Abandonados o en reconstrucción, la situación de los hospitales en CDMX a un año del 19S

Uno de los más dañados fue el Hospital Psiquiátrico Infantil Juan N Navarro, durante meses han dado atención en consultorios temporales, hoy su edificio central se encuentra en reconstrucción. Hospitales del ISSSTE y del IMSS también son reparados.

hospitales
La UMF 21, ubicada en la avenida Francisco del Paso y Troncoso, delegación Venustiano Carranza, luce abandonada. Lizbeth Padilla

La infraestructura médica fue uno de los sectores que se vio severamente afectado tras el sismo del 19 de septiembre del año pasado en Ciudad de México. Diversos hospitales públicos y privados de la capital mexicana presentaron daños estructurales que los obligaron a brindar servicio parcial e incluso a hacer uso de instalaciones provisionales. Uno de los casos más delicados fue el del hospital psiquiátrico infantil Juan N. Navarro.

“El 19 de septiembre fue un día muy difícil, el sismo nos tomó por sorpresa nunca habíamos sentido uno tan fuerte, afortunadamente logramos sacar a todos los pacientes y después nos percatamos del severo daño que había sufrido el edificio principal”, relata para Animal Político el doctor Eduardo Arroyo, director general de dicho psiquiátrico.

Hoy, este edificio, de una superficie de 646 metros cuadrados y tres niveles, está siendo demolido pues los daños resultaron irreparables.

En la planta baja de éste se encontraba el archivo del personal, oficinas de investigadores, el laboratorio, las cajas y el comedor de los trabajadores; en el primer piso estaban las dos áreas de psicología, psicoterapia y diagnóstico, además de 25 consultorios, y en el segundo piso el área de enseñanza y residencia médica, así como una oficina de un investigador.

El doctor Arroyo recuerda que una vez que finalizó el movimiento, entraron para ver las instalaciones y al notar los daños en este edificio decidieron no regresar.

“Fue el familiar de uno de los pacientes, que trabaja en Protección Civil, el primero que nos apoyó a revisar el edificio, al ver las fracturas nos dijo que no lo ocupáramos, y así se quedó hasta el 21 de septiembre, cuando la aseguradora asistió e hizo la evaluación”.

Ese día comenzaron los apuntalamientos para evitar un derrumbe e iniciaron la búsqueda de áreas alternas para reubicar a los pacientes, sobre todo para aquellos que acudían a consulta en ese edificio.

“Habilitamos espacios como aulas, oficinas, e incluso dos jefes de servicio trabajaban en una sola área para que psicología tuviera espacio mientras se daba un dictamen final”, comenta el director.

Entre el 23 de septiembre y 10 de octubre diversas dependencias, entre ellas: Protección Civil; la Dirección General de Infraestructura de la Secretaría de Salud (SSA); autoridades delegacionales y personal de la aseguradora hicieron diversos estudios y determinaron que el edificio estaba en riesgo y no se podía ocupar.

La reubicación tomó algunos meses debido a los trámites del seguro del inmueble. Familiares de los pacientes, así como el personal realizaron un paro de labores para agilizar las acciones. “Fue más una presión a la Secretaría de Salud para que agilizaran el proceso”, señala su director.

Después del paro se formaron mesas de trabajo con personal del sindicato y trabajadores del hospital, además de que se consiguió un financiamiento de las autoridades para la construcción de instalaciones temporales.

Tras cuatro meses de obras, a mediados de junio pasado se habilitaron las aulas y consultorios provisionales dentro del mismo hospital.

El edificio afectado será demolido y prevén que la reconstrucción esté lista entre 8 meses y un año.

Para estas obras la aseguradora del hospital (la cual es contratada por la Secretaría de Salud a través de la Dirección General de Desarrollo e Infraestructura) invertirá 38 millones 704 mil 770 pesos, cantidad de la cual “la Secretaría de Salud pagó el coseguro y el deducible. A final de cuentas, el importe indemnizado es de 34 millones 768 mil pesos”, detalla el director.

