¡Ceceacheros, sí señor! ¡De lo bueno, lo mejor!: estudiantes llenaron CU con el reclamo de justicia y paz
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

¡Ceceacheros, sí señor! ¡De lo bueno, lo mejor!: estudiantes llenaron CU con el reclamo de justicia y paz

La comunidad estudiantil y académica de la UNAM marchó hasta la Rectoría, con gritos contra los porros y la violencia hacia las mujeres en espacios universitarios. 
Cuartoscuro
6 de septiembre, 2018
Comparte

Dos días después de la agresión de grupos porriles contra estudiantes del Colegio de Ciencias y Humanidades campus Azcapotzalco, que dejó varios heridos, cuatro de ellos de gravedad, la comunidad estudiantil y académica de la Universidad Nacional Autónoma de México puso al frente de sí a los alumnos y alumnas atacados, y tras de ellos marchó, por decenas de miles, hasta la Rectoría de la máxima casa de estudios del país, para exigir justicia.

Pueden hacerse aproximaciones para dimensionar la abrumadora concurrencia a la protesta: al formarse para iniciar la marcha, por ejemplo, los contingentes estudiantiles, provenientes de todos los colegios, facultades, institutos y campus de la UNAM, ocuparon los dos carriles en dirección norte de la avenida Mario de la Cueva de Ciudad Universitaria, desde el edificio Mario Molina (de la Facultad de Química) hasta la sede del Instituto de Investigaciones Jurídicas.

Ahí, la hilera de contingentes daba la vuelta sobre el retorno de la misma avenida Mario de la Cueva, para continuar extendiéndose, ahora sobre los carriles con dirección sur, hasta rodear totalmente la Facultad de Ciencias Políticas y el área de reserva natural contigua.

Así, en total, los contingentes universitarios aún estáticos y compactados, apenas formados para arrancar la marcha, se prolongaban a lo largo de dos kilómetros de asfalto, y eso sin contar a aquellos que aguardaban en los camellones arbolados, en espera de espacio para integrarse a la formación.

En la protesta, además, participaron solidariamente grupos conformados por estudiantes y académicos del Instituto Politécnico Nacional, la Escuela Nacional de Antropología e Historia, la Universidad Autónoma Metropolitana, El Colegio de México, la Universidad Pedagógica Nacional, el Instituto Nacional de Bellas Artes, y otras casas de estudio, todos con un mismo coro: “¡Fuera porros de la UNAM!”.

Convocados para iniciar la caminata hacia la Rectoría de la UNAM a las 13:00 horas, ésta en realidad inició 45 minutos después, debido a que el alto número de asistentes volvió tan lento el acomodo de cada contingente que, de hecho, cuando los alumnos y alumnas del CCH Azcapotzalco emprendieron la marcha, muchos otros aún aguardaban a que se abriera un poco de espacio para poder sumarse.

“La gente nos pregunta ¿quiénes son ustedes? –fue el cántico usado por el contingente de Azcapo para arrancar la marcha– Y les contestamos: ¡ceceacheros, sí señor! ¡De lo bueno, lo mejor!”

Dos consignas más, sin embargo, fueron también constantes, casi permanentes, y cuando un contingente cesaba su canto, los contingentes ubicados detrás o delante las retomaban: la primera, la condena contra la violencia hacia las mujeres en espacios universitarios, “¡Alerta, alerta al machista, que América Latina será toda feminista!”; la segunda, el conteo del uno al 43, rematado con un grito de “justicia”, por los estudiantes normalistas de Ayotzinapa detenidos y desaparecidos hace ya casi cuatro años, en Iguala, Guerrero.

Ante el temor de que la protesta fuera infiltrada por los mismos grupos porriles que a principios de semana atacaron a los estudiantes del CCH Azcapotzalco (cuando se manifestaban pacíficamente frente a Rectoría), esta vez las medidas de seguridad fueron extremadas por los universitarios, que identificaron su adscripción a cada contingente con marcas y colores específicos estampados en sus manos, a grado tal que, en algunas ocasiones, jóvenes que llevaban el rostro cubierto fueron alejados, cuando intentaron sumarse a dichos contingentes.

En ningún caso, sin embargo, estas situaciones derivaron en confrontaciones mayores. Aquellos pocos que fueron rechazados de algún contingente por llevar el rostro cubierto, fueron aceptados en otro.

Por parte de las autoridades, no obstante, no fue patente ninguna acción específica para prevenir ataques a la manifestación (omisión también denunciada durante la agresión de porros del pasado lunes) y sólo pudo constatarse la presencia de dos vehículos de “Auxilio UNAM”, el grupo de seguridad de la casa de estudios, en el punto de arranque de la manifestación.

