Qué son los impuestos al pecado (y por qué causan tanta polémica en el mundo)
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Qué son los impuestos al pecado (y por qué causan tanta polémica en el mundo)

Conocidos también como los impuestos a los vicios, se trata de gravámenes que afectan productos considerados negativos para la salud, como el alcohol, el tabaco y el azúcar.
28 de agosto, 2018
Comparte

Un alza de impuestos siempre genera polémica. Pero cuando los países aplican los “impuestos al pecado”, la discusión suele ir mucho más allá de los argumentos meramente económicos.

Conocidos también como los impuestos a los vicios, se trata de gravámenes que afectan productos considerados negativos para la salud, como el alcohol, el tabaco y el azúcar.

Los defensores de esta carga tributaria argumentan que reduce prácticas nocivas a nivel individual y social y, además, contribuye con recursos a las arcas fiscales.

“Los impuestos al pecado son una herramienta importante para combatir problemas sociales“, le dice a BBC Mundo Jonathan Gruber, economista del Massachusetts Institute of Technology (MIT).

“Está demostrado que la gente fuma menos cuando suben los precios”, afirma.

De hecho, el gobierno francés anunció el mes pasado que subirá el impuesto al tabaco, dado que en otros países, como Reino Unido, la política ha funcionado.

La cajetilla de 20 cigarrillos que actualmente vale cerca de US$8, llegará a casi US$12 en los próximos tres años.

Dulces y gaseosa

Getty Images
Las bebidas y alimentos azucarados también han sido objeto de nuevos impuestos.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el tabaco mata a más de 7 millones de personas al año, de las cuales más de 6 millones son consumidores directos y alrededor de 890.000 son personas que no fuman, pero que han estado expuestas al humo ajeno.

“Los impuestos al tabaco son el medio más eficaz para reducir el consumo, especialmente entre los jóvenes y los pobres”, dice también el organismo.

De acuerdo a sus estudios, un 10% de aumento en el gravamen reduce el consumo de tabaco aproximadamente 4% en los países de ingresos altos y 5% en los países de ingresos bajos o medios.

El dulce ejemplo latinoamericano

El impuesto al azúcar, como forma de combatir la obesidad, es otro ejemplo de “pecado” que ha sido merecedor de impuestos especiales.

Y aunque en el mundo se han registrado experiencias de todo tipo, pero en América Latina, suelen destacarse los casos de Chile y México para defender los resultados de la mayor carga tributaria.

Persona midiendo su abdomen

Getty Images
México aprobó un impuesto a los refrescos azucarados en 2014.

Un estudio de la Universidad de Chile señala que desde 2014 -año en que se aprobó un impuesto a las bebidas azucaradas- su consumo se redujo 22% en el país.

Y en México, un país con alta obesidad y diabetes que también aprobó un impuesto sobre refrescos azucarados en 2014, el consumo total de las gaseosas bajó 12% en el primer año de su implementación.

Por lo demás, recientemente Perú aumentó el impuesto a cervezas, gaseosas, cigarros y combustibles porque el costo social por enfermedades asociadas al consumo de esos productos, equivale a cerca del 11% del PBI anual, según el gobierno.

Personas brindando

Getty Images
Perú acaba de subir impuestos a las cervezas, gaseosas, cigarros y combustibles.

Y, en lo que alimentos se refiere, aparte del azúcar los impuestos selectivos también se han aplicado en algunos países a los alimentos con mucha grasa dañina para la salud.

Eso ocurrió en Dinamarca en 2011. Pero un año después el gobierno lo eliminó al constatar que muchas personas simplemente compraban mantequilla en Alemania o Suecia.

Mientras que Escocia se convirtió a inicios de año en el primer país del mundo en implementar un precio mínimo para la venta de alcohol, para tratar de combatir sus problemas de bebida.

Pero no todos están de acuerdo con este tipo de políticas.

“Incentiva el mercado negro”

Efectivamente, el debate sobre los impuestos al pecado habitualmente apunta en dos direcciones: el daño que los productos generan en las personas y el costo que le provoca a la sociedad, lo que los economistas llaman “externalidades negativas”.

