1968: Estudiantes exigen destituir a jefes policiacos; forman el Consejo Nacional de Huelga
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

1968: Estudiantes exigen destituir a jefes policiacos; forman el Consejo Nacional de Huelga

Emplazaron al gobierno federal a dar respuesta a los seis puntos del pliego petitorio difundido como única salida para evitar que los estudiantes estallen una huelga nacional.
Por Viétnika Batres
6 de agosto, 2018
Comparte

Nota del editor: Desde el 23 de julio, Animal Político presenta materiales periodísticos para conocer los hechos, nombres y momentos clave del movimiento estudiantil del 68 que se vivió en México.

La cronología se publica en tiempo real, a fin de transmitir la intensidad con que se vivieron esos días y se tenga, así, una mejor comprensión de cómo surgió y fue frenado a un precio muy alto el movimiento político social más importante del siglo XX.

Queda mucho por saber y entender: 50 años después aún no sabemos por qué una riña estudiantil –como muchas que hubo previamente– detonó la brutal represión del gobierno.

Lo que es cierto es que el 68 fue, es mucho más que la masacre del 2 de octubre.

Hubo un contexto que lo explica. Y eso es lo que les presentamos aquí.

Ciudad de México, 5 de agosto de 1968.– Representantes de las escuelas y facultades del Instituto Politécnico Nacional (IPN), la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la Escuela Superior Normal de Maestros, la Universidad Autónoma de Chapingo y la Universidad Iberoamericana, entre otras instituciones, constituyeron el Consejo Nacional de Huelga.

Además, emplazaron al gobierno federal a dar respuesta a los seis puntos del pliego petitorio difundido ayer domingo como única salida para evitar que los estudiantes estallen una huelga nacional, entre los que destacan la renuncia de los jefes policiacos responsables de la represión y la demanda de libertad a los presos políticos.

Este lunes se realizó una manifestación que partió a las cuatro de la tarde de la Unidad Profesional de Zacatenco rumbo a la vocacional 7, continuó al Casco de Santo Tomás y concluyó en la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas –ex internado del IPN–, “donde se cometió por primera vez en la historia de México un asalto militar a centros de cultura superior”, según se resaltó en la convocatoria, hecha por el comité coordinador del Movimiento General de Huelga del Instituto Politécnico Nacional.

La Federación Nacional de Estudiantes Técnicos (FNET) hizo su propio llamado a manifestarse, por separado, pero según consignó el periódico El Día, su contingente “no llegó a ser importante” y terminó por sumarse a la “columna genérica” de la otra marcha.

En el recorrido para exigir el cumplimiento del pliego petitorio participaron cerca de 100 mil personas, entre estudiantes, profesores y trabajadores del Politécnico, la UNAM, Chapingo, Normal de Maestros y Normal Superior, Universidad Iberoamericana e incluso de secundarias.

Durante el mitin efectuado en la plaza del Carrillón al término de la manifestación, tomaron el micrófono los estudiantes de nivel licenciatura Genaro Alanís, Raúl Álvarez Garín, Gilberto Guevara Niebla y José Tayde.

Los oradores leyeron las seis demandas de lo que ya se identifica como el “movimiento estudiantil”: libertad a los presos políticos; destitución de los jefes policiacos a cuyo cargo ha estado la represión: los generales Luis Cueto Ramírez, Raúl Mendiolea y el teniente coronel Armando Frías; extinción del Cuerpo de Granaderos; derogación del artículo 145 y 145 bis del Código Penal (delito de disolución social), instrumento jurídico de la agresión desde el 26 de julio en adelante; indemnización a las familias de los muertos y heridos víctimas de la agresión desde el viernes 26 de julio en adelante; deslinde de responsabilidades de los actos de represión y vandalismo por parte de las autoridades a través de la policía, granaderos y ejército.

Insistieron en que las autoridades tienen 72 horas de plazo para ofrecer una solución a sus demandas, antes de que el movimiento estudiantil estalle una huelga nacional.

Asimismo, anunciaron la formación del Consejo Nacional de Huelga, que estará integrado con tres representantes –nombrados en asamblea– por cada escuela que se sume al movimiento.

