¿Qué causó el incendio en el Museo Nacional de Brasil?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Reuters

¿Qué causó el incendio en el Museo Nacional de Brasil?

Los primeros testimonios de quienes trabajaban en el museo apuntan a que más de un empleado ya había expresado su preocupación por la falta de fondos y el ruinoso estado de las instalaciones.
Reuters
Por BBC Mundo
3 de septiembre, 2018
Comparte

El museo albergaba un sinnúmero de piezas tanto de la historia de Brasil como de otros países.

A cualquier desastre o accidente le siguen las preguntas de si se pudo haber evitado y qué lo provocó.

Este domingo el Museo Nacional de Brasil quedó en ruinas luego de que un incendio acabara casi por completo con una de las colecciones de antropología e historia natural más grandes de la región.

Y los primeros testimonios de quienes trabajaban en el museo -el más grande y antiguo del país- apuntan a que más de un empleado ya había expresado su preocupación por la falta de fondos y el ruinoso estado de las instalaciones.

Por su parte, el ministro de cultura brasileño, Sergio Sa Leitão, describe el desastre como “una tragedia inconmensurable” que “podía haberse evitado”.

El incendio comenzó en la noche del domingo después de que el edificio (un antiguo palacio del siglo XIX) quedara cerrado a las visitas diarias del público.

Las autoridades brasileñas no demoraron en comenzar a investigar las posibles causas de una tragedia que arrasó con la mayor parte de unos 20 millones de artículos de valor histórico y cultural, incluidos los restos humanos más antiguos encontrados en América.

Dos teorías

Varios medios brasileños reprodujeron este lunes las teorías que podrían esclarecer las causas del desastre.

Firefighters try to extinguish a fire at the National Museum of Brazil in Rio de Janeiro, Brazil on 2 September 2018.
Reuters

Los pequeños globos aerostáticos conocidos como “baloes” han causado varios incendios en Brasil en el pasado.

El ministro de Cultura habló de dos líneas de investigación: la caída de un pequeño globo aerostático y un cortocircuito, según el diario brasileño Folha de Sao Paulo.

En Brasil, estos globos son llamados “baloes” y se utilizan especialmente durante las fiestas “juninas”, una celebración tradicional que se realiza a mitad de año en algunas ciudades del país.

Respecto al posible cortocircuito, este se podría haber generado en el laboratorio audiovisual del museo.

“Parece que el fuego comenzó por encima, en lo alto, y fue bajando”, dice Leitão, en Radio Eldorado, una estación del diario brasileño Estadao.

El ministro asegura que cuando todo comenzó la brigada contra incendios ya no estaba en el museo, sino que sólo había cuatro vigilantes, quienes tardaron en percibir el fuego.

“Cuando lo hicieron ya era imposible que actuaran”, lamentó.

Los “baloes”, que se elevan al calentarse el aire de su interior por una pequeña llama, lucen casi exactamente a un globo aerostático regular, solo que son más pequeños.

Los incendios causados por estos globos no son raros en Brasil.

De hecho, en julio de este año un pabellón de Riocentro (uno de los más importantes centros de exposición de la ciudad Río de Janeiro) fue consumido por las llamas en un evento que incluía estos artefactos.

Algo similar pasó en el Velódromo Olímpico de Río, en 2017.

“Una gran ira”

Una empleada del museo llora.

Reuters
Los empleados, muchos de los que habían emitido quejas sobre el estado de las instalaciones, están destrozados.

El subdirector adjunto del museo, Luiz Fernando Dias Duarte, expresó “una gran ira” tras el suceso y acusó a las autoridades brasileñas de “falta de atención”.

“Luchamos hace años, durante diferentes gobiernos, para obtener recursos que nos permitan preservar adecuadamente todo lo que se destruyó hoy”, dijo.

Un tercio de las 30 salas de exhibición del museo había sido cerradas debido a recortes presupuestarios, según el Folha de Sao Paulo.

Una gran exhibición de dinosaurios, que fue forzada a cerrar luego de un ataque de termitas hace cinco meses, se había reabierto recientemente gracias a una campaña de crowdfunding, agrega el reporte.

El bibliotecario del museo, Edson Vargas da Silva, dijo a los medios locales que el edificio tenía pisos de madera y contenía “muchas cosas que se queman muy rápido”, como documentos de papel.

El museo es administrado por la Universidad Federal de Río de Janeiro y el gobierno federal ha estado luchando con enormes desequilibrios presupuestarios en los últimos años.

En 2017, el déficit del PIB del país alcanzó alrededor del 8%. Y el estado de Río de Janeiro (donde se encuentra ubicado el museo) también enfrenta una crisis presupuestaria.

Un bombero trabajando en el lugar.

Reuters
Los bomberos pudieron rescatar algunas piezas de entre las llamas.

Una dura metáfora de una ciudad en crisis

Por Katy Watson, corresponsal de BBC en Sudamérica

No es solamente la historia brasileña la que se ha incendiado. Muchos ven esto como una metáfora de la ciudad y del país, en su conjunto.