Pero los que se oponen a este tipo de medidas argumentan que en la práctica, el alza de impuestos genera contrabando y discrimina a las personas con menores ingresos porque ellos gastan una parte mayor de su salario en los productos gravados.

Vasos con alcohol

Getty Images
Para algunos expertos, los impuestos al pecado pueden estimular la aparición de mercados negros.

“Estos impuestos castigan a los más pobres“, le dice a BBC Mundo Chris Snowdon, investigador del Institute of Economic Affairs en Londres.

“Mi objeción es que son regresivos y discriminan contra la gente basándose en las opciones de estilo de vida”, explica.

Un impuesto regresivo es aquel que golpea más duro a las familias con menos recursos económicos y en este sentido, los impuestos al pecado son injustos porque los más pobres tienden a gastar más en alcohol, en tabaco y en bebidas azucaradas como porcentaje de sus ingresos, argumenta Snowdon.

Y esa no es la única razón por la que el economista se opone a estos impuestos.

“No logran sus objetivos paternalistas muy eficazmente, salvo que los productos sean gravados a una alta tasa punitiva, lo que incentiva elmercado negro“, advierte Snowdon, para quien estos impuestos también atentan contra la libertad individual de las personas.

Y ante los argumentos de salud, también hay economistas que dicen que en realidad, los que contraen enfermedades crónicas producto del alcohol, el tabaco o el exceso de azúcar, no implican un costo tan elevado para el sistema de salud de los países porque mueren antes y cobran menos pensiones.

Obesos en México

AFP
México ha intentado combatir su problema de obesidad con un impuesto a las bebidas azucaradas.

Otros expertos, sin embargo, defienden la estrategia.

“Los beneficios de los impuestos dependen del perfil del consumo en cada país”, explica Rachel Nugent, coordinadora del grupo de trabajo sobre enfermedades crónicas de la revista médica The Lancet, que publicó varias investigaciones sobre el tema.

“Y los más pobres no siempre son necesariamente los más afectados por estos impuestos”, asegura, explicando que los grupos vulnerables se benefician de este tipo de tributos porque bajan el consumo y retrasan la aparición de enfermedades crónicas.

Hay también lugares como Filadelfia, en Estados Unidos, que utilizan el dinero recolectado a partir del impuesto al azúcar en programas sociales, como una forma de mitigar el efecto regresivo.

Y para John Cawley, economista de la Universidad de Cornell, bebedores, fumadores y consumidores de mucha azúcar ponen presión en el sistema de salud y por lo tanto, generan efectos negativas de los que tiene que hacerse cargo toda la sociedad en su conjunto.

“Creo que deberíamos poner impuestos a las cosas que le generan costos a la sociedad”, le dijo a BBC Mundo.


 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro Archivo

FGR arma acusación contra Robles usando como testigos a 18 funcionarios y exfuncionarios de Sedesol y Sedatu

Mas del 60% de las pruebas de la Fiscalía son oficios y testimonios de funcionarios y exfuncionarios de la Auditoria Superior. Ofrece solo un peritaje propio. Pide que Rosario Robles devuelva 5 mil millones, aunque no acredita que ella los tenga.
Cuartoscuro Archivo
25 de septiembre, 2020
Comparte

La Fiscalía General de la República (FGR) buscará que un juez condene a la extitular de Sedesol y Sedatu Rosario Robles a 21 años de prisión, a partir de una acusación por presuntas omisiones construida con 288 pruebas, más del 60% de ellas extraídas de trabajos previos realizados por la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

La acusación formal presentada por la FGR ante un juez federal tras un año de investigaciones – a la que Animal Político tuvo acceso – ofrece como testigos principales a los auditores que indagaron posibles desvíos de recursos en Sedesol y Sedatu de 2013 y 2018, entre ellos el exauditor general Juan Manuel Portal, y la exauditora forense Muna Dora Buchahin.

En la indagatoria se incluye un solo peritaje en contabilidad realizado por la propia FGR. El resto de las pruebas son testimonios de funcionarios de las referidas dependencias, citados para que repitan que Robles no dejó algún oficio donde ordenara detener los pagos irregulares a través de convenios con universidades.

