Niños huérfanos de familia y gobierno: quedan atrapados en la burocracia legal
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Adobe Stock

Niños huérfanos de familia y gobierno: quedan atrapados en la burocracia legal

En México no suele sancionarse a quienes no priorizan definir la situación jurídica de los menores de edad que, en su mayoría, quedan atrapados en limbos jurídicos hasta que alcanzan la mayoría de edad.
Foto: Adobe Stock
Por Paola Díaz Lameiras /Newsweek en Español
26 de agosto, 2018
Comparte

DESDE HACE DÍAS los vecinos de una unidad habitacional escuchan llantos de una bebé en uno de los departamentos. Están inquietos, pero temen hacer algo. Finalmente, uno se atreve a llamar la patrulla.

Al llegar la patrulla, los vecinos explican lo ocurrido. Cuentan, preocupados, que además han observado que la mamá de la pequeña sale desde temprano y se va por muchas horas.

Después de que los patrulleros hablan con los vecinos fuerzan la puerta y se encuentran a una bebé de meses sentada en el piso. Está en muy mal estado de higiene, con un plato vacío con restos de comida vieja alrededor. La bebé está llorando y con miedo. Deciden llevársela para presentarla ante el Ministerio Público.

La madre explicará luego a la autoridad que se encuentra sola en Ciudad de México; que vino de Chiapas, que no conoce a nadie más y que consiguió un empleo como personal de limpieza para oficinas y que no tiene quien le cuide a su hija. También explica que procura dejarle comida y regresar a la hora de su descanso. Que no quería hacerle daño.

La mujer, que cuenta uno o dos grados de primaria y no puede comprobar su identidad porque sus papeles están en su pueblo, es detenida. La acusan de “omisión de cuidados”. Luego la dejarán en libertad, pero queda pendiente comprobar su identidad. Nunca volverá a aparecer.

Así comenzó el intrincado camino de Sara, una bebé de ocho meses que tuvo que ser retirada de su mamá. Aunque el delito varía en cada caso, en México la omisión de cuidados es muy común a escala nacional.

Es el gobierno, a través del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia, conocido como DIF, el que decide en qué institución de cuidado alternativo colocará al menor en cuestión. La institución de asistencia social puede ser pública (del DIF) o privada (supervisada por el DIF).

La posibilidad de que un infante sea adoptado depende de que se resuelva su situación jurídica. De no ser resuelta, como sucede en muchas ocasiones, el menor en cuestión permanecerá hasta la mayoría de edad en una institución de cuidado alternativo y, luego, será enviado a la calle.

Tanto el DIF como el Ministerio Público adscrito al caso de cada menor de edad y, en algunos casos, la institución que los recibe tienen la facultad para resolver la situación jurídica de cada niño. Cada una de estas instancias cuenta con el poder, la facultad jurídica y la autoridad para lograrlo, pero en la ley no existen plazos ni la obligación para hacerlo.

En caso de, primero, no poder ser reintegrados a su familia, se debe llevar el juicio de Pérdida de Patria Potestad y, después, de ser posible, el Juicio de Adopción.

AUTORIDAD, REBASADA

Hogar y Futuro, A. C. fue fundada en 1993 y es una casa hogar que, como su nombre lo indica, se plantea brindar un hogar a los menores que llegan con ellos, que forjen un futuro y tengan la oportunidad de crecer en una familia.

Para ello, han decidido encargarse de resolver la situación jurídica de cada uno de los menores que les son canalizados. Es decir, resuelven que sean reintegrados a su familia de origen y, de no ser posible esto, promueven su adopción con una “familia de corazón”, como la llama Marielena Hernández, directora de la casa hogar.

La adopción es una de las opciones contempladas por la Convención de los Derechos de la Infancia promovida por la ONU, desde 1990, como medio alternativo de cuidado por parte de los países para proteger a los infantes sin cuidado parental.

En teoría, no deben pasar más de seis meses para que se determine el estatus jurídico de un menor, pero es muy raro que esto suceda. “La realidad es que la autoridad está totalmente rebasada, y cuando llegan a una institución dejan de ser una preocupación y se convierten en un expediente”, comenta Hernández.

