Con EPN han crecido 60% los accidentes de aeronaves militares; suman 90 muertos desde 2007
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Con EPN han crecido 60% los accidentes de aeronaves militares; suman 90 muertos desde 2007

El 80 % de las aeronaves siniestradas tenían más de 20 años de antigüedad aunque la principal causa de percances, según la Secretaría de la Defensa Nacional, son factores humanos.
Cuartoscuro
20 de julio, 2018
Comparte

Los accidentes de aviones y helicópteros militares se han disparado en el actual sexenio.

La Fuerza Aérea Mexicana acumula 56 percances de sus aeronaves de 2013 a la fecha, un incremento del 60 %, en comparación con el número de siniestros registrados en todo el sexenio pasado.

En más del 80 % de todos estos accidentes se han visto involucradas aeronaves militares con más de 10 años de fabricación. Hay una que incluso era de 1935, construida antes de la Segunda Guerra Mundial. Pero de acuerdo con la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) la principal causa de los incidentes son factores humanos, no mecánicos.

Los datos de la Sedena obtenidos por Animal Político vía transparencia gubernamental arrojan que, de 2007 a la fecha, se han registrado un total de 91 percances de aeronaves militares, con un saldo de 90 personas muertas y 100 lesionados.

De esos incidentes 35 corresponden al periodo de 2007 a 2012, es decir en el sexenio de Felipe Calderón, mientras que 56 son durante el actual gobierno.

Los años con el mayor número de accidentes son 2016 con 17 accidentes y 2014 con 14 percances.

La mayor parte de las aeronaves involucradas en estos hechos son helicópteros. Entre ellos se encuentran distintos modelos de la marca Bell que se usan generalmente para transporte y sobrevuelos de vigilancia, helicópteros modelos UH-60M conocidos como Halcón Negro o los pesados Cougar que se emplean para gran variedad de operaciones entre ellas de combate al crimen organizado.

También han sufrido accidentes aviones ligeros que se usan para entrenamiento, vigilancia e intercepción como los modelos Pilatus, los Beechcraft T-6 o los Cessna, o aviones enteramente de transporte humano o de carga como los Learjet o Antonov.

De las 91 aeronaves siniestradas hay 74 (más del 80 %) que son modelo 2008 o son más viejas. La más antigua es una avioneta Stearman modelo 1935 usada para entrenamiento. También figuran cuatro aeronaves que datan de los años setenta, y 19 más de la década de los ochenta.

En cuanto a los modelos recientes hay 11 aeronaves siniestradas construidas en 2015, principalmente helicópteros Bell 407, UH-60M y aviones T-6.

La causa oficial de los percances

Los datos proporcionados por la Sedena señalan como la causa principal de los accidentes el “factor humano”. Errores atribuibles a los pilotos que operaban los referidos aparatos.

En total, 48 naves siniestradas (equivalente al 52.7 % de los casos) se impactaron por errores humanos.

Como segunda causa más frecuente se identifican fallas mecánicas de los aparatos que derivaron en el percance, con 23 casos en total que representan el 25.2 %.

La tercera causa más frecuente de los accidentes, con nueve casos, la atribuye el Ejército a “agresiones con armas de fuego” que recibieron las aeronaves y provocaron su percance. En este caso todas las aeronaves involucradas son helicópteros.

El reporte oficial también atribuye a “malas condiciones meteorológicas” el desplome de cuatro aeronaves. Hay un caso donde la causa identificada fue el impacto de un ave, mientras que los casos restantes son por otras razones no precisadas. Y solo hay un caso, ocurrido este 2018, donde la Sedena señala que el motivo del percance está “pendiente” de identificar.

Desplomes mortíferos

Entre los accidentes de aviones militares que han cobrado vidas humanas, el más grave ocurrió justamente este 2018, el pasado 16 de febrero en Oaxaca. La aeronave involucrada fue un helicóptero UH-60M Halcón Negro que se desplomó matando a 15 personas, entre tripulantes y civiles que se encontraban en la zona. Además, hubo cinco lesionados.

