close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Un menor migrante sin acompañantes: así llegó a EU el abuelo de Donald Trump

No sabía inglés y también, como tantos otros inmigrantes, fue acogido durante varios años en la casa de una hermana mayor que se había instalado en Estados Unidos antes que él.
21 de julio, 2018
Comparte

Parecía un inmigrante como cualquier otro. Llegó a Nueva York luego de un largo y duro viaje de varios días con la intención de buscar fortuna para enviar dinero a la familia -madre y cuatro hermanos- que había dejado en su pueblo natal.

No sabía inglés y también, como tantos otros inmigrantes, fue acogido durante varios años en la casa de una hermana mayor que se había instalado en Estados Unidos antes que él.

Su legado, sin embargo, sería muy distinto al de otros. 122 años después de su llegada al centro de Castle Garden, en el extremo sur de Manhattan, su nieto se convertiría en el 45º presidente de Estados Unidos: Donald Trump.

Un emigrante económico

Friedrich Trump (o Trumpf, como fue registrado su apellido al llegar al nuevo continente) tenía 16 años de edad cuando el 19 de octubre de 1885 contempló por primera vez la bahía de Nueva York, donde por entonces aún se estaba ensamblando la Estatua de la Libertad.

Centro de Castle Garden.

Getty Images
Ubicado en el extremo sur de Manhattan, Castle Garden era el principal centro de llegada de inmigrantes a Nueva York antes de la apertura de Ellis Island.

Había hecho una travesía de unos 10 días desde la ciudad de Bremen a bordo del barco de pasajeros S.S. Eider.

Tenía un billete de steerage, una categoría equivalente a tercera clase, lo que significa que no disponía de un cuarto sino que viajaba en un espacio abierto en el que estaban todos los pasajeros juntos sin nada de privacidad.

“Tenía un catre para dormir y, en los días en los que el mar estaba en calma, recibía una comida. Nada sofisticado”, cuenta a BBC Mundo Gwenda Blair, autora del libro The Trumps: Three Generations of Builders and a President (Los Trump: tres generaciones de constructores y un presidente).

Es poco probable que hubiera sido un viaje agradable.

Los pasajeros que viajaban en esa categoría pasaban casi dos semanas encerrados en un área sin baños, ni duchas, ni nada. Y cuando se mareaban, vomitaban en el sitio, algo que, según Blair, explica el hecho de que en aquella época se hablara con frecuencia del mal olor que tenían los recién llegados.

Trump viajaba solo, sin la compañía de ningún adulto, pero tenía un claro propósito.

“Era un inmigrante económico. No hace falta adivinarlo porque él dijo que emigró para ganar dinero para ayudar a su madre. Él y su hermana mayor enviaban remesas“, agrega la biógrafa, quien señala que luego otra hermana seguiría los pasos de ambos.

La familia tenía algunas tierras en Kallstadt, un pequeño pueblo vinícola que entonces tenía menos de 1.000 habitantes, pero quedaron con grandes deudas cuando el padre murió.

Imagen actual de Kallstadt.

Getty Images
La localidad de Kallstadt, en Baviera, tenía menos de 1.000 habitantes cuando Frederick Trump emigró a Estados Unidos.

Ante las dificultades para pagar las cuentas y alimentar tantas bocas, Katherine, la madre de Friedrich lo envió a una ciudad cercana a aprender el oficio de barbero.

Luego de dos años y medio, trabajando siete días a la semana de sol a sol para pagar por su entrenamiento y manutención, el joven regresó a su pueblo solo para descubrir que Kallstadt era un pueblo demasiado pequeño como para necesitar otro barbero.

Enfrentado a un futuro poco promisorio y a la perspectiva de tener que prestar el servicio militar durante tres años, el joven optó por irse de casa una noche rumbo al nuevo mundo, dejando una nota a su madre en la que explicaba sus razones.

Minar a los mineros

Al llegar a Nueva York, Friedrich fue recibido por su hermana Katherine y por el marido de esta, Fred Schuster, también nativo de Kallstadt, quienes le acogieron en su casa en el Lower East Side de Nueva York.

“Entonces era una zona de la ciudad muy poblada por inmigrantes, en la que se hablaban muchos otros idiomas además del inglés, principalmente alemán. Sería como lo que hoy es el Harlem hispano para alguien que venga de El Salvador”, comenta Blair.

Lower East Side de Nueva York a finales del siglo XIX.

Getty Images
A finales del siglo XIX, el Lower East Side de Nueva York era una zona muy poblada por multitud de inmigrantes que hablaban distintas lenguas.

