Por qué la geografía de CDMX es un gran desafío para la construcción de cualquier aeropuerto
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Getty Images

Por qué la geografía de CDMX es un gran desafío para la construcción de cualquier aeropuerto

La geografía del Valle de México es uno de los factores determinantes en el tema de la saturación del actual aeropuerto Benito Juárez, y las opciones en Texcoco y Santa Lucía.
Getty Images
Por BBC Mundo
27 de agosto, 2018
Comparte

México está por tomar una de sus decisiones de infraestructura más importantes de las últimas décadas.

Los mexicanos decidirán en una consulta general vinculante si sigue adelante la actual construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), o si se emprende un nuevo proyecto con dos aeropuertos para la capital del país.

Así lo ha determinado el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, quien durante su campaña prometió detener la construcción del NAIM al considerarla de alto costoso financiero y ambiental, y presentó una propuesta alternativa.

Los ciudadanos decidirán si en lugar del NAIM se mantiene en operación el Aeropuerto Internacional de Ciudad de México (AICM) y se construye una nueva terminal en la base militar de Santa Lucía, a 35km de distancia del primero.

López Obrador y Javier Jiménez en conferencia de prensa

AFP
López Obrador (derecha) anunció que someterá a consulta el futuro del Nuevo Aeropuerto Internacional de México.

Cualquiera de las dos decisiones implica un gasto de miles de millones de dólares, pues el NAIM ya tiene 31% de avance.

Pero el proyecto de López Obrador promete ser menos costoso en su edificación y en su mantenimiento a lo largo de los años.

Más allá del dinero, la geografía en la que se ubica el Valle de México, donde se asienta la ciudad, es uno de los factores determinantes para decidir cómo se resolverá la saturación del AICM.

Entre volcanes y montañas

La capital mexicana se encuentra ubicada en un valle rodeado de montañas elevadas.

Por el suroeste se encuentran dos volcanes, el Popocatépetl (activo), que alcanza una altitud de 5,400 metros sobre el nivel medio del mar, y el Iztaccíhuatl(inactivo), con una cima a 5,230 metros.

En el suroeste está la Sierra de Ajusco-Chichinauhtzin, en la cual se ubica el volcán Xitle (inactivo, 3,100m) que tiene cimas montañosas de hasta 4,000 metros.

Un avión en Ciudad de México

Getty Images
Las altas montañas que rodean a Ciudad de México crean un “cono” que impide la aproximación directa de vuelos.

Como explica a BBC Mundo el analista de aviación Leonardo Sánchez, quien además es un experimentado piloto comercial, las montañas y volcanes dificultan los accesos aéreos a la ciudad.

“Hablamos de un 60% a 70% de zonas montañosas elevadas a su alrededor“, explica Sánchez.

Esta orografía hace que el AICM -inaugurado en 1963- opere con un solo corredor de aproximación, es decir, la ruta que siguen los aviones para descender a la ciudad.

“Los aeropuertos que no tienen ningún obstáculo (geográfico) pueden hacer dos o tres corredores, dependiendo del número de pistas que tengan y la distancia que haya entre pistas”, señala Sánchez.

Ciudades con gran flujo de vuelos como Atlanta, Londres, Pekín, París, Chicago o Nueva York tienen múltiples corredores gracias a las condiciones orográficas favorables que tienen.

Mapa geográfico de Ciudad de México

BBC
Las dos opciones de construcción de nuevas terminales llevarán el tráfico aéreo hacia la “ventana” del noreste de la ciudad donde no hay montañas altas.

Además, sus puertos aéreos utilizan dos o tres pistas simultáneas -donde aterrizan y despegan aviones al mismo tiempo-, mientras que el AICM solo cuenta con dos pistas que no pueden operar de manera simultánea.

La altura de 2,250 metros sobre el nivel del mar a la que se ubica Ciudad de México también hace que el aire sea más liviano, lo cual es un factor a considerar para la operación aeronáutica.

“Entre más elevado esté el aeropuerto y necesidad de mayor longitud de pista para el despegue, en muchas ocasiones el avión no tiene la capacidad de despegar con su peso máximo de despegue”, explica Sánchez.

A mayor altitud, los aeropuertos requieren que las pistas tengan una mayor separación entre sí.

El Aeropuerto Internacional de Ciudad de México visto desde el aire

Getty Images
La separación entre pistas en el actual AICM solo permite la llegada y despegue de aviones de manera no simultánea.

¿Qué soluciones se proponen?

El contar con una sola senda de aproximación y despegue, así como dos pistas tan cercanas entre sí (305m), ha limitado al AICM, el que superó su capacidad máxima hace dos décadas.

