¿Por qué México se escribe con X y no con J?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
SRE

¿Por qué México se escribe con X y no con J?

El nombre de México fue castellanizado de la lengua náhuatl con la letra "X", en lugar de la "J", como suena su pronunciación natural. ¿Por qué se da esta discrepancia? Para entenderlo es necesario hacer un viaje al pasado del español y descifrar los viejos usos de las letras.
SRE
Por BBC Mundo (bbcmundo)
3 de septiembre, 2018
Comparte

Si escribes Méjico, con “j”, no sería algo incorrecto, pero tampoco lo recomendado.

A pesar de que el nombre de este país se ha escrito en español con “x” durante cinco siglos, desde que los conquistadores se establecieron en América, muchos hispanohablantes aún lo escriben con “j”.

La propia Real Academia Española (RAE), en su Diccionario Panhispánico de Dudas, dice que aún es válido escribir “Méjico” o “mejicano”.

Pero la recomendación para este nombre propio del lugar (topónimo) es usar la letra “x”.

“En España, las grafías usuales hasta no hace mucho eran Méjico, mejicano, etc. Aunque son también correctas las formas con j, se recomiendan las grafías con x por ser las usadas en el propio país y, mayoritariamente, en el resto de Hispanoamérica”, explica la RAE.

¿Pero por qué México se escribe con equis y no con jota, como resultaría más natural dado el sonido de la palabra?

Mujeres con sombreros mexicanos

Getty Images
Durante un par de siglos la RAE escribió el nombre de México con jota, pero esto nunca fue aplicado en ese país.

“Lo que debe saberse es que es un asunto casi de identidad nacional por los orígenes de esto”, señala Juan Nadal, doctor en Filología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Pero principalmente se debe a cómo era el castellano que se hablaba a principios del siglo XVI, cuando se dio la conquista de la nación azteca (o mexica, para ser más precisos).

“Méshico”

El topónimo “México” tiene su origen en la lengua náhuatl hablada por los aztecas fundadores de la nación prehispánica.

Historiadores apuntan a que la fundación del imperio se dio en marzo de 1325.

El significado de la palabra “México” quiere decir “lugar en el ombligo de la Luna”. El vocablo “metzi” significa “luna”, “xictli” es “ombligo o centro”, y “co” es el sufijo náhuatl para “lugar”. Los aztecas fundaron lo que hoy es México en el lago de Texcoco, llamado “lago de la luna”.

Pronunciado en nuestro español actual sonaría como “Méshico”, es decir, el sonido de la equis sería /sh/, como cuando se dice el anglicismo show.

Una ilustración del encuentro entre Hernán Cortes y Moctezuma

Getty Images
El castellano de los conquistadores españoles definió el nombre de muchos lugares de México.

“En el español antiguo o castellano medieval existía lo que se conoce como el sonido fricativo prepalatal sordo, que es el sonido /sh/”, explica el filólogo Juan Nadal.

El rey Alfonso X de Castilla, llamado “El Sabio”, estableció la Norma Alfonsí de la escritura en el siglo XII que establecía que el sonido /sh/ debía escribirse con equis.

Cuando llegaron los conquistadores españoles, a principios del siglo XVI, trataron de adaptar los sonidos del náhuatl al castellano de esa época y usaron la Norma Alfonsí para “Méshico”, es decir, Mexico (en ese tiempo sin tilde).

¿Cuándo se convierte en “Méjico”?

Ya desde el mismo siglo XVI de la conquista de México (1521), el castellano estaba perdiendo el sonido fricativo prepalatal sordo /sh/ y en el siglo XVII terminó por desaparecer.

Son pocas las palabras de nuestro idioma que aún tienen ese sonido, muchas de las cuales proceden de otras lenguas que sí lo tienen, como el inglés, el portugués o el francés.

Un códice en el Museo Nacional de Antropología

Getty Images
Los documentos de la época prehispánica y colonial guardan la memoria de los nombres de los lugares de México.

Paralelamente existía el sonido fricativo velar sordo, que es el que se escucha en la jota o con la ge.

“En el siglo XVII ya nadie pronunciaba el /sh/ en español, por eso es que en ese siglo ya todo mundo decía México (con el sonido de la j)”, dice Nadal.

La RAE estableció en 1815 la Ortografía de la Lengua Castellana en la que instruyó que todas las palabras que se escribían con equis y que se pronunciaban con /j/ debían ahora escribirse con jota, y ya no con equis.

Ahí es cuando México se convierte en Méjico para la RAE.

“Cuestión de identidad”

Muchos nombres de lugares de México tienen origen en las lenguas prehispánicas y aquella imposición de la RAE sobre su escritura no fue bien recibida.

Se convirtió esto en prácticamente en una cuestión de identidad nacional, porque además coincidió con la lucha por la Independencia (1810-1821). Pero la RAE se mantuvo firme en eso durante todo el siglo XIX y durante casi todo el XX”, explica Nadal.

