Fonatur vende Playa Delfines, en QRoo, a muy bajo precio y pese a ser patrimonio federal

La venta se concretó en diciembre, el futuro dueño la adquirió en 20 millones de pesos, cuando anteriormente había sido valuada en 50 millones de pesos. Empresas inmobiliarias planean la construcción de un complejo hotelero.

delfines
Vista de Playa Delfines. Desde diciembre pasado se firmaron los documento de la venta. Cuartoscuro

Antes de diciembre próximo el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) entregaría al sector privado la Playa Delfines, en Cancún, Quintana Roo, último predio costero considerado patrimonio federal.

Una investigación del medio Luces del Siglo detalla que la venta en papel del lugar, cuya extensión es de 10 mil 158.49 metros cuadrados, se efectuó desde el pasado 21 de diciembre, con un costo de 2 mil pesos por metro cuadrado,  es decir, el cobro total por Playa Delfines rondó los 20 millones de pesos.

Dicha venta, explica la investigación, se hizo bajo el esquema de “servicios turísticos y recreativos”, el encargado de la operación fue Juan Bechara Abdo Feres, quien en aquel entonces era director de Comercialización de Fonatur.

El comprador de la Playa Delfines es el empresario Salomón Kamkhaji Ambe, presidente de la empresa Pulso Inmobiliario S.A. de C.V.

Kamkhaji Ambe espera tomar posesión del predio antes de que finalice la administración de Enrique Peña Nieto, toda vez que su compra se concretó y únicamente se está a la espera de los trámites administrativos de la entrega, cuya responsabilidad es de la Fonatur.

La investigación resalta que, poco después de firmar la venta, Abdo Feres renunció a la Dirección de Comercialización de Fonatur, misma que después fue asumida por Martín Guillermo Merino Westphal, que se encargará de hacer entrega de Playa Delfines al nuevo dueño.

Lo remataron

No era la primera vez que un privado trataba de adquirir esta playa. Hace algún tiempo el predio fue valuado en 5 mil pesos por metro cuadrado, es decir se obtendrían unos 50 millones de pesos, más del doble de los 20 millones que se obtendrán tras su venta.

Aunado a la desvalorización del terreno se tiene el riesgo de que gran parte de la zona natural de la playa desaparezca para construir en el lugar hoteles o condominios, que regularmente se hacen de manera ilegal.

Todavía a inicios de septiembre, la Secretaría de Desarrollo Territorial Urbano (Sedetus) negó que se hubiera autorizado la construcción de un complejo hotelero en Playa Delfines, aunque se admitió la otorgación de “una constancia de compatibilidad para la construcción de un hotel” la cual fue avalada por el Ayuntamiento de Benito Juárez.

Hasta el momento se desconoce qué proyectos tiene planeados el empresario Salomón Kamkhaji Ambe. En su página oficial la empresa Pulso Inmobiliario, en alianza con AMResorts, plantea la construcción de un segundo hotel de la cadena Breathless Riviera Cancún, pero esta información no ha sido confirmada por el próximo dueño de la playa.

La cadena Breathless Riviera Cancún es un concepto turístico al estilo de lo que se ofrece en Las Vegas o Ibiza y fue inaugurado en octubre de 2016 en Puerto Morelos. Quintana Roo.

Este mismo tipo de venta se ha hecho con otras playas de la zona como Playa Chac Mool y Playa Ballenas. En el primero de los casos se construyó un complejo habitacional de la cadena Bay View Grand, mientras que en Playa Ballenas el uso de suelo fue modificado y finalmente su acceso fue cerrado al público en general para construir el hotel Secrets.

 

Con información de Luces del Siglo.

Close
Comentarios