Rio de Janeiro está en crisis. La creciente violencia, el profundo declive económico y la corrupción política se han combinado para hacer que la ciudad sea una sombra de lo que fue alguna vez.

En 2016, Brasil fue sede de los Juegos Olímpicos, en los que la nación invirtió miles de millones de dólares.

Pero la resaca del evento deportivo ha afectado mucho a Río. A esto se agrega el hecho de que el gasto federal se ha reducido drásticamente y, con el aumento de la violencia, el turismo también han disminuido.

Este fue un museo que muchos alertaron como ignorado y sin fondos por mucho tiempo, y que ahora trajo devastadoras consecuencias para el patrimonio de Brasil.


¿Qué contenía el museo?

Sus 20 millones de artefactos incluyen fósiles, huesos de dinosaurios y un esqueleto de 12.000 años de una mujer conocida como “Luzia”, ​​la persona más antigua descubierta en Sudamérica.

Una pieza a destacar para muchos fue el meteorito Bendegó, que pesaba más de cinco toneladas y se descubrió en la región de Minas Gerais en el siglo XVIII.

El edificio también albergaba objetos que abarcaban el período desde la llegada de los portugueses (siglo XVI) hasta la declaración de Brasil como república, en 1889.

Vista aérea del museo destruido.

AFP
El ministro de cultura de Brasil dijo que una reconstrucción de las instalaciones se llevará a cabo.

La colección de etnología tenía piezas únicas de la era precolombina y artefactos de culturas indígenas. El museo también albergaba varias piezas de la época greco-romana y de Egipto.

El museo se estableció en 1818, con el objetivo de promover la investigación científica poniendo su colección a disposición de los especialistas.

El ministro de Cultura de Brasil dijo a la prensa local que se llevará a cabo un esfuerzo de reconstrucción, aunque no se conoce cuándo.


Incendios notables en otros museos del mundo:

  • • 1865: Nueva York, Estados Unidos. El Museo Americano de Barnum quedó destruido: dos ballenas murieron quemadas en sus tanques.
  • • 2015: California, Estados Unidos. El Museo JKL Telephony quedó destruido durante un incendio en septiembre.
  • • 2016: Nueva Delhi, India. El Museo Nacional de Historia Natural terminó con sus seis pisos reducidos a cenizas.
  • • 2018: Washington, Estados Unidos. El Museo de Historia de Aberdeen sufrió la destrucción de varias exposiciones relacionadas con el fallecido cantante estadounidense Kurt Cobain, en junio.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Haydee Flores/Ilustradores con Ayotzinapa

El Superman bailador: Quién era Christian Alfonso, el normalista identificado por la FGR

Alto, moreno y de ojos negros. Christian Alfonso era el único hijo varón de Clemente Rodríguez y Luis María Telumbre. Tenía 19 años cuando desapareció, era estudiante de la Normal de Ayotzinapa.
Haydee Flores/Ilustradores con Ayotzinapa
7 de julio, 2020
Comparte

Este perfil de Christian Alfonso Rodríguez Telumbre fue realizado por el colectivo de periodistas Marchando con letras, para el primer aniversario de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa

Christian es el único hijo varón de Clemente Rodríguez y Luz María Telumbre y tiene tres hermanas que añoran su regreso. Creció en el barrio de Santiago, en Tixtla, Guerrero, y tenía 19 años cuando desapareció.

Te puede interesar: Fiscalía identifica restos de normalista Christian Alfonso Rodríguez Telumbre, uno de los 43 estudiantes de Ayotzinapa

Alto, moreno y ojos negros, Christian sueña con estudiar para forjarse un futuro y ayudar a su familia. Pero lo que más le entusiasma es la danza folclórica que practica desde que era niño.

En el salón de la Casa de Cultura de Tixtla donde ensayaba se extraña el golpe del tacón de los botines blancos de Christian sobre el piso de madera.

Él bailaba en el grupo de danza folclórica Xochiquetzal y sus compañeros de baile lo recuerdan cuando llegaba a los ensayos comiendo un elote y con su mochila beige de asa larga cruzada al pecho. Ahí cargaba sus botines de baile. Le decían Clark, apodo ganado por sus anteojos negros de pasta gruesa, similares a los del periodista que se convertía en Superman, Clark Kent.

Sus amigos de la preparatoria 29 le dicen “Soncho” o “Sonchito” y en la escuela normal rural de Ayotzinapa lo conocen como “Hugo” ya que le gusta usar playeras de la marca Hugo Boss.

Se graduó de la preparatoria con un promedio de 8.74 y sus maestros lo recuerdan como un alumno serio y cumplido.

Lee más: 5 años del #CasoAyotzinapa: padres de normalistas exigen verdad y justicia

Ingresó a Ayotzinapa porque no tenía otra opción, ya que en realidad deseaba ser veterinario o maestro de educación especial, pero ello implicaba gastos que su familia no podía solventar.

En el salón donde Christian practicaba la danza regional están sus botines blancos, con los que solía ensayar. Su maestro los tiene guardados para cuando él regrese y vuelva a zapatear con ellos la tarima, con el entusiasmo de un gran bailador.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.