Relatora de la ONU denuncia uso del sistema penal contra opositores a megaproyectos en México
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Relatora de la ONU denuncia uso del sistema penal contra opositores a megaproyectos en México

Victoria Tauli-Corpuz explicó que las autoridades y jueces han usado el sistema legal para acusar a pobladores de ser intrusos de sus propias tierras y emitió una serie de recomendaciones para México.
Cuartoscuro
21 de septiembre, 2018
Comparte


La relatora especial sobre Derechos de los Pueblos Indígenas de la ONU, Victoria Tauli-Corpuz, expuso su preocupación por las agresiones y la criminalización a los pueblos indígenas por defender su tierra y territorio ante megaproyectos de industrias extractivas, agroempresas, infraestructura, presas hidroeléctricas y tala de árboles en México.

Los pueblos indígenas cuestionan un modelo de desarrollo puramente comercial, señaló Tauli-Corpuz, que no tiene en cuenta sus derechos y causa un daño irreparable al medio ambiente y a los recursos naturales de los que dependen para su supervivencia.

Bajo ese modelo, pasan a ser intrusos u ocupantes ilegales de sus propias tierras y se les imputan cargos penales por “usurpación” u ocupación ilegal. “Los dirigentes y las comunidades indígenas que se oponen a los proyectos son asesinados, desplazados por la fuerza, amenazados e intimidados y sometidos a un insidioso acoso en forma de acusaciones penales que suelen ser imprecisas, sumamente exageradas o ficticias”, planteó la relatora.

El objetivo de esas agresiones violentas o jurídicas, subrayó, es silenciar cualquier oposición a los intereses empresariales e impedir que las comunidades ejerzan sus derechos.

Aunque hay algunas estimaciones mundiales del número de defensores que han sido asesinados, no existe información disponible sobre el alcance del acoso judicial y la imputación de cargos a los pueblos indígenas. “Pero es claro que se persigue a los dirigentes como estrategia para reprimir y silenciar a toda la comunidad”.

De acuerdo a diversos informes, denunció Tauli-Corpuz, los jueces y fiscales han contribuido a la aplicación irregular del derecho penal al aceptar falsos testimonios, dictar mandamientos judiciales sin pruebas suficientes, permitir que prosperen acciones judiciales infundadas e interpretar indebidamente la ley para incriminar a los defensores indígenas.

Antes de la imputación de cargos, suelen organizarse campañas de difamación y desprestigio en ciertos medios de comunicación contra los pueblos, sus dirigentes y sus comunidades, acusándolos de actuar contra el desarrollo y contra el interés nacional. El discurso de odio basado en el racismo y la discriminación alimenta ese tipo de acusaciones.

En el informe específico sobre su visita a México, del 8 al 17 de noviembre de 2017, la relatora señaló que el régimen agrario de ejidos, tierras comunitarias y propiedad privada, lo mismo que las autoridades e instituciones agrarias, no responden a las necesidades de los pueblos indígenas y no se ajustan a las actuales obligaciones internacionales de México. “No reconocen el derecho de los pueblos a las tierras, territorios y recursos naturales que tradicionalmente han poseído, ocupado, utilizado o adquirido”.

En varios casos, señaló, agentes del Estado y terceros han manipulado el régimen agrario para deslegitimar y socavar a las autoridades indígenas opuestas a proyectos de desarrollo.

Por ejemplo, en la Sierra Tarahumara, en Chihuahua, la imposición del sistema agrario no reflejó los sistemas de tenencia territorial de los pueblos indígenas. Numerosas comunidades rarámuri y ódami han emprendido procesos legales ante autoridades agrarias, que se prolongan por años y hasta décadas, para obtener el reconocimiento de sus tierras.

Se han denunciado también casos en que agentes estatales han convocado asambleas agrarias o han creado padrones de comuneros para facilitar la apropiación de tierras para los proyectos.

En el caso del proyecto hidroeléctrico La Parota, de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), en terrenos de la comunidad indígena de bienes comunales de Cacahuatepec, en Guerrero, la relatora señaló que los tribunales anularon los resultados de asambleas agrarias que aprobaron el proyecto. Pero los gobiernos estatal y federal mantienen su intención de realizarlo, pese a que causaría desplazamientos e impactos a tierras y recursos naturales tradicionales de las comunidades indígenas afectadas.

El Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, junto con las organizaciones internacionales Brigadas Internacionales de Paz (PBI); la Coordinación Alemana por los Derechos Humanos en México; la Organización Mundial Contra la Tortura, y la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos Todos los Derechos Para Todos (RED TDT), aprovechó la reunión del Consejo de la ONU para organizar el foro “Defender el territorio en México” al que asistió la relatora al día siguiente de presentar su informe.

Ahí, Tauli-Corpuz escuchó el estado actual del conflicto por la presa La Parota, que muestra una nueva andanada de violencia hacia la comunidad y hacia la organización que se creó en contra del proyecto, el Consejo de Ejidos y Comunidades Opositoras a la Presa La Parota (CECOP).

