close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Depresión: en 2020 será la principal causa de discapacidad en México

Newsweek en Español entrevistó a los científicos que recientemente encontraron los genes de esta enfermedad que, como problema de salud mental pública, será el principal reto de sanidad en la próxima década.
Por Elizabeth C. Velázquez y Manuel Lino/ @DanielleLupin @manuelino_ / Newsweek en Español
22 de julio, 2018
Comparte

Los informes policiales recabados por agencias informativas internacionales como Associated Press reportaron que tanto el chef Anthony Bourdain, como la diseñadora de modas Kate Spade se ahorcaron. Luego de que se supo de su muerte, personas cercanas a ambos se atrevieron a hablar de la tristeza y desolación que sufrían.

La actriz Rose McGowan escribió que el chef había pedido ayuda médica antes de quitarse la vida, pero que no había hecho caso de las recomendaciones. En tanto que el esposo de la diseñadora reconoció públicamente que su esposa sufría de caídas emocionales fuertes y que estaba lidiando con ello.

La Organización Mundial de la Salud pronostica que para el año 2020 la depresión será la segunda causa de discapacidad en el mundo, y la primera en países en vías de desarrollo como México.

No es exagerado decir que hay una epidemia mundial de depresión. Este es, sin duda, un término poco usual para un problema de salud mental pero, por mucho que queramos considerar que este tipo de padecimientos “se cuece aparte”, la verdad es que, desde mayo de este año, se sabe que la depresión tiene características similares a enfermedades como el cáncer o la diabetes tipo II: existe una predisposición genética que se desencadena por factores medioambientales.

No solo eso, el más extenso estudio de genética de la depresión que se ha hecho encuentra que todos los humanos tenemos, en mayor o menor medida, factores genéticos de riesgo del Trastorno Depresivo Mayor o TDM.

VARIANTES GENÉTICAS

En mayo pasado se publicó en la revista Nature un metaanálisis genético, coautoría de alrededor de 300 científicos de 161 instituciones de diversos países, donde se comparan los resultados de estudios realizados en 135,458 casos de TDM y 344,901 controles.

El resultado fue que se encontraron nada menos que 44 genes asociados directamente a la depresión. Treinta de ellos no se conocían antes. Además, hallaron otros 153 que pueden tener cierta influencia en el padecimiento.

En ese sentido, preguntarse por el riesgo de padecer depresión “es como preguntarse qué tan altos somos. Todos tenemos ciertos genes que determinan qué tan altos somos. La depresión es más compleja, pero hay tantos componentes genéticos que es imposible no tener algunos de ellos. La pregunta es, entonces, cuántos tienes”, comenta a Newsweek en Español Gerome Breen, investigador del Departamento de Genética Social y Psiquiatría del Desarrollo del King’s College de Londres y uno de los coautores principales del estudio.

Hasta antes de este metaanálisis, aunque existían diversos indicios de la gran importancia que tienen los genes en el desarrollo del TDM, no había sido posible demostrarla. Se pensó que esto probablemente se debía a que “hay muchos genes involucrados, cada uno de los cuales tiene poca influencia”. Se requería de una gran cantidad de personas; medio millón fueron suficientes.

“Pasamos diez años trabajando en esto, invitamos a los investigadores de todos los centros clínicos y de investigación que pudimos para que compartieran sus datos con nuestro estudio”, comenta la investigadora en genética estadística Cathryn Lewis, de la División de Medicina Genética y Molecular del King’s College de Londres y otra de las coautoras principales del estudio.

Y después de tanto trabajo, la primera conclusión del artículo es aparentemente simple y hasta boba: “La depresión mayor es un trastorno cerebral”.

“¿Significa esto que no solo se trata de un trastorno de las emociones sino del cerebro como órgano?”, le preguntamos a la Dra. Lewis.

Su respuesta es afirmativa. “La genética que encontramos es una de las muy pocas evidencias sólidas que existen de que la depresión es un trastorno del cerebro. Mostramos que las variantes genéticas que encontramos tienen impacto en el cerebro, en especial en las neuronas”. Es decir, se trata de un problema biológico.