Las instituciones de cuidado alternativo tienen firmados convenios con el DIF y con las procuradurías para que se lleve su registro y con base en ello se realicen supervisiones; pero esto no sucede con regularidad. La también licenciada en pedagogía y maestra en terapia familiar señala que las visitas que reciben son de forma errática. En ocasiones reciben supervisiones por parte de la Secretaría de Salud, de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) y del DIF de forma casi consecutiva o a veces pasan años sin que estas tengan lugar.

Marielena Hernández destaca que el primer derecho de un niño que llega a ser cuidado por el Estado es restituir su derecho a vivir en familia. Por lo que, la institucionalización de un niño “no debe ser un destino, sino un paso”.

LUCRAR CON LA INDEFENSIÓN

Al no existir una ley que sancione el que no se llevan a cabo los procesos legales para definir la situación jurídica de los menores de edad, estos quedan indefensos por segunda ocasión. Primero, a manos de la familia en la que nacieron biológicamente y de la que fueron expulsados; después, a manos del propio gobierno.

Por esta omisión en la ley, la gran mayoría de las instituciones asistenciales no busca resolver la situación jurídica de los infantes que les son canalizados, convirtiendo lo que debería ser una estancia pasajera del menor en la única estancia que conocerán en su vida.

Además, se pueden beneficiar económicamente por tener a estos niños, al poder recibir donaciones particulares y ayuda gubernamental.

A los beneficios económicos se agrega que algunas instituciones pueden ahorrarse los gastos por contratación de abogados —quienes podrían iniciar un juicio especial de pérdida de patria potestad para aquellos menores en situación de desamparo, acogidos por una institución pública y privada de asistencia social y dar seguimiento al proceso hasta su definición—. Un juez podría resolver la situación jurídica de un menor, quien tendría la oportunidad de vivir en familia si se considerara que pudiera ser adoptado.

La Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim) indica que el Estado mexicano recibió en 2015 una observación por parte del Comité de los Derechos de la Infancia de las Naciones Unidas que señala que no existen políticas suficientes para apoyar a las familias en el cumplimiento de sus responsabilidades; que el número de niños y niñas privados de un entorno familiar es desconocido; que la institucionalización continúa siendo la opción priorizada y que existe una supervisión inadecuada sobre las instituciones de cuidado alternativo. Toma como ejemplos recientes los casos de abuso y negligencia encontrados en los albergues Casitas del Sur y Mamá Rosa.

El caso Casitas del Sur salió a la luz en 2008 cuando un juez otorgó la patria potestad de la menor Curiel Martínez a su abuela materna, quien al acudir a la casa hogar se enteró de que no estaba ahí. Este escándalo permitió que se descubrieran varias desapariciones de menores a manos de miembros de la Iglesia Cristiana Restaurada: personas que fundaron la casa hogar y entregaban a los menores a otros integrantes de la congregación. En 2009, la Procuraduría General de Justicia del DF inició una investigación y 126 menores fueron rescatados.

Sobre el caso “mamá Rosa”, en 2014 la Procuraduría General de la República (PGR) llevó a cabo un cateo y comenzó una investigación sobre el albergue la Gran Familia, administrado por Rosa del Carmen Verduzco, mejor conocida como “mamá Rosa”. Casi 500 niños que se encontraban en estado de desnutrición, viviendo en condiciones insalubres y deplorables fueron rescatados. En el albergue habitaban más de 600 personas, desde recién nacidos hasta adultos de 40 años. Algunos declararon haber sido obligados a pedir dinero y también haber sido víctimas de abuso sexual.

La ONU ha pedido al DIF que, como responsable legal de los más de 30,000 niños y adolescentes que había hasta 2015 en 879 centros de cuidado alternativo en el país, informe públicamente sobre el avance en la certificación de las instituciones de cuidado alternativo. La Redim ha advertido que existen, además, otros 29,000 menores sin cuidados familiares ni institucionales.