La FGR también ofrece al juez las copias de los convenios, los antecedentes de procesos iniciados contra otros exfuncionarios de menor rango, y 13 discos compactos con presentaciones en Power Point que resumen lo anterior.

Según la FGR, las presuntas omisiones en las que incurrió Rosario Robles permitieron un desvío de 5 mil 73 millones 358 mil 846 pesos del erario. Aunque la fiscal responsable de presentar la acusación reconoce que no se le imputa el desvío como tal (en la indagatoria no hay trabajo de seguimiento de cuentas bancarias ni propiedades), sí se pide que devuelva el dinero.

Como ya se conocía, la FGR solicita en su acusación una pena máxima de 21 años en contra de Robles, aunque también se dice abierta a negociar con la defensa una salida alterna que evite ir a juicio.

A continuación, Animal Político adelanta los puntos clave de esta acusación que será expuesta oralmente en una audiencia programada para el próximo 26 de octubre y en la que Robles ya recibió autorización judicial para estar presente físicamente.

La acusación: omisiones

En el escrito de 53 páginas presentado por la agente del MP Federal Teresa Maldonado Rodríguez ante el juez de control del Reclusorio Sur, se acusa a Rosario Robles Berlanga, presa desde hace un año de forma preventiva en el penal femenil de Santa Martha, de cometer dos cargos de ejercicio ilícito del servicio público en la modalidad de omisión.

Ello ya que, según la FGR, Robles no impidió ni denunció la firma de convenios que las dependencias que encabezó – Sedesol y Sedatu – realizaron con universidades públicas, y que de acuerdo con auditorías de la ASF facilitaron el desvío de recursos hacia empresas irregulares o fantasma.

Lo anterior, subraya la agente ministerial, era del conocimiento de la exfuncionaria, pues existen siete testimonios (cuatro de funcionarios de ASF y tres de subordinados suyos) en los que le manifestaron que había irregularidades en los convenios, a lo que se suman seis informes de auditoría, ocho dictámenes técnicos, y demás documentos de la misma Auditoría Superior.

“No obstante de saber de estos actos ilegales, Robles no hizo nada para evitarlo ni tampoco informó por escrito a su superior jerárquico, con lo cual permitió que se afectara gravemente el patrimonio del pueblo nacional (…) involucrando con ello a diversas instituciones de Estudios Superiores, multiplicando con lo anterior la crisis financiera que presentaban, lo que dañó irreparablemente la Educación Pública Superior del país” subraya la acusación.

La fiscal Maldonado sostiene textualmente que el fraude que Robles no habría detenido es conocido como “La Estafa Maestra”. Dicho título hace referencia a un reportaje publicado por este medio en 2017 donde se documentó el posible desvío de miles de millones de pesos de una decena de dependencias federales (no solo de Sedesol o Sedatu).

Las pruebas contra Robles

Para convencer al juez de que Robles es culpable la FGR ofreció 288 datos de prueba, la mayor parte de ellos documentos y testimonios de personas que a su vez aportan los referidos oficios.

De 56 testigos que la fiscalía ofrece 35 son funcionarios o exfuncionarios de la ASF entre los que destacan el extitular de dicho organismo, Juan Manuel Portal, y la exdirectora General de Auditoría Forense, Muna Dora Buchahin. A ellos se suman directores, auditores, jefes de departamento, coordinadores, entre otros subordinados.

La utilidad de esos testigos, señalan los fiscales, es que declaren las circunstancias de tiempo, modo y lugar en que se realizaron las auditoras en Sedesol y Sedatu y las notificaciones de estas. Y a su vez que corroboren la entrega de los documentos que también forman parte de las pruebas.

Además, la FGR también presentó como testigos a 18 funcionarios y exfuncionarios de la Secretaría de Bienestar (antes Sedesol) y de la Sedatu con la finalidad de que corroboren que la ASF alertó de irregularidades en los convenios firmados con diversas instituciones públicas, y de que no existe oficios en donde Robles ordenara detener estos pagos o lo reportara a su “superior jerárquico”.

