Cómo es la Casa Grande del Pueblo, la lujosa nueva sede del gobierno de Bolivia y hogar de Evo Morales
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Reuters

Cómo es la Casa Grande del Pueblo, la lujosa nueva sede del gobierno de Bolivia y hogar de Evo Morales

Este edificio reemplaza al Palacio Quemado y es un moderno rascacielos vidriado de 29 pisos en el casco histórico de La Paz. Para el gobierno es un símbolo de la nueva Bolivia pero sus críticos cuestionan su costo, sus lujos y su impacto arquitectónico.
Reuters
18 de agosto, 2018
Comparte

Su nombre oficial es la Casa Grande del Pueblo pero muchos en Bolivia lo llaman el Palacio de Evo.

La nueva sede presidencial de Bolivia costó US$34 millones -algunos medios locales afirman que bastante más- y es un moderno rascacielos vidriado de 29 pisos que se impone sobre los edificios coloniales de poca altura característicos del casco histórico de la ciudad.

El edificio, que fue inaugurado por el presidente Evo Morales el pasado 9 de agosto, fue construido en la plaza Murillo de La Paz, detrás de la vieja sede de gobierno, utilizada desde el siglo XIX y apodada el Palacio Quemado desde que fue incendiado en 1875.

Al lado, está la Catedral Metropolitana y a pocos metros el Palacio Legislativo.

En sus 120 metros de altura, la Casa Grande del Pueblo alberga las oficinas de la presidencia, la vicepresidencia y cinco ministerios del Poder Ejecutivo.

También es la residencia oficial del jefe de Estado y de ahí surgió uno de los varios puntos de controversia en torno a su creación.

La Casa Grande del Pueblo en construcción, en 2017

Getty Images
La construcción del nuevo edificio tardó cuatro años y se alzó directamente detrás del viejo Palacio Quemado.

El diario local Página Siete reveló en un informe que el nuevo alojamiento de Morales consiste en una suite de lujo de más de 1,000 metros cuadrados que incluye un gimnasio, una sala para masajes, un jacuzzi y un sauna.

El medio informó que el vestidor del presidente tiene 47 metros cuadrados y su habitación 61.

“Como comparación, las viviendas sociales que entrega el gobierno suelen tener 61 metros cuadrados, para acoger a una familia completa. La suite de Morales equivale a la extensión de 17 casas populares”, resaltó el diario en su artículo.

“Una necesidad para el pueblo”

La ministra de Comunicación, Gisela López, fue la encargada de responder a las críticas sobre el proyecto.

“Por eso, este nuevo edificio, una necesidad para el Ejecutivo, una necesidad para el pueblo, se llama la Casa del Pueblo, porque nuestro gobierno gobierna con el pueblo”, dijo López, quien se rehusó a negar o confirmar las revelaciones que dio Página Siete.

López también aseguró que el edificio “no es de lujo” y aclaró que el Estado pagó un promedio de US$1.000 por metro cuadrado, cuando “las edificaciones oscilan entre US$1.500 a US$1.200 el metro cuadrado”.

El propio Morales rechazó las acusaciones sobre el alto costo del nuevo edificio, afirmando que de hecho le ahorrará dinero al Estado, porque alojará a cinco ministerios que en la actualidad alquilan instalaciones por valor de unos US$20 millones por año.

Centro de La Paz, Bolivia.

Getty Images
Los edificios altos están prohibidos en el centro de La Paz.

Pero las críticas van más allá de quienes consideran que la Casa Grande del Pueblo es un “proyecto de vanidad” del primer presidente indígena del país, quien hace días se convirtió en el mandatario que más tiempo ha gobernado Bolivia.

Prohibido

Más allá de los lujos y de los debates sobre el costo real del proyecto, también hay muchos que cuestionan el impacto urbanístico del nuevo edificio.

La obra se realizó a pesar de una norma municipal que prohíbe expresamente la construcción de edificios elevados en el centro histórico de La Paz.

Morales pudo pasar por alto ese impedimento con el apoyo del parlamento, que es controlado por su partido.

La Casa Grande del Pueblo es tan alta que es visible desde casi todos los puntos de la ciudad. Y muchos consideran que el moderno edificio, con frente espejado y helipuerto en la azotea, rompe la estética del casco viejo paceño, lleno de casonas de estilo colonial.

El contraste es aún más fuerte de noche: cuando cae el sol se desplieguen unas luces led que adornan la fachada del edificio.

La Casa Grande del Pueblo iluminada de noche

Getty Images
Así se ve La Casa Grande del Pueblo de noche.

Pero durante un discurso para inaugurar la nueva sede, el presidente afirmó que el objetivo es justamente romper con el pasado, y sus raíces europeas.

“Hoy día dejamos el palacio colonial para venirnos a la Casa Grande del Estado Plurinacional de Bolivia gracias a la lucha y a la unidad del pueblo boliviano”, afirmó Morales.

Vestigio colonial

El Palacio Quemado -que será transformado en un museo– está en el lugar donde los españoles instalaron el primer Cabildo. Según el mandatario, es un vestigio del colonialismo y un símbolo de los gobiernos neoliberales que despojaron al Estado de su riqueza, su patrimonio y su memoria.

