close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Getty Images
Cómo el efecto AMLO destrabó la difícil renegociación del TLCAN
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció un acuerdo comercial con México, el primer paso para concluir un nuevo TLCAN. Expertos coinciden en que esto no hubiera sido posible sin el respaldo de Andrés Manuel López Obrador.
Getty Images
Por Alberto Nájar BBC Mundo
28 de agosto, 2018
Comparte

Todo cambió el 1 de julio. Hasta ese día las renegociaciones del tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) estaban virtualmente suspendidas.

Aunque existían avances en algunos temas, había incertidumbre sobre el destino del acuerdo comercial, el más importante para el país.

Pero la contundente victoria de Andrés Manuel López Obrador en la elección presidencial del 1 de julio movió por completo el escenario.

En pocos días las pláticas entre las delegaciones de México y Estados Unidos se reanudaron con celeridad, sobre todo en los temas más controvertidos que atoraron la negociación.

Así, este lunes el presidente Donald Trump anunció un acuerdo en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN o NAFTA, como se le conoce por sus siglas en inglés).

Es un primer pacto bilateral que sería la base para un nuevo acuerdo que incluya a Canadá.

Detrás de este nuevo optimismo existe el efecto AMLO, como se conoce en México a López Obrador.

Según especialistas los mensajes y señales que envió el presidente electo fueron básicos para destrabar las negociaciones.

Por un lado la buena relación que mantiene con Trump, con quien conversó por teléfono al día siguiente de su elección.

Y después la apertura de AMLO para mantener una posición más flexible en algunos temas que habían atorado la renegociación.

El presidente Enrique Peña Nieto destacó el papel de López Obrador y su equipo en el acuerdo comercial anunciado este lunes.

“Reconocer la disposición del gobierno electo para que personas designadas por quien ha resultado ser presidente electo de México, fueran parte observadora de este proceso y nos permitiera hacer un frente común como nación”, dijo.


¿Qué acordaron?

  • Revisión periódica: el acuerdo tendrá una duración de 16 años pero será sometido a revisión cada seis años. Esta no acarreará la amenaza de expiración automática del tratado -como había propuesto originalmente EE.UU.- y permitirá renovar el pacto por otros 16 años.
  • Automóviles: se requerirá que para poder ser exportado sin aranceles, 75% de un vehículo tiene que ser producido en uno de los dos países (en la actualidad se exige un 62,5%). Además entre 40% y 45% del auto debe ser hecho por trabajadores que ganen al menos US$16 por hora. Con esto se busca evitar la deslocalización de fábricas a zonas de bajo coste en México.
  • En la sección referida a derechos laborales se incluye un anexo en el cual las partes se comprometen a adoptar normas y prácticas laborales conformes a lo establecido por la Organización Internacional del Trabajo, a hacerlas cumplir y a no derogarlas de su legislación.

Señales

De acuerdo con especialistas, entre las razones para este nuevo escenario comercial es la forma como Trump define al próximo presidente de México.

Este lunes, por ejemplo, el magnate dijo que estaba “impresionado” con López Obrador.

Y antes, al responder una carta enviada por AMLO el mandatario estadounidense dijo que “le haría muy feliz” establecer acuerdos con el político mexicano.

Una posición vinculada con el fuerte respaldo de López Obrador en la reciente elección, lo que le convierte en uno de los presidentes más fuertes en la historia del país.

Con esa clase de personajes simpatiza Trump, le dice a BBC Mundo Maureen Meyer, directora para México de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA, en inglés).

También por eso el mensaje en la carta enviada al presidente electo el pasado 20 de julio, en la que el magnate se dijo dispuesto a una renegociación exitosa del TLCAN “pero sólo si lo podemos hacer rápido”.

AMLO designó entonces al embajador Jesús Seade Kuri como parte del equipo negociador del acuerdo. Su papel, reconoció el secretario de Economía Ildefonso Guajardo, fue crucial.

“Manda un mensaje contundente de certidumbre sobre el compromiso de transición en un tema tan importante en la estrategia de vinculación con el principal socio comercial”, dijo en conferencia de medios.

“El embajador jugó un papel fundamental, sobre todo en momentos muy difíciles donde a veces no veíamos claramente si había espacio para transitar en esto”.

“Cambiar de canal”

Otra de las señales que facilitaron la última etapa de conversaciones fue la disposición del equipo de López Obrador para explorar opciones distintas al TLCAN.

Seade Kuri, por ejemplo, dijo a mediados de julio que no sería “grave” para México establecer acuerdos por separado con sus socios.

“Nosotros queremos primero intentar el (acuerdo) trilateral”, dijo a la periodista Carmen Aristegui.

“Si es necesario el cambio de canal lo haremos con ellos, también es posible un acuerdo bilateral con Canadá y Estados Unidos”.

Luego, durante las seis semanas que duraron las negociaciones, el equipo de AMLO se mostró dispuesto a aceptar la renovación periódica del acuerdo, como había propuesto Trump.

Fue la llamadacláusula atardecer”, con la cual el TLCAN expiraba cada cinco años.

Según el periodista Carlos Loret, los negociadores del presidente electo aceptaron que, de facto, esa disposición ya existe en el actual acuerdo pues los tres países tienen la posibilidad de abandonarlo en cualquier momento.

Otro tema donde hubo flexibilidad fue la explotación de hidrocarburos.

López Obrador dijo desde su campaña que no está de acuerdo con la Reforma Energética aprobada en el actual gobierno, y que permite la participación de capital privado en el tema.