Imagen: Adobe Stock

CARGA EXCESIVA

Tampoco hay duda de que la salud mental pública será el principal reto de sanidad que deberán enfrentar la mayoría de los países en la próxima década.

Según cifras de la Organización Mundial de Salud (OMS) dadas a conocer en 2016, “los trastornos mentales comunes están en aumento en todo el mundo. Entre 1990 y 2013, el número de personas con depresión o ansiedad ha aumentado en cerca de un 50 por ciento, de 416 millones a 615 millones. Cerca de 10 por ciento de la población mundial está afectado, y los trastornos mentales representan un 30 por ciento de la carga mundial de enfermedad no mortal”.

En México, estos padecimientos ocupan el cuarto lugar en complicaciones médicas, y la depresión es uno de los más frecuentes.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) señala que 29.9 por ciento de los habitantes mayores de 12 años sufren algún nivel de depresión ocasional, mientras que 12.4 por ciento los experimenta de manera frecuente.

Además, la depresión es el principal problema en materia de salud mental pública por ser el principal padecimiento que afecta a las personas de entre 14 y 35 años y, sobre todo, por ser la primera causa mundial de suicidio y la cuarta como discapacidad, en relación con la pérdida de años de vida saludable.

En México estas cifras son aún más alarmantes, ya que la posiciones escalan hasta convertirse en la primera razón para el deterioro en la calidad de vida entre mujeres y la novena para los hombres. Las estadísticas también señalan que tan solo en 2016 se registraron 6,370 suicidios en el país.

La depresión está ligada también a otros trastornos como la ansiedad o el consumo de sustancias adictivas y es la principal enfermedad afectiva entre pacientes con enfermedades crónico-degenerativas como el cáncer o la diabetes.

Es importante mencionar que la depresión, además de afectar las funciones físicas, mentales y sociales de quien la padece, produce niveles importantes de discapacidad. Se calcula que las personas con alguna de las variantes de esta enfermedad pierde en promedio 2.7 días más de trabajo que aquellas mentalmente sanas.

A pesar del fuerte impacto que tiene esta enfermedad en México, el número de personas que no sabe que la padece es muy alto, debido a que la desestima, tarda en buscar la asistencia adecuada o, cuando la busca, no la encuentra.

ASÍ SE COMPORTA

Lo primero que se debe saber sobre la depresión es que se trata de una enfermedad clínica severa y que va más allá de solo “sentirse triste” por algunos días.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Salud Mental de Estados Unidos (NIMH, por sus siglas en inglés), aunque los síntomas pueden ser muy variados, existen signos de alerta que pueden llevar a la confirmación de este padecimiento mental, entre ellos está el agotamiento físico extremo, la hipersomnia alternada con periodos de insomnio prolongado, dolor crónico y alteraciones bruscas del humor.

Existen diversas herramientas para determinar si se padece depresión y en qué grado. Son pruebas que deben ser aplicadas por un especialista en salud mental.

La depresión tiene diversos tipos y grados, e incluso puede presentarse junto con otras enfermedades mentales. Los cuadros más frecuentes se asocian a cambios bruscos en las rutinas, como el nacimiento de un hijo, o bien a cambios de clima, o a lugares con pocas horas de sol al día; los más graves se asocian a la violencia, el maltrato o el estrés causado por situaciones “como perder el trabajo, tener una niñez complicada, divorcios, la muerte de un ser querido, la mala salud”, comenta la Dra. Lewis.

También se puede experimentar depresión recurrente durante diversas etapas de la vida, e incluso puede convertirse en una enfermedad crónica. Cuando este padecimiento alcanza sus mayores grados puede llegar a fases psicóticas.

La distimia, o trastorno depresivo persistente, es uno de los niveles más avanzados de esta enfermedad, y se cree que está profundamente relacionado con factores genéticos. Igual que, como ahora sabemos, el trastorno depresivo mayor.