Este incidente ocurrió cuando dicho helicóptero, con el secretario de Gobernación Alfonso Navarrete Prida a bordo, se desplazó durante la noche a la entidad para supervisar las labores de apoyo por un sismo que acababa de ocurrir en la región, con epicentro en Pinotepa Nacional. Al intentar aterrizar el piloto perdió el control y la aeronave cayó lejos del punto de aterrizaje, golpeando a varios vehículos que se en encontraban estacionados y con personas dentro.

Dos días después del percance el secretario de la defensa, Salvador Cienfuegos, dijo que el piloto se había desorientado por el polvo que levantó la maniobra de aterrizaje. No obstante, el reporte de Sedena señala aun como “pendiente” la causa oficial de este accidente.

Después de este caso hay dos percances donde el saldo fue de 11 muertos por incidente. El más reciente fue el ocurrido el 18 de junio en Durango, con el desplome de un helicóptero Bell 412, que dejó un saldo de 11 personas muertas, sin sobrevivientes.

Preliminarmente se informó que el accidente de esta aeronave, que participaba en la campaña permanente de lucha contra el narcotráfico, derivó del mal clima, sin embargo, el reporte oficial atribuye al “factor humano” la causa de este percance.

El otro accidente con el mismo saldo letal se registró en Michoacán el 18 de abril de 2008. En este caso se trató de un helicóptero Bell 212, construido en 1989, en el que viajaban 11 personas ninguna de las cuales sobrevivió.

La aeronave se desplazaba de Zitácuaro a Uruapan cuando se registró el percance, a plena luz del día. Aunque inicialmente se manejó que el aparato podría haber sufrido algún desperfecto, la información del Ejército también atribuye a un factor humano la responsabilidad del siniestro.

El cuarto percance más grave en cuanto a número de fallecidos no fue provocado por un error de los pilotos sino por un ataque con armas de fuego. Se registró el 1 de mayo de 2015 en Jalisco y el blanco fue un helicóptero pesado EC-725 Cougar. El saldo oficial: 8 militares muertos y 15 personas heridas.

Este caso se registró en el contexto de una serie de ataques que integrantes del Cartel Jalisco Nueva Generación realizaron contra diversas autoridades en aquella jornada. Fue la primera vez, y la única hasta ahora, que un ataque armado del crimen organizado consiguió desplomar una aeronave miliar en México.

Aviones de la Marina, también se caen

Las aeronaves de la Marina también han sufrido incidentes graves. La Secretaría de Marina Armada de México (Semar) reportó, de 2007 a la fecha, 17 accidentes, entre amerizajes (aterrizajes en el agua) de emergencia, hundimientos, golpes y desplomes. El saldo que han dejado estos incidentes es de 14 personas muertas y 3 lesionadas.

En 11 de los incidentes la dependencia atribuyó a factores humanos la causa de los percances, en dos casos el accidente se debió a fallas mecánicas, y en el resto a condiciones meteorológicas.

El accidente más grave en cuanto a vidas humanas perdidas de una aeronave naval ocurrió el 22 de junio de 2012 en Pihuamo, Jalisco, y dejó un saldo de cuatro marinos muertos. El aparato involucrado fue un helicóptero Panther AMHP-151 y, según el informe, condiciones meteorológicas extremas generaron problemas severos de visibilidad lo que derivó en el percance.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Las elecciones más cruciales en América Latina en 2021 (y por qué pueden definir el rumbo de la región)

Castigados por la pandemia y la crisis económica, y en el marco de un amplio descontento popular, varios países latinoamericanos irán a las urnas en el correr del año.
2 de enero, 2021
Comparte

Más pobres, vulnerables y ansiosos que unos meses atrás, millones de latinoamericanos buscarán responder en 2021 algo urgente: ¿quién puede sacarlos del pozo en que se encuentran?

La pregunta dominará las elecciones que varios países de América Latina prevén celebrar en el transcurso del año, tras la muerte y devastación causada por la pandemia de covid-19.

Los datos estremecen: la región sufre la que ha sido llamada supeor contracción económica en un siglo, cercana a 8% en 2020, con unos 40 millones de personas entrando en la pobreza.

Los expertos anticipan que en este contexto puede acentuarse un fenómeno que ya se veía en Latinoamérica antes de la pandemia: la tendencia a cambiar de gobernantes, que pagarán el costo de la crisis ya sean de izquierda o derecha.