“El actual aeropuerto está a punto de reventar. Sirve a 47 millones de pasajeros, casi un 50% por encima de su capacidad máxima de 32 millones”, dijo en abril pasado Peter Cerdá, vicepresidente regional de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA, por sus siglas en inglés) para las Américas.

En 2014 el presidente Enrique Peña Nieto anunció la construcción del NAIM, el cual está proyectado para tener tres pistas en operación simultánea y atender hasta 70 millones de pasajeros en su fase inicial.

Un modelo del NAIM

Getty Images
El gobierno prometió el inicio de operaciones del NAIM para 2020, pero nuevas estimaciones indican que se retrasará un par de años.

Para entrar en operación en 2020, el AICM cerraría sus operaciones y lo reemplazaría el NAIM.

Sin embargo, como candidato Andrés Manuel López Obrador criticó su costo que ha venido en aumento -de US$13,300 millones iniciales a más de US$15,800 millones a la fecha-, así como su impacto ambiental sobre la región lacustre donde se construye.

Prometió cancelar esa construcción y en su lugar crear un segundo aeropuerto comercial en la base militar de Santa Lucía, este último con dos pistas con operación simultánea.

Vista del NAIM

Getty Images
Hasta julio el avance del NAIM era del 31%, según el consorcio que lo está edificando.

La semana pasada, como presidente electo, anunció que ambos proyectos -el del NAIM actual y el suyo- serán sometidos a estudios técnicos y la decisión final será de los ciudadanos en una votación vinculante para la cual no hay una fecha fijada.

Mientras, la construcción del NAIM seguirá adelante. Hasta julio llevaba casi un tercio completado.

Viabilidad

Un estudio de MITRE, una consultora de desarrollos aeroportuarios surgida en 1958 en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (EE.UU.), analizó para el gobierno de Enrique Peña Nietola viabilidad de las dos opciones.

El estudio, hecho público por López Obrador la semana pasada, señaló que operacionalmente el proyecto del NAIM es la solución más viable para resolver la ubicación geográfica del aeropuerto.

Un gráfico de viabilidad de MITRE

MITRE Corporation
MITRE señaló que hay un punto de interferencia (en rojo) que hace inviable operacionalmente el proyecto de dos aeropuertos.

Su edificación sobre lo que fue el lago de Texcoco permitiría sortear las montañas por la ventana del noreste de Ciudad de México, lo que facilita el establecimiento de corredores y pistas simultáneas.

Sin embargo, implica el cierre de operaciones del AICM y de la base militar de Santa Lucía, es decir, se perderían dos puertos aéreos por el NAIM.

Tras reuniones entre el equipo técnico de López Obrador y MITRE, el nuevo gobierno llegó a la conclusión de que el análisis de la consultora no descarta la posibilidad de que haya dos aeropuertos.

“MITRE informó que sí pueden operar ambos aeropuertos, pero con restricciones en el número de operaciones, lo que no permitiría superar el problema de saturación”, señaló el equipo del presidente electo en un informe la semana pasada.

Una ilustración del proyecto de Santa Lucía

LopezObrador.org.mx
El aeropuerto propuesto por López Obrador contaría con dos pistas de uso simultáneo.

Para la consultora, la operación del AICM y Santa Lucía haría que la fila de aproximación y despegue entre aviones tuviera un espacio más amplio, lo que reduciría la frecuencia de llegadas y salidas en ambas terminales aéreas.

El equipo del nuevo gobierno reconoció que tendrá que hacer más estudios a realizarse en los siguientes meses para presentar una propuesta de viabilidad de operaciones aéreas.

“Nos exige, para la confirmación de la opción, el estudio a profundidad que proponen nuestros técnicos”, señala su reporte, el cual también subraya la necesidad de hacer un análisis de impacto ambiental.

Una vista general de Ciudad de México

Getty Images
La geografía es un factor preponderante en el establecimiento de un nuevo sistema aeroportuario de Ciudad de México.

El analista Leonardo Sánchez señala que, más allá del lugar, lo primordial es que se cumplan todos los requisitos de navegación aérea que garantizan la seguridad en cielo y tierra.

“La planeación y construcción de un aeropuerto no es tan sencilla como escoger un terreno y ahí se empiece a construir, no”, dice a BBC Mundo.

El aeropuerto se construye al revés de los edificios. Empieza su construcción en el cielo, en el espacio aéreo, de ahí se nos da un punto geográfico y ahí es donde se construye”, señala.