En cualquiera de sus grados o formas, la depresión afecta el ambiente laboral o escolar de quien la padece, e incluso tiene repercusiones en los lazos afectivos que se forman.

ANTIDEPRESIVOS, ¿SÍ O NO?

La verdad es que se sabe poco sobre qué es, a nivel del funcionamiento cerebral, lo que provoca la depresión. Hasta ahora, se sabe a grandes rasgos que está relacionada con neurotransmisores como la serotonina, la norepinefrina, y la dopamina.

Cada una de estas sustancias tiene un papel particular en el funcionamiento del cerebro. La noradrenalina, por ejemplo, cumple una función excitatoria; la serotonina y la dopamina tienen que ver con las sensaciones de bienestar, placer, la motivación y el deseo.

Los medicamentos antidepresivos modifican la forma de actuar de alguno de estos neurotransmisores en el cerebro. Los más comunes son los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, ya que no presentan efectos secundarios graves y logran producir un mayor nivel de esta sustancia en el cerebro.

Sin embargo, la farmacología de los padecimientos mentales es aún incierta y varía mucho de paciente a paciente sin que se sepa bien por qué. De acuerdo con el Royal College of Psychiatrists, después de tres meses de tratamiento con antidepresivos, las personas mejoran entre un 50 por ciento y un 65 por ciento, lo que no es mucho mejor que la mejora que experimentan si reciben placebos, que es entre 25 y 30 por ciento.

Es importante señalar que la utilización de estos medicamentos pocas veces causa adicción, pero que interrumpir el tratamiento puede causar recaídas graves o cuadros más complicados.

ESTIGMA DE LA SALUD MENTAL

Uno de los obstáculos más grandes para la salud mental es el estigma que rodea a las enfermedades psiquiátricas. Los enfermos mentales deben enfrentar no solo las complicaciones de su padecimiento, también sufren de marginación social, económica y laboral.

Entre los principales retos que afrontan las personas mentalmente enfermas destacan la falta de oportunidad laboral, problemas interpersonales, dificultades para acceder a servicios de salud mental pública y la difusión constante de estereotipos a través de los medios de comunicación masiva.

Sumado a los retos de estos trastornos, muchos pacientes psiquiátricos también deben lidiar con la falta de apoyo en el entorno social y familiar. La idea general de que los padecimientos mentales son menores o que pueden curarse con solo desearlo, con “echarle ganas”, es a menudo una fuente más de estrés y frustración para muchos enfermos y dificulta que busquen la ayuda que tanto necesitan.

Este hecho puede ayudar a explicar, por ejemplo, por qué en todos los países hay más mujeres con diagnóstico de depresión. Según el estudio publicado en Nature, la diferencia no está, para nada, en la genética; “muy probablemente lo que sucede es que los hombres están en ambientes más estresantes y no suelen reportar su depresión ni buscar ayuda”, comenta Gerome Breen.

Además, la depresión no viene sola. “Sabemos que hay familias que tienen padecimientos psiquiátricos y que se presentan como una mezcla: si alguien tiene TDM, entonces los otros miembros de su familia pueden tener ese u otros trastornos. Los problemas de salud mental son lo que llamamos poligénicos, están causados por cientos y quizá hasta miles de variantes genéticas, y algunas de ellas probablemente son similares en diversos padecimientos”.

Así, en el metaanálisis se encontró que la carga genética que aumenta el riesgo de padecer TDM está también relacionada con esquizofrenia, ansiedad, desorden bipolar, el trastorno de déficit de atención e hiperactividad y la anorexia nerviosa.

También encontraron relaciones cercanas con fenómenos externos que no son enfermedades mentales, como haber fumado o la edad de la primera menstruación. Los más significativos fueron el peso corporal (que no se esperaba), el insomnio y hasta el número de años de educación.

