Con actividades culturales y recreativas, maestros de Tamaulipas le hacen frente a la violencia y el miedo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial

Con actividades culturales y recreativas, maestros de Tamaulipas le hacen frente a la violencia y el miedo

Estos profesores de una zona escolar de Tamaulipas buscan que sus alumnos de preescolar no jueguen a los policías y ladrones y desarrollen otro tipo de actividades.
Especial
Por Andrea Vega
6 de septiembre, 2018
Comparte

Ana Lilia de la Cruz no quiere que en la zona escolar de Tamaulipas donde trabaja como supervisora de preescolar los alumnos jueguen a los policías y ladrones. No le gusta que reproduzcan la violencia. Quiere darles otras opciones.

Es difícil, según reconoció en entrevista, porque en esta área hay poco para estimular el desarrollo y la curiosidad de los niños. No hay museos, ni teatros. Hay balas y miedo.

De acuerdo con el ranking 2017 de los municipios más violentos de México, elaborado por el Consejo Ciudadano para la Seguridad Publica y Justicia Penal A.C, Tamaulipas cuenta con ocho localidades con graves problemas de inseguridad.

Ana Lilia prefiere no hablar de la violencia en la zona. Es prudente y seguro tiene un buen motivo. Aun así confirmó que varias familias se han ido de las comunidades.

Ella no piensa dejar su labor. Dijo que pese al clima de inseguridad que se vive en el estado se quedará en la zona, pues su principal motivación es que los niños sigan aprendiendo.

“No es que no tengamos miedo, pero es como les decimos a los padres, es importante que los niños asistan a la escuela. Estamos viviendo esto como sociedad pero hay que enfrentarlo”, explica.

A la región llegó a trabajar en marzo de 2017. En la Zona 71, en el centro sur de Tamaulipas, entre los municipios de Antiguo y Nuevo Morelos, tiene bajo su supervisión 10 preescolares, 14 educadoras y 396 alumnos. La asociación civil Mexicanos Primero la eligió para estar entre quienes recibieron el Premio ABC, un reconocimiento otorgado cada año a docentes con una labor ejemplar.

La estrategia de esta supervisora es la unidad con el equipo de las escuelas y con las familias de los alumnos, trabajo duro y enseñar a los niños opciones distintas a la violencia.

Ana Lilia platicó que junto con los profesores elabora las actividades alternativas que se hacen en cada clase, por lo que siempre está pendiente de los retos que surgen una vez que se implementan en las aulas.

“Todos hemos asumido la responsabilidad de que los niños asistan a la escuela y aprendan. Pero también de que en las clases se sientan a gusto y puedan expresarse. Ellos escuchan las pláticas de los mayores. Saben lo que se vive en la región. Así que queremos que en la escuela escuchen otras cosas, se interesen en eso y estén contentos”, dice.

La maestra presumió que ya han logrado que los alumnos de sus preescolares hablen de las pinturas de Botero o de Frida Kahlo. “Hacemos actividades donde ellos reproducen obras de arte. Un alumno reprodujo muy bien el Cielo Estrellado, de Van Gohg. Luego la gente cree que porque viven en comunidades no pueden hacer esas cosas. Pero sí se les da el espacio, la oportunidad, claro que pueden”, afirma.

Para lograr ese impacto, los docentes y Ana Lilia mantienen a los padres involucrados en las actividades de la escuela.

“No los llamamos para que vengan a limpiar los vidrios o cosas así, como solía hacerse. Ahora trabajamos directo con ellos en la cuestión pedagógica. El padre debe ser parte del aprendizaje de los niños”, expone.

Los viernes, por ejemplo, una mamá acude a leer un cuento. Pero es algo que se prepara con anticipación entre la lectora y los profesores. Cuando llega al salón la invitada sabe que después de narrar la historia hará un cuestionamiento dirigido para ver qué aprendieron los alumnos de la lectura.

“Con eso los niños no solo aprenden, les da mucha seguridad ver a sus padres haciendo una actividad que por lo general solo hacen sus profesores”,

Las maestras les explican a las madres cómo hacer ese cuestionamiento dirigido y están presentes durante la actividad para apoyar en cualquier duda.

