país. Originario de Veracruz e ingeniero de profesión, Eduardo optó por donar pintura para remozar una escuela rural porque la educación en aquel estado “es un tema olvidado”.

“Surgió la idea tras leer una nota de Animal Político donde informaron que Aurelio Nuño, como secretario de Educación, gastó mil 90 millones de pesos en su imagen publicitaria, y todo porque buscaba la candidatura presidencial. Este señor cometió un crimen ocupando recursos que pudieron haberse usado en actividades dentro de las escuelas públicas”, comenta Eduardo.

Fue el enojo y la esperanza de tener un país mejor lo que motivó a Eduardo ofrecer la pintura necesaria para una escuela.

“Toda mi vida estudié en escuelas públicas, sé de las carencias que tienen. Actualmente soy project manager de una empresa que se dedica a la generación de energías renovables con dos proyectos a mi cargo”.

Eduardo cuenta que eligió la pintura porque es la parte más visible de una escuela, una mejora que a simple vista puede contagiar a más personas a sumarse al apoyo. “Hay quien dice que lo que haga tu mano derecha no lo sepa la izquierda, pero en este caso yo no creo así, hay que presumir lo que haremos para contagiar a más personas y esto se replique en muchos lados”.

Hasta el momento cuatro directoras de escuelas distintas lo han contactado. Un amigo suyo se sumó a la iniciativa, pero esperan donador para las otras dos escuelas.

La primera en ser atendida será la escuela primaria unitaria Cuauhtémoc, ubicada en el municipio de Yanga, en San Miguel el Grande muy cerca de Córdoba.

Eduardo comenta que además de donar, él y su amigo asistirán a las escuelas para pintarlas con ayuda de los padres de familia. Planea iniciar su labor en enero de 2019.

“Lo haremos hasta enero porque queremos que coincida con el cambio de gobierno y se empiece a dar un cambio generalizado de actitud y todo empecemos a jalar parejo”.

Para la maestra Natalia Calvario, directora de la escuela primaria Cuauhtémoc, el primer plantel que se verá beneficiado, la ayuda de Eduardo significa una gran motivación y la esperanza de que el país puede cambiar con la acción de los ciudadanos.

“Me enteré de la iniciativa del ingeniero gracias a una compañera, le escribí para decirle que estaba interesada y de inmediato aceptó. Llevó tres años como directora de esta escuela, es muy pequeña, tenemos 22 alumnos y del gobierno prácticamente no hemos recibido ayuda, por eso esta propuesta es muy importante para nosotros”, relata la maestra.

La fachada no es la única deficiencia de esta primaria, que al ser unitaria cuenta con un solo grupo de alumnos entre 6 y 12 años. Natalia dice que el techo se está cayendo, la cancha de deportes ya no puede utilizarse por las condiciones en las que se encuentra y ya no tienen ni pizarrones.

“Tuvimos que tomar clases en el patio por 4 meses por las condiciones del techo, pero con las lluvias tuvimos que regresar al salón y aunque es muy peligroso solo de esa forma podemos cubrirnos del agua”.

Por ello aunque la directora, y única profesora de esta primaria, agradece la ayuda de Eduardo, espera que la sociedad en general se sume al esfuerzo del ingeniero y puedan apoyarlos con las otras carencias de la escuela.

“Los niños ya saben que nos regalarán la pintura y están muy emocionados. Estas acciones son una gran motivación para todos los mexicanos, para nosotros como integrantes de esta escuela y para los padres de familia. No contamos con la ayuda del gobierno y apoyos como éste nos beneficia y nos motiva”, finaliza Natalia.

100 casos de divorcio y pensión alimenticia

El abogado Norberto Figueroa fue otro de los ciudadanos que se unió a la #AMLOmanía. Ofreció llevar, de manera gratuita, 100 casos de divorcio y/o pensión alimenticia.

“Mi iniciativa surgió por la euforia del momento y la necesidad de un cambio en la sociedad, para que la gente vea que no necesariamente los políticos o abogados se mueven por el dinero, sino también por el ánimo de dar a la sociedad algo de lo mucho que no ha recibido”, expresa.

Con apoyo de otros 6 abogados y tres pasantes, se enfocarán solo en esos casos porque los niños, “sin ser los culpables, padecen la separación de sus padres o en su defecto no gozan del derecho de una pensión alimenticia, pero nuestra principal razón son ellos, los niños”.