Por otro lado, los fiscales también ofrecieron 231 pruebas documentales de las cuales 145 son los dictámenes, oficios y notificaciones de la propia ASF relacionados con las irregularidades detectadas en las dependencias de Robles, y las denuncias que dieron pie a las mismas. Muchos de estos documentos son ofrecidos por los mismos testigos que han sido citados.

A ellos se suman 57 documentos que corresponden a copias de los convenios y los anexos firmados por las dependencias y analizados en su momento por la Auditoría.

El resto de las pruebas documentales corresponden a oficios de los mismos funcionarios y exfuncionarios federales citados como testigos en los que se notifica que hay irregularidades reportadas por la ASF, o en donde se corrobora que no hay instrucción para que eso se detuviera. A su vez los fiscales aportarán constancias que corroboran que otros funcionarios de menor rango de las referidas dependencias han sido procesados.

Por lo que corresponde a peritajes practicados por la propia FGR, la acusación solo oferta uno en materia de contabilidad firmado el 2 de julio de 2019 por la especialista María de Lourdes Becerra Pérez. Como pruebas materiales no se oferta ninguna, y como otras pruebas se ofrecen 13 discos compactos con presentaciones de Power Point que resumen todo lo anterior.

En la acusación no se advierte de ningún tiempo de seguimiento a cuentas bancarias, al destino de los recursos presuntamente desviados, o a evidencia de otro tipo.

La pena: dos décadas, cinco mil millones o que confiese

En la parte final de la acusación la FGR detalla la sanción que solicita que se aplique a Robles. Como ya se había informado previamente, la agente del MP Maldonado Rodríguez pide la pena máxima de 21 años de cárcel por presuntas omisiones de la exfuncionaria tanto en Sedesol como Sedatu. Ello además de una multa de 3.5 millones de pesos.

No obstante, en el apartado de reparación del daño la fiscal señala que si bien el delito del que se acusa a Robles no tuvo un resultado material sino que es formal (un comportamiento) consideran que es procedente que pague los 5 mil 73 millones 358 mil 846 pesos que presuntamente fueron desviados con los convenios que ella no impidió.

Lo anterior pese a que ni en la acusación ni en ninguna otra investigación se señala a Robles de haberse quedado o enriquecido con al menos una fracción del dinero desviado de las mencionadas dependencias. De hecho, un dictamen sobre su evolución patrimonial realizado por la Secretaría de la Función Pública no arrojó irregularidades.

La Fiscalía concluye la acusación señalando que aun cuando se piden las penas mas graves contra la exfuncionaria, está en “la mejor disposición” de negociar con la defensa una terminación anticipada del proceso. Aunque no se detalla, la salida mas probable sería un proceso abreviado que implicaría que Robles se declare culpable y renuncie ir a juicio, todo a cambio de una condena reducida.

Lo que sigue: la respuesta de Rosario y audiencia clave

Tras la acusación formal presentada por la FGR en contra de Robles el proceso se acerca a una fase de definición. En los próximos días será la defensa de la exfuncionaria quien, por escrito, responderá a los hechos que se le imputan y ofrecerá sus propias pruebas de cara al juicio.

Luego vendrá la exposición oral de la acusación y la respuesta de la defensa en una audiencia denominada intermedia, que como este medio ya había adelantado ha sido programada para el próximo 26 de octubre en el Centro de Justicia Federal del Reclusorio Preventivo Sur en la Ciudad de México.

Se trata de una audiencia clave pues es la última previo al juicio oral, y en ella se definirá qué pruebas de las partes se mantienen y cuales son desechadas.

Cabe señalar que, pese a encontrarse dentro del grupo de personas vulnerables de contraer COVID, Robles solicitó formalmente al juez federal Jesús Delgadillo Padierna que le permita asistir presencialmente a la referida audiencia intermedia. El pasado 18 de septiembre el juez aceptó dicha solicitud, por lo que ordenó a las autoridades del penal de Santa Martha que el día de la audiencia permitan el traslado de robles al Reclusorio Sur, previa certificación de su estado de salud.

La restricción que sí se mantiene hasta ahora de parte del Poder Judicial Federal es la de permitir la entrada al público a la audiencia. Ello por las medidas sanitarias relacionadas con el COVID que hasta ahora están vigentes hasta el 31 de octubre.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.