close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Protestan contra granja de 49 mil cerdos en Yucatán; temen contaminación en reserva de cenotes
Desde hace más de año y medio, integrantes del municipio de Homún han interpuesto diversos amparos contra el permiso de uso de suelo otorgado a la granja; este viernes hicieron una clausura simbólica.
22 de septiembre, 2018
Comparte

Este viernes, pobladores del municipio de Homún, ubicado en la Reserva Geohidrológica Anillo de Cenotes, en Yucatán, clausuraron de forma simbólica una granja de 49 mil cerdos. Desde hace más de año y medio, integrantes de la comunidad han interpuesto diversos amparos contra el permiso de uso de suelo otorgado a la granja sin consultar al cabildo del municipio y contra la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) del proyecto, elaborada por una cirujana dentista y autorizada por la Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente de Yucatán (Seduma).

Los pobladores interpusieron también amparos por los permisos que el gobierno municipal y estatal concedió para el proyecto sin que se haya informado ni consultado a la comunidad, reconocida como maya.

Esos recursos legales están en proceso. Sin embargo, los pobladores reportaron que durante la semana llegaron camiones con animales a las instalaciones de la granja, propiedad de la empresa Producción Alimentaria y Porcícola (PAPO), del Grupo Sipse, un conglomerado de medios que agrupa a periódicos, estaciones de radio y televisión en el estado.

Lourdes Medina, abogada del Equipo Indignación, la organización que lleva la defensa del caso por parte de la comunidad, dice que los pobladores descubrieron que por caminos alternos y durante la noche, en horas de poco movimiento, estaban entrando los camiones con cerdos hacia la granja. Por eso es que se decidió hacer la clausura simbólica.

Al medio día de este viernes los pobladores llegaron a las instalaciones de la granja porcícola y colocaron un letrero amarillo de plástico con la palabra “clausurado”. Todo era mero simbolismo.

Donde se estaban colocando sellos reales eran en los cenotes que operan los integrantes de la directiva de la asociación creada para defender los cuerpos de agua, conocida como Ka´anan Ts´onot. Mientras la comunidad hacia su acto simbólico, sin ninguna violencia, agentes de la Procuraduría Federal del Medio Ambiente (Profepa) se movilizaban para sacar de operación esos puntos turísticos.

“No traían ningún documento que avalara la clausura o que especificara el motivo. No hubo notificación previa. Todo fue ilegal. Clausuraron solo los cinco cenotes de la directiva de Ka´anan Ts´onot, ninguno más. Fue una provocación; por eso los pobladores exigieron a los cinco agentes de Profepa a retirar los sellos”, dice la abogada.

Mientras la población acompañaba a los de Profepa a quitar los sellos de los cenotes, en la carretera principal había ya entre 30 o 40 unidades de la policía estatal cerrando el camino de la carretera principal. Integrantes del Equipo Indignación le solicitaron al comandante de la policía estatal, al frente del operativo, no actuar contra la población y permitir que se retiraran los sellos de los paradores turísticos para que pudieran irse los empleados de Profepa.

“Les dijimos que por qué se aparece ahora Profepa a clausurar los cenotes, cuando la comunidad lleva más de año y medio luchando porque no se deje operar la granja porcícola y esa no la clausuran. Y lo mismo con la policía, por qué llegan cuando se trata de un acto pacífico de la comunidad”.

La abogada cuenta que el comandante de la policía hizo llamadas a sus superiores, “al gobernador del estado y al delegado de la Profepa y ellos dieron la orden de que se retiraran todos los sellos”.

Ahora, el Equipo Indignación y Ka´anan Ts´onot presentarán una denuncia ante Seduma y Profepa para que investiguen las condiciones en las que está operando la granja. Si tiene los mecanismos necesarios para evitar cero contaminación en la zona. “Esperamos que ante esta demanda actúen con la misma celeridad con la que corrieron a clausurar los cenotes de los compañeros”, dice Mendoza.

La comunidad y sus abogados buscarán también el apoyo internacional. Le harán llegar el caso a Victoria Tauli-Corpuz, relatora especial sobre Derechos de los Pueblos Indígenas y a Jan Jarab, representante en México de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos. Además, esperarán la resolución sobre los amparos que están en curso.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Everest: glaciares que se derriten por primavera exponen decenas de cadáveres
Debido al calentamiento global, los glaciares se están derritiendo rápidamente y los cuerpos que estuvieron enterrados todos estos años están quedando expuestos.
21 de marzo, 2019
Comparte

Es algo que inquieta a los organizadores de las expediciones al Everest. Cada vez más cadáveres están quedando expuestos en las laderas de la montaña a medida que avanza el derretimiento de los glaciares.

Más de 4.800 personas han escalado el monte Everest que, con una altitud de 8.848 metros, es la montaña más elevada del planeta.

Casi 300 montañistas han fallecido intentando llegar a la cumbre. Se cree que al menos dos tercios de los cuerpos están enterrados en la nieve y el hielo.

Ante el inicio de la temporada de primavera, algunos restos están siendo retirados en la arista china de la montaña, en la cara norte.