Un espectáculo de luces en el Zócalo de Ciudad de México

Getty Images
La independencia reafirmó la defensa de los mexicanos de escribir el nombre de su país como siempre lo habían hecho.

En el siglo XIX se fundan las Academias de la Lengua de las naciones de América Latina, las cuales eran las que dictaban la norma dentro de estos países.

“Por supuesto la academia mexicana jamás, jamás, jamás ha admitido que México se escribe con jota”, enfatiza Nadal.

No fue hasta 1992 que la RAE reconoció que podría escribirse con x, pero siempre prefiriendo Méjico con j.

Finalmente, en 2001 fue cuando la institución estableció la recomendación de que se escriba con x: México.

Mira aquí todo sobre el Hay Festival Querétaro.


Este artículo es parte de la versión digital del Hay Festival Querétaro, un encuentro de escritores y pensadores que se realiza en esa ciudad mexicana entre el 6 y el 9 de septiembre de 2018. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Greenpeace Argentina

Los secretos de la fauna silvestre: las mejores cámaras trampa del 2020

Mongabay Latam ofrece una selección de los 10 mejores videos de cámaras trampa publicados en 2020, dos de ellos hechos en México.
Greenpeace Argentina
Por Yvette Sierra Praeli / Mongabay Latam
3 de enero, 2021
Comparte

Perros de monte, osos de anteojos, tapires, pumas y jaguares son algunos de los animales que pueden ser observados gracias a las cámaras trampa, equipos que permiten a científicos y expertos conocer de manera detallada el comportamiento de la fauna silvestre. Estos dispositivos que pueden capturar videos o fotografías, que funcionan durante el día y la noche, y que se activan ante el menor movimiento, permiten también estudiar la densidad de las poblaciones de algunas especies y conocer a los animales que habitan un bosque.

En algunos casos, como en el de los perros de monte en Bolivia o el jaguar registrado en el Parque Nacional El Impenetrable del Gran Chaco argentino, las cámaras trampa han sido de gran ayuda para detectar la presencia de algunos animales que los científicos llevaban un buen tiempo sin ver.

Mongabay Latam presenta una selección de los videos de cámaras trampa más vistos de este 2020.

Perú: cámaras trampa captan por primera vez la fauna silvestre del Parque Nacional Yaguas

Huanganas, tapires, jaguares y paujiles, entre otras muchas especies, han sido captadas por las 20 cámaras trampa instaladas por primera vez en el Parque Nacional Yaguas, en la región Loreto, en Perú. Son más de 4000 imágenes registradas durante un año por investigadores del Programa y Proyecto Yaguas de la Sociedad Zoológica de Fráncfort (SZF). Se trata de una primera mirada al estado de conservación del parque nacional creado en enero del 2018. Lea la historia completa aquí.

 

Colombia: los secretos del Parque El Tuparro descubiertos a través de 44 cámaras trampa

El imponente jaguar (Panthera onca) el puma (Puma concolor), el ocelote (Leopardus pardalis), la danta (Tapirus terrestris), los cerdos de monte (Tayassu pecari y Pecari tajacu), entre otras especies, han quedado registradas en las 44 cámaras trampa que entre enero y mayo de 2020 captaron la fauna silvestre del Parque Nacional Natural (PNN) El Tuparro, un área protegida que tiene 40 años de creación. Las imágenes forman parte del programa de monitoreo que World Wildlife Fund (WWF) y la gestión del parque han implementado para conocer cuál es la situación de la fauna silvestre en esta zona de alta biodiversidad. Lea la historia completa aquí.

Cámaras trampa registran en los bosques de Oaxaca pumas, venados, yaguarundíes y más

En Oaxaca, en el sur de México, los pobladores de San Marcos Arteaga reservaron 464 hectáreas de su territorio comunitario para conservación. El Área Destinada Voluntariamente a la Conservación, como se denomina este espacio, fue creada en el año 2012, y desde entonces se realiza un programa de Monitoreo Biológico Comunitario. Para ello instalaron cámaras trampa en diferentes puntos del cerro La Culebra, dispositivos que han captado a los felinos que habitan en estos bosques. Entre las especies registradas están el puma (Puma concolor), el lince (Lynx rufus), el tigrillo (Leopardus wiedii) y el yaguarundí (Puma yagouarondi). Lea la historia completa aquí.