“Sin el cumplimiento de la Ley General de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes (promulgada en 2014) nuestro país seguirá descubriendo infiernos como La Ciudad de los Niños de Salamanca, Guanajuato, o La Gran Familia de ‘mamá Rosa’ en Zamora, Michoacán, que en circunstancias similares de institucionalización masiva mantuvieron bajo la complicidad de autoridades locales y políticos en turno un trato inhumano a cientos de niñas, niños y adolescentes enviados a estos lugares por los DIF estatales”, explica de forma contundente el documento de Naciones Unidas.

Por su parte, Edith Díaz Milanesio, abogada especialista en adopciones, agrega: “Hay mucha tolerancia al maltrato, al abandono, a la explotación infantil y, sobre todo, al fenómeno de los niños de la calle y también al fenómeno de los niños que permanecen institucionalizados hasta la mayoría de edad”.

Lee en reportaje completo en la nueva edición de Newsweek en Español. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

"Creía que el machismo y la homofobia ya se habían superado": Fabián Cháirez, autor del cuadro de Zapata

El cuadro representa al héroe revolucionario montado desnudo sobre un caballo, con tacones altos y un sombrero rosado.
12 de diciembre, 2019
Comparte
El cuadro "La Revolución" muestra a un Zapata desnudo, con tacones y sobrero rosado, sobre un caballo sexualmente excitado

Getty Images

Unos han pedido que a una pintura de un héroe patrio la saquen de una exposición, que la escondan o que la quemen. Otros la han abrazado como símbolo de la libertad artística o para exigir que lo femenino o lo “queer” se deje de ver como algo negativo en México.

Todo por un Zapata con zapatos de tacón.

No esperaba esta reacción“, le dice el artista Fabián Cháirez, autor de la polémica pintura de Emiliano Zapata, a BBC Mundo.

“Hay temas que creía ya superados o bajo control: la inclusión, el respeto a la diversidad o a lo diferente. Temas como el machismo, la misoginia, la homofobia…”, señala.

Su cuadro del líder revolucionario luciendo la bandera mexicana sobre su cuerpo desnudo, a caballo, con unos zapatos de tacón que a su vez son pistolas, forma parte de una exposición en el Palacio de Bellas Artes, en Ciudad de México, donde se exponen otro centenar de obras que interpretan la figura del héroe de la lucha campesina en el marco del centenario de su muerte y de la Revolución.

Pero solo la de Cháirez, que según el autor se concibió como una contraposición a la imagen predominante del hombre blanco, masculino y “fortachón”, fue interpretada como un intento premeditado de deshonrar a Zapata por parte de sus descendientes.

“¿Qué le parecería a cualquier persona que denigren de esa forma a su abuelo?”, cuestionó el nieto del revolucionario, Jorge Zapata González, quien dijo que presentaría acciones legales para exigir la retirada de la obra.

“Cuando me invitan a participar en esta exposición el sentimiento era de felicidad de exponer junto a grandes íconos de la plástica nacional e internacional. Todo estaba hasta hace unos días en lo contento que estaba”, añade el pintor.

Y entonces se armó la revolución.

View this post on Instagram

Foto: @ekiro

A post shared by Fabian Chairez (@fabian_chairez) on

“Falta de respeto”

Las quejas de la familia por retratarlo como “gay” las repitieron otros en redes sociales y hasta en el exterior de Bellas Artes, donde este martes hubo una protesta de agricultores comuneros admiradores de Zapata y su legado, por considerar la obra una falta de respeto, que acabó en enfrentamientos con defensores del cuadro.

“Creemos que es una ofensa a la memoria del general y si el pintor, en su libertad, quiere pintar penes de caballos, de burros, lo puede hacer, pero no atentar contra la figura de Zapata”, dijo Álvaro López Ríos, líder de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas.

Otros se sumaron al rechazo en redes sociales: “Es un icono mexicano y se debe conservar su imagen. Pinten a gente que lo sea (gay) y listo. Esto es oportunista y abusivo”, reza un tuit.

“Qué dirán los niños si llegan a ver esto, se imaginan la confusión a la que se enfrentará su mente, en la escuela ven a Zapata como el caudillo de la Revolución Mexicana y en esta pintura ven otra cosa”, dice otro.

protesta de agricultores comuneros

Getty Images
Admiradores de Zapata protestaron al considerar la obra una falta de respeto.

