Si no se combate informalidad, para 2050 México tendrá una población adulta en pobreza

Académicos de la UNAM explican que los trabajadores informales no son capaces de ahorrar para su retiro pues carecen de los derechos que otorga la ley, por lo que un aumento del salario mínimo tampoco sería la mejor opción.

Si no se combate informalidad, para 2050 México tendrá una población adulta en pobreza
El número de personas laborando de manera informal alcanzó máximos históricos. Cuartoscuro

Más allá de incrementar el salario mínimo, la creación de políticas públicas que se concentren en formalizar el empleo en el país tendrá que ser uno de los principales retos de la próxima administración encabezada por el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, porque solo así otros temas como la pobreza y la desigualdad “podrán dar un giro y ser manejables”, consideró el doctor José Nabor, integrante del Instituto de investigaciones Económicas de la UNAM.

Durante la conferencia titulada: “Informalidad, en su máximo nivel: más de 30 millones de mexicanos en la precariedad laboral”, ofrecida en la UNAM, el académico opinó que la prioridad de la próxima administración tendrá que estar encaminada a reducir los 30.5 millones de personas que actualmente se desempeñan en el campo informal.

Al analizar los resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del segundo trimestre de 2018, publicada por el Inegi, el economista explicó que aunque el incremento al salario mínimo forma parte de la agenda del equipo de transición y sería bien recibido por los sectores más pobres del país, hay que enfocarse en atender el tema de los empleos informales pues con el paso del tiempo, de no atender el problema, comenzarían a verse los efectos negativos para la economía del país.

“La bomba de tiempo podría explotar en 15 o 20 años pues hoy en día solo el 20 o 30 % de trabajadores está ahorrando para su retiro. Con esto, para el año 2045 o 2050 estaremos concentrados en una economía con una población adulta con muy bajos recursos; estamos ante una de las últimas oportunidades para revertir la situación”, explicó Nabor.

Según cifras de la ENOE, para el segundo trimestre de 2018 (abril, mayo, junio) México registró un total de 54 millones 68 mil 791 personas económicamente activas de las cuales, 1.9 millones tienen trabajo y 30.5 millones lo tienen, pero en la informalidad.

En tanto que la población subocupada (población ocupada que tiene la necesidad y disponibilidad de trabajar más horas) suma 3.8 millones de personas. Por otro lado, la población no económicamente activa (personas que durante el periodo de referencia no realizaron ni tuvieron una actividad económica) asciende a 5 millones 568 mil 494 personas.

Las dos últimas cifras dan como resultado más de 11 millones de personas que no tienen empleo o que trabajan menos de lo que pueden trabajar, que sumando a los más de 30 millones de mexicanos que se desempeñan de manera informal revelan el panorama negativo en el tema laboral que atraviesa el país, de acuerdo con el economista.

El académico de la UNAM señaló que el impacto del sector informal no solo se refleja en la cifra misma sino también en la economía del país pues tras su incremento “ya forma entre el 22 y el 23% del Producto Interno Bruto (PIB), es decir, una cuarta parte de nuestra economía ya depende del sector informal”, lo cual, agregó, pudiera propiciar que el estado de estancamiento económico se establezca durante los próximos años.

Para revertir esta situación el doctor Nabor argumentó que durante el próximo sexenio la administración entrante, además de combatir la informalidad, debería ocuparse en generar condiciones para un mayor crecimiento económico; mejorar la definición del gasto público; crear una política económica que incremente la inversión pública y atraiga una mayor inversión privada, y que genere empleos acordes a las condiciones y necesidades de cada estado, tomando en cuenta que unos son más industrializados que otros.

Otros puntos para trabajar

Para revertir las cifras de informalidad hace falta atender otros aspectos como el acceso a la educación y la salud, dijo.

“Habría que ver si el IMSS tiene las condiciones y el espacio para atender a más personas en caso de que éstas salgan de la informalidad”, comenta José Nabor, pues más de 30 millones no son pocas personas.

Aunado a esto, el experto planteó que la educación profesional es un tema prescindible para el próximo sexenio, porque si bien es cierto que el desempleo entre profesionistas ha crecido en los últimos años, la preparación educativa es la única que pude asegurarte un salario digno.

Un punto también preocupante es la aparición de los llamados outsourcing, que básicamente se dedican a subcontratar al personal otorgándoles prestaciones menores a las establecidas por la ley.

“Los outsourcing surgen ante las rigideces en la ley laboral y es que los costos no salariales de contratar a alguien formalmente pueden ser muy altos”, por lo tanto si las empresas no ocupan los outsourcing, fomentan la informalidad, aseguró por su parte el doctor  César Salazar, académico adscrito al Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM.

Incremento del salario mínimo y el panorama económico

Sobre el posible aumento del salario mínimo durante los próximos meses o años con la administración entrante, el doctor Salazar explicó que éste podría aumentarse hasta 600 pesos pero hay que tomar en cuenta las consecuencias que esto traería por la inflación que padece nuestra economía.

“Para poder aumentar el salario mínimo, primero el objetivo tendría que ser aumentar el poder adquisitivo del salario, se trata que las personas con menores ingresos tengan acceso a los precios de la canasta básica, por eso el esfuerzo deber esforzarse en el poder adquisitivo”, aseguró.

Ambos especialistas coincidieron en que es complicado pronosticar el momento de una crisis económica para el próximo sexenio pero aseguran que no habrá crisis durante el periodo de transición.

“Nosotros estamos en crisis permanente, el crecimiento que tenemos no nos da para mejorar sustancialmente la distribución del ingreso. Tenemos un sistema económico que concentra y no reparte los bienes. Creo que no habrá crisis, y que podríamos obtener mejores tasas de crecimiento, pero con beneficios para la sociedad”, estimó César Salazar.

En tanto el doctor Nabor consideró que aun cuando no hay condiciones para una crisis interna, “hay que ser cautelosos con las condiciones de los mercados globales que pueden condicionar nuestra economía. Además, tenemos que estar pendientes de la renegociación del Tratado de Libre Comercio, no descartemos que Canadá no quiera regresar a la mesa de negociación y México tenga que adaptarse a las condiciones establecidas”.

Ambos no apuestan por una reforma en materia laboral o económica sino el hacer valer las leyes existentes. “Lo que falta son instituciones que hagan valer las leyes en materia de seguridad social o contratos laborales. Una reforma ya no sería tan necesaria”, expusieron los expertos.

Close
Comentarios