Para colmo, el estigma de las enfermedades mentales se da también en el orden macroeconómico. A pesar de las cifras y de contar con un programa de acción específico de atención en salud mental, los recursos asignados en México a atender esta área representan apenas el 2 por ciento del presupuesto federal en materia de salud.

NO TODO ES DEPRIMENTE

Ante tan oscuro (y, bueno, deprimente) panorama, conviene señalar que la finalidad de estos grandes estudios, el de la OMS y el publicado en Nature, no es aumentar nuestro estrés, sino ayudar a encontrar salidas.

Tanto Lewis como Breen opinan que haber localizado los genes asociados a la depresión permitirá empezar a encontrar las bases biológicas de la depresión y a entender qué sucede en el cerebro deprimido. Esto permitirá, eventualmente, tener mejores herramientas para tratar la enfermedad e incluso para prevenirla.

Pero eso puede tardar 10, 20 o 30 años. Hay muchas cosas que se pueden hacer mientras tanto.

Lewis explica que “aunque haya predisposición genética, el ambiente es crucial en el desarrollo de la depresión. Por estudios de gemelos sabemos que los genes aportan alrededor del 40 por ciento del riesgo y el otro 60 por ciento proviene del ambiente y, afortunadamente, el medio ambiente puede ser modificado” ya sea a escala gubernamental, con políticas públicas, pero también a niveles más cercanos, en el lugar de trabajo, en lo familiar y lo individual.

A escala de política pública, “si solo se pudiera hacer una cosa para combatir la depresión, esa tendría que ser asegurarse de que la gente tenga acceso a ayuda clínica. Hay muchas personas que no tienen diagnóstico, ni acceso al tratamiento que necesitan”, dice Lewis.

Si se pudieran hacer más cosas, “habría que reducir la pobreza, la drogadicción, asegurarse de que hay buenas escuelas, atender la salud física”, dice Breen. “Hay que tener en cuenta que la depresión no siempre es un problema menor, puede haber casos tan severos en términos de su impacto sobre el individuo como con cualquier otro desorden psiquiátrico”, agrega.

Para que esas grandes medidas lleguen algún día a llevarse a cabo, más que el incentivo de mitigar las pérdidas por ausentismo laboral, la OMS ofrece otro: evitar las enormes pérdidas que ya se tienen.

El costo financiero de las enfermedades mentales en países en vías de desarrollo equivale al 4 por ciento del producto interno bruto (PIB) del país, esto sin añadir la pérdida de productividad laboral que se da como consecuencia de estos padecimientos.

Pero se calcula que los países (sean de ingresos bajos, medios o altos) que durante 15 años inviertan en tratamientos para la depresión (principalmente en asesoramiento psicosocial y los medicamentos antidepresivos), tendrían un rendimiento de alrededor de 400 por ciento, entre las mejoras en productividad laboral y salud de los habitantes.

Y este mismo rendimiento, sigue la OMS, se puede obtener en las empresas si dejan de llevar a cabo prácticas que estresan a sus trabajadores, como políticas inadecuadas de seguridad y protección de la salud; prácticas ineficientes de gestión y comunicación; escaso poder de decisión del trabajador; bajo nivel de apoyo a los empleados y falta de claridad en las tareas y objetivos.

A escala personal, hay muchas recomendaciones, hacer ejercicio, comer saludablemente, tener redes de apoyo de amigos y familiares, pero quizá la principal es animarse a preguntar y pedir ayuda. Tal como lo haríamos si tuviéramos cáncer o diabetes.

“Aquí no hay nadie a quien culpar, sino al estigma de la soledad, al estigma de pedir ayuda, al estigma de la enfermedad mental. Debemos hacer más y ser mejores. Anthony, nuestro amigo, lo querría de esa manera”, declaró la actriz y amiga del chef, Rose McGowan.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Llegaron los humanos a su máximo de inteligencia (o puede seguir creciendo indefinidamente)?

