Crímenes en época electoral: Los demonios que se soltaron en 1994, el Año desbordado (capítulo de regalo)
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Portada del libro

Crímenes en época electoral: Los demonios que se soltaron en 1994, el Año desbordado (capítulo de regalo)

Con autorización del autor y la editorial De otro tipo, Animal Político te regala un capítulo de regalo del libro Año desbordado:
Portada del libro
Comparte

Los demonios andan sueltos y la sangre se desborda por doquier. Demetrio Gallardo San Juan es un joven que se convierte en asesino y, en el transitar de su vida, se encuentra con un reportero quien realiza una investigación sobre las cárceles en México. Se trata de los personajes de la novela Año desbordado, resultado de la memoria histórica que en 1994 marcó el rumbo de México, con el asesinato de Luis Donaldo Colosio Murrieta.

Es justo en la investigación de este reportero que Demetrio le narrará los crímenes que cometió y que lo marcaron. Para el periodista, este personaje resulta interesante al punto que, a través de esa entrevista descubre las motivaciones que lo llevaron a volverse un asesino.

Para Juan Antonio Segura, autor del libro, la razón de situar la novela en 1994 es porque ese año marcó el rumbo del país. Los candidatos presidenciales eran: Colosio Murrieta por el Partido Revolucionario Institucional (PRI); Diego Fernández de Cevallos, del Partido Acción Nacional (PAN); Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y Cecilia Soto González del Partido del Trabajo (PT).

La memoria histórica en tiempos electorales es importante porque “nos dice quiénes somos y hacia dónde vamos. El problema con la historia es que muchas veces repetimos, en lugar de evitar los errores”, expresó Segura en entrevista con Animal Político.

“México es un país que no tiene memoria porque pasa un suceso y el político confía que en seis meses se olvida, entonces puede seguir haciendo lo que haga para mal de México como el caso de la Casa Blanca u Odebrecht, por poner un ejemplo”, consideró el periodista.

Feminicidios y movimientos sociales

Para el autor, —quien también narra asesinatos de mujeres en el libro— hablar de feminicidios en Año desbordado es tocar uno de los temas que más ha afectado a este país. “Vivimos en una sociedad donde tenemos que evitar que esto se vuelva normal. De repente, en  las noticias empezaron a ser comunes y eso tenemos que quitarlo de nuestras mentes”, aseguró.

Aunque esta novela parte de hechos reales, como las elecciones de 1994 y el asesinato de Colosio, así como el levantamiento del movimiento zapatista, Juan Antonio expuso que “la historia es importantísima para tratar de curar esas heridas”.

Para el autor lo que ocurrió en 1994 no está lejos de lo que se vive actualmente. A pesar del optimismo y el querer un mejor país “vemos que siempre va a haber un problema en la sociedad, un cierto interés que lleve a que cierto momento de la historia se desborde, pero también sé que es parte de la condición humana”.

Segura mencionó que elegir el título de este libro (Año desbordado), formó parte de un momento de reflexión ante la cantidad de situaciones similares que ocurrieron en México, como la Revolución Mexicana, la Revolución Cristera, el Movimiento del 68 y es cuando se da cuenta que al personaje todo esto le ha afectado en su historia, pues los movimientos sociales terminan en hechos de sangre”.

Aun así explicó que 1994 fue un año decisivo para el país, pues las elecciones se vivieron con  miedo, “precisamente porque en el momento en que mataron a Colosio la gente tuvo un cierto temor de qué va a pasar, qué va a suceder. La gente tenía temor de que habían matado al candidato oficial del PRI y todo el mundo se volcó y votó por Zedillo”, recordó el autor.

Juan Antonio Segura participó en “Fantasionfrenía, Antología del cuento dañado”, con el relato La Venganza. También ha trabajado en los periódicos El Nacional; A.M. de Celaya, Guanajuato; Excelsior; La Crónica de Hoy. Ha colaborado en las revistas, Testimonios, Rotativo, Época. Editor y columnista del suplemento cultural Vistazos, del diario A.M., y colaborador de la Revista Mexicana de Cultura.

 Con autorización del autor y la editorial De otro tipo, Animal Político te regala un capítulo de regalo del libro Año desbordado:

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

"Debemos poner fin a esta guerra", y otras frases del primer discurso del nuevo presidente de EU

En su primer discurso como presidente de Estados Unidos, Joe Biden llamó a la unidad y a cerrar heridas. "La democracia ha prevalecido", subrayó.
20 de enero, 2021
Comparte

Unidad, cerrar heridas y mirar al futuro con esperanza.

