¿Por qué un pueblo en Nueva Zelanda pretende prohibir los gatos domésticos?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

¿Por qué un pueblo en Nueva Zelanda pretende prohibir los gatos domésticos?

Científicos conservacionistas han advertido desde hace tiempo del impacto de los gatos libres y salvajes en el ecosistema global: los han clasificados entre las 100 peores especies invasoras no nativas en el mundo.
30 de agosto, 2018
Comparte

Zona libre de gatos. Un pequeño pueblo de la costa sur de Nueva Zelanda planea implementar un plan radical para proteger la fauna nativa: prohibir los felinos domésticos.

Bajo la iniciativa, propuesta por Environment Southland, la agencia ambiental del gobierno, los propietarios de gatos en el pueblo de Omaui tendrán que castrar, poner microchip y registrar a sus mascotas ante las autoridades locales.

Pero si el gato muere o si alguien en la comunidad desea tener uno, no estarán autorizados a conseguirlo.

“Tu gato puede vivir su vida natural en Omaui, haciendo felizmente lo que hace. Pero cuando muera, no podrás reemplazarlo”, explicó Ali Meade, gerente de operaciones de bioseguridad.

Bajo el plan, cualquiera que no cumpla con la prohibición recibiría un aviso antes de que las autoridades le quiten a la mascota, pero solo como un “último recurso absoluto“.

La iniciativa es parte del plan regional de manejo de plagas propuesto por el consejo local, que fue abierto el martes para consultas.

Suena extremo, pero en opinión de algunos, podría ser una medida que otras comunidades deberían considerar.

El motivo

Algunos ambientalistas consideran que los gatos son responsables de la muerte de miles de millones de aves y mamíferos cada año y que es nuestra culpa.

“Los gatos son mascotas maravillosas, son espectaculares. Pero no se les debería permitir vagar fuera, es una solución bastante obvia”, explica a la BBC Peter Marra, quien encabeza al Centro de Aves Migratorias del Instituto Smithsoniano.

“Jamás dejaríamos a los perros hacer eso. Es tiempo de que tratemos a los gatos como perros”, agrega.

Stock image of a brown cat outfoors

Getty Images
Los gatos se consideran también “controladores biológicos” por eliminar plagas de ratones.

En Omaui, las autoridades dicen que la medida se justifica porque hay cámaras que muestran a gatos cazando aves, insectos y reptiles del área.

¿Qué tan grave es el problema de los gatos?

El debate sobre la población de gatos y ecosistemas locales no es único de Omaui.

Científicos conservacionistas han advertido desde hace tiempo del impacto de los gatos libres y salvajes en el ecosistema global: los han clasificados entre las 100 peores especies invasoras no nativas en el mundo.

Según Marra, al menos 63 extinciones de especies a nivel global están vinculadas a las poblaciones crecientes de gatos, lo que se potencia en áreas con ecosistemas altamente sensibles, como en Nueva Zelanda.

“Suena extremo. Pero la situación está fuera de control”, agrega.

Peter Marra releasing a red knot bird after tagging it in Texas

Tim Romano/Smithsonian Conservation Biology Instit
Marra cree que los amantes de los gatos de todo el mundo deberían adoptar una “mentalidad diferente” hacia estos animales.

De acuerdo con el especialista, los amantes de los gatos de todo el mundo deberían adoptar una “mentalidad diferente” hacia estos animales.

En su criterio, los gatos deberían ser adoptados cuando sea posible, luego deberían ser castrados y mantenidos en un ambiente controlado, por ejemplo, con una correa.

“Esta situación no es culpa de los gatos, es culpa de los humanos”, insiste.

Las estimaciones precisas son difíciles de determinar, pero en EU. hay alrededor de 86 millones de gatos domésticos, lo que equivale a uno de cada tres hogares.

Cantidades no cuantificables viven perdidas o de forma silvestre, lo que implica enormes pérdidas para el medio ambiente.

Se estima que hasta 4.000 millones de aves y 22.000 millones de mamíferos son matados por gatos en EE.UU. cada año.

‘Asesinos natos’

No es la primera vez que se pinta a los gatos como una amenaza en Nueva Zelanda, un país que cuenta con uno de estos animales en casi la mitad de sus hogares.

También son un tema candente en Australia, donde se les culpa por la muerte de miles de especies nativas cada noche.

Ese último país, que ha estado financiando iniciativas de sacrificio de la especie desde 2015, cuenta con la cerca a prueba de gatos más grande del mundo e incluso ha considerado la introducción de un toque de queda nacional para estos animales.