Existen pruebas de que la inteligencia de los humanos aumentó durante el siglo XX. ¿A qué se debió? Y, ¿hasta qué punto este incremento se puede mantener en el tiempo? ¿Seremos más o menos inteligentes en el futuro?
28 de julio, 2019
Comparte
niños

Getty
¿Hemos llegado al tope de nuestra inteligencia?

Quizás no te hayas dado cuenta, pero estamos viviendo en una edad de oro intelectual.

Desde que se inventó el examen de inteligencia hace más de 100 años, nuestros puntajes de cociente intelectual (CI) han aumentado constantemente. Incluso la persona promedio de hoy en día habría sido considerada un genio en comparación con una persona nacida en 1919.

A este fenómeno se le llama el efecto Flynn, y quizás es hora de que lo disfrutemos mientras dure.

La evidencia más reciente sugiere que esta tendencia puede estar disminuyendo. De hecho, puede estar incluso invirtiéndose, lo que significa que ya hemos alcanzado la cima del potencial intelectual humano.

¿Podemos realmente haber alcanzado la inteligencia máxima? Y si ese es el caso, ¿qué puede significar este declive para el futuro de la humanidad?

Son pocos los expertos que dirían que los cambios más recientes del CI son producto de la evolución genética, ya que los lapsos son simplemente demasiado cortos.

Coeficiente intelectual

Tan solo hace 100 años los científicos inventaron el llamado cociente o coeficiente intelectual (CI) para medir el potencial intelectual de alguien.

El éxito de esta medición se basa en el hecho de que muchas habilidades cognitivas están correlacionadas. Por ejemplo, la capacidad de una persona para realizar un razonamiento espacial o un reconocimiento de patrones está vinculada a su capacidad matemática y su destreza verbal.

Por esta razón, se piensa que el coeficiente intelectual refleja una “inteligencia general”.

cerebro

Getty
Las pruebas de CI pueden ser buenos indicadores de desempeño en muchas áreas.

Si bien las pruebas de CI son a menudo criticadas, una gran cantidad de investigaciones muestran que sus puntajes pueden ser indicadores de desempeño útiles en muchas tareas.

Son especialmente buenos para predecir el éxito académico (lo que no es sorprendente, dado que inicialmente fueron diseñados para ser utilizados en las escuelas), pero también predicen la rapidez con la que alguien adquiere nuevas habilidades en el trabajo.

No son una medida perfecta, y muchos otros factores también determinarán el éxito, pero en general muestran una diferencia significativa en la capacidad de las personas para aprender y procesar información compleja.

El aumento de los coeficientes intelectuales parece haber comenzado a principios del siglo XX, pero es relativamente reciente que los psicólogos han empezado a prestarle mucha atención al fenómeno.

Esto se debe a que los puntajes de CI están “estandarizados”, lo que significa que después de que las personas toman la prueba, sus puntajes brutos se transforman para garantizar que la mediana de la población siempre se mantenga en 100.

Esto permite comparar a las personas que tomaron diferentes formas de la prueba de CI, pero a menos que se mire la fuente de los datos, no se notarán diferencias entre generaciones.

Y cuando el investigador James Flynn observó los puntajes en el último siglo, descubrió un aumento constante, el equivalente a alrededor de tres puntos por década.

Hoy, eso ha sumado un aumento de hasta 30 puntos en algunos países.

¿A qué se debe el efecto Flynn?

Aunque la causa del efecto Flynn sigue siendo un tema de debate, se debe a múltiples factores del entorno y no a un cambio genético.

Quizás la mejor comparación sea nuestro cambio de altura: por ejemplo, somos 11 cm más altos que en el siglo XIX, pero eso no significa que nuestros genes hayan cambiado; solo significa que nuestra salud general ha cambiado.

hombre y mujer

Getty
Aún no está clara la causa del efecto Flynn.

De hecho, algunos de los mismos factores pueden subyacer a ambos cambios. Los avances de la medicina, la reducción de las infecciones infantiles y dietas más nutritivas, ayudaron a nuestros cuerpos a crecer más y a nuestros cerebros a ser más inteligentes, por ejemplo.

