La historia no contada de la estrella del tex-mex Selena llega a la televisión
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BTF Media

La historia no contada de la estrella del tex-mex Selena llega a la televisión

La trama de la nueva serie, protagonizada por la actriz mexicana Maya Zapata, está basada en un libro que publicó en 1997 la periodista puertorriqueña María Celeste Arrarás.
BTF Media
Por BBC Mundo
24 de septiembre, 2018
Comparte

El asesinato de Selena Quintanilla, la icónica cantante estadounidense del género tex-mex, sigue resonando en la comunidad latina en Estados Unidos aun 23 años después de la muerte de la artista.

El 31 de marzo de 1995, Yolanda Saldívar le disparó en la habitación número 158 del hotel Days Inn, en la ciudad de Corpus Christi (Texas, EE.UU.). Selena tenía tan solo 23 años.

Los meses previos a su muerte, lo que ocurrió en ese cuarto de hotel y el célebre juicio a Saldívar son los temas principales de la nueva miniserie televisiva “El secreto de Selena”, que se estrenó este domingo en México y el resto de Latinoamérica por el canal de cable TNT.

Protagonizada por la actriz mexicana Maya Zapata, de 36 años, el primer episodio fue tan comentado en redes sociales que se volvió una tendencia mundial en Twitter durante la noche del domingo bajo la etiqueta #ElSecretoDeSelena.

Algunos usuarios de la red social aplaudieron la factura de la producción, de 13 capítulos en total, mientras otros criticaron que la historia se centre más en Saldívar que en Selena, o la ausencia de la música de la cantante, pues su familia no otorgó los derechos para que se utilizara en la miniserie, según reportes.

La miniserie ha sido descrita por sus productores como un “thriller de investigación periodística y policial”.

La trama está basada en un libro homónimo que publicó en 1997 la periodista puertorriqueña María Celeste Arrarás tras cubrir el juicio contra Saldívar.

“Esta es la historia no contada de Selena”

Arrarás, quien es guionista y productora ejecutiva de la miniserie, le cuenta a BBC Mundo que se convirtió en un “ratón de biblioteca” que investigó ampliamente el homicidio de la artista para escribir el libro.

Leí cientos de documentos legales, todos los reportes policiales, los testimonios en la corte, transcripciones”, detalla.

En la producción televisiva, Arrarás (interpretada por la actriz Sofía Lama) aparece como una de las protagonistas, junto a Selena y Yolanda Saldívar (papel que hace Damayanti Quintanar).

Según la reportera, el programa presenta “la historia no contada” de Selena, ya que profundiza sobre las “complejidades” que ocurrieron en los meses previos a su muerte.

“Cuando ella murió, no fue tan simple como se creía. Se pensaba al principio que su vida era perfecta y luego Yolanda la robó y la mató. Pero su vida no era perfecta; estaba alcanzando su gran sueño, pero estaba en una vorágine porque quienes la rodeaban la querían manipular, de una forma u otra”, dice.

Selena era una de las representantes más importantes de la música tejana para el momento en que falleció.

Su disco póstumo, “Dreaming of You”, es el álbum latino más vendido de los últimos 25 años, con casi 3 millones de copias, según la consultora Nielsen Music.

Selena Quintanilla en los premios Grammy de 1994.

Getty Images
Selena ganó un premio Grammy en 1994 en la categoría de mejor disco mexicano-estadounidense.

Yolanda Saldívar trabajaba como enfermera y en 1991 fue nombrada presidenta del club de fans de Quintanilla, para luego convertirse en amiga cercana de la cantante.

En el juicio en su contra, fue hallada culpable del homicidio y cumple cadena perpetua en una prisión de Texas sin derecho a apelar la decisión hasta 2025.

“Encantadora y manipuladora”

La miniserie, al igual que el libro de Arrarás, explora la relación que la periodista mantuvo con Saldívar durante la cobertura noticiosa del juicio.

“Muestro cómo, en cierto modo, la relación de nosotras es paralela a la que tuvo con Selena. Ella conmigo fue encantadora y manipuladora a la vez, como lo fue con Selena“, dice la autora.

Un afiche de Selena Quintanilla.

Getty Images
Selena recibió una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood en 2017.

A pocos días de haber finalizado el juicio, Saldívar le dio una entrevista exclusiva a Arrarás en la que defendía su inocencia, habló de un “secreto” entre ambas y dijo, entre otras cosas, que Selena era como una hija para ella.

Los productores de la miniserie no consultaron a los familiares de Quintanilla durante el desarrollo de la misma.

Ni sus padres ni su hermana se han pronunciado todavía sobre el primer episodio, pero criticaron la producción anteriormente.

La hermana de Quintanilla, Suzette, dijo en enero del año pasado que el libro “está basado en puras mentiras” a través de una historia en su cuenta de Instagram, que reportaron medios.

“Tu fuente es una persona que mató, asesinó a sangre fría a mi hermana, le disparó en la espalda y la dejó tirada muriéndose”, dijo en el video, que ya no está disponible en sus redes.