Según Loret, los enviados de AMLO a la negociación aceptaron que en el tema México se comportaría con base en su Constitución, la cual incluye la presencia de empresarios en la búsqueda y venta de hidrocarburos.

“Es algo importante, este paso da estabilidad económica y financiera”, dijo el presidente electo sobre este punto del nuevo acuerdo.

“Se logró dejar de manifiesto que México es un país soberano y que en el tema energético sólo nos corresponde a los mexicanos decidir qué debemos hacer para el manejo, la administración de los recursos naturales”.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Cuartoscuro
Condonaciones del SAT fueron de 600 mil millones y no de 400 mil como dijo AMLO, señala Fundar
La organización Fundar calcula que, en realidad, el SAT ha perdonado más de 600 mil millones de pesos a ciertos deudores, y no 400 mil como anunció este lunes el presidente López Obrador.
Cuartoscuro
21 de mayo, 2019
Comparte

El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció el lunes en su conferencia matutina que en la última década el Sistema de Administración Tributaria (SAT) condonó 400 mil millones de pesos en impuestos a 153 mil contribuyentes. Sin embargo, la organización Fundar calcula que en realidad ha perdonado más de 600 mil a ciertos deudores y, por ser supuestamente imposible de cobrar, ha cancelado hasta el triple de ese monto.

A base de solicitudes de información, reportes de la Auditoría Superior de la Federación e información pública del SAT, Fundar, que durante años ha denunciado la injusticia en las condonaciones de impuestos, ha recopilado datos de que por distintas causas se han perdonado 628 mil 937 millones de pesos de 124 mil contribuyentes.

Los montos más altos se dieron en amnistías fiscales promovidas tanto por Felipe Calderón como por Enrique Peña Nieto en el primer año de su gobierno, un mecanismo que detalló en la mañanera la titular del SAT, Margarita Ríos-Fajart.

Lee: Apps de transporte y entrega de comida descontarán impuestos a sus choferes a partir del 1 de junio

Según los datos de Fundar, en 2007 lo perdonado fueron 144 mil 423 millones de pesos (ajustado al valor de 2019) de mil 135 contribuyentes, y en 2013 la cifra alcanzó 217 mil 875 millones de 110 mil 571 deudores. Estas cantidades suman el 91 % de lo expuesto por el SAT.

La razón de perdonar esas deudas, explica a Animal Político Iván Benumea, investigador de la organización, es que en la Ley de Ingresos, aprobado por el poder Legislativo e implementado por el Ejecutivo, se puso en marcha un plan de condonación masiva, con el argumento de regularizar a cientos de morosos para que por fin declararan cuánto debían y pagaran una parte, pero la pagaran en ese momento.

“Las condonaciones se otorgan para que en el corto plazo el gobierno recabe algo de lo que los contribuyentes le deben desde hace mucho tiempo, o de lo que le deben porque no se lo han declarado. Y el beneficio para el gobierno es que su primer año de gestión lo inicia con recursos extraordinarios”, señala.

Te puede interesar: Gobierno federal anuncia más despidos, recortes en viáticos y comunicación

Pero la Auditoría ha dicho que estos programas fomentan la evasión fiscal, ya que se vio que de la primera a la segunda hubo muchos reincidentes, por lo que podría ser que no hayan pagado durante años esperando que hubiera nuevamente una amnistía fiscal de este tipo.

Volviendo a la discordancia de cifras entre lo informado por el SAT y lo recopilado por Fundar, Benumea detalla que hay varios tipos de condonaciones y quizá el gobierno no incluyó todas en su reporte. Por ejemplo, en multas se perdonaron 17 mil 417 millones; y en otros programas de regularización implementados entre 2007 y 2013 se condonó hasta 239 mil 924 millones.

Además, existe otra figura que es la cancelación de créditos fiscales. Este no es un perdón a un contribuyente que siga activo, sino que se llama así a una medida administrativa para dar de baja de los registros del SAT un adeudo que se ha tratado de cobrar por mucho tiempo y se considera ya imposible porque el deudor ya no tiene bienes o es ilocalizable.

Lee también: SAT debe informar qué clubes de la Liga MX han sido condonados por multas

Bajo este esquema, según Fundar, el SAT canceló deudas por 1.1 billones de pesos entre 2007 y 2018.

De eso no hay información sobre los beneficiarios y el monto que dejó pendiente cada uno, o cuánto tiempo llevaban en cartera y qué acciones se hicieron para definitivamente considerar que no se podía cobrar, e incluso si hubo acciones legales contra esos deudores.

Por ello, la organización pide al gobierno que además de las cifras ofrecidas en conferencia, promueva la transparencia total de qué hicieron las administraciones anteriores, y que se hagan reformas legales para evitar que se puedan dar amnistías fiscales similares en un futuro.

Más sobre el tema: Grandes compañías evaden impuestos usando empresas fantasma, revela el SAT

“Creemos que el decreto es algo muy positivo porque plantea un parteaguas entre lo que sucedió en las administraciones pasadas y lo que plantea hacer esta nueva administración, es una señal muy positiva para diferenciarse de los sexenios anteriores, pero aún es necesario que se reformen las leyes fiscales, que los límites a la condonación de impuestos queden establecidos en otras normas que no sean decretos, porque las condonaciones también pueden ser diseñadas por el poder Legislativo, y hay otras figuras que no son condonaciones como tal pero se le parecen mucho y sobre ellas no hay muchos controles”, afirma Benumea.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.