Algunos sostienen que el aumento en el coeficiente intelectual también podría deberse a una reducción del plomo en la gasolina, que pudo haber atrofiado el desarrollo cognitivo en el pasado. Cuanto más limpios son nuestros combustibles, más inteligentes nos volvemos.

Sin embargo, es poco probable que este sea el panorama completo, ya que nuestras sociedades también han visto enormes cambios en nuestro entorno intelectual, que ahora puede formar pensamiento abstracto y razonamiento desde una edad temprana.

En educación, por ejemplo, a la mayoría de los niños se les enseña a pensar en términos de categorías abstractas (si los animales son mamíferos o reptiles, por ejemplo).

También nos apoyamos en un pensamiento cada vez más abstracto para hacer frente a la tecnología moderna.

personas

Getty
Nuestra cultura puede moldear nuestras mentes de maneras misteriosas.

Solo piensa en una computadora y en todos los símbolos que debes reconocer y manipular para realizar incluso la tarea más simple. Crecer inmerso en este tipo de pensamiento debería permitir a todos cultivar las habilidades necesarias para desempeñarse bien en una prueba de CI.

Cualquiera que sea la causa del efecto Flynn, existe evidencia de que es posible que ya hayamos llegado al final de esta era, con el aumento del CI estancado e incluso revertido.

Si nos fijamos en Finlandia, Noruega y Dinamarca, por ejemplo, el punto de inflexión parece haber ocurrido a mediados de los años 90, después de lo cual el coeficiente intelectual promedio se redujo en alrededor de 0.2 puntos por año. Eso equivaldría a una diferencia de siete puntos entre generaciones.

Estas tendencias son aún más difíciles de explicar que el efecto Flynn, en parte porque han surgido recientemente. Una posibilidad es que la educación se haya vuelto un poco menos estimulante de lo que alguna vez fue, o al menos, no se ha enfocado en las mismas habilidades.

Algunas de las pruebas de coeficiente intelectual utilizadas han evaluado la aritmética mental de las personas, por ejemplo, pero como me indica Ole Rogeberg de la Universidad de Oslo, es probable que ahora los estudiantes estén más acostumbrados al uso de calculadoras.

Por ahora, parece claro que nuestra cultura puede moldear nuestras mentes de maneras misteriosas.

¿De qué sirve ser más inteligentes?

Si bien los científicos continúan descifrando las causas de esas tendencias, vale la pena preguntarse qué significan estos cambios en el coeficiente intelectual para la sociedad en general.

¿El aumento del coeficiente intelectual producto del efecto Flynn nos ha traído los beneficios que podríamos haber esperado? Y si no, ¿por qué no?

estudiante

Getty
¿Qué beneficios nos ha traído el aumento del CI?

Un número especial del Journal of Intelligence recientemente se hizo esa pregunta, y en el editorial, Robert Sternberg, psicólogo de la Universidad de Cornell, escribió:

Las personas probablemente son mejores para descifrar complejos teléfonos celulares y otras innovaciones tecnológicas de lo que hubieran sido a comienzos del siglo XX. Pero en términos de nuestro comportamiento como sociedad, ¿están impresionados con [los beneficios ] que nos han traído 30 puntos ? Las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2016 fueron probablemente tan pueriles como ninguna en nuestra historia… Además, un mayor coeficiente intelectual no ha traído consigo soluciones para ninguno de los principales problemas del mundo o del país: aumento de las disparidades de ingresos, pobreza generalizada, cambio climático, contaminación, violencia, muertes por opioides, entre otros.

Quizás Sternberg es demasiado pesimista. La medicina ha logrado grandes avances en la reducción de problemas como la mortalidad infantil, por ejemplo, y si bien la pobreza extrema no se ha resuelto, ha disminuido a nivel mundial.

Esto sin mencionar los enormes beneficios de los avances tecnológicos y científicos que, por supuesto, se han basado en una fuerza laboral inteligente.