Hasta ahora ha recibido alrededor de 15 casos los cuales ya están contemplados pero aún no se ha reunido con ellos. Seguirán recibiendo correos a las direcciones que muestra el tuit durante todo el mes de julio para iniciar con los casos en los primeros días de agosto.

En caso de no completar los 100 casos lo antes posible, planean hacer mayor promoción en las últimas dos semanas de julio a través de redes sociales.

Un abogado puede llegar a cobrar desde 4 mil 500 hasta 15 mil pesos por un divorcio, dependiendo de las condiciones del caso. “Es importante que la gente tenga claro que no tenemos restricción alguna, atenderemos a todos sin importar la situación o estrato social; para todos el servicio será gratuito hasta que se acabe el juicio y se tenga una sentencia firme”.

El abogado comenta que la verdadera intención de la #AMLOmanía, más allá de simpatizar por un partido o candidato, es la de compartir sus conocimientos y capacidades con quien lo necesite.

“Somos varios abogados los que comulgamos con la idea de retribuir a la sociedad sin esperar algo a cambio. El poner tus conocimientos al servicio de la sociedad es una de nuestras obligaciones como seres humanos”, comenta.
Norberto seguirá en la espera de casos y desea que tanto su propuesta como todas aquellas de la iniciativa #AMLOmanía obtengan la mayor difusión posible.
“Ustedes ya están poniendo su granito de arena al hacer este reportaje, se han contagiado de ese amor y cariño por el prójimo. Espero que esto no solo se dé en el ámbito legal sino que se replique en muchas otras áreas. Ojalá que esto sirva para crear una nueva cultura de compartir”.

100 adultos mayores podrán aprender computación

La #AMLOmanía también hizo ruido en el norte del país. En Chihuahua, Tania Molina ofreció 100 cursos de computación para adultos mayores y mantenimiento a computadoras de forma gratuita si Andrés Manuel resultaba ganador.

“Me enteré de la #AMLOmanía en Youtube. Vi que mucha gente se estaba sumando regalando cosas u ofreciendo servicios sin esperar nada a cambio. Eso fue lo que me motivó, el hecho de ver a un México tan unido, y que no fuera por el mundial, me impulsó a ofrecer los 100 cursos”, comenta Tania.

Eligió la computación pues dice que se le facilita mucho, además de que sabe reparar equipos.

¿Y por qué las personas de la tercera edad? Tania argumenta que lo dirigió a este sector porque es el que menos atención tiene y los que menos acercamiento tienen a las nuevas tecnologías.

“Los niños ya vienen con el chip de la tecnología, los jóvenes han crecido con ella, pero a las personas de la tercera edad se les ha dificultado, incluso es muy difícil que alguien quiera ayudarles”, agrega.

Dado que muchas de estas personas no tienen cuenta de Twitter, Tania ofreció los cursos a través de grupos de Facebook, pues cree que esta red social es más popular y hay un uso más común entre los ciudadanos por lo que aquellos que se enteren pueden avisar a los adultos mayores que no tienen acceso a internet.

A unos días de su publicación, Tania ha sido contactada por 5 personas a través de Facebook lo cual atribuye a la falta de difusión. Espera tener a las 100 personas en los próximos días y en caso de que no sea así, está decidida a visitar asilos y allí dar las clases.

“Yo no tengo prisa alguna, pero con aquellos que ya me contactaron quisiera empezar este lunes, estoy decidida a cumplir con lo que dije. La invitación es al público de la tercera edad en general, no importa si no cuentan con computadora, yo puedo prestarles”, comenta.

Durante las próximas semanas estos hombres y mujeres trabajarán para cumplir sus compromisos. Muchos aún están en busca de beneficiarios y otros más a la espera de más personas que quieran unirse para apoyar sus compromisos y al mayor número de personas posibles.

Si quieres saber más sobre esta iniciativa búscala en Twitter con hashtag #AMLOmanía.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
AFP

Protestas en Chile: cómo funcionan los sistemas de pensiones en el país sudamericano y en otras naciones de América Latina

El reclamo de la gente porque sus pensiones no les alcanzan para cubrir las necesidades básicas es común en los países de la región y se ha convertido en una de las principales demandas del estallido social en Chile.
AFP
14 de noviembre, 2019
Comparte

“Queremos jubilaciones dignas” es una de las consignas que aparece una y otra vez en las protestas que comenzaron en Chile a mediados de octubre, cuando el alza de la tarifa del metro de Santiago detonó el mayor estallido social de las últimas tres décadas en ese país y puso en jaque al gobierno de Sebastián Piñera.

