Detrás de cada feminicidio hay una historia: ilustradores dan rostro a las víctimas para honrar sus vidas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
@noestamostodas

Detrás de cada feminicidio hay una historia: ilustradores dan rostro a las víctimas para honrar sus vidas

Con imágenes llenas de color que se comparten a través de redes sociales, ilustradores mexicanos buscan darle voz y rostro a víctimas de feminicidio en México.
@noestamostodas
Por Eréndira Aquino
18 de julio, 2018
Comparte

Desde el perfil de Facebook e Instagram de No estamos todas, diariamente se publica la ilustración de una mujer, con una fecha y un estado como descripción, que no son otra cosa que el día y lugar en el que fueron asesinadas. Todas ellas fueron víctimas de feminicidio.

El proyecto comenzó en septiembre pasado, cuando dos ilustradoras compartieron su preocupación por los feminicidios en el país, que son al menos siete todos los días, de acuerdo con datos de la ONU.

Leer: Las madres que lloran a sus hijas: las otras víctimas de feminicidios.

“Nos dimos cuenta que estamos rodeadas de feminicidios, aunque algunas veces no les pongamos ese nombre o no los queramos ver porque normalizamos este grado máximo de violencia. Por eso quisimos hacer algo, y como nosotras ilustramos, las empezamos a ilustrar”, señalaron en entrevista con Animal Político las administradoras de No estamos todas, quienes prefieren mantenerse en el anonimato.

Leer: Las omisiones y negligencias que dejan impunes los feminicidios en México.

El pasado 24 de noviembre, previo al Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, el perfil en Facebook e Instagram de No estamos todas publicó su primera imagen.

A partir de entonces, continuaron buscando a personas interesadas en participar y, aunque de inicio no fue fácil, porque habían más víctimas que ilustradores, hasta ahora, cuentan con la participación de más de 340 colaboradores en todo el país, aunque los perfiles en redes sociales son manejados únicamente por dos personas.

Para llevar un orden de los casos que ilustran, toman como referencia el mapa de feminicidios elaborado por María Salguero y la lista de los casos que realiza Frida Guerrera, y complementan la documentación de los delitos con información que encuentran en medios, “para tener un panorama más completo”, aunque es complicado hallar datos sobre las víctimas.

“Empezamos a publicar por el orden en el que habían ocurrido los feminicidios, desde 2017, pero después empezamos a ilustrar casos por estados, porque buscamos visibilizar que es un delito que no solo pasa en Ciudad Juárez o en el Estado de México, sino en todas partes”, explicaron.

Para ellas es importante que, ante cada caso de feminicidio, “no se hable de de manera cizañosa y misógina de las víctimas, que no se justifiquen sus asesinatos ni se expongan sus cuerpos mutilados en fotografías”, y por ello eligieron una estética colorida y alegre para las ilustraciones del proyecto.

“Nosotras pensamos que si bien esa fue la forma en que murió, detrás de eso hay una vida que quedó truncada por el simple hecho de que era una mujer, por eso tratamos de hacer esta búsqueda para saber quiénes eran, aunque a veces es difícil”.

“Tratamos de hacer un imaginario, porque al final, lo que queremos es honrar sus vidas y visibilizar que ellas nos faltan, que no estamos todas”, dijeron.

Algunas de las ilustraciones han sido impresas en pósters que se han expuesto en Baja California y también han sido proyectadas en escenarios de conciertos como el festival Lollapalooza y el Vive Latino en México.

Por ahora, el proyecto se mantiene en redes sociales; sin embargo, explicaron las ilustradoras, esperan conseguir apoyo para poder realizar impresiones de las imágenes.

Para ver todas las ilustraciones publicadas por No estamos todas, visita su Facebook o búscalas en Instagram, redes sociales a través de las cuales también pueden ponerse en contacto aquellas personas interesadas en colaborar con el proyecto.

 

Esta publicación fue posible gracias al apoyo de Fundación Kellogg.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La turista británica que salvó a su hermana gemela de un cocodrilo que la atacó en México

Georgia Laurie conversó con la BBC sobre el paseo por una laguna que acabó con el ataque de un cocodrilo y sobre cómo logró salvarle la vida a su hermana gemela.
12 de junio, 2021
Comparte

Como muchas historias de terror, la de Georgia Laurie comenzó de manera bastante inocente.

En un albergue en un rincón de Puerto Escondido, México, Georgia está sentada, recién salida del hospital, jugando con su teléfono y rodeada de compañeros mochileros, tratando de entender lo que le ocurrió en los últimos días.

Ciertamente, es material de pesadillas.