Sin embargo, Sternberg no está solo al preguntarse si el efecto Flynn realmente representó una mejora profunda en nuestra capacidad intelectual. El mismo James Flynn ha argumentado que probablemente se limita a algunas habilidades específicas de razonamiento.

mujer

Getty
Ser más inteligente no significa necesariamente ser más creativos.

De la misma manera en que algunos ejercicios físicos pueden desarrollar diferentes músculos sin aumentar el estado físico general, hemos estado ejercitando ciertos tipos de pensamiento abstracto, pero eso no necesariamente ha mejorado todas las habilidades cognitivas por igual.

Y algunas de esas otras habilidades, menos cultivadas, podrían ser esenciales para mejorar el mundo en el futuro.

Miremos la creatividad, por ejemplo. Cuando investigadores como Sternberg discuten sobre creatividad, no solo hablan de expresión artística, sino de habilidades más fundamentadas. ¿Con qué facilidad puede generar soluciones novedosas a un problema? Y ¿qué tan bueno es su “pensamiento contrafactual”?, es decir, la capacidad de considerar escenarios hipotéticos que aún no han ocurrido.

La inteligencia sin duda debería ayudarnos a ser más creativos, pero no vemos un aumento del pensamiento creativo individual a medida que aumentó el CI.

Lo que sea que haya causado el efecto Flynn, no nos ha llevado a pensar en formas nuevas y originales.

Luego está la cuestión de la racionalidad: qué tan bien puedes tomar decisiones óptimas, sopesando la evidencia y descartando la información irrelevante.

¿Entre más inteligente, más creativo?

Podría suponerse que cuanto más inteligente sea una persona, más racional será, pero no es tan sencillo.

Si bien un coeficiente intelectual más alto se correlaciona con habilidades como la habilidad numérica, que es esencial para comprender las probabilidades y sopesar los riesgos, todavía hay muchos elementos de toma de decisiones racionales que no pueden explicarse por la falta de inteligencia.

brevajes

Getty
La falta de racionalidad y pensamiento crítico puede explicar varios de nuestros fallos como sociedad.

Miremos los sesgos cognitivos, por ejemplo. Algo que se presenta como “95% sin grasa” suena más saludable que “5% de grasa”, por ejemplo, un fenómeno conocido como el “efecto marco”.

Ahora está claro que un alto coeficiente intelectual sirve de poco para ayudar a evitar este tipo de fallos, lo que significa que incluso las personas más inteligentes pueden dejarse engañar por los mensajes engañosos.

Las personas con un alto coeficiente intelectual también son susceptibles al sesgo de confirmación: nuestra tendencia a considerar solo la información que respalda nuestras opiniones preexistentes, mientras que ignoramos los hechos que podrían contradecir nuestras opiniones.

Ese es un problema serio cuando empezamos a hablar de cosas como la política.

Un alto coeficiente intelectual tampoco puede protegerte del “sesgo de los costos irrecuperables”, que es la tendencia a seguir invirtiendo recursos en un proyecto fallido, incluso si sería mejor reducir las pérdidas.

Este fue el sesgo que llevó a los gobiernos británico y francés a continuar financiando los aviones Concorde, a pesar de la creciente evidencia de que sería un desastre comercial.

Las personas altamente inteligentes tampoco son mucho mejores en las pruebas de “descuento temporal”, que implican renunciar a las ganancias a corto plazo para obtener mayores beneficios a largo plazo. Eso es esencial si quieres asegurar tu comodidad para el futuro.

corazón y cerebro

Getty
La vida moderna no parece haber corregido nuestras tendencias irracionales.

Además de la resistencia a este tipo de sesgos, también existen habilidades de pensamiento crítico más generales, como la capacidad para desafiar suposiciones, identificar información faltante y buscar explicaciones alternativas para los sucesos antes de sacar conclusiones.

Estas habilidades son cruciales, pero no se correlacionan muy fuertemente con el coeficiente intelectual, y no necesariamente se adquieren con la educación superior.