“Algunas mamás hasta vienen disfrazadas de los personajes del cuento que van a leer. Se va corriendo la voz de que una hizo tal cosa durante la actividad y se genera una competencia sana. Y sí, son personas de comunidades, pero, otra vez, si se les da la oportunidad, lo hacen”.

 

Esta publicación fue posible gracias al apoyo de Fundación Kellogg. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo saber si tu resaca es por haber bebido en exceso o por intolerancia al alcohol

¿Cómo saber si nuestra resaca no es una alergia o intolerancia a las bebidas alcohólicas?
30 de agosto, 2022
Comparte

Dolor de cabeza intenso, sed, náuseas, cansancio y niebla mental. Estos son los síntomas más comunes de la resaca (también llamada cruda, ratón, o guayabo, según en qué país de Latinoamérica te encuentres).

Estos síntomas aparecen como consecuencia de beber alcohol o, más específicamente, por los procesos corporales que pone en acción.

El alcohol es tóxico y debe ser convertido por el cuerpo en sustancias no tóxicas. Esto lleva tiempo, por lo que los síntomas pueden durar un día entero o más. La duración y la gravedad de las resacas pueden variar, dependiendo no solo de la graduación y ​​la cantidad de alcohol consumido, sino también de la velocidad a la que nuestro cuerpo puede procesarlo, que varía de persona a persona.

La deshidratación es un componente clave de la cruda, ya que puede dar lugar a muchos de los otros síntomas típicos, desde dolores de cabeza y fatiga hasta ansiedad y sensibilidad a la luz y el sonido, le explica a la BBC Timothy Watts, médico consultor en alergias de adultos de The London Clinic.

Intolerancia genética

Cualquiera que beba en exceso probablemente experimente estos efectos adversos hasta cierto punto. Sin embargo, las personas que tienen intolerancia al alcohol sufren a menudo síntomas similares a la resaca particularmente graves debido a un trastorno metabólico genético, que “hace que el cuerpo procese o metabolice el alcohol de manera incorrecta”, señala Watts.

Hombre con resaca

Getty Images

Cuando bebemos alcohol, una enzima en nuestro cuerpo llamada alcohol-deshidrogenasa (ADH) lo descompone en un compuesto llamado acetaldehído. Otra enzima, la aldehído-deshidrogenasa (ALDH), convierte al acetaldehído en ácido acético no tóxico (vinagre).

Los adultos mayores tienen una ALDH inferior a la media, lo que explica por qué nuestra respuesta al alcohol parece empeorar a medida que envejecemos. Pero aquellos con intolerancia genética tienen una versión mutada de ALDH, dice Watts.

“La mutación en esta enzima crucial conduce a la acumulación de acetaldehído en el cuerpo y luego a varios síntomas desagradables. Por lo general, estos incluyen enrojecimiento extenso de la piel y otras características como náuseas, vómitos, palpitaciones, dolor de cabeza y fatiga”.

Estudios señalan que este es uno de los trastornos hereditarios más comunes en el mundo, que afecta a 560 millones de personas (el 8% de la población mundial). La prevalencia más alta (entre 35% y 40%) se encuentra entre las personas de ascendencia asiática oriental.

Otros tipos de intolerancia

En otros casos, las personas pueden ser intolerantes a los químicos que dan sabor y color a las bebidas alcohólicas, no al alcohol en sí. La histamina (que se encuentra en el vino tinto) y los salicilatos (que se encuentran en el vino, la cerveza, el ron y el jerez) son ejemplos comunes.

Algunas personas son intolerantes a los conservantes del alcohol llamados sulfitos, y descubren que consumirlos puede desencadenar síntomas que incluyen congestión o secreción nasal, dolor de cabeza intenso, urticaria, picazón, respiración entrecortada y malestar estomacal.

Mujer comprando vino

Getty Images
Es importante leer las etiquetas para ver qué ingredientes contiene el vino.

Investigaciones sugieren que hasta el 10% de los asmáticos son sensibles a los sulfitos, y la gravedad de las reacciones varía de leve a potencialmente mortal. “La dificultad para respirar y los síntomas nasales/sinusales en particular se deben a la liberación de gas de dióxido de azufre que causa irritación de las vías respiratorias”, explica Watts.

