Los presidentes que se redujeron el sueldo o renunciaron a él antes que AMLO
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Getty Images

Los presidentes que se redujeron el sueldo o renunciaron a él antes que AMLO

El presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció este domingo que recortará su salario. Pero no es el primero en hacerlo y hay quienes, incluso, han renunciado a la totalidad de su sueldo.
Getty Images
Por Reality Check BBC News
17 de julio, 2018
Comparte

El presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció este domingo que planea recortar su salario en 60% cuando asuma el cargo el próximo mes de diciembre.

Esta declaración de intenciones supondrá que el candidato de izquierda recibirá un salario equivalente a cerca de US$5.707 al mes. Ningún otro funcionario público podrá ganar más que él.

López Obrador dijo que Los Pinos, la residencia presidencial oficial, será convertida en un centro cultural.

Vladimir Putin, Mujica, Donald Trump, AMLO

Getty Images
Rebajar o renunciar al salario es un gesto utilizado a menudo para demostrar que un líder de un país está en contacto con la gente, dice el profesor Philipp Koeker de la Universidad de Leibniz, en Alemania.

Pero el político mexicano no es el primer líder en anunciar que iba a reducirse el salario.

Es un gesto utilizado a menudo para demostrar que el líder de un país está en contacto con la gente, poniendo distancia entre ellos y la élite, dice el profesor Philipp Koeker, de la universidad alemana de Leibniz, en Hannover, que estudió los salarios de los presidentes de Europa.

Una tarea difícil

No siempre es fácil saber los ingresos totales de un mandatario. Los viáticos y los gastos significan que puede haber diferencias entre el salario oficial y lo que el primer ministro, o presidente, gana en realidad.

Pero todavía hay brechas importantes en los salarios básicos de los líderes de todo el mundo.

Al primer ministro de Singapur, Lee Hsien Loong, se le atribuye el primer lugar en la lista de los mejor pagados: gana más de US$2.000.000 al año. Esa cantidad es similar a los salarios más altos en el sector privado de su país.

José Mujica, expresidente de Uruguay.

AFP
El expresidente uruguayo José Mujica donó casi el 90% de su sueldo a organizaciones de caridad. Según su declaración de bienes, tenía una finca, dos viejos autos Volkswagen “escarabajo” y tres tractores.

La primera ministra británica, Theresa May, gana alrededor de US$197.399 al año, menos que la canciller alemana, Angela Merkel, que ingresa cerca de US$263.199, mientras que el presidente chino, Xi Jinping, solo recibe US$22.000 al año.

¿Quiénes se han bajado su salario?

José Mujica, presidente de Uruguay hasta 2015, fue calificado como el presidente más pobre del mundo al renunciar al 90% de su salario mensual, que era alrededor de US$9.869.

Presidente de Bolivia, Evo Morales

Getty Images
En Bolivia, ningún empleado público puede ganar más que el presidente. Por eso, la decisión del presidente Morales de bajar su sueldo implicó entonces una revisión salarial de todo el gobierno.

Aunque muchos líderes dejaron de recibir parte de sus ingresos en los últimos años, también disfrutaron de beneficios exclusivos de su trabajo.

Sin embargo, el expresidente Mujica conducía un viejo Volkswagen escarabajo y eligió vivir en una vieja casa de campo en lugar de en la residencia presidencial.

También en América Latina, el presidente de Bolivia, Evo Morales, redujo su salario a alrededor de US$1.316 al mes cuando asumió el poder en 2005.

En 2015, la entonces presidente de Brasil, Dilma Rousseff, en el punto de mira por problemas económicos generalizados en el país, ordenó recortes masivos a empleados del gobierno y una reducción del 10% de su propio salario por un monto de US$90.000 al año.

Dilma Rousseff. expresidenta de Brasil

Getty Images
El proceso de “impeachment” contra Dilma Rousseff duró ocho meses y 17 días.

En Rusia, en medio de los crecientes precios de la alimentación y las sanciones impuestas por Occidente en 2015, se anunció un recorte del 10% en los sueldos del presidente, Vladimir Putin, y su personal.