De acuerdo con el doctor Arroyo tras la desocupación del edificio entre el 30 y 40 % de consultas fueron atrasadas o re agendadas. “No tenemos la cifra exacta de los pacientes afectados, pero a la fecha, ya con los consultorios provisionales, solo el 8% de las atenciones siguen siendo reagendadas”.

Asegura que, a pesar de los retrasos, a final de año estarán brindando alrededor de 150 mil consultas, el promedio anual habitual.

¿Y el resto de los hospitales?

De acuerdo con cifras de plataforma de transparencia Fuerza México actualizada al pasado 7 de septiembre, al menos siete hospitales públicos de Ciudad de México continúan sin brindar servicio o lo hacen de manera parcial, sin embargo las dependencias médicas dicen lo contrario.

Los daños, según el censo de Fuerza México, son principalmente en escaleras, grietas en muros, columnas dañadas, un caso de hundimiento y otro más de inclinación.

Con base en este registro sería el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) la dependencia con más instalaciones afectadas.

Estas son: el Hospital General de Zona 32 Villa Coapa, que registró un daño catalogado como grave con afectaciones en escaleras, las cuales requieren demolición y restitución. Además, señalan daños en elevadores, acabados y fachadas del inmueble. El hospital no está brindando servicio.

La Unidad Médica Familiar 21, ubicada en la avenida Francisco del Paso y Troncoso, delegación Venustiano Carranza. Su nivel de daño fue grave, presentó afectaciones en acabados, recubrimiento, muros y plafones. También se presentaron grietas en columnas. No está brindando servicio.

El Hospital General Regional 25 localizado en la avenida Ignacio Zaragoza, delegación Iztapalapa. Su nivel de daños fue medio. Presenta deterioros en muros de mampostería, y escaleras. Tiene desprendimiento de acabados en diversas áreas. Su servicio es parcial.

El pasado 28 de junio, el IMSS emitió un comunicado para informar que sus unidades con mayor daño ya iniciaron el proceso de desmantelamiento y demolición. “Sin embargo, el proceso para reconstruir unidades de mayor antigüedad es específico, debido a que la normativa que se utilizó hace 40 años para construir un hospital no corresponde a la normativa actual de espacios, haciendo aún más complejo el proceso de reconstrucción”.

Esto se debe a que un hospital que anteriormente ocupaba un espacio determinado de cierto número de metros cuadrados, para restablecer hoy en día los mismos servicios que daba requiere de un incremento en espacio hasta del 25%. Lo cual implica desarrollar nuevos planos arquitectónicos, de instalaciones, estructurales, etcétera.

“Una vez que se encuentre plasmada en planos la mejor opción, se dará inicio a las actividades de obra correspondientes”, finalizan en el comunicado, puntualizando que las obras de reconstrucción se están desarrollan a cargo de la Coordinación de Infraestructura Inmobiliaria (CCI).

Animal Político solicitó al IMSS la actualización de esta información, pero no hubo respuesta de la institución.

Ante esto, se realizó una visita a los tres hospitales y se confirmó que el Hospital General Regional 25 ya brinda servicio normal; mientras que la Unidad Médica Familiar 21 se encuentra apuntalada y abandonada, los pacientes son atendidos en el Hospital General de Zona 31, ubicado en eje 4, en la colonia Santa Anita. Y el Hospital General de Zona 32 Villa Coapa se encuentra cerrado como lo dice la plataforma Fuerza México.

Los pacientes de la clínica ubicada en Francisco del Paso fueron enviados al Hospital General de Zona 31, ubicado en eje 4, en la colonia Santa Anita. Foto: Lizbeth Padilla.
En la entrada de la clínica se notan los apuntalamientos. Foto: Lizbeth Padilla.