El 7 de enero de 2017 durante una fiesta en la comunidad de la Concepción, municipio de Acapulco hubo un enfrentamiento entre opositores y simpatizantes al proyecto de CFE. Murieron ocho personas, seis a favor de la presa y dos policías comunitarios.

Rogelio Teliz, abogado de Tlachinollan, relata en entrevista que cuando la policía llegó al lugar a hacer las diligencias intentaron desarmar a la policía comunitaria y mataron a tres de sus integrantes en una ejecución extrajudicial. Además se llevaron detenidos a 25 integrantes de CECOP y los acusaron de homicidio por los hechos en La Concepción.

El 22 de agosto de 2018, después de que el juez aceptó que hubo violaciones al debido proceso, se logró la liberación de nueve de los detenidos. Pero la mayoría de los líderes más importantes del movimiento siguen en la cárcel.

A los tres días de esas liberaciones, dice Teliz, la policía llegó a la zona de Cacahuatepec. “Entró a los bienes comunales, instaló retenes, cateó casas y detuvo a dos integrantes más de la organización que tenían pendientes órdenes de aprensión. La Fiscalía de Guerrero ha liberado más de 50 de estas órdenes contra comuneros del CECOP y “las ejecuta cuando lo ven más conveniente porque son de 2014 y 2016”.

Teliz acusa una mayor persecución contra la organización. “Parece que quieren dar el golpe final al movimiento y desaparecer CECOP para ir adelante con la presa. Ahorita siguen los retenes. Hay recorridos de la policía en los caminos, detienen a cualquier comunero que se encuentren y lo empiezan a interrogar”.

Después de conocer la actualización del caso la relatora concluyó —cuenta Diana Prado, coordinadora del Área Internacional de Tlachinollan— que lo de CEPCO representa claramente el patrón de criminalización y de persecución que hay contra los defensores del territorio.

Algunas de las recomendaciones de la relatora a México:

  • Las políticas, leyes y planes de desarrollo en materia energética, agraria, agroindustrial, turística y otras áreas deben tener en cuenta las propuestas, prioridades y preocupaciones de los pueblos indígenas en relación con el desarrollo en sus territorios o alrededor de los mismos antes de que resulten en concesiones, licencias, permisos y otras autorizaciones que pudieran afectar sus derechos y generar conflictos.
  • Deben adoptarse medidas para que los pueblos indígenas cuenten con estudios del impacto sobre los derechos humanos que pudieran ocasionar los proyectos propuestos en sus territorios, realizados por entidades independientes de acuerdo a los estándares internacionales y tomando en cuenta el conocimiento de las comunidades sobre su hábitat en la elaboración de los estudios.
  • Asimismo, deben fortalecerse las instituciones gubernamentales encargadas de fiscalizar las actuaciones de las empresas y de investigar y sancionar los daños ambientales y de salud que puedan sufrir los pueblos indígenas.
  • Debe garantizarse que no se utiliza el sistema penal de justicia para criminalizar a los pueblos indígenas en la defensa legítima de sus derechos ni a las organizaciones que les asisten.

 

Esta publicación fue posible gracias al apoyo de Fundación Kellogg.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

5 cosas que deberías borrar de tus redes sociales según la serie 'You' de Netflix

Puede que poses para las fotos haciendo el gesto de la victoria, o que te feliciten por tu cumpleaños a través de las redes sociales... Si es tu caso, deberías leer esto.
13 de enero, 2020
Comparte

Hace poco se estrenó en Netflix la segunda temporada de “You”, una serie sobre un hombre que acosa a una joven de una forma perturbadora.

Desde el principio, “You” pone en evidencia cómo las fotos, los datos, las reflexiones que muchas veces publicamos en las redes sociales de forma inocente y sin preocuparnos por las consecuencias, pueden terminar siendo usados en nuestra contra.

La serie, que está basada en la novela de Caroline Kepnes, relata cómo el vendedor de libros Joe Goldberg intenta enamorar a la aspirante a escritora Guinevere Beck y, para ello, entre otras cosas, usa la información que ella comparte en las redes sociales.

“Joe sabe muy bien que Instagram es una mentira, Twitter son puros robots y Facebook un hoyo negro, pero también sabe que ahí es donde están las cosas interesantes para él”, escribió para el diario The Guardian el periodista experto en televisión James Donaghy.

Y añadió: “El conocimiento es poder y cada gramo autorrevelador que extrae de esos lugares inclina aún más la balanza a su favor en su búsqueda de Beck”.

Pero aunque siempre deberías de pensarlo dos veces antes de publicar en las redes, hay información con la que deberías tener especial cuidado. Y si la publicaste, es mejor que la borres.

Dos mujeres haciendo el símoblo de la paz frente a la cámara.

Getty Images

1. Huellas digitales

Posar para una foto haciendo el símbolo de la paz es habitual en muchas partes del mundo. Pero ¿y si ese inocente gesto estuviera poniéndonos en riesgo frente a los hackers?

Isao Echizen, un investigador del Instituto Nacional de Informática de Japón (NIII, por sus siglas el inglés), mostrar a la cámara la parte interna de los dedos índice y corazón puede facilitar que nos roben la identidad.

