Cómo las bombas de Hiroshima y Nagasaki inspiraron el nacimiento de Godzilla
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Getty Images

Cómo las bombas de Hiroshima y Nagasaki inspiraron el nacimiento de Godzilla

Aunque Godzilla se parece más a un tiranosaurio rex que a un engendro entre un gorila y una ballena, desde el principio tuvo una relación sutil, pero íntima, con la radiación y las bombas nucleares de Hiroshima y Nagasaki.
Getty Images
9 de agosto, 2018
Comparte

¿Una bestia nuclear, combinación entre un gorila y una ballena?

Eso es Godzilla, nada más y nada menos. En un principio, Godzilla no era Godzilla, era Gojira, una combinación entre las palabras japonesas “gorira” (gorila) y “kujira” (ballena).

El cambio, al parecer, se dio entre la película original japonesa, de 1954, y la adaptación estadounidense, de 1956. El nombre nació gracias al apodo de un hombre corpulento que trabajaba en los estudios de Toho, la casa productora de la película.

Y aunque Godzilla se parece más a un tiranosaurio rex que a un engendro entre un gorila y una ballena, desde el principio tuvo una relación sutil, pero íntima, con la radiación y las bombas nucleares de Hiroshima y Nagasaki.

Godzilla en Shinjuku, Japón.

Getty Images
Godzilla es uno de los grandes símbolos de Japón. Arriba de las oficinas y cines de Toho, el mayor exhibidor de películas en Japón, una figura gigante de Godzilla observa las calles del distrito de Shinjuku.

“En aquellos días, los japoneses sentían verdadero horror por la radiación, y ese horror es lo que hizo a Godzilla tan grande. Desde el principio simbolizó la venganza de la naturaleza contra la humanidad“, afirmó en 1984 Tomoyuki Tanaka, el productor de Godzilla, quien creó al monstruo junto al director Ishiro Honda, el experto en efectos especiales Eiji Tsuburaya y el compositor Akira Ifukube.

Un vínculo “sutil” con las bombas

Desde un principio, ninguno de ellos quería que la película fuera vista como antiestadounidense ni como una venganza, desde el cine, contra las bombas de Hiroshima y Nagasaki. Querían lograr un efecto diferente.

En 1954, después de regresar de un frustrante viaje de negocios para intentar hacer películas en Indonesia, el avión en el que viajaba Tomoyuki Tanaka pasó por las islas Bikini, en las que unos años antes la tripulación de un atunero japonés sufrió las consecuencias de la radiación tras la explosión de una bomba de hidrógeno que estaba siendo desarrollada por Estados Unidos.

Hongo nuclear en atolón de Bikini.

Getty Images
Las pruebas nucleares que Estados Unidos realizó en el Atalón de Bikini hacen que hoy, más de 70 años después, esté prohibido habitar el lugar por cuenta de la radiación.

Fue en ese punto del aire donde, según The New York Times, a Tanaka se le ocurrió hacer la historia de un monstruo nuclear que emergía de las aguas.

Pero durante el trabajo con su equipo creativo, las relaciones entre Godzilla y las bombas se fueron depurando y haciendo sutiles.

“Pienso que mostrar visualmente que la bomba creó al monstruo, eso hubiera sido ir demasiado lejos y no me habría sorprendido si la gente hubiera protestado por una película así”, afirmó Ishiro Honda, el director de la película, en su biografía escrita por Steve Ryfle y Ed Godziszewski.

Honda también confiesa que “no quería hacer referencia al Dragón Afortunado, el barco pesquero japonés. Si hubiera querido eso, habría mostrado a la criatura naciendo de la explosión. El guión fue escrito con la “especulación” de que la criatura fue un resultado de esa prueba nuclear'”.

Devastación en Hiroshima

Getty Images
Ishiro Honda fue soldado en la segunda guerra mundial y cuando las bombas cayeron sobre las dos ciudades, él estaba prisionero en China.

Sin embargo, Honda sí buscaba dar la sensación de “un temor invisible. La creación de una bomba atómica se ha convertido en un problema universal. Sentía que ese miedo atómico iba a estar colgado de nuestros cuellos por toda la eternidad”.

De hecho, en su biografía los autores afirman que “en Godzilla, Honda alude de manera directa y en repetidas veces a la guerra, la bomba y a los sobrevivientes de Hiroshima y Nagasaki. Se muestran aviones de guerra, tanques y convoyes militares. El embate del monstruo es una onda de choque en cámara lenta, su aliento radiactivo incinerando gente, autos y edificios”.

Honda fue soldado en la segunda guerra mundial y cuando las bombas cayeron sobre las dos ciudades él estaba prisionero en China.

Siete meses después, de regreso a su hogar, pasó por Hiroshima y vio el paisaje de devastación.

Godzilla

Getty Images
Se estima que ha habido cerca de 32 versiones cinematográficas de Godzilla.

Metáfora del temor de una época

Godzilla no era ni un dinosaurio, ni un gorila, ni una ballena. Era la metáfora del poder destructivo de una bomba atómica.

