close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Reuters
Unión Tepito vs Anti Unión: el conflicto que causó la muerte de 6 personas en Garibaldi
El asesinato de al menos seis personas en la Plaza Garibaldi llevó la violencia en Ciudad de México a un nuevo nivel. El ataque es consecuencia de la disputa entre la banda Unión Tepito y su contraparte, la Fuerza Anti Unión.
Reuters
Por BBC Mundo
19 de septiembre, 2018
Comparte

El ataque ocurrió a menos de 10 calles del Palacio Nacional presidencial y de la sede del Gobierno de Ciudad de México.

En la Plaza Garibaldi, uno de los espacios más populares para los turistas que buscan música en vivo, el pasado viernes hombres vestidos con traje de mariachi abrieron fuego ante la vista de todos lo presentes.

Seis personas murieron por este ataque que ya es considerado como uno de los más graves de la escalada de violencia registrada en Ciudad de México en el último año.

Es una situación que tiene como protagonista a una banda de delincuentes: la Unión de Tepito.

La disputa entre dos facciones de esa organización, la más poderosa de la actualidad en la capital mexicana, ha generado niveles y formas de violencia no vistos en la ciudad.

Dos mariachis miran la escena del crimen

Reuters
La Plaza Garibaldi es una de las más populares para el turismo que busca escuchar música de mariachi y otros grupos folclóricos.

Guerra entre facciones

En junio pasado, restos de cuerpos desmembrados fueron esparcidos cerca de la unidad habitacional Tlatelolco, un crimen atribuido a la disputa en la Unión Tepito.

“Empezó la limpia mugrosos”, decía un mensaje dirigido al grupo la Fuerza Anti Unión (FAU), una facción que se separó de la Unión Tepito y que está en guerra por el control de los negocios ilícitos del grupo.

“Es un conflicto que ha ido en escalada y creo que se trata de un conflicto que difícilmente podrá resolverse en el corto tiempo“, dice Víctor Sánchez, especialista en seguridad pública.

En mayo, dos cadáveres fueron encontrados en contenedores de basura y en los últimos días de agosto 15 personas fueron asesinadas, en ambos casos presuntos miembros de ambas facciones.

La aparente tranquilidad de Ciudad de México, que se había mantenido ajena a la disputa entre carteles de la droga que hay en otras regiones del país, se ha resquebrajado en los últimos meses.

El origen y la ruptura

La Unión Tepito fue formada por los hermanos Francisco “Pancho Cayagua” y Armando “el Ostión” Hernández Gómez a finales de los 90.

Surgió en Tepito, uno de los barrios más antiguos de Ciudad de México, el cual ha sido considerado como un foco rojo durante décadas y centro de venta de mercancía de contrabando más grande de la urbe.

Por su peligrosidad, se le conoce como el “barrio bravo” de Tepito.

Un mapa del centro de Ciudad de México

BBC
La Plaza Garibaldi se encuentra en el área de dominio de la Unión de Tepito, a unas cuadras del Palacio Nacional presidencial.

La banda de los Hernández con los años pasó de cometer secuestros y cobrar extorsiones a comercios -el llamado “cobro de piso”- a la venta de drogas, señala el investigador Víctor Sánchez.

“Entrar al negocio de la venta de droga le permite crecer como organización”.

Y para eso se alió en distintos momentos con poderosos carteles, como el de Sinaloa, el de los hermanos Beltrán Leyva, y en la actualidad el poderoso Cartel Jalisco Nueva Generación.

Al crecer como organización criminal, vino una disputa por el poder entre el líder fundador “Pancho Cayagua” y uno de sus cabecillas, Roberto Moyado “El Betito”.

Este último se hizo del control de la organización cuando “Pancho Cayagua” estuvo en prisión entre 2016 y 2017.

Y el punto de quiebre entre dos facciones llegó cuando el fundador del grupo “Pancho Cayagua” fue asesinado en octubre del año pasado.

“Este tránsito entre el dominio de Hernández Gómez y su familia, y la toma de poder por parte de ‘El Betito’, genera que muchos líderes de la organización estén en desacuerdo. No se alinean a ‘El Betito'”, explica Víctor Sánchez.

