Dejar a las mujeres el trabajo de cuidar personas y el hogar reproduce la discriminación: Oxfam
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Dejar a las mujeres el trabajo de cuidar personas y el hogar reproduce la discriminación: Oxfam

La organización internacional señala que el cuidado del hogar y las personas recae en las mujeres hasta en tres cuartas partes. Por ello llaman a reorganizar todo el esquema de esta labor: el que realizan familiares sin paga y el del trabajo doméstico
Cuartoscuro
Comparte

México está reproduciendo la discriminación y afianzando los privilegios hacia unas cuantas personas al relegar el trabajo de cuidados y del hogar, pues aunque éste ocupa 24% del Producto Interno Bruto (PIB) está totalmente invisibilizado, advierte la organización internacional Oxfam. 

Tres cuartas partes del trabajo del hogar (que incluye cuidar de la casa y de los miembros de la familia) son realizadas por mujeres, cuyo desarrollo se ve siempre limitado por la obligación social de atender sus hogares, lo que marca una importante desigualdad de género, advierte una serie de investigaciones presentadas por Oxfam este lunes.

De acuerdo con los reportes –realizados por investigadores de la Universidad Nacional (UNAM), el Colegio de México, la propia Oxfam y dos sociólogos sudamericanos- las mujeres dedican cuatro horas más que los hombres cada día al trabajo doméstico y de cuidados, en un promedio nacional. Esto significa que ellas hacen estos trabajos durante 26 horas semanales y ellos solo ocho. Esta brecha de género se amplía en las zonas rurales del país, donde las mujeres dedican a estas actividades 33 horas a la semana contra seis de los hombres.

E incluso dentro de las horas que los varones dedican al trabajo doméstico, hay diferencias: ellos realizan tareas breves y no cotidianas, como reparar desperfectos, realizar instalaciones o arreglar el jardín, “lo que sí es trabajo del hogar pero no se hace diario sino eventualmente”, explicó a Animal Político Indra Rubio, coordinadora del Programa de Trabajo de Cuidado de Oxfam. En cuanto al cuidado de personas, la participación masculina es muy breve o nula, según estas investigaciones.

México: asistencialista y cortoplacista

La primera de las cuatro investigaciones presentadas por Oxfam presenta un panorama del trabajo de cuidado en México y América Latina, clasificando las políticas públicas de los países de la región en esa materia. Uruguay es el ejemplo regional: creó un Sistema Nacional de Cuidados basado en consultas con la población sobre sus necesidades. En contraste, México tiene una política de corto plazo y asistencialista: sin evaluaciones ni seguimiento del impacto real en la sociedad; centrada en el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) y con algunos programas que no tienen conexión entre sí, como las pensiones para adultos mayores y el Seguro Popular. “Tiene que haber un cambio sostenido en la cultura. Debe haber instituciones específicas para atender estas necesidades”, puntualizó Rubio.

La especialista destacó que México cuenta al menos con un sistema de Seguridad Social que incluye facilidades para madres trabajadoras –como las guarderías-, lo que en otros países más desarrollados no existe, como Estados Unidos. Sin embargo, también contrastó la situación de México con la de países europeos en los que existen licencias de paternidad prolongadas o jornadas laborales más cortas.

Tampoco hay en México una política pública de atención integral a adultos mayores, ni siquiera espacios específicos para cuidarlos aun cuando la esperanza de vida sigue aumentando y la población es mucho más longeva.

La única iniciativa que se ha presentado en el país para crear un Sistema Nacional de Cuidados es la de la capital, Ciudad de México, donde en 2017 surgieron iniciativas de ley con este objetivo. Sin embargo, Oxfam las califica todavía como insuficientes porque su enfoque sigue siendo asistencialista y se basa solo en facilidades para trabajadoras formales, cuando la mayoría de las mujeres que realizan el trabajo de cuidado laboran en el sector informal.