Putin declaró ingresos de cerca de US$297.999 en 2017. Más de la mitad de esedinero provino de la venta de una propiedad en Moscú.

El nuevo presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, dijo por su parte que tiene la intención de reducir su salario a la mitad. Esto implica que alrededor de US$131.599 serán destinados a la Fundación Nelson Mandela.

El presidente Ramaphosa, de Sudáfrica.

Getty Images
El presidente Ramaphosa fue un hombre de negocios antes de ser elegido. Está entre los más ricos de Sudáfrica, con una fortuna de más de US$400.000.000.

En Nigeria, antes de que Muhammadu Buhari y su vicepresidente acordaran un recorte salarial de 50% al comienzo de su mandato en 2015, el salario de los presidentes en el país era de US$70.000 al año.

En la década de 1980, el expresidente de Burkina Faso, Thomas Sankara, recibía un salario mensual de US$450 y prohibió el uso de automóviles con chófer y boletos de avión de primera clase para sus ministros, según The Guardian.

¿Qué presidentes no tienen salario?

Andrej Kiska, actual presidente de Eslovaquia, entró en política siendo un hombre rico. Por ello, decidió donar todo su salario a una organización benéfica.

En 2013, el presidente recibió un salario mensual de más de US$9.000, el más alto en Europa central y oriental en ese momento, según un análisis del profesor Philipp Koeker.

Presidente de Eslovaquia, Andrej Kiska.

Getty Images
El eslovaco Andrej Kiska es cofundador de una organización que ayuda a familias que tienen problemas económicos cuando uno de sus miembros sufre una enfermedad crónica.

Por su parte, Donald Trump siguió los pasos de otros presidentes de Estados Unidos al donar la mayor parte de su salario a organizaciones benéficas, por lo que solo recibe US$1 al año.

Herbert Hoover y John F. Kennedy hicieron el mismo gesto simbólico. Oficialmente, los presidentes estadounidenses ganan alrededor de US$400.000 al año.

El exsecretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, dijo a periodistas en 2017 que Trump quería la ayuda de los medios de comunicación para decidir a dónde debería donar su salario.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

#SemáforoEconómico: Así afectará la pandemia del COVID-19 el progreso social de México

Este índice resulta de una medición independiente que va más allá del PIB y que presenta información sobre el nivel de progreso y bienestar que hay en un país.
Cuartoscuro
3 de diciembre, 2020
Comparte

La pandemia del COVID-19 ha causado una contracción económica a nivel mundial, afectó directamente a las cadenas globales de producción y frenó el comercio y el intercambio entre países. En México, esto se tradujo en una caída anual histórica de (-)18.7% del PIB nacional en los meses de mayor afectación (segundo trimestre del año).

Esta caída récord en la producción a nivel nacional fue resultado de una contracción generalizada en todas las entidades del país con excepción de Tabasco, único estado en registrar una tasa anual de crecimiento económico positiva de 1.5%. En el resto del país se dio una caída generalizada en los niveles de producción de cada entidad.

En el tercer trimestre del año, la actividad económica en México se recuperó 12.1% trimestral, pero continúo (-)8.6% debajo de su nivel de 2019, resultado que colocó el #Semáforo Económico de crecimiento de México, ¿cómo vamos? en rojo por quinta ocasión consecutiva.

Pero ¿cómo se traducen estas contracciones económicas en la vida de los mexicanos?, ¿por qué importa el crecimiento económico para el bienestar social de un país? 

En 2020, México se colocó en la posición 62 de 163 países en la última edición del Índice de Progreso Social a nivel Global del Social Progress Imperative. Este índice resulta en una medición independiente que va más allá del PIB y que presenta información sobre el nivel de progreso y bienestar que hay en un país a través de variables que responden a preguntas como: ¿Tengo un hogar que me brinde protección? ¿Tengo suficiente para comer? ¿Tengo acceso a educación? No obstante, este índice evalúa la eficacia con la que el éxito económico de un país se traduce en Progreso Social.

Por ejemplo, a nivel global, la posición que obtuvo México refleja un nivel de progreso “Medio Alto”, pero, en términos de PIB per cápita México se encontró en el lugar 57 de 163, lo cual indica que el país podría estar haciendo un mejor uso de sus recursos para conseguir una mejor posición en términos de bienestar social. 

