¡Ceceacheros, sí señor! ¡De lo bueno, lo mejor!: estudiantes llenaron CU con el reclamo de justicia y paz
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

¡Ceceacheros, sí señor! ¡De lo bueno, lo mejor!: estudiantes llenaron CU con el reclamo de justicia y paz

La comunidad estudiantil y académica de la UNAM marchó hasta la Rectoría, con gritos contra los porros y la violencia hacia las mujeres en espacios universitarios. 
Cuartoscuro
6 de septiembre, 2018
Comparte

Dos días después de la agresión de grupos porriles contra estudiantes del Colegio de Ciencias y Humanidades campus Azcapotzalco, que dejó varios heridos, cuatro de ellos de gravedad, la comunidad estudiantil y académica de la Universidad Nacional Autónoma de México puso al frente de sí a los alumnos y alumnas atacados, y tras de ellos marchó, por decenas de miles, hasta la Rectoría de la máxima casa de estudios del país, para exigir justicia.

Pueden hacerse aproximaciones para dimensionar la abrumadora concurrencia a la protesta: al formarse para iniciar la marcha, por ejemplo, los contingentes estudiantiles, provenientes de todos los colegios, facultades, institutos y campus de la UNAM, ocuparon los dos carriles en dirección norte de la avenida Mario de la Cueva de Ciudad Universitaria, desde el edificio Mario Molina (de la Facultad de Química) hasta la sede del Instituto de Investigaciones Jurídicas.

Ahí, la hilera de contingentes daba la vuelta sobre el retorno de la misma avenida Mario de la Cueva, para continuar extendiéndose, ahora sobre los carriles con dirección sur, hasta rodear totalmente la Facultad de Ciencias Políticas y el área de reserva natural contigua.

Así, en total, los contingentes universitarios aún estáticos y compactados, apenas formados para arrancar la marcha, se prolongaban a lo largo de dos kilómetros de asfalto, y eso sin contar a aquellos que aguardaban en los camellones arbolados, en espera de espacio para integrarse a la formación.

En la protesta, además, participaron solidariamente grupos conformados por estudiantes y académicos del Instituto Politécnico Nacional, la Escuela Nacional de Antropología e Historia, la Universidad Autónoma Metropolitana, El Colegio de México, la Universidad Pedagógica Nacional, el Instituto Nacional de Bellas Artes, y otras casas de estudio, todos con un mismo coro: “¡Fuera porros de la UNAM!”.

Convocados para iniciar la caminata hacia la Rectoría de la UNAM a las 13:00 horas, ésta en realidad inició 45 minutos después, debido a que el alto número de asistentes volvió tan lento el acomodo de cada contingente que, de hecho, cuando los alumnos y alumnas del CCH Azcapotzalco emprendieron la marcha, muchos otros aún aguardaban a que se abriera un poco de espacio para poder sumarse.

“La gente nos pregunta ¿quiénes son ustedes? –fue el cántico usado por el contingente de Azcapo para arrancar la marcha– Y les contestamos: ¡ceceacheros, sí señor! ¡De lo bueno, lo mejor!”

Dos consignas más, sin embargo, fueron también constantes, casi permanentes, y cuando un contingente cesaba su canto, los contingentes ubicados detrás o delante las retomaban: la primera, la condena contra la violencia hacia las mujeres en espacios universitarios, “¡Alerta, alerta al machista, que América Latina será toda feminista!”; la segunda, el conteo del uno al 43, rematado con un grito de “justicia”, por los estudiantes normalistas de Ayotzinapa detenidos y desaparecidos hace ya casi cuatro años, en Iguala, Guerrero.

Ante el temor de que la protesta fuera infiltrada por los mismos grupos porriles que a principios de semana atacaron a los estudiantes del CCH Azcapotzalco (cuando se manifestaban pacíficamente frente a Rectoría), esta vez las medidas de seguridad fueron extremadas por los universitarios, que identificaron su adscripción a cada contingente con marcas y colores específicos estampados en sus manos, a grado tal que, en algunas ocasiones, jóvenes que llevaban el rostro cubierto fueron alejados, cuando intentaron sumarse a dichos contingentes.