Luego de trabajar como barbero esos primeros años, Friedrich abandona Nueva York para probar suerte en el noroeste.

Primero, se estableció en Seattle, donde en 1892 votó por primera vez en unas elecciones presidenciales, justo después de haberse convertido en ciudadano estadounidense.

En aquel entonces, el trámite de naturalización era extremadamente sencillo: solo se requería haber vivido 7 años en el país y aportar el testimonio de alguien que diera fe de que el aspirante tenía “un buen carácter”.

Al nacionalizarse, también aprovechó para cambiarse el nombre. A partir de ahora se llamaría: Frederick Trump.

En Seattle también cambió de actividad económica, dejando el trabajo como barbero para dedicarse a abrir restaurantes y pequeños hoteles para atender a la gran cantidad de personas que estaban llegando a esa zona del país.

“Durante los siguientes 8 años, abrió varios locales de comida. Primero en Seattle y, luego, en el Yukón, en varias poblaciones donde se vivía la fiebre del oro. Él hizo lo que se llamaba ‘minar a los mineros’.

Nunca trabajó en las minas sino que prestaba servicios a quienes lo hacían. Por eso se mudaba a los sitios donde ellos estaban”, comentó Blair.

Comercios para atender a los mineros en el Yukón.

Getty Images
Trump aprovechó la fiebre del oro para ganar dinero ofreciendo servicios a los mineros en el Yukón.

“Le terminó yendo muy bien. Cuando se fue del Yukón en el año 1900 tenía una fortuna que valdría el equivalente a unos US$500.000 en la actualidad”, agregó.

Rico y deportado

Convertido en un hombre acaudalado, Trump regresó por primera vez en 15 años a Kallstadt, donde conoció a Elizabeth Christ, la hija de un vecino de la casa familiar que era 11 años menor que él.

En agosto de 1902, la pareja se casó y se mudó a Nueva York, donde nació su primera hija y Frederick volvería a trabajar como barbero y como gerente de un hotel y restaurant.

Pero Elizabeth extrañaba Alemania por lo que en 1904 retornaron allí con la intención de establecerse definitivamente.

Elizabeth Christ y Frederick Trump.

Getty Images
Los abuelos paternos de Donald Trump emigraron a Estados Unidos procedentes de Alemania.

Las cosas, sin embargo, no resultaron como estaba previsto.

En 1905, Frederick recibió una carta de las autoridades de Baviera en la que negaban su petición de repatriación y le ordenaban abandonar el país en el plazo de ocho semanas.

¿La razón?

Consideraban que su viaje a Estados Unidos, ocurrido 20 años antes, tuvo como objetivo evadir el servicio militar obligatorio, una falta que tenía como castigo la pérdida de la ciudadanía alemana.

Además, había incumplido con la obligación de notificar a las autoridades su intención de ausentarse del país.

Desesperado, Frederick escribió una carta dirigida a Leopoldo, príncipe regente de Baviera, en la que le rogaba que les permitiera permanecer en el país.

En el texto contaba cómo se había hecho rico en Estados Unidos y cómo sus vecinos de Kallstadt “se alegraron de haber recibido a un ciudadano capaz y productivo”.

“¿Por qué deberíamos ser deportados? Esto es muy, muy duro para una familia. ¿Qué pensarán nuestros conciudadanos si personas honestas tienen que hacer frente a semejante decreto, sin mencionar las grandes pérdidas económicas que ocasionará?”, escribió Trump.

Sus ruegos fueron en vano.

Para junio de 1905, ya estaban de vuelta en Nueva York.

Donald Trump y su padre, Fred Trump.

Getty Images
Fred Trump, el padre del actual presidente de EE.UU., nació poco después de que la familia tuviera que abandonar Alemania.

Poco después nacería Frederick Christ Trump, el padre del actual presidente de Estados Unidos.

Tras el regreso, Frederick volvió a trabajar como barbero durante un tiempo hasta que inició un pequeño negocio de bienes raíces.

Frederick Trump.

Getty Images
Frederick Trump falleció en 1918 por una epidemia de gripe.

Comenzó a comprar terrenos y pequeñas propiedades en Queens, una zona de la ciudad que rápidamente se urbanizaría en los años siguientes y que sería la semilla del futuro imperio inmobiliario que él no pudo desarrollar al morir víctima de una epidemia de gripe en 1918.

Había llegado al país con una maleta y un billete de tercera clase.

Ahora dejaba a su familia bien acomodada. Como inmigrante había cumplido su sueño americano.