Con propuestas como horarios laborales flexibles, licencias de maternidad o guarderías en las empresas privadas, esta iniciativa deja fuera a las trabajadoras informales; sus políticas siguen centradas en el DIF y no contempla la creación de nuevas instancias o mecanismos de atención a grupos específicos, como estancias para adultos mayores o personas con discapacidad.

Pese a ello, la organización considera a este proyecto como un comienzo relevante que puede volverse referente para otras legislaciones estatales y para una nacional, ya que a nivel federal no existe ni siquiera una iniciativa para reconfigurar la manera en que se lleva a cabo este trabajo, que beneficia a todas las demás actividades productivas.

Pagado pero precario

Otro de los patrones de discriminación y desigualdad que se reproducen al no organizar equitativamente el trabajo de cuidado, advierten los investigadores, es la precaria condición del trabajo doméstico remunerado, que se realiza de manera informal y en condiciones desfavorables para quienes lo hacen.

Las trabajadoras y trabajadores del hogar no han conseguido ingresar al mercado formal porque el gobierno mexicano no ha ratificado el Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que ofrece protección específica a estos trabajadores al obligar a los países a reconocerlos en la formalidad y otorgarles los mismos derechos que el resto.

Esta dilación de la ratificación es parte de la visión que se tiene en México sobre el Trabajo de Cuidado, al que se da una dimensión mucho menor de la que tiene, señala Indra Rubio. La marginación y la movilidad son otros factores que afectan a estas personas, ya que suelen tener sus hogares en zonas alejadas y deben realizar largos traslados hacia su lugar de trabajo, lo que les resta aún más tiempo para dedicar a sus propios hogares, a su familia o al descanso.

Esto genera una cadena de desigualdades, advierte la experta de Oxfam, ya que mientras las trabajadoras del hogar salen a trabajar, hay otra mujer cuidando su casa que también tuvo que dejar sus actividades para apoyarla.

Ante este panorama, la organización -cuyo trabajo se enfoca en la desigualdad económica, laboral y social- lanzó un llamado a que los gobiernos federal y local construyan un Sistema Nacional de Trabajos de Cuidado sobre cuatro premisas básicas: reconocer el cuidado del hogar y la familia como un trabajo formal; garantizar el derecho de todas las personas a recibir cuidados profesionales en condiciones adecuadas y provistas por el Estado; redistribuir la responsabilidad del cuidado que recae desproporcionadamente en las mujeres -sobre todo en las más pobres y pertenecientes a grupos vulnerables-, y garantizar condiciones de trabajo dignas y suficientes para los trabajadores del hogar.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué es el pasaporte de vacunas de la Unión Europea y cómo afecta a los viajeros latinos

Este primero de julio entro en vigor un certificado que permite viajar por el territorio de la Unión Europea a quien esté vacunado, tenga una prueba negativa de covid-19 o se haya recuperado recientemente de la enfermedad. Pero ¿puede llegar a ser discriminatorio?
3 de julio, 2021
Comparte

Quienes vivan y se muevan por Europa ahora viajarán no con un pasaporte, sino con dos.

Este jueves comenzó a funcionar el llamado Certificado Digital Verde con el que la Unión Europea les permitirá a sus ciudadanos desplazarse entre países.

El propósito del certificado, que fue aprobado en marzo y entró en vigor este 1 de julio, es permitir los movimientos dentro del bloque continental, sin necesidad de someterse a restricciones, a todo el que esté vacunado contra la covid-19, tenga una prueba negativa del virus o se haya recuperado recientemente de la enfermedad.

Se lo conoce como el “pasaporte europeo de vacunación” y, además de los 27 países miembro de la UE, también fue aprobado en países externos pero que forman parte del territorio europeo como Islandia, Noruega y Suiza.

“Queremos ayudar a los Estados miembro a devolver la libertad de movimientos de forma fiable”, dijo la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, cuando propuso la medida.

Sin embargo, las propuestas de pasaportes de vacunas habían enfrentado oposición en algunos países por temor a que se conviertan en una herramienta discriminatoria.

En respuesta a ello, los funcionarios de la Comisión Europea aseguraron que quieren evitar que aquellos ciudadanos que por una u otra razón no se hayan vacunado se sientan excluidos.

