close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo
Las voces de los capos en Las Guerras Ocultas del Narco (capítulo de regalo)
La investigación periodística de Juan Alberto Cedillo, hecha libro, incluye cientos de expedientes del archivo histórico de la Secretaría de la Defensa Nacional y testimonios de capos en la corte de Texas.
Cuartoscuro Archivo
Por Verónica Santamaría
26 de agosto, 2018
Comparte

Al periodista Juan Alberto Cedillo cubrir temas policiacos, desde hace una década, le dejó noches de insomnio ante los constantes acontecimientos de violencia. Comidas sin saborear. Lapsus en los que actuaba sin medir los riesgos. Sucesos que lo llevaron a presenciar y documentar la sangrienta situación que comenzaba a vivir y que actualmente vive México.

“Me tocaron temas muy difíciles. Cubrí la masacre de Allende y luego investigué el tema a profundidad. La masacre de Allende es lo peor que le ha sucedido a este país, oí los testimonios de víctimas y para esto tenía casi 10 años cubriendo San Fernando, Tamaulipas, los secuestros, cosas terribles y pensaba que estaba un poco racionalizando, un poco ingenuo a la crisis de toda esta situación”, dijo en entrevista con Animal Político, en el marco de la presentación oficial de su libro: Las Guerras Ocultas del Narco.

Castillo argumentó que la situación de cómo se ha vivido esta violencia en la provincia “no se entiende ni se ve la dimensión desde la Ciudad de México”, donde escribir una nota, para para un reportero local, puede ser causa de que lo maten “y no estoy exagerando”.

La investigación

Las Guerras Ocultas del Narco es una investigación periodística que se recoge a partir de los testimonios de los capos del narcotráfico que han testificado en juicios de las cortes de Texas. Acontecimientos en los que el periodista estuvo presente.

Se trata de juicios donde los capos del Cártel del Golfo y los Zetas testifican a favor de la Fiscalía.

“En el libro son estos capos los que cuentan la historia, cómo operaron, cómo se dividieron, cómo tocaban la droga, cómo la pasaban, qué autoridades en los Estados Unidos corrompen la frontera para cruzar la droga”, dijo Cedillo.

Además de estos testimonios judiciales, el libro cuenta con los documentos de wikileaks y la revisión de cientos de archivos de la Secretaría de Defensa Nacional (Sedena), con documentación de declaraciones ministeriales, “pero teniendo como fondo también que yo cubrí todo eso”.

La narcocultura

De acuerdo con el autor, en la década de los 80 nadie se hubiera imaginado que México estaría sumido en una ola de violencia avasalladora e incontrolable, el país “tenía una relación de reconocimiento, de pacificación, había pobreza, corrupción, pero nada comparado con que íbamos a tener 31 mil muertos por mes, si alguien -hace 30 años- te habría dicho que México iba a estar así nadie le habría creído”.

Castillo explicó que la violencia, tal como la conocemos ahora, empezó en Nuevo Laredo. “Fue en 2004 que el narcotráfico se transformó en un fenómeno social, es decir el narcotráfico venía operando durante muchos años como un asunto muy pequeño y, a partir de 2004, esto se transformó y se convirtió en un fenómeno social que explotó con una violencia inusitada”.

“No se puede ser simplista y decir: es violencia, es la corrupción, es la pobreza es la corrupción o es la injusticia social. Ahí hay cambios de familias del noreste. La narcocultura, la injusticia social, la corrupción, la complicidad de autoridades. Todo eso generó  un fenómeno social que transformó la vida de México”.

Amenazas y crisis

Cubrir temas de narcotráfico y delincuencia organizada en uno de los países más violentos para ejercer el periodismo como lo es México deja amenazas de muerte y sentimientos encontrados al estar frente a un victimario, como quien entre risas burlonas narra cómo descuartizó a una familia entera.

“Siempre tienes amenazas de muerte, tienes riesgos y creo que los colegas de Ciudad de México han exagerado esos riesgos. Sí hay muchos riesgos, sí hay amenazas, yo tuve amenazas donde fueron a romper la tubería de mi casa, cuando escribí un artículo sobre las pandillas y el narcotráfico y entendí el mensaje. Me retiré tres meses escribiendo cosas más simples”.

Cedillo agregó: “los capos nunca perduran, siempre se caen. Una de las cosas que más les preocupaba a los cárteles es que no estuvieras escribiendo para la contra, por eso es muy importante si el editor nos cambiaba y daba una interpretación de que a los Zetas digan que a ese reportero le estaban pagando para publicar contra nosotros, entonces cada nota tiene que ir bien reflexionada y pensada de cómo la iban a leer ellos, esto es para bajar el riesgo y, si en Ciudad de México, un editor le mete mano me está poniendo en riesgo”.