Aunque se había informado que la marcha sería encabezada por Guillermo Massieu, director general del IPN, el funcionario no estuvo presente, a pesar de los “esfuerzos especiales” que hicieron estudiantes politécnicos para que así fuera. Ellos mismos denunciaron fuertes presiones del gobierno primero para que no se realizara la marcha y, luego, para que no acudiera Massieu.

Sí asistieron profesores de las escuelas de Física y Matemáticas, de la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (ESIME), de Economía, de Ciencias Biológicas y de otros planteles del Poli.

Para realizar esta marcha no se solicitó autorización al Departamento del Distrito Federal (DDF) y tampoco hubo presencia de la policía ni de cuerpos militares. No se registraron disturbios.

Seis puntos y demanda de diálogo público

La comisión organizadora de la marcha de este lunes dio a conocer el primer documento del movimiento estudiantil: un pliego petitorio de seis puntos, el cual es difundido entre la población, desde ayer domingo, por brigadas de alumnos de todas las escuelas participantes:

A la opinión pública

A los maestros, estudiantes y autoridades educativas

Los últimos días han sido de angustia y tensión para el pueblo de México. La violencia y la agresión asaltaron al IPN y a la UNAM. Esta situación fue desatada por la actitud histérica y absurda de un cuerpo policiaco a todas luces antidemocrático, desprestigiado y responsable por sus continuos atropellos a toda la población, que por lo mismo no inspira ni tiene autoridad moral para imponer orden alguno. Los estudiantes no hemos hecho otra cosa que oponer la razón a la violencia de la cual hemos sido objeto.

No es la primera vez que el Cuerpo de Granaderos reprime salvajemente a los estudiantes, tampoco es la primera vez que el Ejército pisotea nuestros más altos centros educativos (Morelia, Tabasco, Sonora, etc.). Actúan con mayor saña y se respeta menos la Constitución por parte de las autoridades. La libertad está cada día más reducida, más limitada y se nos está conduciendo a una pérdida total y absoluta de la libertad de pensar, de opinar, de reunirse y de la libertad de asociarse.

Los estudiantes estamos hartos de las calumnias y campañas de mentiras por parte de la gran prensa nacional, la radio y la televisión. Estamos cansados de este clima de opresión. Evidentemente estas situaciones conducen en todos los sentidos a un atraso progresivo del país. Por el contrario, las protestas activas de los estudiantes son críticas sociales que siempre llevan un contenido de justicia y libertad porque son esencialmente verdaderas.

Queremos subrayar que somos conscientes que la razón y la cultura siempre se imponen a la barbarie y la opresión: Galileo se impuso a la Inquisición y al oscurantismo; Joliot Curie se enfrentó valientemente al régimen fascista; Belisario Domínguez combatió la usurpación y la opresión y nos dio un ejemplo de firmeza y valor civil. Nos consideramos sucesores dignos de la mejor tradición de defensa y desarrollo de la cultura y justicia social y exigimos garantías jurídicas suficientes para todos los participantes en este movimiento.

Estos últimos acontecimientos han demostrado que el estudiantado está presente y dispuesto a no permitir que en el país prospere un clima de represión y violencia.

Los estudiantes exigimos a las autoridades correspondientes la solución inmediata de los siguientes puntos:

  1. Libertad a los presos políticos.
  2. Destitución de los generales Luis Cueto Ramírez y Raúl Mendiolea, así como también el teniente coronel Armando Frías.
  3. Extinción del Cuerpo de Granaderos, instrumento directo de la represión y no creación de cuerpos semejantes. 
  4. Derogación del artículo 145 y 145 bis del CPF (delito de Disolución Social), instrumentos jurídicos de la agresión. 
  5. Indemnización a las familias de los muertos y a los heridos que fueron víctimas de la agresión desde el viernes 26 de julio en adelante. 
  6. Deslindamiento de responsabilidades de los actos de represión y vandalismo por parte de las autoridades a través de policía, granaderos y Ejército. 