Image shows a vaccine vial reading "Covid-19 vaccine" on an European passport

Getty Images
Hay quienes consideran un “pasaporte de vacunas” discriminatorio.

La UE ha señalado que esta medida está dirigida a garantizar el movimiento de los ciudadanos y residentes dentro del territorio comunitario. Sin embargo, países como Alemania y España ya han flexibilizado el ingreso de viajeros que provengan de terceros países.

En BBC Mundo te explicamos cómo funciona el pasaporte digital y qué consecuencias tiene para los viajeros América Latina.

1. Elementos clave del Certificado Digital Verde

Las principales disposiciones que se tuvieron en cuenta para la aprobación del certificado digital fueron las siguientes:

  • Está disponible para todos los ciudadanos de la UE.
  • Confirma la vacunación o haber dado negativo en covid-19 (en una PCR o una prueba de flujo lateral) o haberse recuperación reciente de la infección (en los últimos 180 días).
  • Será emitido en formato digital y en papel.
  • Ambos formatos incluyen un código QR para garantizar su autenticidad.
  • Sólo contendrá información esencial, protegiéndose así los datos personales.
  • Se imprimirá en el idioma o idiomas oficiales del Estado emisor y en inglés.
  • Se otorga de forma gratuita.

Cualquier estado miembro que permita a los viajeros vacunados evadir restricciones, como la cuarentena, debe aceptar los certificados de otros estados dentro del bloque bajo las mismas condiciones.

La Unión Europea ha aprobado hasta el momento la aplicación de las vacunas Pfizer-BioNTech, Moderna, Oxford-AstraZeneca y Johnson & Johnson, pero no la rusa Sputnik V ni las chinas Sinovac y Sinopharm.

Pero la propuesta añade que los Estados miembro tienen la opción de aceptar también certificados de vacunación expedidos en relación con otras vacunas autorizadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En este caso, Sinovac y Sinopharm, que han sido administradas en varios países de América Latina como Argentina, Chile, Colombia, Perú y Ecuador, fueron aprobadas para uso de emergencia por parte de la OMS.

Sin embargo, la vacuna rusa Sputnik V, aplicada principalmente en Argentina y México, no ha sido aún regulada por el organismo multilateral. A pesar de ello, países como Grecia la contemplan dentro de su plan de ingreso al país.

2. ¿Quién puede recibir el certificado?

El comisario de Mercado Interno, Thierry Breton (izq.), la presidenta del a Comisión Europea, Ursula von der Leyen (centro), y el comisario europeo de Justicia, Didier Reynders, al presentar la propuesta en marzo pasado.

Getty Images
El comisario de Mercado Interno, Thierry Breton (izq.), la presidenta del a Comisión Europea, Ursula von der Leyen (centro), y el comisario europeo de Justicia, Didier Reynders, al presentar la propuesta en marzo pasado.

El comisario europeo de Justicia, Didier Reynders, señaló en el momento en que se presentó el certificado que el documento tiene el objetivo de garantizar que se pueda “viajar con seguridad y con las mínimas restricciones este verano“.

En su sitio de internet, la Comisión Europea explica que el certificado debe ser emitido a todos los ciudadanos de la UE y los miembros de sus familias, independientemente de su nacionalidad.

El certificado también abarca a extranjeros que residen en la UE y a los visitantes que tengan permiso para viajar a otros Estados miembro.

3. Críticas

Desde hace tiempo existe un rechazo a la idea de crear un “pasaporte de vacunas”, que muchos consideran discriminatorio.

Hay quien sostiene que sólo una minoría podría disfrutar de los viajes sin restricción, mientras que otros —particularmente los jóvenes, que no son un grupo prioritario para la inoculación— seguirán siendo sometidos a estrictas medidas como las cuarentenas obligatorias.

Certificado

Getty Images
Este primero de julio comenzó a funcionar el certificado.