“Todo bajo las más estrictas medidas de seguridad y apegado a estándares mundiales”, concluye.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro Archivo

“No podemos volver”: Crisis política en Nicaragua provoca aumento de solicitudes de refugio en México

Entre enero y septiembre de 2021, México ha emitido mil 240 Tarjetas de Visitante por Razones Humanitarias, de las cuales mil 161 fueron para personas de Nicaragua.
Cuartoscuro Archivo
7 de noviembre, 2021
Comparte

La madrugada del domingo 24 de octubre, Luis, quien pidió omitir su nombre real ante el miedo a las represalias, salió con cuatro de sus familiares huyendo de Nicaragua rumbo a México. Los cinco hombres fueron convocados por el gobierno de Daniel Ortega a participar como funcionarios en las elecciones que se celebran este 7 de noviembre, pero ellos se negaron, y ante el riesgo de ser encarcelados por ello, decidieron dejar a sus familias escondidas e irse.

“Salimos escondidos por el patio trasero de la casa, para que no nos viera la policía ni los paramilitares. Salimos de madrugada, como delincuentes, de nuestra propia casa, dejando a nuestra familia… y eso no se lo perdonamos al gobierno de Nicaragua”, cuenta en entrevista Luis.

Lee: Nicaragua: tras 14 años en el poder, Ortega busca cuarto mandato con opositores presos y exiliados

Acompañado por tres de sus hermanos, su cuñado y uno de sus siete hijos, caminó dos días y medio desde el departamento nicaragüense de La Paz, hasta Tabasco, en México, donde actualmente son apoyados por la asociación La 72 para tramitar su reconocimiento como refugiados, con lo que esperan conseguir “un trabajito” y resolver cómo traer a sus familias, quienes corren el riesgo de ser detenidos por el gobierno de Ortega. Por ahora, la única garantía de seguridad que tienen es estar escondidos en barrios de Nicaragua donde nadie los conoce.

“Antes trabajábamos en el Frente Sandinista de Liberación Nacional -partido al que pertenece Ortega, y que actualmente tiene mayoría absoluta en el Congreso nicaragüense-, pero hemos visto cosas que no son correctas y van contra nuestros principios. Somos de una familia cristiana, entonces decidimos ya no trabajar con el partido”, señala Luis.

Tomaron la decisión de huir después de que recibieron la notificación de que habían sido elegidos para participar en las mesas electorales, como “fiscales” o “policías”, pero no quisieron. Días después, les llegó un segundo documento en el que los amenazaban con ir de uno a tres años a la cárcel por no participar.

No te pierdas: ‘Cárcel, ruina, represión y exilio’: el precio que pagan profesionales de la salud de Nicaragua por hacer su trabajo

“Queremos ser libres”

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) estima que más de 121 mil nicaragüenses han buscado protección internacional, tras huir de su país ante la crisis social y política.

Sibylla Brodsink, vocera de la ACNUR, dijo en entrevista con Animal Político que la salida de ciudadanos de Nicaragua se elevó principalmente desde 2018: “Se estabilizó más o menos en 4 mil personas al mes, luego vino la pandemia y bajó significativamente el número, por el cierre de fronteras, pero este año se ha visto un incremento, principalmente a partir de julio”.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas, la mayoría de los nicaragüenses buscan refugio en Costa Rica, donde por la cercanía y una relación histórica, buscan trabajo como agricultores. Aunque también huyen hacia otros países de la región como Panamá, Honduras, El Salvador y Belice.

Sin embargo, los cinco migrantes que hoy descansan en Tabasco decidieron huir más lejos, hasta México, porque, según Luis, él ha vivido en Costa Rica y Panamá, y también hay acoso y persecución por parte de grupos paramilitares afines al gobierno de Ortega, que persiguen a los nicaragüenses que lograron salir del país.

“No podemos regresar a Nicaragua, si regresamos nos va a agarrar la policía o los paramilitares y quién sabe qué pueda pasar con nosotros. Ojalá podamos permanecer aquí (en México) y nos permitan traer a nuestras familias y trabajar. Queremos ser libres, ya que no podemos serlo en nuestro país. Eso es lo que venimos buscando”, concluye.

Entre enero y septiembre de 2021, México ha emitido 28 mil 240 Tarjetas de Visitante por Razones Humanitarias, de las cuales mil 161 fueron para personas de Nicaragua. El número de documentos que se emitieron, que tienen vigencia de un año y permiten a los migrantes transitar por territorio nacional y acceder a oportunidades de trabajo, aumentó 1618.75%, al pasar de 32 a 550 entre el primero y el noveno mes del año.

Por su parte, la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR), indica que entre 2013 y 2021 se han reconocido como refugiados a mil 207 nicaragüenses, y se ha otorgado protección complementaria a 472.