Una hora después de que la marcha dio inicio, el primer contingente, el del CCH Azcapo, llegó a Rectoría, y tras ellos y ellas, un mar de universitarios que inundó primero la explanada frontal del edificio administrativo, luego su explanada posterior, y finalmente las escalinatas de piedra y tres cuartas partes del pastizal conocido como Las Islas.

En total, el espacio ocupado por los manifestantes superaba los 2 mil 100 metros cuadrados, algo así como tres veces el área que ocupa la explanada del Zócalo capitalino.

Cuartoscuro

Ante tal multitud, ningún discurso fue posible, no sólo porque ningún equipo de sonido habría podido llevar la voz de quien hablara a los oídos de tanta gente… sino porque ni siquiera hubo equipo de sonido.

Un megáfono manual, no obstante, fue empuñado de forma simbólica por las representantes del CCH Azcapo, plantadas debajo del mural de David Alfaro Siqueiros que adorna el edificio de Rectoría, para explicar que el conflicto en su plantel inició por la exigencia estudiantil de contar con maestros suficientes, por el reclamo ante la destrucción de murales realizados por el mismo alumnado, y por la imposición de cuotas ilegales por parte de las autoridades.

Cubierto su rostro con una pañoleta verde (emblema de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, de Argentina), las representantes del CCH Azcapo dieron después lectura a su pliego petitorio, siempre a través del megáfono de mano, dirigiéndose a la multitud que se extendía hasta el fondo de Las Islas, aún cuando sólo pudieran escucharlas aquellos que estuvieran a unos metros del punto desde donde ellas hablaban.
Éstas son las demandas planteadas:

1.- Se exige la correcta asignación de docentes a cada asignatura acorde a los grupos existentes en ambos turnos, considerando la capacidad y el mobiliario con el que se cuente en cada una de las aulas.

2.- En cuanto a la asignación de la nueva administración, el alumnado tendrá conocimiento previo del historial profesional de los docentes que se postulen a dirección, y que al realizarse su elección se lleve a cabo una consulta con la comunidad del plantel, para así mantener su opinión.

3.- Que la autoridad tenga la obligación de respetar, no cohibir y no intervenir en las expresiones político-culturales de la comunidad estudiantil, tales como murales y actividades recreativas. También es imperativo que exista el compromiso escrito de dar mantenimiento de forma periódica para preservarlos.

4.- Justificación y transparencia de labores administrativos y del presupuesto asignado al plantel durante la administración de la licenciada Guadalupe Márquez Cárdenas y de las futuras administraciones.

5.- La solución a problemáticas en los siguientes puntos: Acoso, atender de forma continua e inmediata a las denuncias realizadas por parte de la comunidad; seguridad del plantel, exterior e interior. Dar mayor soporte, continuidad y una adecuada atención a los programas del sendero y transporte seguro.

6.- Se realizan acciones para desarticulación, destitución y expulsión de grupos porriles, y de aquellas personas que los (inaudible) promueven y protegen.

7.- No existe ningún tipo de represalias físicas o académicas contra cualquier estudiante que haya participado de alguna forma en este movimiento estudiantil.

Para las 16:00 horas, los asistentes iniciaron lentamente la partida, y como en manifestaciones similares ocurridas en el pasado, al final de la concentración, estudiantes encapuchados cerraron temporalmente la avenida Insurgentes, sin que esto derivara en confrontaciones con la policía.

Poco después, las explanadas alrededor de Rectoría, y Las Islas, fueron desocupadas ante la amenaza de lluvia, no sin que los grafitis clamando justicia para las universitarias asesinadas, borrados en mayo de 2017, fueran reinstaurados en el letrero tridimensional que adorna dicho pastizal con la leyenda #HechoEnLaUNAM.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Afganistán: los primeros cambios para las mujeres en Kabul tras el control talibán

La toma del control de la capital afgana por parte del Talibán causa desconfianza en la población, particularmente en las mujeres, que temen perder los derechos ganados en los últimos 20 años
17 de agosto, 2021
Comparte
Mujeres caminan en Kabul el 15 de agosto.

Getty Images
Mujeres caminan en Kabul el 15 de agosto.

La llegada del Talibán a Kabul, la capital de Afganistán, despertó el miedo en los ciudadanos, principalmente en las mujeres.

Con el retorno del Talibán al poder 20 años después, las mujeres en Afganistán tienen miedo a perder los derechos sociales y económicos que ganaron en las dos últimas décadas.

El Talibán impone una interpretación radical y restrictiva de la ley islámica que restringe notablemente los derechos de las mujeres.

Estos son algunos de los cambios que se observan ya en Kabul contra las mujeres en los primeros días de control talibán.

Sin mujeres en la TV

Los principales canales de televisión de Afganistán siguen transmitiendo tras la llegada del Talibán al poder.

Sin embargo, hay diferencias notables, como el hecho de que ya no hay presentadoras mujeres en la pantalla, según detalla el servicio BBC Monitoring.

