Ni una copa al día: esto dice sobre el alcohol el mayor estudio sobre enfermedades del mundo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Ni una copa al día: esto dice sobre el alcohol el mayor estudio sobre enfermedades del mundo

Entre los mayores de 50 años, el 27% de las muertes por cáncer entre las mujeres y el 19% de las de los hombres está vinculado al consumo de alcohol.
24 de agosto, 2018
Comparte

Malas noticias para quienes disfrutan de lo que pensaban que era una “saludable” copa de vino al día: hasta beber moderadamente es malo para la salud.

Esa es la advertencia de los autores de un gran estudio global publicado en la prestigiosa revista The Lancet, que confirma lo que algunos estudios anteriores ya habían apuntado: que ningún nivel de consumo de alcohol puede ser considerado saludable.

El estudio Global Burden of Disease es la mayor y más detallada investigación sobre las causas de enfermedad y muerte en el mundo, y sus datos analizan también los niveles de consumo de alcohol y su impacto sobre la salud de la población en 195 países.

En 2016 tomar alcohol fue el principal factor de riesgo de muerte prematura y discapacidad para las personas entre los 15 y los 49 años y su consumo está ligado a la décima parte de todas las muertes de ese grupo demográfico.

Por eso si bien los investigadores admiten que beber moderadamente puede proteger ligeramente de algunas cardiopatías, (como señalaron algunos estudios en el pasado), los riesgos combinados de desarrollar cáncer, lesiones y otras enfermedades asociadas al consumo de alcohol superan ampliamente esos posibles beneficios.

“Ningún límite es seguro”

“Aunque los riesgos para la salud asociados al alcohol cuando consumes una bebida al día son muy bajos, aumentan rápidamente al beber más“, le dijo a la BBC el autor líder del estudio, el doctor Max Griswold, de la Universidad de Washington, en Seattle.

Botella de erveza

Getty Images
“Si vas a beber, edúcate sobre los riesgos, y asúmelos de una manera informada”, dice una de las coautoras del estudio.

“Estudios anteriores encontraron un efecto positivo del alcohol para algunas cardiopatías, pero nosotros descubrimos que, combinados, los riesgos para la salud asociados al alcohol aumentan con cualquier cantidad consumida”, por baja que sea, dijo.

“Este informe demuestra que ningún límite es seguro“, dijo Sonia Saxena, una de las autoras del estudio.

Según la académica, las recomendaciones de las instituciones de salud pública deben actualizarse y los gobiernos deberían repensar sus políticas.

“Si vas a beber, edúcate sobre los riesgos, y toma una decisión bien informada”, recomienda.

Las cifras del “riesgo”

El estudio fue llevado a cabo por investigadores del Institute of Health Metrics and Evaluation, de la Universidad de Washington.

Según Saxena esta es una de las investigaciones más importantes y detalladas jamás realizadas sobre el tema.

Amigos bebiendo cerveza

iStock
Entre los jóvenes el riesgo para la salud de tomar una bebida al día es solo ligeramente superior a la abstención, un 0.5%. Pero el riesgo de tomar dos se incrementa a un 7%.

Los académicos analizaron los niveles de consumo de alcohol y su impacto para la salud en 195 países, entre 1990 y 2016 y para edades comprendidas entre los 15 y los 95 años.

Usaron información de casi 700 estudios para entender cuán común es la práctica de beber alcohol y de otros casi 600 para medir los riesgos para la salud. En total se estima que consideraron datos de unos 28 millones de personas de todo el mundo.

Y así pudieron comparar la salud de la gente abstemia con la de la gente que toma distintas cantidades de alcohol al día.

Se estima que en el mundo una de cada tres personas bebe alcohol. En términos globales, lo consume el 25% de las mujeres y el 39% de los hombres.

Mujer mirando por la ventana

Getty Images
Según el estudio, el nivel de consumo de alcohol más “seguro” para la salud es la abstinencia.

Entre los jóvenes, el riesgo para la salud de tomar una bebida al día es solo ligeramente superior a la abstención, un 0.5%.