Según el especialista, las nuevas tecnologías permiten ampliar las imágenes fácilmente y llegar a escanear gráficamente las huellas dactilares, especialmente si los dedos están “expuestos a una fuerte iluminación”.

Para demostrarlo, el profesor realizó un experimento con fotografías en las que los sujetos mostraban las yemas de los dedos hasta a tres metros de distancia.

Echizen le aseguró a BBC Mundo que una vez escaneadas, las huellas quedan “ampliamente disponibles” para su reproducción indiscriminada, algo que “cualquiera puede hacer”.

Según el experto, es un comportamiento cada véz más peligroso, por el auge de las mediciones biométricas para garantizar la seguridad en dispositivos móviles como el celular.

Vacía

Getty Images
Publicar que estas de vacaciones, también estás diciendo que tu casa está vacía.

2. Tu destino de vacaciones

Informar a través de las redes de cuál va a ser tu destino de vacaciones tiene varios riesgos.

Por un lado, pones sobre aviso a posibles asaltantes en el lugar, y por otro, anuncias que dejas tu casa vacía, a merced de los ladrones.

De acuerdo a un estudio publicado en 2018 en Reino Unido, cerca del 22% de los encuestados reconoció que les habían robado en la vivienda mientras estaban de vacaciones. Todos los participantes habían publicado las fotos de sus días libres en las redes sociales.

Según al periodista experto en temas de tecnología y redes sociales, Nilton Navarro, hay algunas compañías que podrían no cubrirte en caso de robo si mostraste en Facebook o Instagram lo feliz que fuiste en la playa.

“Algunas empresas consideran que, de alguna manera, tú eres responsable del robo por hacer pública tu ausencia“, señaló en su blog NiltonNavarro.com.

Además de tu destino vacacional, tampoco deberías publicar fotos de la tarjeta de embarque del vuelo al que vas a subirte.

Y es que de ella se pueden extraer los datos que compartiste con la aerolínea y de hasta el número de la tarjeta de crédito con la que hiciste la compra.

Cumpleaños.

Getty Images
La fecha de tu cumpleaños es otro de los datos que no deberías compartir

3. Fecha del cumpleaños

“Para que alguien te robe la identidad y cometa fraudes en tu nombre, en muchos países solo basta con tener tu nombre, dirección y tu fecha de nacimiento. Así de sencillo”, escribió en el diario británico The Telegraph la analista de seguridad informática Amelia Murray.

Es común que te feliciten por tu cumpleaños a través de las redes sociales, y que incluyan el dato de cuántos años cumples. Eso hace fácil calcular cuándo naciste.

“La fecha del nacimiento es una parte crucial de la identificación, ya que es el único dato que nunca cambia. Y una vez que se publica en línea, está disponible para siempre”, señaló John Marsden, de la empresa Equifax.

Además, como señala Navarro, muchos usan -otro hábito que hay que cambiar- su fecha de cumpleaños como contraseña, lo que hace vulnerable la información que tienen en redes sociales y emails.

Teléfono.

Getty Images
Nuestro teléfono personal tiene guardada una gran cantidad de información íntima.

4. El número de teléfono personal

Si lo piensas bien, tienes guardada en tu celular personal una gran cantidad de información: fotos, emails, acceso a la mayoría de tus redes sociales.

Por esa razón, los expertos señalan que publicar el número de teléfono personal es abrir la puerta a varias amenazas y que pueden poner en serio riesgo tu privacidad.

“Si alguna vez usaste tu teléfono inteligente para pagar algo en línea, un hacker experto podría obtener la información de la tarjeta de crédito simplemente teniendo el número”, señaló James Robbins, del portal de seguridad virtual Mighty Call.

Por eso, los expertos recomiendan tener un número profesional que se pueda compartir.

5. Las fotos de tus hijos (o de niños en general)

padre e hija

Getty Images
¿Cuánta información sobre tus hijos compartes en las redes sociales?

¿Cuánto compartes en internet sobre la vida de tus hijos?

¿Y hasta qué punto quieres ver información sobre la vida de los hijos de los demás en las redes sociales?

El sharenting —un término que hace de la combinación de las palabras inglesas share (compartir) y parenting (paternidad)— consiste en documentar las primeras sonrisas, palabras, pasos… y cada una de las anécdotas de los más pequeños en Facebook, Instagram y otras redes sociales.

Sin embargo, según la compañía de servicios financieros Barclays, el sharenting es una puerta para los fraudes en internet.

De acuerdo a la entidad, muchos padres están comprometiendo la futura seguridad financiera de sus hijos (y la suya propia) al compartir sin medida datos de los menores en la red.

De hecho, la empresa calcula que para 2030 el sharenting costará más de US$870 millones en fraudes en línea —siendo responsable de dos terceras partes de las suplantaciones de identidad en la próxima década— y que cometer estafas por internet “nunca fue tan fácil”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=kw3FYvWT-Po

https://www.youtube.com/watch?v=QCh6w30ZQiE&t=4s

https://www.youtube.com/watch?v=6AMWU9EbdCU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.