Juan Alberto Cedillo nació en Ciudad de México y radicó en Monterrey, Nuevo León. Tiene estudios en Historia por la Universidad de Nuevo León. Ha dedicado 20 años de carrera periodística en cubrir temas de crimen organizado. Los medios para los que ha escrito son: Revista Expansión, El Financiero, y Proceso. Tiene escritos otros tres libros que hacen referencia a archivos desclasificados de Estados Unidos.

Con autorización del sello editorial Grijalbo y el autor, Animal Político te obsequia un capítulo de regalo de Las Guerras Ocultas del Narco de Juan Alberto Castillo.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Por qué Tijuana rechaza el título de ciudad más violenta del mundo (y qué dicen las cifras)
Un ranking anual de ciudades con más homicidios dolosos le dio a Tijuana un triste título: la ciudad más violenta del mundo. Pero las autoridades en esa urbe mexicana señalan errores de metodología del estudio.
Por Darío Brooks (BBC News Mundo)
11 de abril, 2019
Comparte

Tijuana fue colocada en el lugar en el que ninguna urbe quisiera estar: en lo más alto de la lista de las ciudades más violenta del mundo.

Se trata de un ranking que cada año publica el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal (CCSPJP) sobre las metrópolis con más homicidios en todo el planeta.

La organización con sede en México presentó el mes pasado su informe “Las 50 ciudades más violentas del mundo” en el que Tijuana aparece con una tasa de 138.26 homicidios dolosos por cada 100,000 habitantes.

Ningún dicho retórico altera ese hecho“, dijo el CCSPJP días después de la publicación de su informe.

Y es que las autoridades de esa ciudad, fronteriza con Estados Unidos, han rechazado durante los últimos días la metodología empleada en el ranking.

“Nadie puede ir en contra de la verdad, no hay lugar a dudas de que Tijuana tiene grandes retos en materia de seguridad”, dijo el secretario de Seguridad Pública municipal, Marco Antonio Sotomayor, en un comunicado en el que rechaza el estudio del CCSPJP.

“Pero que sea considerada por este estudio la ciudad más violenta del mundo es a todas luces falso y está totalmente alejado de la realidad que se vive en Tijuana”, añadió.

La controversia se centra en cómo se determinó la tasa de homicidios dolosos de Tijuana, y si éste debe ser el único factor a considerar para afirmar que una ciudad es violenta.

Una verificación de BBC Mundo a las cifras oficiales muestra que la tasa de homicidios dolosos en esa ciudad arroja resultados inferiores a los calculados del CCSPJP, aunque no por ello menos graves.

Las cifras del estudio

Ciudad que es hogar de casi 2 millones de personas -y miles más que diariamente cruzan desde o hacia EE.UU.-, Tijuana vivió uno de sus años más complicados de seguridad pública en 2018.

El CCSPJP indicó que la metrópoli tuvo 2,640 casos de homicidios doloso -cuando una persona muere por una acción intencional de alguien- el año pasado.

La tasa fue calculada con base en una población estimada de 1,909,424 habitantes de la zona metropolitana de Tijuana, lo arroja una media de 138,26 homicidios por cada 100,000 habitantes.

En el segundo lugar de la lista está la también mexicana de Acapulco, en donde la tasa se ubica en 110.50, seguida de Caracas (Venezuela) con 99.98.

Primera objeción

La oficina de Seguridad Pública de Tijuana rechaza, en primera instancia, el hecho de que el CCSPJS no solo considerara los homicidios dolosos ocurridos en su municipio, sino que les sumó los ocurridos en Playas de Rosarito.

Esa otra demarcación territorial del estado de Baja California se encuentra unida a Tijuana por una franja de 3 km de longitud de fraccionamientos semiurbanizados entre unas montañas.

Sin embargo, el CCSPJS lo catalogó como la misma zona urbana de Tijuana, pues la metodología de su estudio se enfoca en “manchas urbanas”, indicó el presidente de la asociación, José Antonio Ortega.

“Desde hace 10 años así lo hemos aplicado metodológicamente. Estamos ubicando manchas urbanas y no divisiones políticas que tienen esas ciudades”, dijo Ortega a BBC Mundo.

Para el secretario Sotomayor, sumar homicidios de demarcaciones vecinas es un criterio que “extrañamente”no es aplicado en el mismo estudio en zonas metropolitanas de grandes ciudades como Guadalajara, Monterrey o Ciudad de México.

“Ahí se contabilizan los homicidios de forma separada por municipio. Este error metodológico pareciera haberse utilizado para que Tijuana encabece el ranking”, señala Sotomayor.

¿Qué cambia si no se suman?

En respuesta a esta crítica, el CCSPJS indica que solo considerando las cifras de Tijuana, la tasa de homicidios dolosos por cada 100,000 habitantes incluso aumenta para esa ciudad, situándola en 139.99.

“Si le quitamos Rosarito, saldría peor Tijuana”, sostiene Ortega.

BBC Mundo hizo su propia comprobación con base en los homicidios dolosos de Tijuana y Playas de Rosarito registrados en el Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) que el CCSPJP cita como fuente.