Dadas estas correlaciones menos claras, tendría sentido que el aumento en el coeficiente intelectual no haya sido acompañado por una mejora igualmente milagrosa en todo tipo de toma de decisiones.

Como lo explico en mi libro sobre el tema, la falta de racionalidad y pensamiento crítico puede explicar por qué el fraude financiero sigue siendo un lugar común, y la razón por la que millones de personas gastan dinero en medicinas sin base científica o toman riesgos innecesarios para la salud.

En nuestra sociedad, esto puede llevar a errores médicos o fallos de justicia errados. Incluso puede haber contribuido a desastres como derrames de petróleo y crisis financieras mundiales.

También está contribuyendo a la difusión de noticias falsas y la enorme polarización política en temas como el cambio climático, que nos impide encontrar una solución concertada antes de que sea demasiado tarde.

Reevaluar nuestra forma de pensar

Si consideramos el alcance de la historia humana hasta la fecha, podemos ver cómo nuestros cerebros crecieron para vivir en sociedades cada vez más complejas. Y la vida moderna, si bien nos permite pensar de manera más abstracta, no parece haber corregido nuestras tendencias irracionales.

Hemos asumido que las personas inteligentes naturalmente absorben la buena toma de decisiones a lo largo de la vida, pero está claro que no es así.

mujer

Getty
El fin de la era dorada del intelecto en realidad podría ser solo su comienzo.

Mirando hacia el futuro, el “efecto Flynn inverso” y la posible caída de los coeficientes intelectuales deberían hacernos evaluar las formas en que usamos nuestros cerebros.

Prevenir un mayor descenso sin duda debería ser una prioridad para el futuro, pero también podríamos hacer un esfuerzo más concertado y deliberado para mejorar esas otras habilidades esenciales que no necesariamente vienen con un mayor coeficiente intelectual.

Ahora sabemos que este tipo de pensamiento puede enseñarse, pero necesita una instrucción deliberada y cuidadosa.

Estudios prometedores sobre la toma de decisiones por ejemplo, sugieren que los errores cognitivos comunes pueden evitarse si se enseña a ser más reflexivos sobre el pensamiento. Eso podría salvar innumerables vidas.

hombre

Getty
Quizás es hora de evaluar la forma en que usamos nuestro cerebro.

¿Por qué no enseñar estas habilidades en la educación temprana?

Wandi Bruine de Bruin, de la Escuela de Negocios de la Universidad de Leeds y sus colegas han demostrado que las discusiones sobre los errores en la toma de decisiones pueden incorporarse en el currículo de historia de los estudiantes de secundaria, por ejemplo.

Sus investigaciones mostraron que hacerlo no solo mejora el desempeño en posteriores pruebas de racionalidad; también aumenta el aprendizaje de los hechos históricos.

Otros han intentado revitalizar la enseñanza del pensamiento crítico en escuelas y universidades; por ejemplo, una discusión sobre teorías de conspiración enseña a los estudiantes los principios del buen razonamiento, como identificar las falacias lógicas comunes y cómo evaluar las evidencias.

Habiendo tomado esas lecciones, los estudiantes parecen ser más escépticos sobre la información errónea en general, incluidas las noticias falsas.

Estos éxitos son solo una pequeña muestra de lo que se puede hacer, si a la racionalidad y al pensamiento crítico se les da el mismo tipo de respeto que tradicionalmente hemos brindado a nuestras otras capacidades cognitivas.

Idealmente, podríamos comenzar a ver un fuerte aumento de la racionalidad, e incluso de la sabiduría, en conjunto con el efecto Flynn. Si es así, el fallo temporal en nuestras puntuaciones de CI no debe significar el final de una edad de oro intelectual, sino su comienzo.

Puedes leer la versión original de este artículo en inglés en BBC Future.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=0erzbX0Kg3k&t=15s

https://www.youtube.com/watch?v=pVg29BThB0s

https://www.youtube.com/watch?v=1n31Ogeuvvw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.