También se destaca que hay un gran aumento de comentarios favorables y muy pocas críticas al Talibán en los canales como el estatal National Afghanistan TV y los privados Tolo News, Ariana, Shamshad y 1TV.

Presentador afgano en el canal Shamshad TV.

Shamshad TV
Captura de pantalla de un presentador afgano en el canal Shamshad TV.

La televisión estatal, cuya dirección está en manos del Talibán desde la noche del 15 de agosto, ha estado transmitiendo en gran medida programas religiosos.

Por su parte, la mayor parte de la grilla de Tolo News y 1TV ha estado repitiendo programas emitidos el domingo, posiblemente debido a dificultades en el trabajo.

Sin embargo, Saad Mohseni, propietario de Moby Group, que incluye Tolo TV y Tolo News TV, dijo en un tuit: “Puedo asegurarles que nuestra gente está bien y que hemos continuado con nuestra transmisión ininterrumpida durante esta ‘transición'”.

Moby Group es el mayor generador de programas de entretenimiento, noticias y actualidad de Afganistán.

Asimismo, Shamshad TV, propiedad de un exasistente presidencial, estuvo transmitiendo contenido a favor de los talibanes.

En un programa, el corresponsal del canal mostró a los residentes de Kabul celebrando que el grupo traería seguridad y unidad al país.

Ni vestidos, ni maquillajes

Tras el avance del Talibán en Afganistán, muchos derechos sociales y económicos alcanzados durante los últimos 20 años se acabaron de repente, según le dijeron a la BBC varios ciudadanos afganos.

Mujeres con burka caminan frente a retratos de otras mujeres maquilladas en Kabul, el 7 de agosto de 2021.

Getty Images
En las calles de Kabul, hasta hace unos pocos días se podía ver publicidad con mujeres luciendo maquillaje.

Y las denuncias de recortes de libertades de las mujeres no son la excepción.

“Hay muchas restricciones ahora. Cuando salgo, tengo que llevar la burka (el traje que impide ver completamente el cuerpo de la mujer), como me lo ordenan los talibanes, y un hombre me tiene que acompañar”, aseguró una partera de Ishkamish, un distrito rural con escasos servicios, en la provincia de Takhar, en la frontera noreste de Afganistán con Tayikistán.

En los primeros dos días de la llegada del Talibán a Kabul, las calles de la capital empiezan a mostrar también indicios de esos cambios restrictivos para las mujeres.

Fotos en las redes sociales muestran que vidrieras con imágenes de mujeres sin velo, con maquillaje y con vestidos de fiesta estaban siendo arrancadas o tapadas con pintura.

https://twitter.com/bbclysedoucet/status/1426855750601789449

“No sé cómo será nuestro futuro”

Muchas mujeres en Kabul sienten miedo y desesperanza.

Una joven -que prefirió no identificarse- describió la ciudad como “silenciosa”. El Talibán gobierna la ciudad y todos están en casa, le dijo a la BBC.

“Tenía muchos planes para mi futuro, pero ahora no puedo ir al trabajo ni a la universidad”, agregó.

“No sé cómo será nuestro futuro. Esto me ha hecho perder la esperanza. Estoy buscando una manera de salir de Afganistán porque no hay esperanza para las mujeres”.

Mujer con los ojos pintados y burka.

Getty Images

Por su parte, Aisha Ahmad, que estudia Ciencias de la Computación en la Universidad de Kabul, terminó el domingo golpeada por la multitud que intentaban tomar un vuelo desde el aeropuerto internacional Hamid Karzai de la capital.

“A la multitud la empujó la policía, los niños y las mujeres estaban en el suelo, yo me lastimé las manos, los pies y las rodillas”, contó la joven de 22 años a la agencia de noticias PA.

Después de no poder abordar un vuelo, Ahmad pidió en las redes sociales que algún país le diera asilo para poder terminar su educación, que ya no lo cree posible.

“He perdido la esperanza y creo que no será un camino fácil”, aseguró. “Me siento como si estuviera en un túnel… No puedo ver ninguna luz brillante y no sé qué tan largo es el túnel”, añadió.

https://www.youtube.com/watch?v=eHBHETE7NM4

Mahbouba Seraj, una activista por los derechos de las mujeres y los niños en Kabul le dijo a la BBC que no le servía a nadie si todas las mujeres abandonaban el país y agregó que está dispuesta a dialogar y trabajar con el Talibán.

“Si las mujeres de Afganistán, las que están involucradas y hemos estado trabajando, pudiéramos sentarnos en una mesa y hablar con estas personas, podrían ser inteligentes y conocer los recursos que tienen en las mujeres de Afganistán”, afirmó.

“Porque antes de esto, antes del Talibán, ni el mundo ni nuestra propia república vio realmente la fuerza de la mujer afgana“.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarganuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=6X6MQcydovo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.