Comisión Organizadora de la Manifestación: Comités de Huelga y Organización, Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica, Escuela Nacional de Ciencias Biológicas, Escuela Superior de Ingeniería y Arquitectura Ing. Civil, Escuela Superior de Ingeniería y Arquitectura Ing. Arq., Escuela Superior de Ingeniería Química e Industrias Extractivas, Escuela Superior de Ingeniería Textil, Escuela Superior de Física y Matemáticas, Escuela Superior de Economía, Escuela Nacional de Medicina Homeopática, Escuela Técnica Industrial Wilfrido Massieu, Vocacional 7 Matutino, Vocacional 7 Vespertino, Tecnológica 3 (tres ciclos), Pre Vocacional 6 Matutino, Pre Vocacional 6 Vespertino, Vocacional 2 Vespertino, Vocacional 5 Matutino, Vocacional 5 Vespertino, Pre Vocacional 2 Matutino, Vocacional 4 Matutino, Vocacional 4 Vespertino, Facultad de Filosofía y Letras, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales.

Facultad de Ciencias, Facultad de Medicina, Facultad de Química, Escuela Nacional de Economía, Escuela Nacional de Medicina Veterinaria y Zootecnia, Escuela Nacional de Artes Plásticas, Preparatoria 2 Nocturna, Preparatoria 6 Nocturna, Preparatoria 6 Diurna, Preparatoria 7 Nocturna, Preparatoria 7 Diurna, Preparatoria 9 Diurna, Preparatoria 9 Nocturna, Escuela Nacional de Agricultura (Chapingo), Escuela Superior de Agricultura Antonio Narro (Coahuila), Escuela de Agronomía de la Universidad de Chihuahua, Escuela Superior de Agricultura de la Universidad Autónoma de Sinaloa, Facultad de Agricultura de la Universidad de Nuevo León, Facultad de Agricultura de la Universidad de Tamaulipas, Escuela de Especialidades de Roque, Guanajuato.

A partir de este breve listado de seis puntos, los estudiantes han articulado la exigencia de que el gobierno de Díaz Ordaz entable un diálogo público con el movimiento.

Raúl Álvarez Garín, estudiante de Matemáticas del Politécnico, admitió que no fue fácil llegar a condensar los temas propuestos. El problema del pliego, explicó, era que “no podía quedarse corto ante el enorme descontento” que existe, pero tampoco podía incluir “demandas inmaduras” y que “debía cuidarse el sentido y el número” de éstas. Finalmente, prevaleció la idea de simplificar las demandas.

Así, quedaron en el pliego sólo seis puntos “que pueden resumirse en una sola demanda política”: el cese de la represión y el desmantelamiento del aparato con que ésta se ejerce.

Este lunes se informó también que fue creado el Comité de Profesores del Instituto Politécnico Nacional Pro Libertades Democráticas.

La mano tendida… la prueba de parafina

Con esta serie de acciones, los estudiantes respondieron al presidente Gustavo Díaz Ordaz, quien desde Guadalajara, Jalisco, el pasado 1 de agosto –el mismo día de la marcha encabezada por el rector de la UNAM, Javier Barros Sierra–, les “tendió” la mano.

“Una mano está tendida: es la mano de un hombre que a través de la pequeña historia de su vida ha demostrado que sabe ser leal –dijo Díaz Ordaz–. Los mexicanos dirán si esa mano se queda tendida en el aire  o bien esa mano, de acuerdo con la tradición del mexicano, con la verdadera tradición del verdadero, del genuino, del auténtico mexicano, se vea acompañada por millones de manos de mexicanos que, entre todos, quieren restablecer la paz y la tranquilidad de las conciencias”.

Las palabras del presidente fueron pronunciadas ante el gobernador de Jalisco, Francisco Medina Ascencio, y funcionarios del estado –todos ellos priistas–, quienes las celebraron con prolongados aplausos, porras, hurras y un grito: “¡Qué digno presidente tenemos!”.

En cambio, los estudiantes, que no fueron mencionados directamente por Díaz Ordaz en ningún momento, aunque son los afectados por la represión por parte de policías y militares, no se dieron por aludidos ni tomaron el discurso del presidente como un gesto amistoso y de reconciliación, sino más bien como un hecho engañoso. Movidos por la desconfianza en las autoridades, se han apresurado a organizarse y articular sus demandas.

Ante los jóvenes, la imagen de Díaz Ordaz está muy desacreditada luego de las agresiones a las vocacionales 2 y 5 y el bazucazo en la preparatoria de San Ildefonso.