Jaguares melánicos en Panamá: singulares felinos de color negro son registrados por cámaras trampa

Las cámaras trampa del proyecto Kaminando Habitat Connectivity Initiative han captado jaguares melánicos en el Valle del Mamoni. Video: Kaminando Habitat Connectivity Initiative

Desde el año 2016, las cámaras trampa instaladas por los investigadores del proyecto Kaminando Habitat Connectivity Initiative, en el Valle del Mamoni, en Panamá, han captado las imágenes de 15 jaguares. Estos equipos también han permitido constatar la presencia de jaguares melánicos en este bosque, una variación genética de esta especie que le da una coloración negra. Además, las cámaras trampa del proyecto Kaminando han registrado cinco de las seis especies de felinos que se encuentran en Panamá —jaguar, puma, ocelote, margay y yaguarundi— así como 31 especies de otros mamíferos silvestres. Lea la historia completa aquí.

Gran Chaco argentino: crónica de un jaguar enamorado.

Una cámara trampa instalada en el Parque Nacional El Impenetrable, en el Gran Chaco Argentino, captó a un jaguar (Panthera onca) macho en setiembre de 2019, cuyas huellas habían sido descubiertas semanas antes. Esa fue la primera imagen que se tuvo de Qaramtá, nombre con el que bautizaron a este ejemplar que ahora forma de un proyecto de reproducción de esta especie. Qaramtá empezó a visitar una jaula donde se encontraba Tobuna, una jaguar hembra en cautiverio que formaba parte del Proyecto Yaguaraté. Meses después, Tania, la hija de Tobuna, tomó su lugar en la jaula y el primer encuentro entre ambos ocurrió en octubre del 2020. Lea la historia completa aquí.

Cámaras trampa revelan los secretos de la “Depresión de Huancabamba” en el Perú

El tapir de montaña o andino (Tapirus pinchaque) es una especie en riesgo de extinción y cuya población continúa en descenso debido principalmente a la pérdida de su hábitat. Sin embargo, en la denominada Depresión de Huancabamba, un sector de la cordillera de los Andes en Perú, cuyas montañas no superan los 4000 metros de altura, el tapir ha sido visto en más de una oportunidad. Las cámaras trampa instaladas por los investigadores de la Sociedad de Conservación del Oso de Anteojos (SBC) Perú ha registrado, con frecuencia, a estos animales caminando por el bosque. Estos equipos también han captado al oso de anteojos u oso andino (Tremarctos ornatus) una especie emblemática de América del Sur que se encuentra en situación Vulnerable. Según los investigadores de la SBC Perú, hasta 10 de estos animales han sido registrados en la Depresión de Huancabamba. Lea la historia completa aquí.

El Teuco: así funciona una estación científica en el corazón del Gran Chaco argentino

Hasta ahora, los científicos de la Estación de Campo El Teuco, del Parque Nacional el Impenetrable, han identificado 1255 especies entre artrópodos, plantas, aves, mamíferos, reptiles, anfibios, peces y hongos. En la estación, los científicos han colocado 30 cámaras trampa que han permitido grabar, por ejemplo, el canto nocturno del lechuzón mocho grande (Pulsatrix perspicillata) que habita en la laguna el Breal, cuando se pensaba que no era así. También se tiene las imágenes de un oso hormiguero que camina tranquilo en medio del bosque. Lea la historia completa aquí.

Colombia: campesinos del sur del Huila instalan cámaras trampa y registran osos, dantas y pumas

El Grupo de Monitoreo Comunitario Huellas del Macizo, formado por comunidades campesinas del departamento de Huila, en el sur de Colombia instaló cámaras trampa en el Parque Natural Regional Corredor Biológico Guácharos – Puracé. Este monitoreo les ha permitido recopilar más de 8000 registros de fauna silvestre entre los que figuran grandes mamíferos como el oso de anteojos (Tremarctos ornatus), la danta de montaña (Tapirus pinchaque) y el puma (Puma concolor). Uno de los videos muestra una danta de montaña hembra con su cría, en excelente estado de conservación. Lea la historia completa aquí.

En estos bosques del norte de México se protege al oso negro

El oso negro (Ursus americanus) habita en Canadá, Estados Unidos y el Norte de México, en este último país se encuentra principalmente en estados como Chihuahua, Coahuila, Durango y Tamaulipas. En la década de 1980 su población bordeaba los 500 mil ejemplares, pero el número se redujo debido a la la caza furtiva y la modificación de su hábitat. Desde el 2012, esa situación ha cambiado, pues los comuneros del Ejido El Largo  destinaron 88 000 hectáreas de su territorio a la conservación de flora y fauna y monitorean a los osos a través de cámaras trampa. Lea la historia completa aquí.

Raros perros de monte captados por cámaras trampa en la Amazonía de Bolivia

Las cámaras trampa ubicadas en la finca San Miguelito, en Santa Cruz,  captaron a un grupo de perros de monte (Speothos venaticus venaticus) en medio del bosque, una escena que no es fácil de ver. El video muestra a estos animales caminando por una trocha del bosque seco Chiquitano, ecosistema propio de esta región. Lea la historia completa aquí.

 

Este texto fue publicado originalmente en Mongabay Latam

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.