Garibaldi, la “mina de oro”

El asesinato de “Pancho Cayagua”, atribuido a hombres de “El Betito”, no solo fue un cisma en la Unión de Tepito, sino que también fue el principio de una oleada de violencia en Ciudad de México.

La escisión del grupo llevó a la formación de la Fuerza Anti Unión Tepito o FAU.

Los asesinatos de finales de agosto se dieron después de que “El Betito” fuera detenido, lo que elevó la disputa por el control de la Unión Tepito a un nuevo nivel como se vio en la Plaza Garibaldi.

El periodista Héctor de Mauleón, un investigador de estos grupos, señala que Garibaldi es un espacio muy disputado por ambos bandos.

“Debe ser una mina de oro, en términos de que el alcohol corre las 24 horas y la venta de drogas también. Hay cobro de piso a los comercios, a los ambulantes. Es un lugar que genera una cantidad importante de dinero”, dijo en entrevista con Aristegui Noticias.

Jorge Flores, “El Tortas”, se convirtió en la cabeza de la Fuerza Anti Unión y principal rival de “El Betito”.

https://www.facebook.com/photo.php?fbid=386284581777858&set=gm.1843433505714375&type=3&theater

Él y sus subalternos eran el objetivo del ataque de hombres vestidos de mariachi en la plaza Garibaldi del viernes, indicó el jefe de la policía de Ciudad de México.

“Esto es derivado del mismo pleito. En este caso iban tras los (hombres) del sujeto que encabeza la Anti Unión, que sí estaba ahí cerca”, dijo a la prensa el secretario de Seguridad Pública, Raymundo Collins.

BBC Mundo solicitó información a la fiscalía de Ciudad de México, encargada de la investigación, pero no hubo una respuesta inmediata este miércoles.

La cadena de violencia

Además de los asesinatos de este año, desde 2015 han ido en aumento las denuncias por extorsiones de dueños de restaurantes, bares y clubes nocturnos del centro de la ciudad, en los dominios de la Unión de Tepito.

Pero también en las zonas de moda muy concurridas por personas de ingresos medios y altos, como La Condesa y Polanco.

“Hay una serie de comerciantes o de grupos de restaurantes en centros nocturnos que ya pagan derecho de piso de manera recurrente”.

Dos policías frente a la escena de un crimen en Polanco

Getty Images
Restaurantes en zonas fuera del área habitual de operación de la Unión Tepito han sido afectados por la violencia.

La ruptura en el grupo llevó a la disputa violenta por cerca de 2.000 puntos de venta de droga, según fuentes de inteligencia de la fiscalía local citadas por el diario El Universal.

“La Unión y la Anti Unión, nos están generando una gran violencia de lo que están haciendo, están rebasando límites donde la misma sociedad ya se ve afectada”, reconoce el jefe de la policía, Raymundo Collins.

A pesar de que Ciudad de México tiene miles de cámaras de seguridad en las calles y el mayor número de policías por cada habitante del país, según cifras oficiales, la disputa por la Unión Tepito no ha sido contenida, dice Víctor Sánchez.

“Se trata de un proceso incipiente de violencia que vivieron ciudades como Tijuana o Acapulco”, advierte.

“Pero lo preocupante es que se trata de una ciudad con muchísima más población, con un mayor impacto económico, y es el escaparate de México ante el mundo”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
AFP Archivo
FGR promete en 60 días proceder contra primeros responsables del caso Odebrecht y perfila crimen organizado
La FGR rechaza desistirse de amparos para transparentar los expedientes como ordenó INAI. Además presume más de 600 detenciones por diversos hechos de corrupción.
AFP Archivo
Comparte

El fiscal General de la República Alejandro Gertz Manero anunció que en un plazo de 60 días como máximo se comenzarán a enviar a jueces federales los primeros resultados de la investigación por la posible corrupción en que incurrieron funcionarios de Petróleos Mexicanos en contratos adjudicados a la constructora Odebrecht, y añadió que los que resulten responsables podrían enfrentar cargos por crimen organizado.