“Las elecciones van a ser un soberano voto de castigo para los gobiernos“, le dice Carlos Malamud, investigador principal para la región del Real Instituto Elcano, a BBC Mundo.

Otros advierten que la situación puede propiciar incluso el surgimiento de líderes populistas y de nuevas protestas callejeras: el rumbo político de la región puede definirse en 2021 tanto en las urnas como en las calles.

Entre febrero y noviembre

El calendario electoral latinoamericano 2021 tiene una primera entrada en Ecuador el 7 de febrero.

En la disputa están el banquero y empresario Guillermo Lasso, el líder indígena Yaku Pérez y el economista Andrés Arauz, un delfín del expresidente izquierdista Rafael Correa (2007-2017), cuya condena por un caso de corrupción le impidió ser candidato a vicepresidente.

Una manifestación en Quito

EPA
Ecuador tiene previsto celebrar elecciones en febrero.

Con opciones tan diferentes en medio de la crisis económica y un gran descrédito de las instituciones, la elección ecuatoriana puede ser un anticipo de lo que ocurrirá luego en otros países de la región.

En el vecino Perú, sacudido por la pandemia y una fuerte inestabilidad política que le ha llevado a tener tres presidentes distintos durante 2020, las elecciones generales están marcadas para el 11 de abril.

La crisis de liderazgo peruana ha derivado en la preparación de más de una veintena de candidaturas presidenciales, ninguna con una mayoría clara en las encuestas, que marcan una amplia indecisión o apatía de los votantes.

Otro país con un complejo panorama es Chile, que tiene elecciones previstas para el 21 de noviembre, tras la gigantesca ola de protestas callejeras de 2019 y la elección por voto popular de una convención constituyente en abril próximo.

Las encuestas marcan como principales precandidatos chilenos al alcalde comunista Daniel Jadue, al alcalde conservador Joaquín Lavín y a la diputada Pamela Jiles, aunque el escenario puede variar en los próximos meses.

Dos mujeres se abrazan durante las celebraciones en Chile por la victoria del Apruebo

Reuters
Chile irá a elecciones mientras redacta una nueva Constitución.

En noviembre también hay elecciones previstas en Honduras y Nicaragua, donde analistas anticipan que el presidente Daniel Ortega buscará pasar a su esposa Rosario Murillo el poder que ejerce desde 2007, según sus opositores en base a fraudes electorales.

Además, los gobiernos de Andrés Manuel López Obrador en México y de Alberto Fernández en Argentina tendrán tests de popularidad en junio y octubre respectivamente, con elecciones legislativas de mitad de mandato previstas en sus países.

Entre protestas y populismos

La crisis de América Latina plantea en algunos países una necesidad de reformular el contrato social, lo cual es “una buena oportunidad para evitar el surgimiento de opciones populistas, que las va a haber de todos los colores”, sostiene Malamud.

El malestar social a lo largo de la región quedó de manifiesto en noviembre con las protestas masivas en Perú, que causaron la caída de un presidente, y en Guatemala, que acabaron con el Congreso en llamas y la suspensión de un proyecto de presupuesto para 2021.

Guatemala

Reuters
El malestar social latinoamericano se expresó en protestas como las que estremecieron a Guatemala e noviembre.

Marta Lagos, directora de la encuesta regional Latinobarómetro, cree que las protestas en la región van a resurgir cuando los gobiernos decidan acabar con las ayudas sociales que implementaron ante la pandemia.

“Se pueden producir inestabilidades si los gobiernos no logran entender, y los nuestros claramente no han entendido todavía, en qué consiste la demanda (de ayudas sociales): ellos creen que es una demanda pasajera y la pandemia la ha transformado en una demanda permanente“, le dice Lagos a BBC Mundo.

A su juicio, esto puede llevar al ascenso de líderes populistas en la región.

Los pueblos van a privilegiar el presente, que nunca ha sido tan importante como en la pandemia“, señala. “Y el populismo es el presente: tratar de parchar lo inmediato sin ninguna visión de futuro”.

“Por lo tanto”, agrega, “la probabilidad de que surjan candidatos populistas es muy alta”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Y4HQthYFZQw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.