Insaciable: la polémica serie de Netflix a la que se acusa de avergonzar a las personas con sobrepeso
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Insaciable: la polémica serie de Netflix a la que se acusa de avergonzar a las personas con sobrepeso

Más de 116,000 personas piden que se cancele el lanzamiento de "Insaciable", programado para el 10 de agosto. Pero Debby Ryan, la protagonista de la serie de Netflix, insta a los espectadores a mirar antes de emitir un juicio.
24 de julio, 2018
Comparte

Una serie de Netflix ha causado gran polémica en las redes sociales. Y aún no se ha estrenado.

Se trata de “Insaciable”, que cuenta la historia de Patty, una adolescente con sobrepeso que sufre las burlas de sus compañeros del colegio, hasta que adelgaza durante unas vacaciones de verano.

Desde que salió el tráiler en julio, el programa ha sido acusado de “avergonzar” a las personas con kilos de más.

Más de 116,000 personas han firmado una petición en la plataforma Change.org para detener su lanzamiento, programado para el 10 de agosto.

“Tenemos tiempo para evitar que esta serie sea lanzada, y cause dudas devastadoras en la mente de jóvenes que pensarán que para ser felices y dignas, necesitan perder peso”, dice Florence Given, una ilustradora feminista quien comenzó la solicitud.

No obstante, algunos usuarios en redes sociales defienden el show diciendo que se trata de una comedia negra.

Protagonista de Insaciable

Netflix
La actriz protagonista dice que la transformación física de su personaje no hace feliz a Patty.

¿Por qué ha llamado tanto la atención este programa?

Venganza

Patty es interpretada por Debby Ryan, que usa un disfraz para parecer una persona con kilos de más.

Sus compañeros de la escuela la llaman “Fatty Patty” (Patty, la Gordita).

Durante una pelea, Patty recibe un puñetazo en la cara y pasa el verano sin poder abrir la mandíbula.

Como resultado, pierde una cantidad significativa de peso.

La adolescente regresa a la escuela y sorprende a sus compañeros con su nueva apariencia.

Pero Patty se venga de aquellos que se habían burlado de ella.


Lauren Gussis, la creadora de la serie, dijo que la historia se basa en su experiencia. Confesó que se había sentido suicida a los 13 años y que había desarrollado desórdenes alimenticios.


“Perjudicial e irresponsable”

La ilustradora que comenzó la petición en Change.org considera que esta serie causará trastornos alimenticios y perpetuará la cosificación de la mujer”.

“Durante mucho tiempo, la sociedad les ha dicho a las mujeres que, para ser populares, tener amigos, ser deseables, debemos ser delgadas”.

La actriz y activista de positivismo corporal Jameela Jamil también cuestionó el show.

https://twitter.com/jameelajamil/status/1020341964938522624

“(…) ¿una adolescente deja de comer y pierde peso y luego, cuando ya es ‘convencionalmente atractiva’, se venga de sus compañeros de clase? Esto les dice a los niños que adelgacen para ‘ganar’. Avergüenza de manera inherente a las personas con sobrepeso”, tuiteó.

Stephanie Yeboah, una bloguera de moda de talla grande, cree que esta narrativa no hace “nada para promover la positividad corporal”.

“Representar a una persona gorda (…) que pierde peso en contra de su voluntad y que se vuelve respetada y popular es perjudicial e irresponsable“, dijo Yeboah a la BBC.

En su opinión, los espectáculos que “muestran ideologías fatofóbicas (fobia a la grasa corporal)” son dañinos.

“Las mujeres gordas pueden ser deseables, sexys, populares en la escuela. Podemos tener carreras y familias increíbles. Merecemos que se cuenten estas historias”, sostuvo.

Una usuaria criticó además que la protagonista use un disfraz para aparentar estar gorda.

“No veas programas en los que la gente usa trajes de gordos. No veas programas donde tratan de convertir la fatofobia y el odio en una broma”, tuiteó Amanda Levitt.

Pero “Insaciable” también tiene defensores.

“Espera y mira”

Netflix describe la serie como una “comedia oscura y retorcida sobre venganza”.

A Patty se le une en el programa Bob Armstrong (interpretado por Dallas Roberts), el entrenador de un importante concurso de belleza que prepara a la joven para ganar el certamen.

La esposa de Bob es interpretada por Alyssa Milano, quien también justificó la trama del show.

“No estamos avergonzando a Patty. Abordamos (a través de la comedia) el daño que produce avergonzar a alguien por su peso…”, tuiteó la actriz.