 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cortesía de Mexicanos Primero

Citlali, una niña con Síndrome de Down que lucha por recibir educación incluyente

La Suprema Corte de Justicia de la Nación concedió un amparo a Citlali, para que la escuela cuente siempre con un maestro que la apoye, así como infraestructura y material didáctico adecuado para todos sus estudiantes.
Cortesía de Mexicanos Primero
26 de octubre, 2019
Comparte

“Todo individuo tiene derecho a recibir educación”, dice el artículo tercero de la Constitución mexicana. Pero a Citlali, una niña indígena con discapacidad que vive en el Estado de México, ese derecho le fue negado en 2016. Finalmente, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) resolvió un juicio de amparo a su favor, que marca un precedente en el sistema de educación en México.

Citlali tiene Síndrome de Down, una alteración genética con la que, según la Dirección General de Información en Salud, nacieron 351 niñas y 338 niños mexicanos en 2018. Pero en la comunidad Mazahua en la que ella vive, como acceder a un servicio médico no es sencillo, fue diagnosticada tardíamente.

Te puede interesar: Niña con problemas de movilidad demanda a escuela en Yucatán por no adecuar un salón para ella

Ella terminó la educación preescolar, pero lo hizo con dificultades y bajo un ambiente de acoso escolar. Cuando sus padres la quisieron inscribir en la escuela rural multigrado a la que asisten sus hermanos y otros miembros de su comunidad Mazahua la respuesta fue “no”.

La escuela que la rechazaba argumentó no contar con la infraestructura ni el personal que Citlali necesitaba. Así que los enviaron a un Centro de Atención Múltiple (CAM).

Los CAM “tiene la responsabilidad de escolarizar a los alumnos y alumnas con alguna discapacidad o con discapacidad múltiple que por distintas razones no logren integrarse al sistema educativo regular”. Pero la razón por la que Citlali no lograba integrarse era el mismo sistema educativo.

El Centro de Atención Múltiple le dijo a los padres que Citlali podía asistir a una escuela regular, pero fue hasta que el Centro Estratégico de Impacto Social, A.C., brazo jurídico de Mexicanos Primeros, asesoró a la familia y comenzó el acompañamiento legal que ella pudo asistir a la escuela. Aunque no lo hizo como alumna, sino como oyente: no estaba en listas, no tenía uniforme y no recibía ninguna atención educativa. Se seguía violando su derecho a la educación.

Mediante un recurso legal, Citlali fue aceptada formalmente en 2017. Casi al final de lo que hubiera sido su segundo año de primaria.

También se logró que el Estado mandará una maestra con experiencia y formación para trabajar con niñas y niños con discapacidad. Aunque, después a esa profesora se le asignaron otras tareas.

Dos años después, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) concedió un amparo a Citlali. Con ello se establece legalmente que, entre otras cosas, la escuela debe contar siempre con un maestro de apoyo para ella, que todos los profesores deben tener una formación específica para la inclusión, y que debe haber infraestructura y material didáctico adecuado para garantizar el aprendizaje de todos.

Leer más | Ni te veo ni te cuento: las personas con discapacidad son inexistentes para el gobierno mexicano

“Lo más importante en este fallo es reconocer que la exclusión viene del sistema y las soluciones también deben venir de ahí”, dice Jennifer O’donoghue, directora general de Mexicanos Primero. Aunque la historia es dura, el problema no es culpa de la escuela, va más allá:

“Es muy importante este caso porque es una situación que viven muchos niños. Es una niña que está enfrentándose a un sistema que ve a las personas por categorías. Pero ella entra en muchas categorías: si eres indígena sí te podemos atender, pero como también tienes discapacidad entonces ya no. Y para las escuelas especializadas en educación especial era el mismo problema: ella tenía discapacidad, pero también tenía derecho a aprender en su lengua materna”, explica Jennifer O’donoghue.

Lo que le ocurrió a Citlali es que fue víctima de interseccionalidad: es mujer, indígena, con discapacidad y de bajos recursos. Las escuelas disponibles no podían garantizar todos sus derechos: a la educación, a la inclusión y a aprender en su lengua materna.

Cuando se presentó el primer amparo en 2017, el marco legal era otro. Con las últimas reformas al artículo tercero constitucional, apenas se incorporó la inclusión a la constitución. “La inclusión significa un sistema educativo para todos, una escuela para todos, no escuelas diferenciadas y segregadas porque así tiene que ser la sociedad y si no podemos hacerlo en las escuelas no podremos hacerlo en la sociedad”, dice la especialista.

El caso de Citlali es icónico, pero no único. Aunque para establecer jurisprudencia se necesitan tener 5 casos iguales —Citlali es el primero—, su historia marca un precedente legal.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.