Las bebidas alcohólicas con alto contenido de sulfitos y/o histamina incluyen el vino (tinto, blanco, rosado y espumoso), la sidra y la cerveza. Algunas variedades de ginebra y vodka, así como los “vinos naturales”, son bajos en sulfitos.

Sin embargo, los expertos en asma dicen que las personas con esta condición deben elegir sus bebidas con cuidado, porque incluso los vinos bajos en sulfitos contienen algunos sulfitos.

Alergias al alcohol

“Una verdadera alergia al alcohol es rara“, dice Fiona Sim, asesora médica principal de la organización sin fines de lucro Drinkaware. “En lugar del alcohol en sí, es mucho más probable que una persona sea alérgica a uno de los ingredientes de su bebida alcohólica, como el trigo, la cebada u otro grano“.

Otro tipo de alérgeno, la proteína transportadora de lípidos (LTP, por sus siglas en inglés), se encuentra en frutas, verduras, nueces, semillas y cereales, y también puede estar presente en algunas bebidas alcohólicas.

Comida con vino

Getty Images

Los síntomas de una reacción alérgica a la LTP suelen aparecer entre 15 y 30 minutos después e incluyen hinchazón, picazón, problemas digestivos, dificultad para respirar y, en casos extremos, anafilaxia.

A veces es muy difícil para los consumidores saber si una bebida alcohólica contiene alérgenos o ingredientes a los que son intolerantes, ya que, en muchos casos, los fabricantes de bebidas alcohólicas no tienen que poner una lista de ingredientes o información nutricional en la etiqueta.

Por lo tanto, Sim insta a cualquiera que sepa que es alérgico a ciertos alimentos, en particular a los granos, a tomar en cuenta que también pueden estar presentes en las bebidas.

Las bebidas alcohólicas también pueden desencadenar una reacción alérgica a los alimentos si se consumen los dos juntos, ya que el alcohol puede interferir con el revestimiento intestinal. Por ejemplo, alguien con alergia al trigo solo puede reaccionar después de comer trigo seguido de beber alcohol o hacer ejercicio. “Esto se conoce como anafilaxia inducida por cofactores dependientes de los alimentos”, dice Watts.

El alcohol en la cocina

Muchas recetas saladas y dulces contienen alcohol, incluidos los guisos, otros platos a base de vino tinto y los postres cargados de licor.

Cocina con vino

Getty Images

¿Está bien comerlos si tienes intolerancia o alergia al alcohol?

“El alcohol y los sulfitos tienden a evaporarse durante la cocción, por lo que el potencial de intolerancias ciertamente se reduce“, comenta Watts. Sin embargo, si eres alérgico a un ingrediente que se encuentra en ciertas bebidas alcohólicas, los platos que contienen esa bebida no son seguros para comer.

Recomendaciones

Es relativamente simple reconocer la diferencia entre una resaca y una intolerancia al alcohol, dice Watts.

“Las resacas generalmente se sienten intensamente la mañana después de una noche de consumo excesivo de alcohol. Sin embargo, las intolerancias genéticas metabólicas ocurren más rápidamente, generalmente dentro de la siguiente hora de haber bebido”.

Pero distinguir entre una intolerancia y una alergia es más difícil, porque los síntomas pueden superponerse.

Mujer rechazando una bebida alcohólica

Getty Images

Algunas reacciones alérgicas son casi instantáneas, pero no todas. “Si tienes alguna duda, siempre consulta a un profesional de la salud”, enfatiza Watts:

“Las investigaciones de reacciones al alcohol normalmente consisten en análisis de sangre especializados para alergias, pruebas cutáneas y, potencialmente, incluso pruebas con comida”.

Sim aconseja a las personas con algún tipo de intolerancia al alcohol que eviten beberlo por completo, “aunque muchas personas están dispuestas a soportar la incomodidad del enrojecimiento de la piel y quizás síntomas abdominales leves para continuar tomando una bebida alcohólica ocasional”, dice.

Es especialmente importante no beber alcohol si tienes una intolerancia genética, ya que “aumentará tu riesgo de daños relacionados con el alcohol en tus órganos, incluidos algunos tipos de cáncer y enfermedades hepáticas”.

Cuando se trata de alergias a algún componente de una bebida alcohólica, nunca se debe consumir. “Puedes poner en peligro tu vida”, concluye Sim.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=JRNmJo1v0SM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.