Aunque las demandas son muchas, uno de los principales reclamos de la población apunta directamente al sistema de pensiones, según una encuesta realizada por el Departamento de Economía de la Universidad de Chile, el centro de estudios Núcleo Milenio en Desarrollo Social (DESOC) y el Centro de Estudios de Conflicto y Cohesión Social (COES).

El sistema de pensiones chileno se basa en el ahorro individual de las personas durante su vida laboral. Es decir, si tuviste una buena situación económica y ahorraste una gran cantidad de dinero, tendrás una buena jubilación.

En el otro extremo, si no cotizaste lo suficiente -porque tu sueldo era bajo, estuviste desempleado o por cualquier otro motivo- tu pensión será ínfima.

Creado bajo el régimen de Augusto Pinochet, el sistema es administrado por empresas privadas (Administradoras de Fondos de Pensiones o AFPs) que invierten los ahorros de los trabajadores en el mercado de capitales.

Sin embargo, se agregó al sistema un“pilar solidario” en 2008 para que el Estado ayudara a las personas con menores ingresos que no pueden cubrir sus necesidades básicas.

Por eso los expertos lo clasifican técnicamente como un “sistema integrado” y no exclusivamente de ahorro individual.

A pesar del pilar solidario, cerca del 80% de los jubilados chilenos recibe una pensión inferior al salario mínimo (en la actualidad es de US$414), según las conclusiones del informe de la Comisión Asesora Presidencial sobre el Sistema de Pensiones de 2015.

¿Qué países se inspiraron en el modelo chileno de los años 80 y aún lo mantienen?

Adulta mayor

Getty Images
Brasil y Chile son dos casos paradigmáticos de los distintos sistemas de pensiones que hay en la región.

En los años 80 y 90, varios países de la región se inspiraron en el modelo chileno de ahorro individual creado por José Piñera en 1981.

“Hay cuatro países que, a pesar de haber implementado reformas, mantienen el modelo de capitalización individual”, le dice a BBC Mundo Alberto Arenas, asesor regional de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), exministro de Hacienda en el gobierno de Michelle Bachelet y autor del libro “Los sistemas de pensiones en la encrucijada: desafíos para la sostenibilidad en América Latina”, publicado en octubre de este año.

Se trata de México, El Salvador, República Dominicana y Bolivia.

“La reforma de Bolivia en el 2010 estatizó el sistema de pensiones pasando su administración del sector privado al público, pero no llegó a cambiar el modelo”, apunta el economista.

De todos modos, los países que emularon el sistema chileno “han incluido algunos mecanismo de solidaridad” con el paso del tiempo.

“En la última década la tendencia ha cambiado. A futuro creo que los países tenderán a incorporar aportes solidarios financiados por el Estado y administrados por el sector público, dice Arenas.

Uno de los mayores desafíos, agrega, es asegurar la sostenibilidad de los sistemas de pensiones en cuanto a su cobertura (el número de personas), suficiencia (el monto de las pensiones) y su viabilidad financiera.

Adultos mayores en Caracas

Getty Images
Bolivia, El Salvador, México y República Dominicana se inspiraron en el modelo chileno creado en 1981, aunque han incorporado reformas.

En su libro, el investigador argumenta que hay cinco tipos de sistemas de pensiones en la región. Aquí te los explicamos.

1-Reparto

Los que trabajan aportan al sistema y con esos fondos se financian las jubilaciones de los adultos mayores. Es una forma de ahorro colectivo.

Esos fondos son administrados públicamente y las principales características del sistema están definidas por ley, como por ejemplo, los requisitos de acceso, la fórmula para calcular el dinero que recibe el jubilado en relación a su salario y la reajustabilidad de la pensión.

Los aportes de las personas también están definidas por ley y pueden ser con cargo a los trabajadores, empleadores y el Estado.

Este modelo, con distintas variantes, se utiliza en Argentina, Brasil, Cuba, Ecuador, Guatemala, Haití, Honduras, Nicaragua, Paraguay y Venezuela.

2-Ahorro individual

Es un esquema por el que los trabajadores ahorran en cuentas individuales y esos fondos son administrados por el sector privado.