Debido al calentamiento global, los glaciares se están derritiendo rápidamente. Y los cuerpos que estuvieron enterrados allí todos estos años están quedando expuestos”, señaló Ang Tshering Sherpa, expresidente de la Asociación de Montañismo de Nepal.

“Hemos retirado cadáveres de montañistas que murieron recientemente, pero los que estaban enterrados hace muchos años también están apareciendo”.

Glaciar Khumbu

Getty Images
La mayoría de los cuerpos quedaron expuestos en el glaciar Khumbu.

Un funcionario del gobierno de Nepal relató: “Yo mismo he bajado de distintos sitios del Everest cerca de 10 cuerpos en años recientes y muchos más están emergiendo”.

La Asociación de Operadores de Expediciones de Nepal (EOAN, por sus siglas en inglés) señaló que lidiar con la aparición de los restos no es fácil.

La ley nepalesa requiere la participación de agencias oficiales para cualquier acción relacionada con cadáveres humanos.

“Este problema debe convertirse en una prioridad tanto para el gobierno como para la industria del montañismo”, afirmó Dambar Parajuli, presidente de EOAN.

“Si están retirando los restos en la ladera tibetana de la montaña, nosotros podríamos hacer lo mismo en nuestro lado”.

Cuerpos expuestos

En 2017 la mano de un montañista muerto emergió del hielo en un sitio conocido como Campamento 1.

Los operadores aseguran que enviaron a escaladores profesionales de la comunidad sherpa a restirar el cuerpo.

Laguna en el glaciar Khumbu

C. SCOTT WATSON/UNIVERSITY OF LEEDS
Los científicos constataron que las lagunas en el glaciar Khumbu se están extendiendo y uniendo.

Ese mismo año, otro cadáver fue avistado en el glaciar Khumbu, la zona en la que más cuerpos han aparecido.

Varios restos fueron hallados además en el Campamento 4, que es relativamente plano.

“También han emergido manos y piernas en el campamento base en los últimos años”, señalo el representante de una organización no gubernamental que opera en la región.

“Hemos percibido que el nivel del hielo en el campamento base y en sus alrededores sigue bajando y por ello los cuerpos están apareciendo”.

Glaciares cada vez más finos

Varias investigaciones constataron que los glaciares de la región del Everest, al igual que los de gran parte del Himalaya, se están derritiendo velozmente y perdiendo volumen.

Un estudio reveló en 2015 que las lagunas en el glaciar Khumbu, que los montañistas deben cruzar camino a la cumbre, se están extendiendo y uniendo debido al rápido deshielo.

El ejército de Nepal drenó el Lago Imja cerca del Everest en 2016, cuando el nivel del agua subió peligrosamente debido al derretimiento del hielo.

Dos montañistas en una ruta hacia la cumbre del Everest y un cartel que señala "Camino hacia el Everest"

Getty Images
Muchos montañistas expresan su deseo de que, si mueren en el ascenso, sus cuerpos sean dejados en la montaña.

Otro equipo de científicos, incluyendo investigadores de las universidades de Leeds y Aberystwyth en Reino Unido, extrajeron cilindros de hielo del glaciar Khumbu y encontraron que la temperatura era mayor de la esperada.

La temperatura mínima registrada del hielo era de −3,3C, dos grados mayor que la temperatura anual promedio del aire.

Pero no todos los cuerpos están emergiendo debido al deshielo.

“También vemos restos debido al movimiento del glaciar Khumbu”, señaló Tshering Pandey Bhote, vicepresidente la Asociación de Guías de Montaña de Nepal.

“La mayoría de los montañistas están preparados para un avistamiento de ese tipo”.

Cadáveres como mojones

Algunos de los cuerpos en los sectores más elevados del Everest se transformaron en puntos de referencia para los montañistas.

Un ejemplo es un sitio llamado “botas verdes” cerca de la cumbre.

Los restos pertenecen a un escalador que falleció bajo una roca que sobresale. Sus botas verdes, aún en sus pies, miran hacia el camino que lleva a la cumbre.

Rescatistas retiran restos de un montañista en un helicóptero

ANG TASHI SHERPA
La mayoría de los restos retirados son de escaladores que fallecieron recientemente.

Retirar los cadáveres de los campamentos más elevados puede ser tan difícil como costoso.

Bajar los restos de la montaña puede costar entre US$40.000 y US$80.000, según expertos.

“Uno de los operativos más complejos que enfrentamos fue retirar un cuerpo que estaba a 8.700 metros, cerca de la cumbre”, señaló Ang Tshering Sherpa.

“El cuerpo estaba totalmente congelado y pesaba 150 kilos”.

Cualquier decisión relacionada con los restos es además una cuestión muy personal.

“La mayoría de los montañistas expresan su deseo de que, si mueren en el ascenso, sus cuerpos sean dejados en la montaña“, afirmó Alan Arnette, un conocido escalador y autor sobre montañismo.

“Por ello sería irrespetuoso retirar sus cuerpos, a menos que deban ser movidos porque obstruyen una ruta, o que sus familiares quieran recuperar sus restos”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.


https://www.facebook.com/bbcmundo/posts/10157460396404665


https://www.youtube.com/watch?v=-O7sw3Pe5TI&t=

https://www.youtube.com/watch?v=cyKX3E21fLA&t=

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.