El primer discurso de Joe Biden como presidente de Estados Unidos siguió la línea de lo que fue su mensaje central de campaña y lo que ha repetido en distintas ocasiones desde su victoria electoral el pasado 3 de noviembre.

Sin olvidar los retos que se le presentan entre los que destacó la grave crisis sanitaria y económica por el coronavirus y el ambiente de polarización política que vive el país, Biden ofreció palabras de optimismo y subrayó la fortaleza del sistema democrático.

En BBC Mundo te presentamos algunas de las ideas fundamentales.

1. “Es el día de la democracia”

Hablando frente al mismo Capitolio que fue asaltado por una turba de violentos seguidores del ya expresidente Donald Trump, Biden comenzó su intervención con un reconocimiento a la supervivencia del sistema democrático.

Joe Biden en su primer discurso como presidente de Estados Unidos

EPA
El nuevo presidente de Estados Unidos insistió en su mensaje de unidad y sanación en el que basó su campaña.

“Este es el día de Estados Unidos. Es el día de la democracia. Un día de historia y esperanza”.

“Estados Unidos ha sido puesto a prueba y ha respondido al desafío. Hoy celebramos el triunfo no de un candidato sino de una causa, la causa de la democracia”.

“Volvimos a aprender que la democracia es preciada. La democracia es frágil y en este momento, amigos, la democracia ha prevalecido”.

2. “Las fuerzas que nos dividen son reales”

Sin embargo, el presidente no ignoró los problemas de división que enfrenta el país, en una toma de posesión a la que no acudió su predecesor, algo que no ocurría desde hace 150 años.

Soldados de la Guardia NAcional y un crítico de Biden

EPA
Las medidas de seguridad tuvieron que reforzarse tras los violentos disturbios de hace dos semanas en el Capitolio.

“Sé que hablar de unidad puede sonarle a algunos como una tonta fantasía estos días. Las fuerzas que nos dividen son profundas y reales, pero no son nuevas”, indicó.

“Nuestra historia ha sido una pelea constante entre el ideal estadounidense de que todos fuimos creados iguales y la fea y dura realidad de que el racismo, el nacionalismo, el miedo y la demonización nos han separado desde hace tiempo. La batalla es perenne y la victoria no está garantizada”, advirtió.

3. “El virus se ha llevado tantas vidas en un año como las que perdió EU en la II Guerra Mundial”

Entre los grandes desafíos que enfrenta su gobierno, Biden destacó la pandemia de coronavirus, aunque le dedicó más tiempo a hablar del enrarecimiento de la vida política en el país.

“Pocas personas en la historia de nuestra nación han sido más desafiadas o se han encontrado ante un momento más desafiante o difícil que el momento en el que estamos ahora. Un virus no visto en un siglo que silenciosamente acosa al país se ha llevado tantas vidas en un año como Estados Unidos perdió en toda la Segunda Guerra Mundial”, clamó.

“Se han perdido millones de empleos. Cientos de miles de negocios han cerrado. El grito por una justicia racial que se espera desde hace 400 años nos conmueve. El sueño de la justicia para todos no será aplazado más”.

4. “Fin a esta guerra incivil”

En uno de los momentos más aplaudidos del discurso, Biden calificó la situación actual como una “guerra incivil”.

Joe Biden con su familia

Reuters
Biden estuvo arropado por su familia durante la investidura.

“Debemos poner fin a esta guerra incivil que pone a rojos contra azules, el mundo rural contra el mundo urbano, conservadores contra progresistas”, exclamó.

“Podemos hacerlo si abrimos nuestras almas en lugar de endurecer nuestros corazones, si mostramos un poco de tolerancia y humildad y si estamos dispuestos a ponernos en el lugar del otro, como decía mi madre, al menos por un momento ponte en el lugar del otro, porque eso es lo que pasa con la vida, no se sabe lo que el destino tiene preparado para ti”.

5. “Hay verdades y mentiras”

Sin mencionarlo explícitamente, Biden aludió a las dudas que se han vertido en los últimos meses sobre su victoria electoral, iniciadas por el propio Trump, que no reconoció su derrota y se fue del poder sin felicitar a su sucesor.

“Las últimas semanas y meses nos han enseñado una dolorosa lección. Está la verdad y hay mentiras, mentiras que se dicen para conseguir poder y beneficios. Y cada uno de nosotros tiene un deber y una responsabilidad como ciudadanos, como estadounidenses y especialmente como líderes -líderes que han jurado honrar la Constitución y proteger nuestro país- de defender la verdad y derrotar las mentiras”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=pYJwidxW4-E

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.