En ningún caso, sin embargo, estas situaciones derivaron en confrontaciones mayores. Aquellos pocos que fueron rechazados de algún contingente por llevar el rostro cubierto, fueron aceptados en otro.

Por parte de las autoridades, no obstante, no fue patente ninguna acción específica para prevenir ataques a la manifestación (omisión también denunciada durante la agresión de porros del pasado lunes) y sólo pudo constatarse la presencia de dos vehículos de “Auxilio UNAM”, el grupo de seguridad de la casa de estudios, en el punto de arranque de la manifestación.

Una hora después de que la marcha dio inicio, el primer contingente, el del CCH Azcapo, llegó a Rectoría, y tras ellos y ellas, un mar de universitarios que inundó primero la explanada frontal del edificio administrativo, luego su explanada posterior, y finalmente las escalinatas de piedra y tres cuartas partes del pastizal conocido como Las Islas.

En total, el espacio ocupado por los manifestantes superaba los 2 mil 100 metros cuadrados, algo así como tres veces el área que ocupa la explanada del Zócalo capitalino.

Cuartoscuro

Ante tal multitud, ningún discurso fue posible, no sólo porque ningún equipo de sonido habría podido llevar la voz de quien hablara a los oídos de tanta gente… sino porque ni siquiera hubo equipo de sonido.

Un megáfono manual, no obstante, fue empuñado de forma simbólica por las representantes del CCH Azcapo, plantadas debajo del mural de David Alfaro Siqueiros que adorna el edificio de Rectoría, para explicar que el conflicto en su plantel inició por la exigencia estudiantil de contar con maestros suficientes, por el reclamo ante la destrucción de murales realizados por el mismo alumnado, y por la imposición de cuotas ilegales por parte de las autoridades.

Cubierto su rostro con una pañoleta verde (emblema de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, de Argentina), las representantes del CCH Azcapo dieron después lectura a su pliego petitorio, siempre a través del megáfono de mano, dirigiéndose a la multitud que se extendía hasta el fondo de Las Islas, aún cuando sólo pudieran escucharlas aquellos que estuvieran a unos metros del punto desde donde ellas hablaban.
Éstas son las demandas planteadas:

1.- Se exige la correcta asignación de docentes a cada asignatura acorde a los grupos existentes en ambos turnos, considerando la capacidad y el mobiliario con el que se cuente en cada una de las aulas.

2.- En cuanto a la asignación de la nueva administración, el alumnado tendrá conocimiento previo del historial profesional de los docentes que se postulen a dirección, y que al realizarse su elección se lleve a cabo una consulta con la comunidad del plantel, para así mantener su opinión.

3.- Que la autoridad tenga la obligación de respetar, no cohibir y no intervenir en las expresiones político-culturales de la comunidad estudiantil, tales como murales y actividades recreativas. También es imperativo que exista el compromiso escrito de dar mantenimiento de forma periódica para preservarlos.

4.- Justificación y transparencia de labores administrativos y del presupuesto asignado al plantel durante la administración de la licenciada Guadalupe Márquez Cárdenas y de las futuras administraciones.

5.- La solución a problemáticas en los siguientes puntos: Acoso, atender de forma continua e inmediata a las denuncias realizadas por parte de la comunidad; seguridad del plantel, exterior e interior. Dar mayor soporte, continuidad y una adecuada atención a los programas del sendero y transporte seguro.

6.- Se realizan acciones para desarticulación, destitución y expulsión de grupos porriles, y de aquellas personas que los (inaudible) promueven y protegen.

7.- No existe ningún tipo de represalias físicas o académicas contra cualquier estudiante que haya participado de alguna forma en este movimiento estudiantil.

Para las 16:00 horas, los asistentes iniciaron lentamente la partida, y como en manifestaciones similares ocurridas en el pasado, al final de la concentración, estudiantes encapuchados cerraron temporalmente la avenida Insurgentes, sin que esto derivara en confrontaciones con la policía.