También hay dudas sobre los resultados —todavía incompletos— de la eficacia de las vacunas para prevenir que una persona vacunada sea portadora o transmisora del virus. En ese sentido, Francia y los países del Benelux son los más contrarios a la idea.

En anticipación al anuncio de la UE, la OMS dijo que está trabajando para “crear un marco internacional confiable” para la seguridad de los viajes y que las vacunas no deberían ser una condición.

La UE asegura que tanto personas vacunadas como no vacunadas se beneficiarán del certificado digital verde porque también avala a quienes se hayan hecho pruebas de covid-19 o se hayan recuperado de la enfermedad.

Por otra parte, ante el temor de que el certificado pueda contener datos personales, las autoridades europeas sostienen que la información estará limitada a lo esencial, como nombre, fecha de nacimiento, fecha de expedición y datos relevantes relacionados con la vacuna, la prueba o la recuperación.

4. ¿Cómo afecta todo esto a los viajeros de América Latina?

La Unión Europea aceptó que se trata de un proceso complicado, por lo que deja a cada Estado miembro la responsabilidad de consolidar la información de la mejor forma posible.

Y también cada Estado miembro determinará la forma en que permite la entrada de viajeros no esenciales de terceros países que cumplan los mínimos requisitos. Básicamente, el que se haya completado 14 días después de la aplicación de la vacunación completa.

Así, los gobiernos de España y Alemania le han abierto las puertas a los viajeros no esenciales (turistas) que prueben que han recibido la segunda dosis al menos 14 días antes de sullegada.

Playa desolada en Lanzarote, España, con un cartel sobre las restricciones del covid

Getty Images
España es uno de los países que se podrían beneficiar de la implementación del certificado.

El gobierno de España en su portal Travel Spain dice lo siguiente:

“Desde un territorio incluido en el listado de países/zonas de riesgo (según el listado vigente al momento del viaje) se permitirá la entrada de personas que viajen por turismo con un certificado de vacunación expedido por las autoridades competentes del país de origen a partir de los 14 días posteriores a la fecha de administración de la última dosis necesaria para completar el ciclo de vacunación. Las vacunas admitidas serán las autorizadas por la Agencia Europea del Medicamento o la Organización Mundial de la Salud.”

En el caso alemán, las únicas vacunas que serán aceptadas son las aprobadas por la autoridad europea: Pfizer, AstraZeneca, Moderna y Jenssen.

Sin embargo, un vocero de la Unión Europea, en conversación con BBC Mundo, aclaró que aunque cada país determinará la forma de ingreso a sus territorio, a la hora de hablar de certificados de covid digitales para viajeros de terceros países habrá que esperar.

Estos deben esperar a una decisión de ‘equivalencia’: cuando la Comisión esté convencida de que un país tercero expide certificados de conformidad con normas y sistemas interoperables con el sistema de la UE, podrá adoptar una decisión en virtud de la cual dichos certificados de terceros países serían aceptados”, anotó.

Pasaporte

Getty Images
Las autoridades europeas han señalado que el certificado digital no reemplaza al pasaporte.

Esto significa, según la UE, que los certificados de países fuera del continente podrían ajustarse a las mismas condiciones que los documentos de covid digitales de la UE.

También recomendó que, en las actuales condiciones de pandemia, se consulte la información que tienen las embajadas y los consulados de los países europeos en América Latina antes de salir en un viaje de turismo.

En tanto, para el caso de los ciudadanos europeos que residen en países de América Latina y que fueron vacunados allí, el vocero anotó que podrán pedir el certificado digital.

“Los ciudadanos de la UE vacunados en un país no perteneciente a la UE pueden solicitar el Certificado COVID Digital de la UE al Estado miembro de su nacionalidad o residencia”, le explicó el vocero a BBC Mundo.

“El Certificado COVID Digital de la UE se expedirá si existe una prueba fidedigna de vacunación y si la estructura del sistema sanitario lo permite. Para obtener más información, los ciudadanos pueden dirigirse al Estado miembro de nacionalidad o residencia”, añadió.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=lGUuIKrNxbE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.