Como el mismo Honda declaró: “si Godzilla hubiera sido un dinosaurio u otro animal, habría sido asesinado con una sola bala de cañón. Pero si fuera igual a una bomba atómica, no sabríamos qué hacer. Por lo tanto, tomé las características de una bomba atómica y las apliqué a Godzilla“.

Así, Godzilla fue, ante todo, la reacción del cine al mayor temor de una época.

Hoy, por ejemplo, Godzilla podría nacer de una catástrofe ambiental irreversible, o de una guerra nuclear entre Estados Unidos e Irán o Corea del Norte.

De hecho, en 1992, el periodista David Milner le preguntó a Honda al respecto: “Godzilla nació como una reacción al desarrollo de armas nucleares. Como la guerra nuclear ya no es una amenaza tan grande como lo fue antes, muchos fanáticos creen que Godzilla ahora debería usarse para abordar las preocupaciones ambientales. ¿Estás de acuerdo con esto?”.

Su respuesta fue clara y concisa: “Sí, estoy de acuerdo”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
AFP Archivo

¿Cuántas personas han muerto cada día por COVID en México? Estos son los datos más recientes de Salud

El registro de muertes diarias está en constante actualización, por que hay que esperar al menos un par de semanas para tener una cifras estables.
AFP Archivo
25 de mayo, 2020
Comparte

Este lunes 25  de mayo Salud federal sumó 239 muertes a su registro de fallecimientos por COVID-19. Pero no todas esas muertes ocurrieron el lunes. De hecho, de las 239 que se sumaron al conteo, solo seis tienen como fecha de defunción el 25 de mayo. El resto ocurrió en días previos.

Como lo destacaron en un artículo publicado en Nexos los expertos en datos Jorge A. Castañeda y Sebastián Garrido, hay un desfase en el registro de las defunciones por coronavirus que hace Salud Federal.

En su artículo, señalaron una fecha arbitraria, el 24 de abril.

Ese día Salud federal solo registró en su base de datos tres muertes ocurridas el 24 de abril, a causa de coronavirus. Para el 10 de mayo, en el mismo 24 de abril ya había el registro de que ocurrieron 138 muertes.

El registro de muertes diarias está en constante actualización, y según identificaron Castañeda y Garrido pasan un par de semanas hasta tener una cifra estable, sobre cuántas muertes ocurrieron realmente en un día por COVID-19.

La tardanza, recordaron citando al subsecretario Hugo López-Gatell, se debe a que los registros de defunción deben ser validados por dos sistemas de información: el Sistema de Vigilancia Epidemiológica de Enfermedades Respiratorias (Sisver) y la Red de Defunciones Sujetas a Vigilancia Epidemiológica (Redeve), que se alimentan de la información de unidades médicas y jurisdicciones sanitarias.

Considerando la explicación anterior, de que las cifras se actualizan constantemente, a continuación podemos hablar de la cifra de muertes diarias que hasta este 25 de mayo tiene en su registro Salud federal, revisando los datos abiertos que pone a disposición de la ciudadanía.

Un primer punto es que durante marzo Salud tiene el registro de que ocurrieron 77 muertes; en abril 2,998 (39% del total de 7,633) y en mayo 4,557 (60% del total).

Sobre mayo hay que considerar que en este ultimo mes aún faltan los datos de la semana restante, y además al ser fechas más recientes la carga de datos de actualización de muertes aún sería elevada en los próximos días.

Como mencionamos antes, el 25 de mayo apenas se registraron seis decesos ocurridos realmente ese día, por lo que habrá que esperar al menos un par de semanas para tener una cifra más estable o aproximada al conteo real de de fallecimientos, como lo apuntaron en su análisis Castañeda y Garrido.

De los datos hasta el corte más reciente, se observa que el primer día en que se superó la barrera de las 200 muertes fue el 29 de abril, cuando están registrados 203 fallecimientos por coronavirus en México.

En abril, el promedio fue de 100 muertes diarias por coronavirus. Al mes siguiente, en mayo, el promedio ha sido de 182 muertes al día.

En mayo se dio el que hasta ahora ha sido el día con más muertes durante la epidemia en México, el día 15, con 232 decesos de personas que dieron positivo a COVID-19.

Si se hace un análisis semanal, la del 11 al 17 de mayo es en la que hasta ahora hay el registro más alto de muertes, con 1,509.

A continuación te presentamos las cifras de cada semana durante abril y mayo, insistiendo en que en la última o más reciente, del 18 al 24 de mayo, aún está en una etapa muy temprana de registro de datos, para poder identificar si hay un posible punto de inflexión a la baja de los decesos:

Del 30 de marzo al 5 de abril: 166 muertes

Del 6 al 12 de abril: 400

Del 13 al 19 de abril: 640

Del 20 al 26 de abril: 1,099

Del 27 de abril al 3 de mayo: 1,327

Del 4 al 10 de mayo: 1,481

Del 11 al 17 de mayo: 1,509

Del 18 al 24 de mayo:  960

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.