Más que discursos, exigen pruebas de que habrá respuesta positiva a sus demandas, de ahí que en la manifestación de este lunes se mostraran pancartas en las que se pedía: “A la mano tendida, háganle la prueba de parafina”.

Intensa actividad tras la marcha del rector de la UNAM

Un día después de llevarse a cabo la marcha encabezada por Barros Sierra el jueves 1 de agosto se produjo una reacción inesperada: en distintas escuelas fue calificada como “farsa oficialista”. No obstante, afuera de la Universidad el mensaje político fue interpretado favorablemente y se ganó un apoyo más abierto de la gente, de acuerdo con el estudiante politécnico Álvarez Garín, que se perfila como uno de los líderes del movimiento.

Por otro lado, el Partido Comunista Mexicano (PCM), al que las autoridades han responsabilizado de provocar los disturbios como parte de una “conjura internacional”, el viernes rechazó las acusaciones y denunció a la CIA –Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos– de difundir documentos falsos, como el titulado “¡La Juventud al Poder!”, que ha hecho circular bajo la firma de la Juventud Comunista de México.

En esa tónica, el editorial del periódico neoyorquino Daily News, en su edición de ese día mencionó –sin aportar pruebas– que el movimiento estudiantil ha sido infiltrado, desde Cuba, por el líder revolucionario Fidel Castro.

En el Distrito Federal, el Partido Popular Socialista (PPS) publicó este lunes un manifiesto en el que ofreció su respaldo a Díaz Ordaz y responsabilizó de los hechos ocurridos a “fuerzas imperialistas”, la CIA, grupos de extrema derecha –como el MURO– y hasta los “seudoizquierdistas”.

Finalmente, presos políticos del Movimiento de Izquierda Revolucionaria exhortaron al estudiantado, con motivo de la marcha de este lunes, a “ligar la lucha a otras capas de la población oprimida del país”.

Gómez Nashiki, Antonio, “1968. Cronología del movimiento estudiantil mexicano”, Nexos, 1 de enero de 1988. Consultado en  https://www.nexos.com.mx/?p=4996

Diego Ortega, Roberto, “1968: El ambiente y los hechos. Una cronología”, Nexos, 1 de septiembre de 1978. Consultado en https://www.nexos.com.mx/?p=3199

Martínez della Rocca, Salvador (comp.), Otras voces y otros ecos del 68, p. 218.

Álvarez Garín, Raúl, La estela de Tlatelolco, Ed. Ítaca, 2002, México, pp. 46 y 47.

Ibídem.

Martínez della Rocca, op. cit. p. 217

Álvarez Garín, op. cit, p. 48.

Martínez della Rocca, ídem.

Diego Ortega, op. cit.

Álvarez Garín, op. cit., p. 51.

Ibídem, p. 53.

Gómez Nashiki, op. cit.

Discurso de Gustavo Díaz Ordaz “La mano tendida”, Wikisource. Consultado en https://es.wikisource.org/wiki/Discurso_de_Gustavo_D%C3%ADaz_Ordaz_%22La_mano_tendida%22

Ídem.

Álvarez Garín, op. cit, p. 48.

Gómez Nashiki, op. cit.

Álvarez Garín, op. cit, p. 43.

Diego Ortega, Roberto, “1968: El ambiente y los hechos. Una cronología”, Nexos, 1 de septiembre de 1978. Consultado en https://www.nexos.com.mx/?p=3199

Ídem.

Diego Ortega, op. cit.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo la pandemia ha dañado nuestra vida sexual (y qué podemos hacer para remediarlo)

La pandemia ha hecho mella en la vida sexual de las parejas: ¿por qué las relaciones íntimas se están debilitando?
27 de abril, 2021
Comparte

Antes de la pandemia, muchas parejas vivían como “dos barcos que pasan en la noche”, considera la terapeuta sexual Emily Jamea, de Houston, Texas (EE.UU.).

Algunas parejas, que antes estaban sobrecargadas de compromisos fuera de casa, descubrieron que los confinamientos relacionados con la pandemia les ofrecían un respiro muy necesario.

Al principio, estar atrapados en casa les permitió bajar el ritmo y dedicar más tiempo a los momentos íntimos.