Pero ese riesgo se incrementa rápidamente con un consumo más elevado del alcohol, un 7% para quienes toman dos bebidas al día y un 37% para quienes toman cinco.

Una bebida alcohólica fue definida como 10g de alcohol, que equivale a una pequeña copa de vino, a una lata o botella de cerveza o a una medida estándar de licor fuerte.

El estudio encontró que a nivel global entre los mayores de 50 años, el 27% de las muertes por cáncer entre las mujeres y el 19% de las de los hombres estaba vinculado al consumo de alcohol.

Entre la población más joven el mayor riesgo de muerte vinculada al consumo de alcohol es la tuberculosis (1,4% de las muertes), los accidentes de tráfico (1,2%) y las autolesiones (1,1%).

Un matiz

Si bien el abuso del alcohol es un grave problema de salud a nivel global, hay quien pide tomar cierta perspectiva ante estos resultados.

El profesor David Spiegelhalter, profesor de percepción pública del riesgo en la Universidad de Cambridge, hace un matiz sobre las conclusiones de los académicos.

Barista

Getty Images

“Dado el placer presuntamente asociado al consumo moderado de alcohol, decir que no hay ningún nivel ‘seguro’ no parece ser un argumento para la abstención“, comentó el académico, que no estuvo involucrado en el estudio.

“Ningún nivel de conducción es seguro, pero el gobierno no le recomienda a la gente que no conduzca”, ejemplificó.

“Si lo piensas bien, ninguna manera de vivir tiene un nivel seguro, pero nadie recomendaría abstenerse de ello”, concluyó.


 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cinvestav

Cinvestav no puede ocupar 77 mdp para insumos debido a la austeridad por COVID-19

Esta situación responde a la decisión del presidente de disminuir los gastos en el gobierno en un 75% en el presupuesto correspondiente a materiales y servicios generales.
Cinvestav
18 de junio, 2020
Comparte

Cuando inició la pandemia de COVID-19 en el país, el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del IPN (Cinvestav) recibió a médicos del ISSSTE que trataron a los primeros enfermos para detectar con pruebas serológicas si habían sido contagiados.

Lo pudieron hacer gracias a la existencia de su laboratorio en bioseguridad instalado desde 2010 dedicado a la investigación en genética y secuenciación. Sus especialistas tienen el mismo nivel que el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (InDRE), la institución referente y que dictó las directrices en esta materia.

Leer más: Científicos acusan que recortes afectan sus experimentos y ahuyentan a los jóvenes

Los especialistas del Cinvestav también han evaluado las pruebas de detección de COVID. 19 que el gobierno federal ha comprado a China y sus investigadores están trabajando en prototipos de respiradores de bajo costo para atender a los pacientes más graves.

Se trata de una de las instituciones de excelencia en formación e investigación en el país y que, sobre todo, aporta soluciones a los problemas cotidianos, pues para eso existe la ciencia, como ha puesto en evidencia la pandemia actual. Por eso es que gobiernos más poderosos del planeta están incrementando esfuerzos en sus investigaciones para lograr una vacuna y medicamentos que sirvan para paliar la enfermedad.

En México, en cambio, una institución de investigación como el Cinvestav tiene 77 millones de pesos de la partida dedicada a compra de insumos y mantenimiento congelados y con una negociación permanente con la Secretaría de Educación Pública y la Secretaría de Hacienda para que les permita ejercer este presupuesto en todo el año sin poner en riesgo proyectos de investigación y las estancias de sus estudiantes de maestría y doctorado.

Esta situación responde a la decisión del presidente Andrés Manuel López Obrador de disminuir los gastos en el gobierno, misma que la Secretaría de Hacienda ejecutó a través de una instrucción dirigida a toda la administración pública para que recortaran 75% el presupuesto en las partidas 2000 y 3000 correspondientes a materiales y suministros y servicios generales, respectivamente, desde mayo pasado.

