La niñera china que fue ejecutada por provocar un incendio y matar a la familia para la que trabajaba
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Getty Images

La niñera china que fue ejecutada por provocar un incendio y matar a la familia para la que trabajaba

Mo Huanjing, de 35 años, trabajaba en un apartamento al que le prendió fuego. Su idea era "salvar" del incendio a la familia con un objetivo, pero el plan le salió mal y este viernes fue ejecutada.
Getty Images
Por BBC Mundo
21 de septiembre, 2018
Comparte

Mo Huanjing pensó que prenderle fuego a la casa donde trabajaba como niñera era la mejor manera de solucionar sus problemas de dinero.

La mujer, de 35 años, había acumulado deudas de juego cercanas a los US$$9.500 y esperaba que salvar del incendio a la familia para la que trabajaba le ayudaría a convencerlos para que le prestaran más dinero.

Es así como, en junio del año pasado, tomó un encendedor y le prendió fuego a la sala de estar del apartamento donde cuidaba a los niños.

En cambio, en el incendio murieron la madre de la familia, Zhu Xiaozhen, y sus hijos de seis, nueve y 11 años.

Lin Shengbin, el esposo y padre de los niños, estaba en un viaje de negocios en el momento del suceso.

Después de iniciar el incendio, Mo huyó del apartamento -cuyo coste estaba estimado en unos US$3 millones-, ubicado en el piso 18 de un edificio de Hangzhou, la capital de la provincia de Zhejiang.

Mapa de China

BBC

Mo Huanjing fue condenada a muerte el pasado mes de febrero tras determinarse que provocó el incendio de manera intencional, y este viernes fue finalmente ejecutada.

En una carta revelada durante el juicio, afirmó: “Si mi muerte hiciera que todo volviera a empezar, estaría dispuesta a ser condenada a muerte”.

“Mis lágrimas no dejaron de fluir”

Las noticias de la ejecución provocaron una gran reacción en Weibo, el equivalente de Twitter en China, donde el padre de la familia asesinada dijo a sus 2.6 millones de seguidores que el demonio Mo Huanjing fue finalmente ejecutado“.

“Al escuchar las noticias, mis lágrimas no dejaron de fluir”, escribió. “Llamé a mis padres. Mi madre escuchó y lloró y me dijo que todos habían esperado demasiado este día”.

Lin dijo que, si bien siente que se ha hecho justicia, “el camino será aún más difícil” y compartió una imagen de las tumbas de su esposa e hijos.

Más de 108.000 usuarios de Weibo hicieron comentarios en su publicación. Muchos dijeron que habían llorado y le deseaban paz y buena salud.

Lin Shengbin

Getty Images
Lin Shengbin, padre de los niños, es un próspero empresario de Hangzhou.

Desde que se hizo público, el caso ha ocupado los titulares de buena parte de la prensa en China, en parte debido a las afirmaciones de que los bomberos habían tardado en responder a la emergencia.

El cuerpo de bomberos lo negó, culpando a la baja presión de agua y a las pobres medidas de seguridad contra incendios del edificio.

La naturaleza del crimen ha hecho que el “caso de incendio intencional de la niñera de Hangzhou” sea una referencia popular entre los defensores de la pena de muerte en el país.

Se cree que China ejecuta a más personas por año que cualquier otro país, pero es muy reservada sobre el número. Amnistía Internacional calcula que la cifra sería de miles, más que el resto de todos los países del mundo juntos.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

El crimen organizado repunta tras una breve pausa por COVID-19, revela informe

Las actividades delictivas tuvieron una pequeña pausa los primeros meses de la pandemia pero los grupos ilícitos fueron capaces de reforzarse, alerta investigación.
Cuartoscuro
13 de noviembre, 2020
Comparte

La pandemia por COVID-19 impactó en el crimen organizado pero los grupos delictivos lograron recuperarse y existe el riesgo de que, ante la escasez de recursos, sus estructuras se vean reforzadas. Esta es una de las conclusiones que aparecen en el informe “Violencia a prueba de virus: crimen y COVID-19 en México y el Triángulo Norte” elaborado por International Crisis Group. 

El tránsito de personas y mercancías fue limitado, lo que afectó a negocios ilícitos como el tráfico de migrantes o el transporte de drogas. Sin embargo, los grupos delictivos fueron rápidos en adaptarse a las nuevas circunstancias y la suspensión de algunas de sus actividades duró poco tiempo. “El intercambio de bienes ilícitos ya parece estar volviendo a la normalidad, mientras que resurge la extorsión”, asegura el informe.

Leer más: El Cártel de Jalisco opera en 27 estados del país; hay otros 18 grupos criminales

“Las perspectivas de seguridad en México y el norte de Centroamérica son poco prometedoras mientras persista la pandemia. Si (los gobiernos) no abordan alguna de las causas del dominio criminal sobre las comunidades pobres, es probable que aquellos que están cometiendo delitos violentos se fortalezcan”, señala el informe.

“Va a crecer la pobreza y esto es un riesgo a largo plazo de que más jóvenes sin oportunidades se alisten como sicarios o dentro de las estructuras de grupos criminales”, dijo Falko Ernst, investigador y uno de los autores del documento. 

El efecto inmediato de la pandemia fue “la desaceleración de las actividades económicas ilícitas”. Sin embargo, “los grupos criminales pronto se recuperaron por diversos medios”. 