Los consejos y los gobiernos estatales han tomado el problema en sus propias manos: obligan a que los gatos permanezcan en el interior de las casas por la noche y desarrollan programas de esterilización obligatoria.

En Australia, alertan en algunos carteles que los gatos corren riesgos si permanecen fuera de las casas.

PETA
En Australia, alertan en algunos carteles que los gatos corren riesgos si permanecen fuera de las casas.

Sin embargo, las iniciativas contra los felinos siguen siendo controvertidas.

El año pasado, grupos defensores de los derechos de los animales protestaron contra un consejo local de Queensland que ofrecía recompensas de US$10 por los cueros cabelludos de gatos callejeros.

En Omaui, por su parte, los residentes dijeron a los medios locales que estaban “conmocionados” y “engañados” por la prohibición propuesta y se han comprometido a resistirse.

Los gatos son muy populares en redes sociales.

Getty Images
Los gatos son muy populares en redes sociales.

Nico Jarvis es una residente local que asegura que sus tres gatos ayudan a combatir los roedores en su casa y comparó el proyecto con un “estado policial”.

Amantes de los gatos en páginas de Facebook reaccionaron airadamente ante las noticias y señalaron que los venenos, los automóviles y los humanos también dañan a las especies nativas.

Los residentes locales tienen hasta fines de octubre para registrar sus objeciones al plan de Environment Southland.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

¿Planeas una fiesta navideña? En CDMX podrían multarte hasta con 8 mil 688 pesos

La capital del país continúa en semáforo naranja “al límite”, pero con el llamado a la población a quedarse en casa.
Cuartoscuro
9 de diciembre, 2020
Comparte

La Procuraduría Social (Prosoc) podrá aplicar multas de hasta 8 mil 688 pesos a quienes realicen fiestas o reuniones de más de 10 personas en la Ciudad de México durante la pandemia.

Debido al COVID-19, las fiestas decembrinas deberán ser diferentes para evitar contagios, pues en las últimas semanas han incrementado los casos y las hospitalizaciones por la enfermedad en la Ciudad de México.

La capital del país continúa en semáforo naranja “al límite”, pero con el llamado a la población a quedarse en casa, por lo que las autoridades han pedido no realizar fiestas o reuniones en esta temporada navideña ni para Año Nuevo.

Lee: ¿Por qué la CDMX no se va a rojo pese al aumento de COVID? Esto explica Sheinbaum

La Procuraduría Social (Prosoc) hizo un llamado especial a los habitantes de unidades habitacionales y condóminos a no bajar la guardia, cumplir con los protocolos de seguridad y vigilar que las medidas sanitarias se cumplan.

¿Habrá multas? La Ley de Propiedad en Condominio de Inmuebles sí las contempla y en este caso aplicaría por “faltas que afecten la tranquilidad o la comodidad de la vida condominal”.

De acuerdo con el artículo 87 de esta ley, la multa sería el equivalente de 10 a 100 veces la Unidad de Cuenta de la Ciudad de México vigente (86.88 pesos), por lo que la sanción podría alcanzar hasta los 8 mil 688 pesos.

La sanción se duplicará cuando la falta se repita una segunda ocasión o más, así que podría llegar hasta los 17 mil 376 pesos.  

“Las Administraciones y Comités de Vigilancia de las unidades habitacionales y condominios deberán permitir el acceso a las autoridades correspondientes para conminar a dejar de realizar las actividades que incumplan las medidas sanitarias, siempre que así lo soliciten las y los vecinos”, de acuerdo con la Gaceta Oficial de la Ciudad de México, publicada el pasado 4 de diciembre.

En caso de que los vecinos de la unidad habitacional no le den el acceso a los elementos de seguridad o no hagan caso de disolver la fiesta,  la Secretaría de Seguridad Ciudadana deberá reportar a Prosoc para que establezca la multa.

La Procuraduría Social de la Ciudad de México informó que en coordinación con la Secretaría de Seguridad Ciudadana, la Agencia de Protección Sanitaria y el C-5, están elaborando un protocolo orientado a inhibir la celebración de fiestas.

A partir de este fin de semana, se intensificarán las campañas de prevención de contagios de COVID-19 en la Ciudad de México.

Hasta el 8 de diciembre, en la CDMX se reportan 239 mil 006 casos confirmados y 18 mil 390 defunciones.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.