“Inicialmente, la pandemia dio a la gente la oportunidad de volver a conectar de una manera que quizás antes sólo podían hacer en vacaciones”, dice Jamea.

Sin embargo, a medida que la pandemia avanzaba, empezó a “pasar factura” a las relaciones íntimas, sostiene. “Para la mayoría de las parejas, el deseo sexual cayó en picado”.

Los estudios realizados en todo el mundo cuentan una historia similar.

Las investigaciones llevadas a cabo en Turquía, Italia, India y EE.UU. en 2020 apuntan a un descenso de las prácticas sexuales, tanto en pareja como en solitario, y es directamente atribuido al confinamiento.

“Creo que gran parte de la razón es que mucha gente estaba demasiado estresada”, afirma Justin Lehmiller, psicólogo social e investigador del Instituto Kinsey (EE.UU.), quien realizó el estudio.

Para la mayoría, los confinamientos durante la pandemia crearon una atmósfera de incertidumbre y miedo.

Muchos experimentaron una ansiedad sin precedentes relacionada con la salud, inseguridad económica y otros cambios vitales importantes.

El estrés provocado por estos factores -por no hablar de los problemas que surgen al pasar demasiado tiempo con otra persona en un espacio cerrado y reducido- contribuyó al marcado descenso de la vida sexual de las parejas.

En cierto modo, el mundo de la covid-19 ha demostrado ser tóxico para la sexualidad, así que ¿seremos capaces de volver a nuestra normalidad sexual cuando se disipe el estrés de la pandemia, o nuestras relaciones habrán sufrido un daño duradero?

Dos fases en el deseo

Como observó Jamea, muchas parejas disfrutaron de un breve impulso en su vida sexual al principio de los aislamientos.

Rhonda Balzarini, psicóloga social y profesora adjunta de la Universidad Estatal de Texas (EE.UU.), describe este repunte inicial del deseo sexual como una fase de “luna de miel”, en la que las personas reaccionan de forma más constructiva al estrés.

“Durante esta fase, la gente tiende a colaborar. Puede ser cuando vas a la casa de tu vecino y le dejas papel higiénico en la puerta cuando lo necesita”, cuenta Balzarini.

Pareja

Getty Images
Muchas parejas disfrutaron de un breve impulso en su vida sexual al principio de los aislamientos, pero luego eso cambió, dicen los expertos.

“Pero con el tiempo, a medida que los recursos se vuelven más escasos, la gente se estresa más y la energía se agota, la desilusión y la depresión tienden a hacerse presentes. Cuando eso empieza a suceder, es cuando se puede empezar a ver que las parejas tienen problemas”.

Balzarini observó este patrón en los participantes, mayores de 18 años, en un estudio sobre 57 países que ella y su equipo llevaron a cabo durante la pandemia.

Al inicio de la misma, observaron que factores como la preocupación económica estaban asociados a un mayor deseo sexual entre las parejas.

Sin embargo, con el paso del tiempo, a medida que las personas informaron de un aumento de los factores de estrés relacionados con la pandemia -como la soledad, el estrés general y las preocupaciones específicas de la covid-19-, también informaron de una disminución del deseo sexual hacia sus parejas.

Según Balzarini, lo más importante de este estudio es la relación entre el estrés, la depresión y el deseo sexual. Al principio de la pandemia, los factores de estrés podrían no haber “desencadenado la depresión” todavía, explica.

Pero cuando esos factores de estrés se prolongaron, la gente se agotó. El estrés se correlaciona con la depresión, y “la depresión afecta negativamente al deseo sexual”, dice.

Además de las tensiones cotidianas provocadas por la pandemia, la mayor amenaza del virus se cernía sobre nosotros, ya que las tasas de mortalidad y hospitalización aumentaban en todo el mundo.

Este peligro, siempre presente, contribuyó sin duda a matar el ánimo de las parejas.

“Los terapeutas sexuales dicen algo parecido a ‘dos cebras no se aparean delante de un león'”, cuenta Jamea.

“Si hay una inmensa amenaza ahí mismo, eso envía una señal a nuestro cuerpo de que probablemente no es un buen momento para tener sexo”. Por esa razón, “el aumento del estrés conduce a un bajo deseo o a una dificultad para que se produzca la excitación”, asevera.

pareja entrelazada

Getty Images
“Una de las claves para mantener el deseo en una relación a largo plazo es tener cierta sensación de misterio sobre tu pareja y cierta distancia”, cuentan los expertos.

