1968: El diálogo, solo con nosotros, dice el Consejo Nacional de Huelga; se suman más escuelas al movimiento

La representación estudiantil anunció una manifestación para el próximo martes 13; insistió en que la interlocución será sólo con sus delegados y desconoció toda acción que pretenda efectuar el Frente Nacional de Estudiantes Técnicos o cualquier otra organización a nombre del movimiento.

1968: El diálogo, solo con nosotros, dice el Consejo Nacional de Huelga; se suman más escuelas al movimiento
Archivo Histórico UNAM

Nota del editor: Desde el 23 de julio, Animal Político presenta materiales periodísticos para conocer los hechos, nombres y momentos clave del movimiento estudiantil del 68 que se vivió en México.

La cronología se publica en tiempo real, a fin de transmitir la intensidad con que se vivieron esos días y se tenga, así, una mejor comprensión de cómo surgió y fue frenado a un precio muy alto el movimiento político social más importante del siglo XX.

Queda mucho por saber y entender: 50 años después aún no sabemos por qué una riña estudiantil –como muchas que hubo previamente– detonó la brutal represión del gobierno.

Lo que es cierto es que el 68 fue, es mucho más que la masacre del 2 de octubre.

Hubo un contexto que lo explica. Y eso es lo que les presentamos aquí.

Ciudad de México, 8 de agosto de 1968.- Una vez vencido el plazo de 72 horas impuesto por el Consejo Nacional de Huelga (CNH) para negociar con las autoridades la solución a las seis demandas de su pliego petitorio, la representación estudiantil anunció una manifestación para el próximo martes 13; insistió este jueves en que la interlocución será sólo con sus delegados y desconoció toda acción que pretenda efectuar el Frente Nacional de Estudiantes Técnicos (FNET) o cualquier otra organización a nombre del movimiento.[1]

En este sentido, el director general del Instituto Politécnico Nacional (IPN), Guillermo Massieu, desautorizó al FNET a concretar acuerdos para solucionar el conflicto y pidió al CNH que sus resoluciones sean públicas.

Dijo que “todavía es tiempo de volver a conducir al Instituto a su cauce normal y a que siga cumpliendo la alta misión que le está encomendada, no por una persona o un grupo de personas, sino por los ciudadanos mexicanos que lo alientan y lo sostienen”.

A su vez, el jefe del Departamento del Distrito Federal (DDF), Alfonso Corona del Rosal, le propuso al director general del IPN, mediante un oficio, crear una comisión en la que participen autoridades, maestros y estudiantes del Politécnico, para investigar los cargos que se han hecho a los participantes en las movilizaciones donde ha habido enfrentamientos con las fuerzas del orden.

La comisión deberá aportar pruebas para castigar a los responsables y probar los rumores sobre los presuntos decesos que se han denunciado.

Ayer miércoles 7 se cumplió el plazo otorgado para la destitución y el castigo a los jefes policiacos que han coordinado la represión: Luis Cueto Ramírez, Raúl Mendiolea y Armando Frías, así como la desaparición del Cuerpo de Granaderos, entre otros puntos.

Lo dicho por Corona del Rosal no fue tomado por el CNH como una respuesta oficial, pues sólo se refirió a uno de los puntos del pliego petitorio y se dirigió al director del Politécnico, ignorando a los huelguistas de las demás instituciones. Por lo tanto, dio a conocer que convocaría a una marcha el martes 13, del Casco de Santo Tomás al Zócalo, y que la llevaría a cabo con o sin autorización del DDF.[2]

Archivo Histórico UNAM

De Justo Sierra al Che Guevara

En las escuelas y facultades de la UNAM se han instalado asambleas permanentes para discutir cómo responder en caso de que las autoridades no resuelvan satisfactoriamente los seis puntos del pliego petitorio, que también incluyen: derogación del artículo 145 y 145 bis del Código Penal (delito de disolución social); indemnización a las familias de los muertos y heridos víctimas de la agresión desde el viernes 26 de julio en adelante; así como deslinde de responsabilidades de los actos de represión y vandalismo por parte de las autoridades a través de policías, granaderos y militares.

