close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Karen Rojas

Habitantes de Atzala, Puebla, esperan reconstruir su iglesia y sus viviendas tras el 19S

El terremoto de 7.1 grados en la escala Richter dejó graves daños principalmente en municipios con amplio rezago social de la Mixteca poblana, cuyos habitantes debieron enfrentar la pérdida de sus seres queridos, de sus viviendas, de sus iglesias e inmuebles históricos
Karen Rojas
Por Karen Rojas
17 de septiembre, 2018
Comparte

“Las tragedias también pasan en la casa de Dios”, comentan los pobladores del municipio de Atzala, Puebla, al término de la misa dominical que ahora se celebra en una improvisada construcción de lámina y block que organizaciones y pobladores han levantado después de que el sismo del 19 de septiembre derrumbara la iglesia de Santiago Apóstol, donde 11 personas fallecieron, cuatro de ellas eran niños.

El templo está cercado con alambre. No se le ha hecho ninguna modificación. Ya no hay techo y sólo se puede observar escombros y la mitad de lo que fueron las cúpulas. A pesar de que los pobladores han querido reconstruir lo que quedó de la iglesia, miembros del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) les indicaron que no podían hacer ningún arreglo y advirtieron que si eran captados moviendo las ruinas serían multados; sin embargo, en los casi nueves meses de 2018 no han regresado al municipio. Los habitantes optaron por celebrar misa en el atrio, colocaron una lona y pusieron banquitas. Después, organizaciones civiles y los pobladores aportaron recursos para construir un espacio al frente del templo destruido. Así, prefirieron improvisar un templo antes que reconstruir sus viviendas.

Lucio Cruz Maldonado, el sacerdote de la comunidad, llegó a Atzala hace cuatro meses, cuando inició la construcción de un nuevo espacio frente al templo destruido.

atzalan

Aunque algunos habitantes de Atzala no son católicos, la gran mayoría de los pobladores se inquietan al ver la tardía respuesta para reconstruir el inmueble religioso. Señalan que todos los días ver la iglesia derrumbada les recuerda el día del temblor, ya sea al ir a dejar a la escuela a sus hijos, cuando hacen el mandado o al salir a caminar y pasar por la zona.

Lorenzo Sánchez es el sacristán de la iglesia, estuvo en el templo en el momento en que tembló. Recuerda que escuchó crujir el techo y de repente todo se puso gris por el polvo, no vio cuando cayeron escombros a otras personas ni recuerda cómo salió, pero agradece estar vivo.

Lamentó que a un año del sismo su iglesia siga en las mismas condiciones, si bien, sabe que muchos municipios sufrieron daños y que hay que darle prioridad a las casas y zonas más afectadas, cree que es “inaudito” que no se haya movido ni una piedra en mejora del espacio católico.

atzalan

A los vecinos les tocó presenciar la tragedia

Los pobladores que vivían muy cerca de la iglesia tuvieron que ver cómo sus vecinos estaban atrapados por las piedras. Escucharon sus gritos de auxilio y otros presenciaron el pánico al ver que sus familiares no salían. También les tocó ver los rostros de desesperanza cuando se enteraban de que alguien había muerto.

Hortensia Sánchez tiene una miscelánea a una calle de la iglesia, recuerda que el día que tembló estaba comiendo con su hermano cuando empezó a moverse la tierra. “Le hable recio, le decía que viniera hacia mí, pero mi hermano se quedó frío y sólo pudo agarrarse del marco de una puerta.

atzalan

Los sobrevivientes del derrumbe de Atzala

María Morales Villegas y su hija Rocío Loyola estuvieron en la iglesia en el momento del sismo, fueron de las pocas sobrevivientes.

“Estaba la misa, iban a bautizar a una niña y le dije a mi hija que era buena idea ir. Apenas iba a empezar cuando el temblor comenzó. Yo todavía me di cuenta cuando se venía lo de arriba y dije ‘ay Dios mío que se haga tu voluntad’ y me hinqué. Todos nos hincamos. Pensé que me iba a morir”, confesó María Morales.

A su hija se le rompió el brazo cuando le cayó un pedazo de estructura. Las dos estuvieron casi dos horas atrapadas antes de que los voluntarios las rescataran. Recuerdan que quedaron tapadas por la tierra.

“Creo que logramos vivir porque estábamos a la orilla, pero para allá estaban más personas, las que murieron”.

En las calles de Atzala se pueden ver no más de cinco casas que el Gobierno del Estado ayudó a construir. Están en color rosa y verde. Todas están vacías, porque los afectados no se acostumbraron al nuevo hogar, pues su antigua casa se acoplaba al frío o al calor y en estas nuevas sólo sienten frío. Han preferido irse con familiares.

Aún se pueden ver casas tiradas y muchas personas aseguran que nunca les llegó la ayuda y si les llegó fueron solo 10 mil pesos, no los 15 mil que les habían prometido, pero no incluía la mano de obra y el material; cuando cotizaban, los albañiles les querían cobrar más de 25 mil pesos y decidieron guardar el dinero hasta completar y tener lo necesario. La mayoría se gastó el dinero en sus necesidades diarias.

Lee el reportaje completo en el especial del diario El Popular.  Sismo #19S: Los pendientes

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Falla de WhatsApp: 4 cosas que puedes hacer para protegerte del software espía

El servicio de mensajería reveló que piratas informáticos consiguieron instalar un software espía en algunos celulares. Te contamos cómo puedes mejorar la seguridad de tu teléfono.
15 de mayo, 2019
Comparte
Logo de Whatsapp

Getty Images
Whatsapp reveló el lunes que piratas informáticos consiguieron instalar un software con un sistema de vigilancia remota en algunos teléfonos celulares.