La plataforma señala que el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) cuenta con dos unidades dañadas, una aparece como inactiva y la otra como evacuada:

La Clínica de Medicina Familiar Iztapalapa 1 presenta un nivel medio de daños, con asentamientos diferenciales y afectaciones en acabados, por lo que está inactiva; en tanto que el Edificio de Consulta Externa del Centro Médico Nacional “20 De Noviembre” ubicado en la delegación Benito Juárez, registra un nivel medio de daños y requiere peritaje estructural. Actualmente está evacuado.

Sin embargo, el área de comunicación social del ISSSTE aseguró que ambos hospitales están funcionando de manera habitual y aseguran que los datos de Fuerza México están desactualizados.

Animal Político visitó las clínicas señaladas para constatar la versión del ISSSTE y comprobó que, efectivamente, el Centro Médico Nacional “20 De Noviembre” ya brinda servicio con normalidad al igual que la Clínica de Medicina Familiar Iztapalapa 1, la cual dio servicio parcial durante algunas semanas después del sismo.

La misma plataforma señala hay dos unidades cerradas dependientes de la Secretaría de Salud:

El Centro de Salud Dr. Maximiliano Ruíz Castañeda, ubicado en Iztapalapa, que presenta un daño menor a causa de una inclinación del inmueble de casi 15 centímetros y 86 centímetros por asentamiento, lo cual pone en riesgo la estabilidad del centro de salud.

Además del Centro de Salud Dr. Juan Duque de Estrada, localizado en la delegación Venustiano Carranza, con un daño menor por la inclinación del edificio con un hundimiento de 35 centímetros que pone en riesgo la estabilidad del inmueble.

A estas unidades se suman 6 hospitales de la Secretaría de Salud de Ciudad de México que se encuentran inhabilitados o con daños parciales, según el Censo de infraestructura de salud de la Secretaría de Salud de Ciudad de México (Sedesa) disponible en la Plataforma CDMX y con actualización del pasado 10 de agosto.

Las seis unidades médicas dañadas son: el Hospital General Tláhuac, con un nivel de daño grave y brindando un servicio parcial; el Centro de Salud Santa Rosa Xochiac, con un daño total y por ende, inhabilitado; el Centro de Salud UNEME CAPA OASIS, en la Magdalena Contreras, que tuvo un daño total y también está inhabilitado, y el Centro de Salud Lomas de la Era, en Iztapalapa con un daño total e inhabilitado.

Animal Político solicitó a Secretaría de Salud federal y a la Secretaría de Salud de Ciudad de México (Sedesa), la actualización de los hospitales dañados y el número de pacientes afectados o sin servicio por el cierre de las unidades.

La Sedesa detalló que: “del total de los Hospitales afectados (durante el sismo del 19 de septiembre), en uno, los trabajos de reparación están en proceso de concluir; en 7, los trabajos están concluidos, y en 16, están pendientes de iniciar los trabajos de reparación. Se precisa que en ningún momento los hospitales dejaron de brindar servicio a la población”. Y se anexó la relación del estatus de los hospitales:

De acuerdo con el portal de transparencia presupuestaria Fuerza México, la reconstrucción por todos los daños ocasionados tras los sismos del 7 y 19 de septiembre tendrán un costo total aproximado de 38 mil 163 millones 343 mil 988 pesos, dinero que será subsidiado del Fondo de desastres naturales (Fonden), así como de otros recurso públicos y privados.

Los recursos federales autorizados para obras y acciones de reconstrucción por los daños ocasionados en hospitales de los estados afectados, según la plataforma Fuerza México, ascienden a 601 millones 124 mil 531 pesos, de los cuales han sido ejercidos 53 millones 978 mil 938 pesos, 133 millones 416 mil pesos fueron asignados al sector salud estatal, no se especifica a qué hospitales fueron destinados.

En la plataforma se detalla que, “la infraestructura hospitalaria del IMSS e ISSSTE está asegurada (por el Seguro de Infraestructura Hospitalaria) por lo tanto, la póliza pagará los bienes que sufrieron daños, mientras que los hospitales federales (de Sedesa, en el caso de CDMX) serán reconstruidos y rehabilitados con recursos del Fonden.

 

Close
Comentarios