Arrarás insiste en que se trata de “una investigación seria y objetiva” de los hechos y que Saldívar se molestó “y no quiso saber más de mí” después de la publicación del texto.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Delegaciones del IMSS compran ventiladores rechazados por Salud y a precios desiguales

Las delegaciones del IMSS han mostrado su descoordinación en el hecho de que compran los mismos modelos de ventiladores a diferentes precios.
Cuartoscuro
27 de mayo, 2020
Comparte

Las unidades compradoras del gobierno no han seguido un criterio uniforme en la adquisición de insumos, como ventiladores, para afrontar la pandemia de COVID-19.

Esta descoordinación ha propiciado, incluso, que el IMSS compre modelos de ventiladores respiratorios no aprobados por el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) de la Secretaría de Salud, autoridad rectora de la política sanitaria para atender la emergencia.

Entérate: Proveedor simula competencia, gana contrato del IMSS para ventiladores e incumple

En otros casos, los proveedores venden los mismos modelos de aparatos a precios diferentes a las delegaciones estatales del IMSS, debido a que éstas no se coordinan ni se comparten información de sus procesos de adjudicación.

Esta desorganización también ha permitido que, por ejemplo, una delegación acceda a comprar un modelo de ventilador que había sido rechazado por otra debido deficiencias técnicas de los equipos.

Animal Político revisó cada uno de los procesos de adquisición de estos insumos médicos desde abril para conocer los criterios empleados por las unidades compradoras del IMSS.

El 9 de abril, el Insabi emitió una evaluación documental a diversas marcas y modelos de ventiladores mecánicos, realizada por un grupo de ingenieros biomédicos.

La institución, a cargo de algunas importaciones de estos aparatos desde el extranjero, aprobó al menos 22 modelos que cumplieron con las especificaciones técnicas necesarias para atender a pacientes graves con COVID-19, y definió otros 7 modelos que, si bien no tienen las características requeridas, resultan suficientes en casos de extrema urgencia.

Otros 12 modelos de ventiladores fueron definitivamente descartados por no cumplir el mínimo requerido técnico y clínico.

El área de comunicación social del IMSS informó que el estudio de ventiladores hecho por la Secretaría de Salud se toma en cuenta como “parámetro” en las adquisiciones, pero que las unidades compradoras evalúan y toman decisiones con base en características establecidas por la Coordinación de Planeación e Infraestructura Médica.

Leer más: IMSS-Hidalgo rechaza ventiladores del hijo de Bartlett por no cumplir con requerimientos contratados

Uno de los modelos reprobados por Salud, de la marca Eternity, fabricada en China, fue comprado por la delegación del IMSS en San Luis Potosí el pasado 4 de mayo mediante una adjudicación directa.

En el proceso AA-050GYR023-E100-2020, dicha unidad compradora adquirió 20 aparatos a un precio total de 20 millones 300 mil pesos, IVA incluido, del proveedor Industrias Sandoval S.A. de C.V.

Esta empresa, que es la distribuidora en México de dicho ventilador, también pretendió vender otras 165 piezas a las delegaciones del IMSS en Quintana Roo, Yucatán y Veracruz-Norte en tres distintos procesos de adjudicación (AA-050GYR008-E116-2020, AA-050GYR011-E104-2020 y AA-050GYR014-E264-2020).

No obstante, dichas unidades compradoras sí rechazaron el producto porque, además de sus deficiencias técnicas, ese modelo de ventilador no cuenta con registro sanitario expedido por la Comisión Federal de Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), de acuerdo con las actas de los procedimientos de compra.

Existen otros dos ejemplos de un modelo de ventilador rechazado por diversas delegaciones del IMSS y que terminó siendo comprado por alguna de ellas.

Es el caso del aparato Ventilamex, fabricado por la empresa mexicana Investigación y Desarrollo en Equipo Médico S.A. de C.V. (IDEM).

Dicho producto fue ofertado en 11 procedimientos de compra del IMSS por las empresas Viasis S.A. de C.V., Industria Electrónica Médica S.A. de C.V., Multiequipos y Medicamentos S.A. de C.V., Comercial de Especialidades Médicas S.A. de C.V., Innovaciones Hospitalarias S.A. de C.V. y Soluciones Integrales Biomédicas S.A. de C.V.

En ocho procedimientos fue rechazado, principalmente, por no contar con registro sanitario y por presentar deficiencias técnicas importantes, como su limitada capacidad para operar con una batería autónoma, de acuerdo con las actas disponibles en Compranet.

Sin embargo, tres proveedores —Viasis, Industria Electrónica Médica y Multiequipos y Medicamentos— sí lograron colocar este modelo de ventilador en las delegaciones del IMSS en Morelos, Quintana Roo y Baja California, respectivamente.

En la compra S18/AD/132/2020, la delegación Morelos del IMSS compró a Viasis 40 unidades Ventilamex por un monto de 33 millones 561 mil 272 pesos; la delegación en Quintana Roo adquirió 30 equipos a Industria Electrónica Médica por 22 millones 800 mil pesos en la adjudicación AA-050GYR008-E122-2020, y la delegación del IMSS-BC compró 25 unidades a Multiequipos y Medicamentos por 19 millones 935 mil 344 pesos en el proceso AA-050GYR030-E180-2020.