De concretarse lo anterior se trataría de las primeras acciones penales que ejercita la Fiscalía General de la República (FGR) en el llamado Caso Odebrecht, cuya investigación comenzó desde enero de 2017 y que, a diferencia de lo ocurrido en otros países, en México no ha rendido hasta ahora ningún fruto.

Como parte de su mensaje al cumplir 100 días de gestión como primer Fiscal General del país, Gertz dio a conocer que aun cuando un exprocurador (Raúl Cervantes) dijo en 2017 que era un caso prácticamente concluido, lo cierto es que la investigación ha tenido que rehacerse en buena medida con información recopilada recientemente.

“En un plazo que no debe pasa de 60 días se habrá de empezar a judicializarlo bajo la premisa de una maquinación delictiva, en la que pueda aplicarse la normatividad en materia de delincuencia organizada” dijo Gertz.

Lo anterior significa, según explicaron autoridades de la dependencia, que los exfuncionarios que sean señalados ante un juez y los particulares (posibles funcionarios de la empresa brasileña) como probables responsables, podrían ser imputados por delitos contemplados en la Ley Federal contra la Delincuencia Organizada, y los demás que resulten.

Lee también: Pese a que Lozoya buscó el cierre del expediente en caso Odebrecht, Tribunal ordena publicarlo

La Fiscalía (antes PGR) ha mantenido bajo reserva la lista oficial de exfuncionarios y actuales funcionarios de Pemex que se investigan por este caso. No obstante, gracias a demandas de amparo promovidas por él mismo se sabe que uno de ellos es el exdirector de la empresa Emilio Lozoya Austin.

Gertz Manero no precisó más detalles en torno a las investigaciones que serán judicializadas (como se le denomina al proceso de enviar una carpeta de investigación a un juez para que inicie proceso en contra de los probables responsables) pero dijo que se procederá en contra de todos los que resulten involucrados.

Versión pública: sí, pero no…

Cuestionado por Animal Político sobre las resoluciones del INAI en las que ha ordenado -entre otras cosas – que se elabore una versión publica de las carpetas de investigación del caso Odebrecht, el fiscal Gertz Manero dijo que está a favor de ello, pero a su vez rechazó que vayan a desistirse de las demandas de amparo promovidas por su dependencia para no acatar dicha instrucción.

Lee: Exdirectivos de Odebrecht aseguran que Emilio Lozoya recibió 10 mdd en sobornos; él lo niega

Gertz sostuvo que se trata de demandas de amparo promovidas desde la anterior administración de la Fiscalía (es decir de la PGR) pero que la institución está obligada a darles seguimiento hasta conocer la resolución que dicten los jueces. Esto con el objetivo de no incurrir en posibles violaciones que perjudiquen el resultado de las indagatorias.

“No podemos violentar un amparo porque si no estaríamos incumpliendo con la ley. Mire finalmente todo va a salir, no hay que preocuparse de eso. Yo estoy a favor (de que se transparente).

Al insistírsele sobre el motivo por el cual no se desistían de dichas demandas dado que la política actual de la Fiscalía es en favor de la transparencia, Gertz dijo que son asuntos donde no tienen el control absoluto porque ellos no lo iniciaron, pero que les toca ahora “pagar las consecuencias y hay que ser muy cuidadosos”.

Lee: Gobierno de AMLO inhabilita tres años a Odebrecht

Este medio ha documentado como la Fiscalía General y Emilio Lozoya han promovido desde el año pasado recursos legales ante tribunales para no acatar las resoluciones del pleno del INAI en las que ordena que, por tratarse de un tema de interés público y de corrupción, debe transparentarse toda la indagatoria.

Está pendiente que los jueces federales resuelvan de fondo y en definitiva el asunto.

Más de 600 detenidos por corrupción

El fiscal Gertz Manero dio a conocer además que del 1 de diciembre a la fecha, el nuevo gobierno federal ha presentado 12 mil 700 denuncias ante el Ministerio Público Federal por posibles actos de corrupción.

Las dependencias de donde han provenido la mayoría de las denuncias son la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Petróleos Mexicanos, la Secretaría de Seguridad Ciudadana, la Secretaría de Hacienda t la Consejería Jurídica.

“Hasta el momento se han judicializado más de 400 casos, con más de 620 detenidos” dijo el titular de la FGR.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.