El pintor se crió con esos mismos símbolos, pero su punto de vista es muy diferente.

“Cuando vas creciendo y ves que la forma en que tu cuerpo o tus gestos se manifiestan no encajan dentro de los estereotipos o las expectativas de otras personas resulta doloroso e incómodo. Estamos acostumbrados a que la imagen del héroe esté cerca de esa masculinidad hegemónica y resulta triste que no estamos abiertos a otras posibilidades”, considera.

“Mi papel como artista es cuestionar y hacer una propuesta donde se valorice y se exponga otra forma de representar al cuerpo masculino”.

Las autoridades culturales mexicanas aseguraron que la pintura seguirá expuesta y defendieron su inclusión en la muestra.

El presidente Andrés Manuel López Obrador defendió por su parte que “los artistas tienen toda la libertad y no puede haber censura“.

Una figura “intocable”

¿Habría sido igual la polémica de haber sido otro personaje histórico el protagonista del cuadro? Al fin y al cabo Cháirez ya había retratado en un estilo similar a otros personajes de la cultura mexicana, desde el luchador enmascarado a figuras religiosas, sin despertar esta reacción.

La razón por la cual el caso de Zapata es diferente, asegura el politólogo, activista y autor mexicano Genaro Lozano, es que “muchos héroes de México son intocables, igual que los símbolos patrios”, y escandaliza que se le represente como afeminado.

Zapata es una figura recurrente en marchas y protestas de los campesinos, pero no son el único grupo que reivindica su legado y su lucha, de ahí que sea un personaje celebrado ampliamente como referente nacional mexicano.

Hombre toma una foto del cuadro de Zapata

Reuters
La “feminización” de Zapata ha enardecido a los admiradores del líder revolucionario.

La interpretación de Cháirez rompe con la “hipermasculinización de los héroes revolucionarios y los roles de género que la Revolución dejó: el hombre que salía a luchar por la tierra; la mujer, la Adelita, que lo seguía para alimentarlo”.

“Esta pintura incomoda esos roles tan fuertes que hay en el machismo mexicano“.

La realidad detrás de un cuadro

Cháirez, que considera a Zapata como parte del imaginario público mexicano, defiende su derecho como artista a cuestionar e interpretar su realidad.

Pero el debate sobre esta pintura es, en realidad, parte de un cuadro más complejo.

Por un lado, México ha sido pionero en el reconocimiento legal de las personas LGBTIQ y su capital se convirtió en 2010 en la primera administración en legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo en América Latina.

Por otro, “a pesar de que México cuenta con legislación de avanzada, particularmente a nivel federal, la garantía y ejercicio de estos derechos está lejos de poder ser una realidad en la vida diaria,” explica el activista Alex Orué, coordinador global de la organización pro LGBTIQ It Gets Better.

Manifestantes en México de la comunidad LGBTI.

Getty Images
Miembros de la comunidad LGBTIQ se manifestaron a favor de la pintura.

En México, el matrimonio igualitario y las leyes sobre identidad de género se deciden en las legislaturas de cada estado, por lo que no todos los congresos las han aprobado aún. Y grupos de derechos LGBTIQ alertan que las llamadas terapias de conversión aún son legales en el país.

Además, más de 500 personas LGBTIQ fueron asesinadas en el país en los últimos 7 años por su orientación sexual, su identidad o su expresión de género, según un informe de la organización Letra S, que alerta de la especial vulnerabilidad de la comunidad trans.

En México, añade Orué, “la feminidad es castigada y vista como desechable para el machismo”. “Que nos ridiculicen en la ‘comedia’ parece no despertar la misma indignación” por parte de algunos sectores que esta pintura, protesta.

“Y mucho menos los crímenes de odio por homofobia o transfobia ni los feminicidios”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=rCXa2gRXlcM

https://www.youtube.com/watch?v=VhMGk9zH0Zo

https://www.youtube.com/watch?v=QWwnV83nGzY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.