Entérate: Los 10 países que han gastado más en enfrentar la pandemia (y cómo se ubican los de América Latina)

Hace dos semanas, el director del Cinvestav, José Mustre de León, informó a la comunidad que el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, le había confirmado telefónicamente que la institución no sufriría ningún recorte a dichas partidas en el Cinvestav que ascienden a 500 millones de pesos para 2020.

Sin embargo, días después, la SEP, institución de la que depende el Cinvestav, envió una notificación para informar que habría una “reserva” de recursos, es decir, el Centro no podría ocupar 19% de los recursos, equivalentes a 77 millones de pesos.

En entrevista con Animal Político, Mustre de León rechaza llamarle recorte pues los recursos aún están en las cuentas del Centro, pero lo cierto es que por el momento no se pueden ejercer, lo que implica una afectación a la operación y, sobre todo de mantenerse así generaría problemas a los proyectos de investigación en curso.

Los riesgos serían para aquellos proyectos de investigación que solo dependen de los recursos del Cinvestav, toda vez que con las partidas de servicios generales y materiales, compran los insumos para los experimentos.

“Esas partidas nos permitencubrir servicios básicos como el pago de agua, luz, internet, y más de 100 millones de pesos por año es estar suscritos a revistas internacionales que usan investigadores y estudiantes, insumos viene a través de sus proyectos, y el mantenimiento de equipo que son usados en forma común. Sí impactaría si no tuviéramos esos recursos”, dice Mustre.

Eduardo Aranda, presidente de la Unión del Personal Académico del Cinvestav (UPAC) sostiene que todos los proyectos necesitan insumos que sin presupuesto no se podrían adquirir. Por ejemplo, el departamento de Biotecnología y Bioingeniería está trabajando en dispositivos biolectrónicos para detección rápida de COVID-19 desde que inició la pandemia, pero está detenido.

“Tienen resultados a nivel teórico, pero para terminar las pruebas y producirlos están parados porque faltan insumos y reactivos, y si no hay presupuesto no se pueden comprar. En ingeniería eléctrica tenemos cámaras de video que están descompuestas que, si no tenemos presupuesto no se pueden mandar a reparar y si no se reparan, se para completamente el trabajo”, explica Aranda.

Por eso es que esta partida, agrega, es esencial para una institución como el Cinvestav, cuya operación necesita de toda clase de insumos, desde reactivos químicos hasta los seguros para catástrofes, vigilancia, o el mantenimiento del bioterio y los recursos de mantenimiento son esenciales para el alimento de los animales utilizados para los experimentos, por ejemplo.

Otros investigadores consultados y que pidieron anonimato para evitar represalias recibieron un correo electrónico para avisarles que tendrían recorte de 26% del presupuesto de servicios generales y materiales, por lo tanto “no se puede hacer una sola compra más con recursos finales”.

Esto impactaría también en los estudiantes de maestría y doctorado que deben concluir sus investigaciones en un tiempo determinado, toda vez que las becas del CONACyT son por un periodo determinado que, pese a la pandemia, es inflexible.

En el caso de las investigaciones sociales, tampoco habrá recursos para las contrataciones por servicios eventuales como traducciones o personal para proyectos en específico.

Por el momento, indica Mustre, los gastos que sí están eliminados son el arrendamiento de autos, mensajería, viajes, que “afecta el quehacer administrativo de la institución, lo vuelve más ineficiente, pero no afecta el quehacer de los investigadores”.

Por eso es que el director asegura que continuará en la negociación con la SEP y confía que los recursos estén disponibles el resto del año. “Otros años hemos tenido esta reserva de recursos y después por diversas circunstancias la Secretaría de Hacienda termina liberando esos recursos y terminamos ejerciendo el presupuesto que fue originalmente asignado”.

Espera que esta vez ocurra lo mismo y la operación pueda continuar de manera habitual en todas las investigaciones en Ciencias Exactas y Naturales, Biológicas y de la Salud, Tecnología y Ciencias de la Ingeniería, Ciencias Sociales y Humanidades y programas multidisciplinarios, y los programas de 33 doctorados y 32 maestrías, realizados en las 10 sedes del Cinvestav en todo el país.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.