¿Qué causó el incendio en el Museo Nacional de Brasil?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Reuters

¿Qué causó el incendio en el Museo Nacional de Brasil?

Los primeros testimonios de quienes trabajaban en el museo apuntan a que más de un empleado ya había expresado su preocupación por la falta de fondos y el ruinoso estado de las instalaciones.
Reuters
Por BBC Mundo
3 de septiembre, 2018
Comparte

El museo albergaba un sinnúmero de piezas tanto de la historia de Brasil como de otros países.

A cualquier desastre o accidente le siguen las preguntas de si se pudo haber evitado y qué lo provocó.

Este domingo el Museo Nacional de Brasil quedó en ruinas luego de que un incendio acabara casi por completo con una de las colecciones de antropología e historia natural más grandes de la región.

Y los primeros testimonios de quienes trabajaban en el museo -el más grande y antiguo del país- apuntan a que más de un empleado ya había expresado su preocupación por la falta de fondos y el ruinoso estado de las instalaciones.

Por su parte, el ministro de cultura brasileño, Sergio Sa Leitão, describe el desastre como “una tragedia inconmensurable” que “podía haberse evitado”.

El incendio comenzó en la noche del domingo después de que el edificio (un antiguo palacio del siglo XIX) quedara cerrado a las visitas diarias del público.

Las autoridades brasileñas no demoraron en comenzar a investigar las posibles causas de una tragedia que arrasó con la mayor parte de unos 20 millones de artículos de valor histórico y cultural, incluidos los restos humanos más antiguos encontrados en América.

Dos teorías

Varios medios brasileños reprodujeron este lunes las teorías que podrían esclarecer las causas del desastre.

Firefighters try to extinguish a fire at the National Museum of Brazil in Rio de Janeiro, Brazil on 2 September 2018.
Reuters

Los pequeños globos aerostáticos conocidos como “baloes” han causado varios incendios en Brasil en el pasado.

El ministro de Cultura habló de dos líneas de investigación: la caída de un pequeño globo aerostático y un cortocircuito, según el diario brasileño Folha de Sao Paulo.

En Brasil, estos globos son llamados “baloes” y se utilizan especialmente durante las fiestas “juninas”, una celebración tradicional que se realiza a mitad de año en algunas ciudades del país.

Respecto al posible cortocircuito, este se podría haber generado en el laboratorio audiovisual del museo.

“Parece que el fuego comenzó por encima, en lo alto, y fue bajando”, dice Leitão, en Radio Eldorado, una estación del diario brasileño Estadao.

El ministro asegura que cuando todo comenzó la brigada contra incendios ya no estaba en el museo, sino que sólo había cuatro vigilantes, quienes tardaron en percibir el fuego.

“Cuando lo hicieron ya era imposible que actuaran”, lamentó.

Los “baloes”, que se elevan al calentarse el aire de su interior por una pequeña llama, lucen casi exactamente a un globo aerostático regular, solo que son más pequeños.

Los incendios causados por estos globos no son raros en Brasil.

De hecho, en julio de este año un pabellón de Riocentro (uno de los más importantes centros de exposición de la ciudad Río de Janeiro) fue consumido por las llamas en un evento que incluía estos artefactos.

Algo similar pasó en el Velódromo Olímpico de Río, en 2017.

“Una gran ira”

Una empleada del museo llora.

Reuters
Los empleados, muchos de los que habían emitido quejas sobre el estado de las instalaciones, están destrozados.

El subdirector adjunto del museo, Luiz Fernando Dias Duarte, expresó “una gran ira” tras el suceso y acusó a las autoridades brasileñas de “falta de atención”.

“Luchamos hace años, durante diferentes gobiernos, para obtener recursos que nos permitan preservar adecuadamente todo lo que se destruyó hoy”, dijo.

Un tercio de las 30 salas de exhibición del museo había sido cerradas debido a recortes presupuestarios, según el Folha de Sao Paulo.

Una gran exhibición de dinosaurios, que fue forzada a cerrar luego de un ataque de termitas hace cinco meses, se había reabierto recientemente gracias a una campaña de crowdfunding, agrega el reporte.

El bibliotecario del museo, Edson Vargas da Silva, dijo a los medios locales que el edificio tenía pisos de madera y contenía “muchas cosas que se queman muy rápido”, como documentos de papel.