Ella y su hermana gemela Melissa, de Berkshire, en el sur de Inglaterra, decidieron unirse con algunos amigos a un paseo en bote por la cercana laguna de Manialtepec. Es un lugar inquietantemente hermoso, un sitio de una belleza natural virgen, con manglares repletos de la rica vida silvestre y aves.

Sin embargo, sus aguas poco profundas también son el hábitat natural de cocodrilos y, sin que el grupo lo supiera, está es la temporada cría.

“Era pelear o huir”

“De hecho, le dije al guía, ‘esto parece un lugar donde los cocodrilos hacen su hogar'”, me dijo Georgia con una sonrisa irónica. El vendaje ajustado con fuerza alrededor de su muñeca es evidencia de que tenía razón.

El guía -aparentemente un ciudadano alemán que no estaba registrado con la autoridad de turismo y que huyó desde entonces- insistió en que era seguro nadar.

Mientras el grupo disfrutaba de un chapuzón en el fresco de la tarde (no en la medianoche como se informó inicialmente), Melissa fue repentinamente arrastrada bajo el agua.

Georgia

Georgia Laurie
Melissa ahuyentó al cocodrilo que atacó a su hermana dándole golpes en el hocico.

“Fue aterrador, ¿no?”, dice Georgia volviéndose hacia otras personas del grupo que estaban allí, quienes asienten con la cabeza.

En lo que un conservacionista local me dijo que probablemente era una hembra de cocodrilo defendiendo a sus crías, el animal atacó a Melissa en tres ocasiones distintas, hiriéndole el estómago y la pierna.

Sin embargo, en lugar de mirar impotente, Georgia entró en acción y golpeó al cocodrilo una y otra vez en el hocico.

“Era pelear o huir”, recuerda, “y uno tiene que pelear por la gente que ama”.

Una de las amigas, Ani, se subió a los manglares y pidió ayuda. Un barco cercano con un grupo de turistas diferente, escuchó los gritos y se acercó.

“Empujé entre la maleza con mi remo”, dice Lalo Escamilla, el barquero y ornitólogo local que se metió en las aguas poco profundas para ayudar a las gemelas.

Laguna

BBC
El grupo no estaba al tanto de que la laguna está habitada por cocodrilos.

Lalo me llevó al lugar donde ocurrió el ataque y me explicó que a los barqueros debidamente entrenados como él les preocupa que las acciones irresponsables de un guía deshonesto puedan dañar sus negocios.

No son guías“, dice de los extranjeros que viven en Puerto Escondido y se acercan a los turistas para ofrecerles viajes baratos en bote, socavando a los lugareños. “No son expertos aprobados por el gobierno federal, no conocen este lugar. Ese es el problema”.

Recuperación

Una vez a bordo, se hizo evidente que las heridas de Melissa ponían en peligro su vida. Además de las laceraciones y los cortes profundos, tenía agua en los pulmones y su muñeca estaba rota. Más tarde desarrollaría sepsis por la ruptura de su intestino.

Lalo Escamilla

BBC
Lalo teme que episodios como estos pongan en peligro el trabajo de los locales que sí conocen la zona y cuentan con permisos legales para ofrecer servicios turísticos.

Tal era la adrenalina que corría por el cuerpo de Georgia que no se dio cuenta de la magnitud de sus propias heridas hasta que llegaron a un hospital privado en la ciudad.

“No fue hasta que la enfermera abrió mi puño para limpiarme la mano que me di cuenta de que también estaba herida”, dijo Georgia. Comprensiblemente, toda su atención había estado centrada en su hermana gemela, quien para entonces había sido puesta en un coma inducido.

Hacer la llamada a sus padres fue el siguiente momento difícil, ya que eran alrededor de las 04:00 de la mañana en Reino Unido.

“Cuando me dijeron que su condición se estaba deteriorando, tuve que avisar mi l familia”.

Melissa y Georgia Laurie

Georgia Laurie
Ambas resultaron heridas en el ataque, pero las heridas de Melissa pusieron su vida en riesgo.

Afortunadamente, Melissa salió del coma. Después conversar con Georgia, ella se fue a visitar a su hermana en el hospital y dice que ya se ve más fuerte.

“Estamos todos tan felices”, me dijo Georgia en un mensaje de texto.

Sin embargo, el camino hacia la recuperación total será largo. Los médicos mexicanos y la embajada británica han sido “geniales”, dice Georgia.

Pero Melissa debe superar sus lesiones físicas y ambas mujeres necesitarán tiempo para lidiar con las consecuencias emocionales y mentales de lo que han pasado.

Georgia dice que está luchando por conciliar el sueño y que las imágenes del ataque continúan llenando sus pensamientos.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=N0wyhKC_uok

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.