En los últimos tres años, han buscado ser reconocidos como refugiados en México 5 mil 491 personas de Nicaragua: en 2019 presentaron 2 mil 233 solicitudes; en 2020, año en que hubieron restricciones a la movilidad en varios países a raíz de la pandemia solicitaron solo 798, y para este año, que aún no concluye se han presentado 2 mil 460, lo que representa un aumento del 10.17% con respecto al año antepasado.

Lee: Nicaragua: opositores presos denuncian tortura psicológica por parte del gobierno de Ortega

“En Nicaragua hay una dictadura”

Juan Diego Barberena, integrante de la Junta Política de la Unidad Nacional Azul y Blanco -organización que aglutina a más de 43 asociaciones opositoras-, afirma que la situación política de Nicaragua se ha agravado desde 2018, cuando la lenta actuación del gobierno para sofocar incendios en una reserva natural y la reforma de la Ley de Seguridad Social desataron una serie de protestas, que dejaron al menos 325 personas muertas y cerca de 700 detenidas.

Vía telefónica desde Managua, Berberena señala que hay 150 presos políticos desde 2018 por ser opositores al gobierno de Ortega, y en los últimos seis meses han sido detenidas 40 personas entre líderes políticos, banqueros, empresarios, siete precandidatos a la presidencia y exguerrilleros sandinistas que se han pronunciado contra la “dictadura”.

Los detenidos son acusados de atentar contra la soberanía y “traición a la patria”, o “lavado de dinero”, conforme a las leyes que fueron aprobadas por el Congreso en 2020.

“Es importante notar que no hubo campaña entre los partidos políticos que están en la contienda. La administración electoral tomó la decisión argumentando el tema de la pandemia, aunque el Frente Sandinista ha sido el principal promotor de actividad de aglomeración que ha desatado contagios masivos de COVID-19. Actualmente las calles están militarizadas, principalmente los barrios donde se prevén levantamientos populares. Hay una suerte de Estado de sitio”, explica.

Esta situación ha llevado al país a una “recesión económica” desde 2018. Según el activista, “el régimen de Ortega Murillo (presidente y vicepresidenta, esposos) ha impuesto una reforma sumamente regresiva que ha aumentado los pagos de tributo a la ciudadanía, y hay muchísima pobreza, aunado al aumento en el precio del combustible y el gas, la canasta básica tiene un costo aproximado de 500 dólares, en un país donde el salario mínimo ronda entre los 120 y 150. Esto ha aumentado la migración forzada y la inseguridad en las calles”.

Aunque, de cara a las elecciones, las calles lucen llenas de policías y militares desplegados para mitigar cualquier levantamiento de los pobladores, algunos de los cuales no confían en el ejercicio en el cual Daniel Ortega busca ganar por segunda vez una reelección, tras 14 años en el poder.

Por ello, Barberena no titubea al afirmar que “en Nicaragua hay una dictadura que este 7 de noviembre va a autogenerarse su ilegitimidad de origen, porque no va a participar la oposición democrática, por los presos políticos y porque la oposición ha llamado además a que la ciudadanía se quede en su casa a resistir la dictadura, que no participe en las elecciones porque la dictadura lo que quiere es que la ciudadanía sea parte de las estadísticas que quieren”.

Las autoridades nicaragüenses estiman que participarán en las elecciones aproximadamente 4.3 millones de ciudadanos, que votarán por el siguiente presidente y 90 diputados. Según un sondeo de la casa Cid-Gallup, el 65% habría votado por un opositor y 19% por Daniel Ortega, aunque la encuestadora M&R, de línea progobierno, asegura que el 70.7% dará su voto al Frente Sandinista.

Pese a este panorama, Juan Pablo tiene algo claro: “El cambio en Nicaragua es irreversible, tenga que pasar el tiempo que tenga que pasar, porque no es solamente la oposición la que está resistiendo y luchando contra la dictadura. También es una gran parte del pueblo nicaragüense que resiste la carestía de la vida, la represión y la ineptitud gubernamental”.

El pasado 20 de octubre, la Organización de los Estados Americanos (OEA) exigió la liberación inmediata de los presos políticos en Nicaragua, entre ellos siete aspirantes a las elecciones presidenciales, y que el gobierno ponga en práctica sin demora los principios de la Carta Democrática Interamericana, así como todos los estándares internacionales reconocidos, con miras a celebrar elecciones libres, justas y transparentes bajo observación internacional creíble.

La resolución fue presentada por Canadá, Antigua y Barbuda, Chile, Costa Rica, Ecuador, Estados Unidos, Paraguay, Uruguay, misma que fue aprobada con 26 votos a favor y 7 abstenciones, entre ellas la de México.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.