Qué dicen las cartas que los niños atrapados en la cueva de Tailandia escribieron a sus padres
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Qué dicen las cartas que los niños atrapados en la cueva de Tailandia escribieron a sus padres

"Mamá, papá, los quiero. Estamos bien. No se preocupen", escribe uno de los menores de entre 11 y 16 años, en una de las cartas que los buzos rescatistas hicieron llegar a los familiares.
7 de julio, 2018
Comparte

Los niños atrapados en una cueva en Tailandia desde hace dos semanas tienen un mensaje para el mundo: “Somos fuertes”.

Una serie de misivas escritas a mano han sido su primer contacto con sus familias, después de que se internaran en la cueva Tham Luang en el norte de Tailandia el pasado 23 de junio y no pudieran volver a salir.

“Mamá, papá, les quiero. Estamos bien. No se preocupen“, sostiene uno de los menores de entre 11 y 16 años, en una de las cartas que los buzos profesionales que trabajan en las operaciones de rescate hicieron llegar a los familiares y los equipo de élite de la Marina tailandesa publicaron en Facebook.

La mayoría de los menores trata de calmar a sus padres, pide sus platos favoritos -como pollo frito- y remarcan que están bien.

Uno de esos buzos que están cuidándoles en la cueva recoge el mensaje de todo el grupo en otro manuscrito.

“Los niños dicen que no se preocupen. Cuando salgan, quieren comer muchas cosas. Una vez fuera, quieren ir directos a su casa. Profesores, ¡no les den mucho trabajo por favor!“.

El joven entrenador que entró con ellos a la cueva aprovechó el momento para pedir disculpas a los padres.

“Estimados padres, ahora todos están bien. El equipo de rescate nos está tratando a todos muy bien y prometo que les cuidaré de la mejor forma posible”.

Gracias a todos los que vinieron a ayudar. También me disculpo sinceramente con los padres de los niños”, señala Ekkapol Chantawong.

¿Cuál es la situación dentro de la cueva?

Los 12 menores y su entrenador de fútbol, de 25 años, se internaron en la cueva, la cuarta más grande de Tailandia, después de un entrenamiento y les pilló de sorpresa una fuerte tormenta, que inundó la cavidad y cortó su salida al exterior.

Tras 10 días desaparecidos, dos buzos británicos, que forman parte del equipo internacional de rescate, les encontraron en una especie de isla seca, a unos 4 kilómetros de la entrada de las grutas. Habían sobrevivido.

Ahora el desafío es sacarles de allí.

Gráfico del interior de la cueva.

BBC

Desde que les encontraron, los equipos tailandeses e internacionales les han provisto de comida, oxígeno y atención médica, pero hay una creciente preocupación por la bajada del nivel de oxígeno en la cavidad en la que se encuentran.

Las autoridades dijeron que disminuyó en un 15%; el nivel normal es del 21%.

El gobierno tailandés, no obstante, informó que se ha instalado una vía de aire desde el exterior hasta el punto en el que se encuentran los menores.

El peligro al que se enfrentan quedó claro cuando esta semana un buzo, antiguo miembro de los cuerpos de élite de la Marina tailandesa, falleció en las operaciones de rescate.

Los equipos están luchando contrarreloj para sacar a los niños a salvo, pendientes de los pronósticos meteorológicos: se esperan lluvias del monzón este fin de semana, lo que amenaza con inundar más la cueva.

En un principio, las autoridades habían considerado dejar a los 13 dentro de las grutas a esperar a que pasara la época de lluvias, lo que hubiera supuesto que se quedaran allí hasta cuatro meses.

No obstante, con los decrecientes niveles de oxígeno, otros planes de rescate se ven más plausibles.

El viernes, un gobernador de la región Chiang Rai, donde se ubica la cueva, explicó que los niños tienen la fuerza suficiente para andar pero no para nadar hasta ponerse a salvo.

Narongsak Osotthanakorn señaló que la salud de los menores ha “mejorado” y ahora es normal, y que los buzos que llegaron hasta ellos siguen enseñándoles nociones básicas de buceo y técnicas de respiración.

En paralelo, equipos de rescate están cavando más de un centenar de agujeros en la roca en un intento de alcanzar al grupo por otra vía más directa.

Hay 18 huecos prometedores, el más profundo de ellos de 400 metros, pero Narongsak explicó que no estaba seguro de si a través de ese se llegaría a los adolescentes, pues se cree que están a 600 metros de profundidad.


 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
AFP

Detienen a hombre con un arma, 500 balas y accesos falsos para el Capitolio

Las autoridades temen nuevos problemas al margen de la ceremonia de investidura del presidente electo, Joe Biden, el 20 de enero.
AFP
Por AFP
16 de enero, 2021
Comparte

Un hombre con un arma y 500 balas fue detenido en un puesto de control en Washington, días antes de la toma de posesión de Joe Biden en la capital de Estados Unidos.

Wesley Allen Beeler, originario de Virginia, fue arrestado el viernes 15 de enero en Washington cuando intentaba pasar por uno de los numerosos puntos de control cerca del Capitolio. En su camioneta también fueron halladas pegatinas en defensa del derecho al porte de armas.

Lee: Revuelta en el Capitolio deja 4 personas muertas y 121 congresistas mantienen su apoyo a Trump

El hombre intentó usar una credencial falsa de la investidura para acceder al área restringida donde se realizará la ceremonia, según un documento presentado en el Tribunal Superior de Washington, DC.

Beeler fue arrestado por cargos que incluyen posesión de un arma de fuego no registrada y posesión ilegal de municiones, según un informe policial

Ante el violento asalto al Capitolio por partidarios de Trump el 6 de enero, Washington tomó medidas los últimos días y parece un campamento atrincherado, con bloques de hormigón y alambres de púas.

Las autoridades temen nuevos problemas al margen de la ceremonia de investidura del presidente electo, Joe Biden, el 20 de enero. Pero también que posible violencia en la capital se replique en otros puntos del país.

Se han movilizado miembros de la Guardia Nacional en varios estados y se han levantado vallas alrededor de algunos parlamentos locales, como en California y Minnesota.

Normalmente, la ceremonia de investidura es una oportunidad para que cientos de miles de estadounidenses acudan a la capital cada cuatro años y adquieran todo tipo de productos que llevan la imagen de su presidente, antes de verlo prestar juramento en las escalinatas del Capitolio.

Pero el evento tendrá un sabor especial este año: el “National Mall”, la inmensa explanada a los pies del Capitolio, estará cerrada al público.

Solo se permitirá el ingreso a la zona a personas debidamente acreditadas y es probable que el número de soldados que patrullen la capital supere al de espectadores en el lugar.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.