Demasiada cercanía

Aunque Balzarini oyó hablar de parejas que se duchaban juntas durante el día o se bañaban a media tarde al principio de la pandemia, esas experiencias más sensuales de lo normal acabaron “perdiendo su atractivo”, explica.

Dejaron paso a las crecientes exigencias cotidianas, como el desorden en el hogar, y las parejas empezaron a criticarse mutuamente.

Lehmiller lo describe como el “efecto de sobreexposición”, que da lugar a que “los pequeños hábitos de tu pareja empiecen a ponerte de los nervios”.

Balzarini recuerda que alguien le contó que nunca se había dado cuenta de lo ruidosa que era la masticación de su pareja hasta que empezaron a compartir todas y cada una de las comidas durante el confinamiento.

beso

Getty Images
Algunas personas engañaron por primera vez a sus parejas durante la pandemia, según los estudios.

Este aumento del tiempo de convivencia también puede mermar seriamente la excitación sexual.

“Una de las claves para mantener el deseo en una relación a largo plazo es tener cierta sensación de misterio sobre tu pareja y cierta distancia”, dice Lehmiller. “Cuando te ves todo el tiempo… la sensación de misterio se desvanece”.

Separados de su vida social y profesional anterior a la pandemia, las personas también pueden empezar a perder el sentido de sí mismos, lo que puede afectar a la confianza y el rendimiento sexual.

Especialmente las mujeres han tenido que dejar de lado sus carreras durante la pandemia, ya que las tareas domésticas, el cuidado de los niños y la educación en casa han recaído desproporcionadamente sobre ellas.

“Eso fue muy duro para muchas mujeres”, explica Jamea.

“ son una parte tan importante de la identidad, y llevamos todo lo que somos al dormitorio. Si no sabemos quiénes somos, de repente, puede parecer que no hay nada que aportar”.

¿Podemos recuperarnos?

Sin embargo, el sexo no está necesariamente condenado. Los investigadores del Instituto Kinsey sugieren un comportamiento específico para mejorar la vida sexual de las parejas: agitar las cosas. Uno de cada cinco participantes en el estudio probó algo nuevo en la cama, y eso ayudó a reavivar el deseo y la intimidad.

“Las personas que probaron cosas nuevas fueron mucho más propensas a reportar mejoras”, asegura Lehmiller.

Entre las nuevas actividades que ayudaron a mejorar la vida sexual de la pareja se encuentran “probar nuevas posturas, poner en práctica las fantasías, practicar juegos sexuales y dar masajes”, según el estudio.

Pero para los que tienen relaciones en las que la actividad sexual ha disminuido durante el último año y no se ha recuperado, ¿habrá daños duraderos? Depende, dicen los expertos.

Otra pareja

Getty Images
Algunos pueden no recuperarse “por sufrir una falta de conexión tan prolongada”, considera Lehmiller.

Algunos pueden no recuperarse “por sufrir una falta de conexión tan prolongada”, considera Lehmiller.

Su investigación también demostró que algunas personas engañaron a sus parejas por primera vez durante la pandemia, una indiscreción de la que puede ser difícil recuperarse.

Otros seguirán sufriendo las pérdidas de empleo relacionadas con la pandemia, así como las tensiones financieras que se ciernen sobre las relaciones y que pueden también causar fricciones.

Pero, para muchos, hay esperanza. Con más gente vacunándose, los negocios están reabriendo, y algunos trabajadores están volviendo a la oficina.

“La gente está empezando a volver a su antigua rutina”, relata Jamea. Ella está viendo los efectos positivos de esta situación en las parejas de su consulta.

Cualquier tipo de vuelta a la “normalidad” es un buen indicador para las parejas cuyas luchas comenzaron durante la pandemia.

“Es posible que algunas de estas parejas, una vez que la pandemia esté controlada… vuelvan a ser como antes”, dice Lehmiller.

“Ese factor de estrés se ha eliminado y su vida sexual mejorará”.

Este artículo se publicó originalmente en ingles en BBC Worklife.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=oti5ff60UZE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.