La ley no fija las condiciones ni la forma de calcular las pensiones, porque estas dependen del ahorro de cada individuo y la rentabilidad de esos fondos invertidos por empresas privadas en los mercados bursátiles.

Adulto mayor

Getty Images
En el sistema de “capitalización individual” el monto de la pensión depende del ahorro que acumula cada persona durante su vida laboral.

Está presente en Bolivia, El Salvador, México y República Dominicana.

3-Mixto (complementario)

Bajo este modelo, el sistema público de reparto y el de ahorro individual se complementan, es decir, las personas pueden pertenecer a ambos sistemas.

En el caso de América Latina, las pensiones provienen principalmente del sistema público de reparto y a ellas se suman los fondos del sistema de capitalización individual, cuya administración puede ser pública o privada.

Está presente en Costa Rica, Panamá y Uruguay.

4-Paralelo (no se complementan)

En el sistema paralelo existe competencia entre el modelo público de reparto y el de ahorro individual. Los trabajadores deben elegir uno de los dos, razón por la cual son sistemas excluyentes. En algunos casos, existe la posibilidad de cambiarse de sistema.

Opera en Colombia y Perú.

5-Integrado

Es el sistema que utiliza actualmente Chile, donde la jubilación depende de los fondos individuales, pero en el caso de las personas más pobres, el Estado aporta fondos (pilar solidario).

Otros expertos consultados por BBC Mundo consideran que Chile ha mantenido el sistema de ahorro individual de los años 80, a pesar de la reforma que hizo en 2008.

Los casos paradigmáticos: Brasil y Chile

Según Mariano Bosch, especialista principal en la División de Mercados Laborales del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y coautor del libro “Presente y Futuro de las Pensiones en América Latina y El Caribe”, cada sistema tiene sus falencias.

Adulto mayor y médico

Getty Images
“Yo no creo que sirva ahorrar un 10% del salario y esperar una pensión cercana al 60% de tu último sueldo, no es realista”, dice Mariano Bosch.

Bosch divide los modelos de la región en dos categorías: los tradicionales modelos públicos de pensiones (también llamados sistemas de beneficio definido o de reparto) y los de cotización individual.

En ese contexto, los casos más paradigmáticos, explica, son Brasil (con su modelo público) y Chile (con su modelo de ahorro personal).

“Son casos como de libro. Brasil es un sistema con grandes problemas de sostenibilidad fiscal y Chile es un país con grandes problemas de sostenibilidad social”.

“Estamos observando un replanteamiento de muchos sistemas”.

Brasil, por un lado, no tiene los recursos fiscales para financiar un sistema con altos niveles de subsidio y de redistribución.

“Este sistema beneficia a aquellas personas que contribuyen toda su vida laboral. Te llevas entre el 60% o el 70% de tu último salario”.

“Pero es un sistema regresivo porque le da muy poco al que contribuye pocos años. Es muy inequitativo“, agrega.

Manos de mujer

Getty Images
La población en América Latina está envejeciendo rápidamente.

Además le afecta el envejecimiento de la población. “Como el sistema se financia con las contribuciones de los trabajadores hacia los pensionistas, mientras más pensionistas existan, más difícil será financiar el sistema”.

Y en el caso de Chile, el problema es que “las pensiones están muy por debajo de las expectativas que se hizo la gente”.

“Si la gente esperaba recibir una pensión equivalente al 70% de su último salario y en Chile es del 20 o del 30%, hay un gran salto entre lo que las personas esperaban y lo que está resultando del sistema”.

Bosch argumenta que si una persona ahorró solamente 10 o 15 años -por las razones que sean- es muy difícil acumular el capital necesario para obtener una buena pensión.

Y además, los parámetros con los que se creó el sistema, dice, quedaron desactualizados.

“Yo no creo que sirva ahorrar un 10% del salario y esperar una pensión cercana al 60% de tu último sueldo. Eso no es realista“.

Actualmente Chile está discutiendo cómo cambiar su sistema de pensiones y, en paralelo, cómo reformar su sistema impositivo, con el objetivo de recaudar cerca de US$1,000 millones.

En medio del debate, las protestas continúan y la llamada “furia chilena” aún no da señales de aplacarse.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=chiWVxreqhU

https://www.youtube.com/watch?v=NTwPW3APLBo

https://www.youtube.com/watch?v=_f9miyzXsHk

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.