Esta semana, México, ¿cómo vamos? en colaboración con el Social Progress Imperative y el INCAE Business School lanzó la segunda edición del Índice de Progreso Social subnacional para México en 2020. Este índice, con la información de 55 indicadores, brinda un panorama más completo sobre el nivel de bienestar que tenía un mexicano promedio por entidad federativa previa a la llegada de la pandemia. 

En general, no hubo un avance considerable en el índice de 2019 a 2020; entre muchas razones, se relaciona con la desaceleración económica observada en el país al cierre del año anterior. De un año a otro, el nivel de bienestar general a nivel nacional no progresó: 22 estados no mostraron avances (ni retrocesos) en el puntaje del IPS, mientras que sólo 8 mejoraron y 2 empeoraron. En el IPS2020 Nuevo León, Sinaloa y Yucatán encabezaron las 3 primeras posiciones, mientras que Guerrero, Oaxaca y Chiapas están en los últimos 3 lugares. Teniendo en cuenta que no puede existir desarrollo social en un entorno que no es capaz de satisfacer las necesidades humanas básicas de quienes lo habitan, el nivel de progreso social se relaciona con el nivel riqueza que hay en cada estado. Notablemente, los 3 estados con menor nivel de PIB per cápita (Oaxaca, Guerrero y Chiapas) son también los 3 con menor puntaje en el IPS México 2020. 

Por otro lado, Nuevo León (estado con mayor progreso social) tiene el tercer nivel más alto de riqueza por persona, por lo tanto, su alta posición en el IPS se explica en gran medida por una buena administración y dirección de recursos. En específico, 8 de los 10 primeros lugares del Índice de Progreso Social 2020 pertenecen al grupo que considera a los estados con el mayor nivel de ingresos (PIB per cápita mayor a $200 mil pesos). Sin embargo, el nivel de ingresos por persona no es suficiente para detonar desarrollo social, pero sí resulta necesario. 

El caso particular de Sinaloa refleja una asignación eficiente de recursos, en 2020, dicha entidad se ubicó en el segundo lugar en el Índice de Progreso Social y a la vez se encuentra en la posición 18/32 en cuanto a la riqueza por habitante. En contraste, el caso de Campeche refleja que el hecho que la riqueza no garantiza progreso social. Este estado tiene el mayor nivel de PIB per cápita a nivel nacional por su industria petrolera, pero se encontró en el lugar 15/32 en el Índice de Progreso Social México 2020. Por otro lado, la CDMX tampoco utiliza sus recursos de manera eficiente, pues a pesar de tener el segundo mayor nivel de ingresos por persona se encuentra en la posición 5 de 32 en cuánto a desarrollo social.

Lo anterior muestra que si bien el desempeño del Índice de Progreso Social está relacionado con el desempeño económico del país, también importa la adecuada gestión de los recursos públicos; esto es, un mayor crecimiento económico puede provocar un mejor puntaje en el IPS pero tampoco es garantía. En contraste, un menor nivel de ingreso por habitante sí tiene efectos negativos en el progreso social, con lo cual es posible relacionar a un bajo ingreso con menor bienestar, pero un mayor ingreso no necesariamente se traduce en mayor bienestar, pues para ello se necesita una buena gestión gubernamental.

Estos resultados reflejan que los recursos económicos pueden ser utilizados para mejorar el nivel de vida de las personas cuando se dirigen a proyectos y acciones que atienden las necesidades y las áreas de oportunidad específicas de cada estado. De esta forma, para lograr sociedades más equitativas y con una mejor calidad de vida, se necesitan herramientas cómo el Índice de Progreso Social que evalúen e incentiven la participación ciudadana, la rendición de cuentas y que funjan como fuente de información para que la implementación de políticas públicas esté dirigida a construir un país mejor. Sin embargo, ante la fuerte caída en la economía nacional ocasionada por el COVID-19, serán inevitables los estragos en el bienestar de la población mexicana y en el progreso social del país, lo cual se reflejará en las próximas ediciones del Índice de Progreso Social.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.