Aunque en México no se decretó una cuarentena como tal, el tráfico de estupefacientes se vio afectado por las restricciones. Según recuerda el informe, nuestro país es el mayor exportador a Estados Unidos de heroína y marihuana y, junto con China, de metanfetaminas y fentanilo. Al interrumpirse la producción china de precursores se limitó la producción de drogas, según explica el informe. No obstante, el parón duró poco tiempo por la reactivación de la producción en China e India, por lo que para finales de abril (apenas dos meses después del primer caso oficial en México, declarado el 28 de febrero) el flujo se restituyó.

Otra de las dificultades que afectó al tráfico de estupefacientes fue el cierre de las fronteras en Colombia, desde donde se importa la cocaína para trasladarla a Estados Unidos. 

El huachicoleo también se vio afectado por la pandemia. “Los precios históricamente bajos del petróleo y el bajo consumo interno de gasolina redujeron considerablemente los ingresos de los grupos criminales involucrados en hurto de combustible”, dice el informe. 

La escasez provocada por la pandemia también llevó a grupos criminales a tratar de buscar el favor del público con el reparto de despensas. Su objetivo, según el informe, es más a largo plazo y busca que los ciudadanos voten por los candidatos que ellos mismos apoyen de cara a las elecciones del próximo año. Según el informe, en muchos casos los paquetes de alimentos distribuidos fueron robados en empresas legales o financiados mediante una mayor extorsión a empresas locales. 

Te puede interesar: El video que muestra cómo los carteles en México se aprovechan de la crisis del coronavirus

El informe advierte que las redes delictivas mexicanas han sido capaces de especializarse en otras actividades que no fueran el tráfico de drogas, como la extorsión a actividades lícitas como la producción agrícola o la minería. Estas actividades también sufrieron parones, por lo que hubo grupos criminales que intensificaron sus esfuerzos para conquistar nuevos territorios. 

En este sentido, el informe asegura haber detectado no menos de 198 grupos armados activos. La pervivencia de los grupos locales tiene un impacto especial en el intento de avance por parte del Cartel Jalisco Nueva Generación, que se ha encontrado con mucha resistencia en diversos estados en los que trata de imponerse. 

Algunos observadores esperaban que la pandemia redujese los delitos violentos. Sin embargo, “los efectos del virus sobre la violencia han sido fugaces”. “El gobierno fue lento y desigual en su respuesta al virus, y los delitos violentos se han mantenido esencialmente constantes. Aunque las autoridades sugirieron medidas de contención desde el principio, estas fueron en su mayoría voluntarias. Ante el aumento de en contagios y muertes, el gobierno federal algunas restricciones (…) pero siempre se le dio una mayor prioridad a la actividad económica. La ausencia de restricciones en el acampo parece ser consistente con un ritmo ininterrumpido de derramamiento de sangre y desplazamientos”, dice el documento. 

La pérdida de empleos y el incremento de la pobreza es un riesgo del que advierte el informe. “Los estados se enfrentan a grupos criminales revitalizados que se han adaptado a las restricciones de la pandemia, en medio de una de las recesiones económicas más marcadas que se hayan registrado en la región, con la probabilidad de que la pobreza, la necesidad y la desigualdad se agudicen aún más, llevando así a nuevos reclutas a los brazos de las organizaciones criminales y ayudando a estas a consolidar su control sobre las comunidades”, indica. 

Ante esta situación, el informe llama la atención sobre las carencias del gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Por un lado, advierte sobre su dependencia a unas instituciones de seguridad cada vez más militarizadas, en referencia a la Guardia Nacional. “Mientras continúen estas políticas, existe el riesgo de que los grupos criminales se fragmenten aún más mientras se intensifica la competencia violenta por los ingresos ilícitos”, afirma. 

“Ante un posible aumento en el reclutamiento por parte de grupos criminales, su atrincheramiento en comunidades vulnerables y un regreso a los altos niveles de violencia a manos de estos, los gobiernos deben desarrollar políticas dirigidas a prevenir un mayor deterioro de la seguridad pública”, dice el documento. Los planes, en opinión de los autores del informe, no deberían descuidar el papel de las estrategias de seguridad dirigidas a contener la agresión y proteger a las personas más vulnerables, pero también garantizando que “las zonas empobrecidas reciban apoyo material y técnico para que sus pobladores cuenten con formas de sobrevivir sin involucrarse en actividades ilícitas”. “Al hacerlo, los gobiernos y socios extranjeros también ayudarían a mitigar el cada vez más exacerbado éxodo de mexicanos y centroamericanos que huyen de la región”, dice. 

En este sentido, Ernst Falko recordó las dudas suscitadas por diversos agentes sobre la efectividad de los programas sociales del ejecutivo de Amlo. 

Entre las recomendaciones lanzadas está el establecimiento de planes de seguridad integrales que ataquen al crimen pero también a sus fuentes, que se fomenten alternativas a la integración en grupos criminales, que se proteja a la población civil a través de despliegues policiales focalizados, que se fortalezcan las instituciones locales de seguridad y justicia y que se introduzcan incentivos para reintegrar socialmente a los efectivos más jóvenes de los grupos criminales. 

“El impacto económico de la COVID-19 podría durar mucho más que el contagio mismo, a medida de que tanto el sector formal como el informal se debilitan, la pobreza y la desigualdad aumentan. Las autoridades deberían combinar las medidas de vigilancia policial focalizada con la inversión de fondos de emergencia (…) dando prioridad a las regiones más expuestas a la pandemia y sus consecuencias, incluidas las áreas afectadas por el aumento de la violencia”. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.