Incluso, aunque se trataba del mismo equipo, los proveedores lo vendieron a precios disímiles: Viasis ofertó un precio unitario de 839 mil pesos sin IVA; Industria Electrónica Médica, de 760 mil pesos, y Multiequipos y Medicamentos, de 797 mil pesos.

Otro caso de ventilador cuestionado es el modelo Stephan EVE, fabricado en Alemania, que fue ofertado en seis procedimientos de adjudicación.

La principal distribuidora de este equipo en México es Comercial de Especialidades Médicas S.A. de C.V., aunque también intentaron venderlo Viasis S.A. de C.V. y Dicipa S.A. de C.V.

Cuatro unidades compradoras del IMSS (las delegaciones Michoacán y CDMX-Sur, y los hospitales de alta especialidad de Jalisco y Coahuila) rechazaron el aparato porque, entre otras deficiencias técnicas, no garantiza los diversos modos de ventilación controlada por presión, volumen y frecuencia, necesarios para el tratamiento de pacientes que requieran el soporte ventilatorio por periodos largos y controlados.

La delegación del IMSS en Guanajuato había rechazado inicialmente la oferta de Comercial de Especialidades Médicas en el procedimiento AA-050GYR027-E153-2020, que se falló el 23 de abril, precisamente, porque el ventilador Stephan, lo mismo que otros modelos ofertados por más participantes, no cumplía con los requerimientos técnicos, por lo que la adjudicación fue declarada desierta.

Sin embargo, en un nuevo proceso fallado el 27 de abril, el AA-050GYR027-E162-2020, la misma unidad compradora cambió de parecer y decidió comprarle al proveedor 40 ejemplares de dicho modelo por un monto de 33 millones 58 mil 200 pesos.

También existen casos de ventiladores que han sido recomendados por el Insabi y que algunas delegaciones del IMSS han decidido rechazar.

En su oficio de evaluación, la institución recomendó la adquisición del modelo Bellavista 1000, fabricado por la empresa suiza IMT Medical.

La Unidad Médica de Alta Especialidad No. 71 del IMSS en Coahuila compró 60 unidades de ese modelo a Absten Diagnostik S.A. de C.V. por un monto de 62 millones 880 mil pesos, en la adjudicación AA-050GYR045-E186-2020, del 28 de abril.

Te puede interesar: Sancionado en EU y México, dueño de empresa que vendió ventiladores al IMSS

El proveedor vendió cada unidad a un precio unitario de 1 millón 048 mil pesos sin IVA.

Sin embargo, otra unidad compradora del IMSS, la Unidad Médica de Alta Especialidad “Ignacio García Téllez” de Jalisco, rechazó una oferta idéntica —del mismo proveedor y con el mismo precio unitario por equipo— con el argumento de que no se ajustaba a su presupuesto, conforme al acta del procedimiento AA-050GYR020-E196-2020 del 20 de mayo.

A su vez, la delegación Michoacán declaró desierta la adjudicación AA-050GYR033-E135-2020, del 6 de mayo, al considerar que ninguno de los aparatos propuestos por los cuatro proveedores que participaron era técnicamente adecuado, entre ellos Absten Diagnostik, que ofreció, justamente, el Bellavista 1000.

En otro caso semejante, la delegación Edomex-Poniente declaró el 15 de mayo desierto el proceso de adjudicación AA-050GYR024-E263-2020, con el argumento de que ninguno de los tres participantes ofreció equipos que cumplieran con las especificaciones técnicas requeridas para axiliar a pacientes graves con COVID-19.

Uno de los proveedores, Rohjan S.A. de C.V., ofertó los ventiladores Hamilton modelos C2 y C6, mismos que fueron incluidos por la Secretaría de Salud en el listado de los aparatos recomendables por ser técnicamente adecuados.

Las delegaciones del IMSS también han mostrado su descoordinación en el hecho de que compran los mismos modelos de ventiladores a diferentes precios.

El principal ejemplo es el del equipo más comprado por el gobierno federal.

Se trata del ventilador “Medica D”, fabricado por la empresa Medica D S.A. de C.V. y del que el IMSS y el ISSSTE han adquirido 187 ejemplares.

Así, por ejemplo, el propio fabricante vendió 32 equipos a la delegación IMSS-Sinaloa a un precio unitario de 1 millón 050 mil pesos sin IVA; otras 30 unidades a la delegación Puebla por 951 mil pesos cada uno, y 60 unidades al ISSSTE por 980 mil pesos.

Otra empresa, Minaric S.A. de C.V. —perteneciente al mismo grupo empresarial que Medica D—, vendió 50 ejemplares del mismo ventilador a las delegaciones Sonora y Nayarit a un precio unitario de 1 millón 096 mil pesos.

A ese mismo precio, otra compañía, Servicio y Soporte Biomédico S.A. de C.V., vendió 15 ventiladores marca Medica D a la delegación IMSS-Colima.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.