Con base en las estimaciones de población para 2018 del gobierno de Baja California en esos municipios, la tasa es menor que la reportada por el CCSPJP, pero no da la razón al municipio de Tijuana.

Tijuana tiene una tasa de 125.56 si se evalúa solo el municipio, mientras que si se le suman los casos y población de Playas de Rosarito, la tasa es de 123.66 (solo la de éste último es de 93.05).

La variación del número de homicidios contabilizados en el SNSP -menor en la revisión de BBC Mundo- es algo normal, pues las bases de datos de meses anteriores son actualizadas conforme se confirman o descartan registros erróneos.

Homicidios dolosos en Tijuana. Tasa de casos por cada 100.000 habitantes solo para este municipio (sin incluir a Playas de Rosarito). [ 139,99 Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y Justicia Penal ],[ 125,26 Observatorio Nacional Ciudadano ],[ 125,56 BBC Mundo ], Source: Fuentes: Publicaciones del CCSPJP, del ONC y recuento de BBC Mundo., Image:

Francisco Rivas, un experto en los índices de violencia de México consultado por BBC Mundo, señaló que “no es correcto” sumar municipios diferentes en estudios sobre estas problemáticas.

“Es como si yo dijera que en el caso de Londres con algún municipio aledaño, yo le estuviera agregando las tasas de incidencia”, dijo el presidente del Observatorio Nacional Ciudadano (ONC).

Su ONG encontró que hay una tasa de homicidios dolosos de 125.26 para Tijuana, es decir, 13 puntos menos que la determinada por el CCSPJP y 0.30 menos que el cálculo de BBC Mundo.

Segunda objeción

Las autoridades de Tijuana parten de un reconocimiento: la situación de inseguridad que vivió la ciudad fue grave.

“Debemos iniciar aceptando la problemática generada por la rivalidad entre grupos delictivos que provocó que las cifras de homicidios aumentaran significativamente el año pasado en Tijuana”, indicó el secretario Sotomayor.

Pero critica que el estudio del CCSPJP solo considere al homicidio doloso como síntoma de una ciudad violenta.

“La violencia se debe medir con base en todos los delitos“, sostiene Sotomayor (en lo cual coincide parcialmente el experto Francisco Rivas, del ONC).

“También deben ser consideradas el alto número de desapariciones forzosas que se presentan en otras regiones de México y que no están considerados como homicidios, pero en la práctica desafortunadamente lo son, situación que no prevalece en Tijuana”, añade el funcionario.

El CCSPJP sobre esto indica que solo compara el homicidio doloso “ante la imposibilidad de obtener datos sobre otros delitos violentos de urbes de todo el mundo”.

“Población flotante”

El secretario Sotomayor también apuntó a que Tijuana vive una situación especial al tener una “población flotante” -las personas que entran y salen de la ciudad día con día- particularmente especial.

“Tijuana por su ubicación geográfica en la frontera tiene una población flotante importante, por lo que el número de habitantes es mucho mayor al establecido”, dijo el funcionario.

“La asociación que publica el estudio (el CCSPJP) utiliza como base las cifras oficiales que están alejadas de la realidad”, añadió.

Ante esto Ortega afirma que su asociación necesariamente tiene que trabajar con cifras de población residente, pues esto es básico para dar certidumbre en el caso de Tijuana y otras urbes de más de 300,000 habitantes consideradas para su estudio.

“No importa que dicho retórico intente el secretario Sotomayor, eso no va cambiar el hecho de que Tijuana es la ciudad más violenta del mundo”, critica Ortega.

¿La ciudad más violenta del mundo?

Desde la perspectiva del Observatorio Nacional Ciudadano, que cada mes presenta cifras de incidencia delictiva en México, el estudio del CCSPJP presenta “muchas debilidades” de metodología.

Francisco Rivas señala que entre varias falencias observa que el estudio “analiza los datos oficiales e incluye otras fuentes no oficiales” ante la falta de información de algunos países.

“Venezuela hace años que no presenta ningún dato sobre seguridad”, señala Rivas.

En su metodología, el CCSPJP dice que toma como base que “las cifras de homicidios deben provenir de fuentes oficiales o fuentes alternas”, como notas periodísticas, y que deben ser “asequibles a través de internet”.

Pero Rivas indica que al no haber homogeneidad en los datos que reportan los crímenes en cada país, es imposible afirmar cuál es “la ciudad más violenta del mundo”.

“Tijuana vive una crisis absolutamente terrible, pero para mí es igualmente grave que afirmemos cosas con la información incorrecta o falsa“, señala.

“Es tan negativo encubrir datos como falsear sistemas de información para castigar a una autoridad”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=_cDXqCfnycM

https://www.youtube.com/watch?v=cqGT5wh5REw

https://www.youtube.com/watch?v=rUrDvYJtKPU&t=16s

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.