Poco después, las explanadas alrededor de Rectoría, y Las Islas, fueron desocupadas ante la amenaza de lluvia, no sin que los grafitis clamando justicia para las universitarias asesinadas, borrados en mayo de 2017, fueran reinstaurados en el letrero tridimensional que adorna dicho pastizal con la leyenda #HechoEnLaUNAM.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Foto: BBC

Nicolás Toledo: quién era el mexicano que murió en el tiroteo del desfile del 4 de julio en Chicago

La familia Toledo había acudido junta a disfrutar del desfile del Día de la Independencia en Highland Park.
Foto: BBC
6 de julio, 2022
Comparte

Nicolás Toledo, el mexicano que murió en el tiroteo, no estaba muy convencido de ir a ver el desfile del Día de la Independencia la mañana del lunes en Highland Park.

El mexicano de 78 años necesitaba de una andadera para caminar y sabía que podría ser difícil para él desplazarse por las aceras llenas de gente en esa ciudad al norte de Chicago.

Su familia, sin embargo, no quería dejarlo solo en casa. Todos iban a asistir y era una buena oportunidad para pasar un día juntos.

Iban 15 de la familia y eligieron un buen sitio para ver el desfile en el centro de Highland Park. Los carros alegóricos comenzaron a pasar, dice Xochil Toledo, una de sus nietas que lo acompañó.

Súbitamente estalló el caos: Robert Crimo, un estadounidense de 22 años, comenzó a disparar hacia la multitud con un rifle de alto poder. Más de 70 disparos, según la investigación de la policía.

Nicolás Toledo fue uno de los siete fallecidos, además de una treintena de heridos, que ha dejado este ataque del 4 de julio.

“Un día que se suponía que iba a estar lleno de alegría y felicidad se convirtió en un sueño lleno de terror y dolor”, dice la nieta de Toledo en un mensaje de su perfil de Facebook.

Las autoridades han identificado a otras víctimas mortales como Katherine Goldstein, de 64 años, Irina McCarthy (35), Kevin McCarthy (37), Jacquelyn Sundheim (63) y Stephen Straus (88).

Irina y Kevin McCarthy eran una joven pareja que dejan huérfano a un bebé de 2 años.

“Un ángel de la guarda”

Xochil Toledo explica que su abuelo estaba sentado en medio de la familia cuando arrancó el desfile.

Mientras pasaba un carro con una banda en la Avenida Central de Highland Park, su abuelo se veía feliz, “disfrutando el momento”.

El lugar del tiroteo

Getty Images

Escucharon detonaciones, que en un principio pensaron eran parte del espectáculo. Pero entonces comenzaron a caer las balas justamente en el lugar en el que estaba la familia.

Tres impactaron en el abuelo, causando su muerte.

“Él nos salvó la vida a todos. Pudieron haber ido contra mí, contra mi novio o contra mis primos”, dijo Xochil Toledo al diario Chicago Sun Times.

Un hijo de Toledo trató de protegerlo y recibió un disparo en el brazo, pero todos los demás pudieron ponerse a salvo luego del ataque.

La familia dice que Toledo es unángel de la guarda” que los protegió.

Abrieron una recaudación de fondos que en poco más de 24 horas obtuvo la respuesta de más de 1.200 personas y una ayuda superior a los US$60.000.

“No hay palabras para decir cuánto agradecemos a la comunidad por toda su ayuda en estos momentos tan difíciles para nuestra familia. Todas las donaciones irán para los gastos del funeral”, escribieron.

Dos personas frente a un ramo de flores

Reuters
Algunas personas han regresado al sitio del ataque para colocar flores por las víctimas del tiroteo.

Nicolás Toledo estaba de visita a su familia al norte de Chicago, luego de dos años de no poder viajar a EE.UU. por las restricciones de la pandemia.

Era originario del estado de Morelos, en el centro de México, pero durante muchos años trabajó en Estados Unidos, donde está una buena parte de su familia conformada por su esposa y ocho hijos.

Tenía doble nacionalidad mexicano-estadounidense, así que pasaba largos periodos con su familia en Illinois.

“Lo trajimos aquí para que pudiera tener una vida mejor”, dijo su nieta al diario The New York Times. “Sus hijos querían cuidarlo y estar más en su vida y luego sucedió esta tragedia”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=IyD55w5yihM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.