El nuevo edificio recoge elementos indígenas: su diseño se inspiró en los centros ceremoniales de las ruinas de Tiahuanaco y los diferentes espacios llevan nombres de líderes indígenas y regiones ancestrales del país.

La Casa Grande del Pueblo por dentro, durante su inauguración.

Getty Images
La nueva sede de gobierno tiene muchos detalles de la cultura indígena.

Para Morales y sus simpatizantes, el edificio representa a la nueva Bolivia, uno de los países que más ha crecido económicamente en América Latina en la última década.

En cambio, los críticos del gobernante consideran que es un proyecto fastuoso que busca “glorificar” e “inmortalizar” al presidente indígena, quien ya ha dicho que buscará un cuarto período presidencial en 2019.

Uno de sus históricos rivales, el empresario Samuel Doria Medina, consideró “un derroche” la nueva sede presidencial y propuso usar el edificio para tratar a enfermos de cáncer.

“Deje de lado esos lujos de rey, que ese nuevo palacio sea hospital“, fustigó a través de las redes sociales.

Más allá del debate sobre si era o no un gasto necesario y de los aplausos de algunos y los abucheos de otros por la ruptura arquitectónica que significa, lo cierto es que este edificio representa un nuevo tiempo político en Bolivia.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Gobierno de la CDMX

Central de Abasto en CDMX inaugura planta de biodiésel hecho con residuos de aceite comestible

De acuerdo con el gobierno de la Ciudad de México, la nueva planta puede producir 1,500 litros por día de biodiésel, sin generar residuos ni utilizar agua en el proceso.
Gobierno de la CDMX
30 de julio, 2020
Comparte

La Central de Abasto de la Ciudad de México inauguró una planta productora de biodiésel, hecho con los residuos de aceite comestibles que desechan las casas y negocios de la ciudad.

Esto como parte del proyecto entre el Instituto Politécnico Nacional y el gobierno capitalino, quien aseguró que la planta tuvo una inversión de 4.5 millones de pesos, y que permitirá producir biocombustible para que operen hasta 200 unidades de la Red de Transporte de Pasajeros (RTP).

Leer más: Sener publica acuerdo que frena inversión en energías limpias; la UE y Canadá alertan de impacto negativo

De acuerdo con el gobierno de la Ciudad de México, la nueva planta puede producir 1,500 litros por día de biodiésel, sin generar residuos ni utilizar agua en el proceso.

La secretaria de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación, Rosaura Ruíz Gutiérrez, indicó que la planta va a contribuir con el 25% de la meta propuesta en las estrategias del programa “Ciudad Solar” del gobierno capitalino para mitigar emisiones de bióxido de carbono por 6 mil toneladas anuales.

También detalló que el rendimiento es alto, pues con un litro de aceite se obtiene un litro de biocombustible, además de competir con la oferta del mercado actual.

“Adicionalmente, en el proceso de producción, se obtiene también glicerina como producto de valor agregado”, mencionó.

En tanto, la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, dijo al inaugurar la planta que se trata de una colaboración en distintas áreas del gobierno, “no solamente en lo que tiene que ver con Central de Abasto, también en muchos temas de la pandemia, pero en Central de Abasto es nuestra convicción de que la Academia y el Gobierno tienen un potencial enorme de desarrollo”.

La mandatario explicó que el objetivo también es convertir a la Central de Abasto en un “Centro de Energía Renovable” mediante tres proyectos que incluyen a la planta biodiésel, un sistema de paneles fotovoltaicos para generar energía renovable, así como un biodigestor para convertir los desechos de la central en energía o fertilizantes.

“Esta Planta de Biodiésel es una planta que utiliza como materia prima el aceite usado de cocina que todos usamos en nuestros hogares, que usan fábricas de alimentos, y restaurantes y servicios. Y a partir de un procesamiento industrial se convierte en biodiésel, que debe ser usado al 10% en combinación con el diésel que viene del petróleo para mantener los motores de un vehículo de diésel y, al mismo tiempo, reducir emisiones tanto de gases de efecto invernadero, como de contaminación local”, detalló Sheinbaum.

De acuerdo con la información oficial, el proceso de producción de la Planta de Biodiésel está dividido en seis etapas:

1. Recepción y acondicionamiento del aceite. Consiste en un tren de filtrado para remoción de partículas.
2. Recuperación del metanol. Se realiza la preparación del catalizador para llevar a cabo la reacción química.
3. Reacción. Aquí se lleva a cabo la reacción del aceite residual en bioaditivo y una primera etapa de purificación.
4. Acondicionamiento y verificación de la calidad. Purificación final separando geles y otros subproductos. Se realiza la inspección final del producto.
5. Producto terminado. El producto es almacenado para recibir un pulido final y ser trasvasado a contenedores para su distribución.
6. Servicios. Destinado para satisfacer las necesidades de intercambio de calor requeridas durante el proceso.

Autoridades capitalinas señalaron que se trata de “la primera tecnología 100% mexicana que se desarrolla para producir biodiésel de manera sustentable con total trazabilidad desde las materias primas hasta el producto terminado”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.