El museo es administrado por la Universidad Federal de Río de Janeiro y el gobierno federal ha estado luchando con enormes desequilibrios presupuestarios en los últimos años.

En 2017, el déficit del PIB del país alcanzó alrededor del 8%. Y el estado de Río de Janeiro (donde se encuentra ubicado el museo) también enfrenta una crisis presupuestaria.

Un bombero trabajando en el lugar.

Reuters
Los bomberos pudieron rescatar algunas piezas de entre las llamas.

Una dura metáfora de una ciudad en crisis

Por Katy Watson, corresponsal de BBC en Sudamérica

No es solamente la historia brasileña la que se ha incendiado. Muchos ven esto como una metáfora de la ciudad y del país, en su conjunto.

Rio de Janeiro está en crisis. La creciente violencia, el profundo declive económico y la corrupción política se han combinado para hacer que la ciudad sea una sombra de lo que fue alguna vez.

En 2016, Brasil fue sede de los Juegos Olímpicos, en los que la nación invirtió miles de millones de dólares.

Pero la resaca del evento deportivo ha afectado mucho a Río. A esto se agrega el hecho de que el gasto federal se ha reducido drásticamente y, con el aumento de la violencia, el turismo también han disminuido.

Este fue un museo que muchos alertaron como ignorado y sin fondos por mucho tiempo, y que ahora trajo devastadoras consecuencias para el patrimonio de Brasil.


¿Qué contenía el museo?

Sus 20 millones de artefactos incluyen fósiles, huesos de dinosaurios y un esqueleto de 12.000 años de una mujer conocida como “Luzia”, ​​la persona más antigua descubierta en Sudamérica.

Una pieza a destacar para muchos fue el meteorito Bendegó, que pesaba más de cinco toneladas y se descubrió en la región de Minas Gerais en el siglo XVIII.

El edificio también albergaba objetos que abarcaban el período desde la llegada de los portugueses (siglo XVI) hasta la declaración de Brasil como república, en 1889.

Vista aérea del museo destruido.

AFP
El ministro de cultura de Brasil dijo que una reconstrucción de las instalaciones se llevará a cabo.

La colección de etnología tenía piezas únicas de la era precolombina y artefactos de culturas indígenas. El museo también albergaba varias piezas de la época greco-romana y de Egipto.

El museo se estableció en 1818, con el objetivo de promover la investigación científica poniendo su colección a disposición de los especialistas.

El ministro de Cultura de Brasil dijo a la prensa local que se llevará a cabo un esfuerzo de reconstrucción, aunque no se conoce cuándo.


Incendios notables en otros museos del mundo:

  • • 1865: Nueva York, Estados Unidos. El Museo Americano de Barnum quedó destruido: dos ballenas murieron quemadas en sus tanques.
  • • 2015: California, Estados Unidos. El Museo JKL Telephony quedó destruido durante un incendio en septiembre.
  • • 2016: Nueva Delhi, India. El Museo Nacional de Historia Natural terminó con sus seis pisos reducidos a cenizas.
  • • 2018: Washington, Estados Unidos. El Museo de Historia de Aberdeen sufrió la destrucción de varias exposiciones relacionadas con el fallecido cantante estadounidense Kurt Cobain, en junio.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
IIRCCC

En 15 años disminuyeron más de la mitad cargos públicos de carrera y aumentaron designaciones: informe anticorrupción

El informe sostuvo que el combate a la corrupción ha fracasado por varios defectos de implementación, principalmente procrastinación para equipar al Sistema Nacional Anticorrupción, así como por simulación en el cumplimiento de normas y exceso de burocratización en los procesos administrativos.
IIRCCC
16 de junio, 2022
Comparte

La profesionalización de los puestos en la administración pública federal se ha estancado, pues de 2005 a 2020 los cargos de carrera se redujeron más de la mitad al pasar de 41 mil 164 plazas potenciales a 20 mil 599. 

En cambio, solo entre 2018 y 2020 hubo un aumento de 106 mil 877 plazas entre personal eventual, de honorarios y las clasificadas como “régimen de contratación no especificado”.

Esta es una de las advertencias que halló el Informe sobre el combate a la corrupción en México, realizado por la Universidad de Guadalajara (UdeG), el Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA) y el Instituto de Investigación en Rendición de Cuentas y Combate a la Corrupción (IIRCCC). 