Lauren Gussis, creadora del programa, dijo que la historia se basa en su experiencia.

Patty es el demonio de su “adolescente interno que fue víctima de bullying“, dijo a la revista Teen Vogue.

Este medio asegura que Gussis tuvo el propósito de “usar la sátira para tratar temas dolorosos”.

Ryan, que interpreta a Patty, dijo que le atrajo “la intención (del programa) de mostrar cuán difícil y atemorizante puede ser moverse por el mundo con el propio cuerpo, ya sea que lo elogien o critiquen, y lo que se siente rezar para ser ignorado porque es más fácil que ser visto”, comentó.

“Espero que la gente vea el programa antes de emitir un juicio”, manifestó.

En redes sociales, los comentarios se multiplicaron sobre la serie.

En uno de ellos, una usuaria llamada Lauren trata de zanjar la discusión:


“Lo importante sobre la nueva serie Insaciable es que:

1. No tienes que verlo

2. Es comedia NEGRA

3. Supéralo. No es ‘avergonzar a la gente por su sobrepeso'”

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Tomade de Facebook Justicia para Carmen

#JusticaParaCarmen: Difunden su caso por varios estados, ella fue atacada con ácido hace casi 7 años

En las lonas, colocadas en zonas estratégicas muy transitadas de Monterrey, Tijuana, Puebla, y en Naucalpan e Ixtapaluca, Estado de México, se difunde la ficha de búsqueda de su agresor.
Tomade de Facebook Justicia para Carmen
25 de noviembre, 2020
Comparte

El 20 de febrero de 2014 la expareja de Carmen Sánchez le roció una botella con ácido en la cara y en el cuerpo. Su agresor no ha sido detenido. Ella lleva casi siete años sin que se le haga justicia.

Las autoridades no han detenido a su agresor Efrén García Ramírez, a pesar de que la orden de aprehensión en su contra fue girada el 2 de mayo de 2014, y de que incluso las autoridades han ofrecido una recompensa a quien informe sobre su paradero.

Lee: Retomar la vida tras un ataque con ácido, el largo y difícil proceso para la recuperación

La investigación no ha avanzado, las autoridades no han capturado a su agresor y ella tampoco ha logrado sanar, apenas en octubre de este año se sometió a su cirugía número 59.

El ácido dañó la mitad de su rostro. Carmen tiene injertos en brazos, piernas, pecho, tórax y cara, su cuello fue severamente dañado. Su párpado todavía no está reconstruido y existe el riesgo de perforación ocular.

Para exigir justicia y también para pedir el apoyo de la ciudadanía para que proporcione datos o información de su agresor, este Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, con apoyo de varios diputados y diputadas de varias entidades del país, se colocaron lonas en las que se visibiliza su caso.

Entérate: De las palabras a la violencia sexual y los golpes: relatos de la violencia machista

En las lonas, colocadas en zonas estratégicas muy transitadas de Monterrey, Tijuana, Puebla, y en Naucalpan e Ixtapaluca, Estado de México, se difunde la ficha de búsqueda de su agresor.

Ella tuvo reportes de que su agresor estuvo en Monterrey y Tijuana; su ataque ocurrió en el Estado de México.

Pide a la ciudadanía apoyo para proporcionar información, algún dato o la ubicación de su expareja, quien le roció el ácido.

“Al principio, intenté pasar desapercibida. Tenía miedo y me avergonzaban mis cicatrices. Hoy, después de un camino muy largo y doloroso me doy cuenta que la única persona que debe sentir miedo y vergüenza es mi agresor”, comenta.

 

De acuerdo con Carmen, los ataques con ácido son una expresión de la violencia feminicida porque no solo ponen en riesgo la vida, la dignidad y la libertad de las mujeres en el momento del ataque, sino en los meses o años posteriores.

“Una mujer que ha sufrido un ataque con ácido está en riesgo latente de afrontar una muerte violenta por la extrema situación, tanto física como emocional, en la que está inmersa”.

“Es bien doloroso y difícil recuperarse de una violencia tan devastadora. Y más cuando el machismo, la impunidad y la misogonia me siguen poniendo trabas para avanzar en la búsqueda de justicia”, señala.

Los diputados que la apoyaron para esta difusión son: Mariana Uribe Bernal, presidenta de la comisión de igualdad de género en el Estado de México, el diputado federal Edwin Areizaga Uribe y la diputada Federal Julieta Vences.

Carmen y los legisladores hacen un llamado para que más diputados y diputadas se sumen a la exigencia para tipificar como delito los ataques con ácido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.