Mientras, el auditorio Justo Sierra, el más importante de la UNAM y donde tienen lugar muchas de las reuniones del CNH, ha sido rebautizado como “auditorio Che Guevara”.[3]

El CNH –cuya constitución se anunció apenas el pasado fin de semana– informó que el diálogo planteado a las autoridades se propone también “abrir perspectivas de libertad sindical; gestionar la instauración de semanas de 40 horas de trabajo; establecer control de precios y salarios a través de comités de luchas populares y supervisar el reparto agrario mediante comités de lucha campesinos”.[4]

En tanto, el Consejo continúa ganando adhesiones. A los fundadores del Politécnico, Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Escuela Normal de Maestros, la Normal Superior, Universidad Autónoma de Chapingo, Universidad Lasalle y Universidad Iberoamericana, se han sumado delegados de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH), la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, la Escuela Nacional de Artes Plásticas San Carlos y la Universidad del Valle de México.[5]

Además, del interior de la República se unieron al CNH representantes de universidades de Baja California, Sinaloa, Tabasco y el Tecnológico de Veracruz, junto con las normales rurales. Se calcula que hay más de 150 mil estudiantes y profesores en lucha. [6]

Según versiones de los estudiantes, hasta el momento han salido brigadas de enlace a Veracruz, Guanajuato, Michoacán, Querétaro, Hidalgo, Chiapas, Durango, Tamaulipas, Zacatecas, San Luis Potosí, Aguascalientes, Baja California, Nayarit, Morelos, Tabasco, Oaxaca, Sinaloa y Puebla.[7]En la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, profesores y alumnos acordaron en asamblea conjunta unificar a la UNAM y el IPN e iniciar discusiones adjuntas; integrar un tribunal universitario para juzgar a los responsables de la represión, y plantear a Radio Universidad que difunda las actividades y avances del movimiento.

En la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, profesores y alumnos acordaron en asamblea conjunta unificar a la UNAM y el IPN e iniciar discusiones adjuntas; integrar un tribunal universitario para juzgar a los responsables de la represión, y plantear a Radio Universidad que difunda las actividades y avances del movimiento.

En apoyo de los estudiantes, miembros de la recién creada Coalición de Profesores de Enseñanza media y Superior Pro Libertades Democráticas comenzaron a reunirse.

Clima enrarecido

El rechazo que se ha generado en torno al FNET puede explicarse en las acusaciones que ha lanzado en los últimos días, sin presentar evidencias o pruebas que avalen sus denuncias. El martes 6, por ejemplo, señaló al Comité Coordinador de Huelga del IPN como incitador del vandalismo e infiltrado por la CIA y el comunismo.[8]

El miércoles 7, elementos del ultraderechista Movimiento Universitario de Renovadora Orientación (MURO) irrumpieron en una asamblea en la Facultad de Ingeniería de la UNAM y atacaron a varios alumnos.[9]

Referencias:

[1] Diego Ortega, Roberto, “1968: El ambiente y los hechos. Una cronología”, Nexos, 1 de septiembre de 1978. Consultado en https://www.nexos.com.mx/?p=3199

[2] Álvarez Garín, Raúl, La estela de Tlatelolco, Ed. Ítaca, 2002, México, p. 49.

[3] Diego Ortega, op. cit.

[4] Ídem

[5] Ídem.

[6]  Ídem.

[7] Gómez Nashiki, Antonio, “1968. Cronología del movimiento estudiantil mexicano”, Nexos, 1 de enero de 1988. Consultado en  https://www.nexos.com.mx/?p=4996

[8] Diego Ortega, op. cit.

[9] González Ruiz, Edgar, “La derecha anticomunista: el MURO (1961-1981)”, 13 de enero de 2014. Consultado en http://www.voltairenet.org/article181791.html

 

 

Close
Comentarios