Mediante solicitudes de información y estadísticas de 10 entidades públicas, el estudio comparó el tipo de plazas otorgadas en la administración pública, donde destacan los aumentos y las disminuciones de personal bajo la discrecionalidad y el juicio de quienes toman esas decisiones en el gobierno. 

El informe sostiene que el reclutamiento y el acceso al servicio público no han correspondido con la ley, ni a la evaluación de competencias y méritos.

“La gran mayoría de las plazas de la APF (Administración Pública Federal) no cuenta con controles públicos suficientes para que las decisiones de entrada, ascenso, evaluación y salida de quienes desempeñan funciones públicas, respondan a criterios objetivos basados en la competencia y el mérito. Y debe añadirse que, sobre la base de los datos públicos disponibles, tampoco el SPC (Servicio Profesional de Carrera), pese a su modesta dimensión (apenas el 1.3% del total de los puestos públicos federales), ha sorteado por completo esas carencias”, sostiene el documento.

El informe señala que la existencia de un cuerpo estable de funcionarios públicos no solo aporta a la objetividad y la transparencia de los procedimientos de entrada y salida de las personas servidoras públicas, para evitar el riesgo de la captura política, sino también al uso de otras herramientas de profesionalización que garanticen su competencia. 

En este aspecto, el estudio advierte que, aunque hay un esfuerzo para la impartición de cursos para las personas servidoras públicas, no se pudo verificar “la conexión de sentido entre el diseño de esas herramientas de capacitación y el perfil específico de los cargos públicos a las que van dirigidas”. 

Leer más | México mejora calificación en índice de corrupción pero sigue como el peor de la OCDE

Opacidad, incertidumbre y discrecionalidad en el uso de recursos públicos

El estudio también advierte que persisten grandes áreas de opacidad que impiden conocer con certeza en qué se utilizaron los recursos, pese a las recomendaciones que año con año emite la Auditoría Superior de la Federación (ASF). Como ejemplo, destacó las fallas en los procesos de contratación que hace el gobierno.

“Las debilidades y la falta de transparencia respecto a este asunto no son, ni remotamente, nuevas, sino que han sido señaladas reiteradamente por las autoridades de fiscalización —y por la academia, la sociedad civil, las organizaciones internacionales, los partidos políticos y los medios de comunicación—. Empero, en 2020, el 88.3% de las contrataciones totales se llevaron a cabo mediante procedimientos distintos al de la licitación pública: 79%, por adjudicación directa, pese a que la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público señala claramente que este es un procedimiento de excepción, al igual que la invitación a cuando menos tres personas, que únicamente deberían aplicarse bajo circunstancias extraordinarias perfectamente fundamentadas y motivadas. De otra forma, no pueden garantizarse las mejores condiciones de compra para el gobierno”, insistió.

Impunidad en casos de corrupción 

Los autores del estudio señalaron que, además de la impunidad en los casos de corrupción, hay un laberinto jurídico en la investigación y sanción a servidores públicos que cometen estos actos. 

“Se advierte que en 2020, se abrieron 32,406 expedientes pero solo se sancionó a 30 personas servidoras públicas. De otra parte, de las 2,831 carpetas de investigación que fueron abiertas en 2020 por presuntos delitos de corrupción, 2,211 fueron ineficaces para imponer sanciones y solo se judicializaron”, reveló el informe.

Destacó que, en 2017 y 2019, el volumen de expedientes abiertos por faltas administrativas pasó de 28 mil 942 a 99 mil 801, y a diferencia de 2020, cuando hubo más de 32 mil expedientes y 30 sancionados, en aquellos años se sancionó a 218 personas. 

Fracaso en el combate a la corrupción

El informe sostuvo que el combate a la corrupción ha fracasado por varios defectos de implementación, principalmente procrastinación para equipar al Sistema Nacional Anticorrupción (SNA); de simulación, en el cumplimiento de normas que tienen relación con designaciones, presupuesto e información pública, así como de un exceso de burocratización en los procesos administrativos.

“A la luz de la evidencia que hemos reunido en este informe podemos afirmar que, para combatir la corrupción, ya no es necesario modificar las normas jurídicas que están vigentes sino cumplirlas a cabalidad: lo que ha fallado no es el diseño de las instituciones —algunas de ellas, ejemplares para el resto del mundo— sino el cumplimento de sus cometidos”, afirmaron los autores del estudio.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.