La frase “un ataque dirigido contra WhatsApp” es una que ningún usuario de esta aplicación quiere leer en un titular.

Agrega: “Los piratas informáticos pudieron instalar un software espía de forma remota” y el departamento de relaciones públicas de la aplicación de mensajería tiene un día complicado por delante.

WhatsApp reveló el lunes que una pequeña cantidad de cuentas fueron atacadas por “un actor cibernético avanzado”.

Si esa frase te generó inquietud, aquí tienes algunos consejos para ayudarte a mantener tu información a salvo.

1. Actualizar, dormir, repetir

Imagen de un hacker

Getty Images
El ataque contra la aplicación de mensajería fue orquestado por “un actor cibernético avanzado”, según la empresa.

El ataque fue descubierto por primera vez a principios de este mes.

En ese momento, Facebook, dueño de WhatsApp, le dijo a los especialistas de seguridad que el problema era “una vulnerabilidad de desbordamiento del búfer en WhatsApp VOIP (protocolo de voz por internet) que permitió la ejecución remota de código a través de series especialmente diseñadas de paquetes SRTCP (protocolo de transporte en tiempo real seguro) enviados a un número de teléfono específico”.

Genial.

Permítenos hacer una traducción aproximada: los hackers utilizaron la función de llamada de voz de WhatsApp para llamar al dispositivo que querían atacar.

Incluso si la llamada no fue contestada, el software de vigilancia aún pudo ser instalado debido a que el “VOIP vulnerable” no es lo suficientemente seguro.

Es posible que la llamada incluso haya desaparecido del registro de llamadas del dispositivo porque los hackers tenían el control de la aplicación.

Imagen de apps en un teléfono celular

Getty Images
Las actualizaciones para la mayoría de las aplicaciones de redes sociales incluyen mejoras de seguridad.

Y no, en este caso la solución no es simplemente apagar y volver a encender el teléfono.

El lunes, WhatsApp sugirió que sus 1.500 millones de usuarios actualicen la aplicación después de implementar una solución para ayudar a proteger los dispositivos de los ataques cibernéticos.

Tendrás que hacer esto manualmente -en esta ocasión, el pequeño punto rojo que aparece sobre el ícono del App Store (o lo que sea que haga tu teléfono para notificarte que tienes una tarea pendiente) no se resolverá por sí solo-.

A pesar de que los mensajes en WhatsApp están cifrados de extremo a extremo, lo que significa que solo deben aparecer en el dispositivo del remitente o del destinatario, el software espía utilizado en este último ataque habría permitido a los piratas informáticos leer los mensajes del objetivo.

Es una buena idea mantenerse al día con todas las actualizaciones de la aplicación, ya que a menudo incluyen ajustes de seguridad.

2. Sal de la nube

Imagen de un hacker

Getty Images
En esta ocasión los “hackers” pudieron leer mensajes ajenos en Whatsapp, a pesar de que están cifrados.

Probablemente ya conocías el cifrado de extremo a extremo de tus mensajes en WhatsApp, uno de los mayores atractivos de este servicio de mensajería.

Pero si tu o tus amigos hacen una copia de seguridad de sus chats de WhatsApp en un servicio como Google Drive o iCloud, se crea una vulnerabilidad.

Esa copia de seguridad no está protegida por el cifrado de extremo a extremo, por lo que cualquier persona que tenga acceso a tu nube podría obtener tu historial de conversaciones en la aplicación.

Por lo que, si realmente te importa tu privacidad, eso es algo que deberías deshabilitar.

Es posible que de vez en cuando recibas un mensaje preguntándote con qué frecuencia deseas realizar copias de seguridad. Pero si quieres cambiarlo ahora, entra en la app y busca en Configuración>Chats> Respaldo de chat.

3. 2FA

Si tu aplicación lo admite (y WhatsApp lo hace), la verificación de dos pasos -conocido como 2FA- es una buena manera de ayudar a mantener tus datos seguros.

Se trata de una capa adicional de seguridad para garantizar que las personas que intentan obtener acceso a una cuenta en internet son realmente quienes dicen ser.

Se empieza con el acceso normal: nombre de usuario y contraseña. Pero, en lugar de obtener acceso de inmediato, se pide una segunda forma de verificación, que puede ser por ejemplo una huella digital, un comando de voz o un código que es enviado por texto.

También puede ser información extra. Ya conoces las típicas preguntas: primera mascota, apellido de soltera de la madre; ese tipo de preguntas.

De nuevo, puedes elegir la verificación de dos pasos (2FA) desde la propia app: Configuración>Cuenta>Verificación de dos pasos.

4. Añade capas protectoras

Una pantalla con un candado.

Getty Images
Hay muchas opciones de seguridad que puedes elegir dentro de la app.

WhatsApp (y un montón de otras aplicaciones) ofrecen una gama de opciones de control de seguridad y privacidad.

Debes entrar a la app e ir a Configuración> Cuenta> Privacidad, para ver todos los servicios a tu disposición.

Desde allí puedes controlar quién puede ver el horario de tu “última vista”, tu foto de perfil o tu ubicación en tiempo real, por ejemplo.

También puedes desactivar las marcas que te informan de que tus mensajes han sido leídos, por lo que se desactivarán los ticks azules de verificación.

Puedes elegir todas o ninguna de las opciones, dependiendo de a quién quieres darle permiso para ver tu información.

Y un consejo: no pierdas el sueño por el último ataque

El ataque más reciente contra WhatsApp no debería preocuparte demasiado a menos que seas un abogado, una activista, un experto en derechos humanos o periodista.

Según el Comité para la Protección de los Periodistas, estos fueron los blancos más probables del último ataque.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=qBLdD0RsGHI

https://www.youtube.com/watch?v=JpWiPF_rmY0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.