Grava del NAICM en autopista Peñón-Texcoco provocó volcadura y muerte de un profesor jubilado, acusan familiares
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial

Grava del NAICM en autopista Peñón-Texcoco provocó volcadura y muerte de un profesor jubilado, acusan familiares

El vehículo del profesor jubilado Alberto Patiño se patinó en la autopista Peñón-Texcoco, Edomex; sus familiares acusan que se debió a falta de señalización y materiales de construcción sobre un carril, por obras del Nuevo Aeropuerto.
Especial
Por Arturo Daen
18 de septiembre, 2018
Comparte

El profesor Alberto Patiño encontró un obstáculo al transitar la autopista Peñón-Texcoco durante la noche del domingo 9 de septiembre, de este año. Grava utilizada en obras vinculadas con la construcción del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México (NAICM) invadía uno de los carriles, lo que provocó que perdiera el control de su vehículo. Aunque intentó frenar y mantenerse estable, el auto se patinó y volcó.

Al enterarse del accidente, sus hijos acudieron a apoyarlo. Él estaba herido, aunque aún consciente. Contó cómo se dio el percance, y ante la molestia de cómo la grava hizo que su padre perdiera el control del auto, su hija decidió transmitir por Facebook, para mostrar cómo el material de construcción estaba tirado sobre el camino.

También captó cómo un trabajador de limpia, con una escoba, se apresuraba a hacer a un lado la grava. “Para no hacerse responsables, mandan a barrer la grava”, dijo ella en la grabación, desde la autopista Peñón-Texcoco, aunque ella en la grabación, por una confusión, dice que fue en la México-Texcoco.

Horas después, aquel domingo, el profesor que dio clases de psicología durante casi cuatro décadas en la FES Zaragoza, fue trasladado al hospital. Había sufrido fracturas y cerca de las 4 de la mañana del día siguiente, murió a causa de un traumatismo profundo de tórax.

En entrevista, su hijo Óscar contó que tras el accidente habló con su padre. Incluso le mostró el boleto que prueba que pagó la caseta correspondiente.”Gracias por su preferencia, feliz viaje”, dice el comprobante emitido el domingo 9 de septiembre, a las 22:00 horas.

El profesor Patiño tenía asegurado su vehículo con la empresa GNP, misma que cubre el seguro de viajero en la autopista Peñón-Texcoco. Óscar relató que, en un inicio, al llamar a GNP, le dijeron que no tenían asentado que alguna situación de la autopista tuviera responsabilidad por el accidente. Esto a pesar del video que muestra la grava, y de que un ajustador estuvo en la zona, poco después del accidente.

Animal Político llamó a la empresa, y en su área de relaciones públicas indicaron que recabarían información sobre el caso.

A la postre, directivos de la aseguradora GNP contactaron a Óscar, le pidieron documentación, y a fin de cuentas le prometieron cubrir todo, los gastos funerarios, de arrastre y corralón del vehículo, por lo que está a la espera de que tal compromiso se concrete.

Al llamar a Pinfra —empresa que tiene la concesión de la autopista hasta el año 2030—, para preguntar sobre el caso de Alberto Patiño y el señalamiento de que había grava obstruyendo el camino, una operadora puso en la línea a un hombre, quien no quiso identificarse. Dijo que no tenía conocimiento de lo ocurrido, por lo que no daría una postura a nombre de la empresa.

Pinfra, además de tener la concesión para la autopista Peñón-Texcoco, opera la autopista México-Toluca.

Óscar dijo que no tiene previsto poner una demanda, aunque sí quiere que el caso se exponga en la opinión pública, para buscar que no se repita una situación de negligencia similar, de materiales obstaculizando un camino, sin la señalización adecuada, que provoquen un accidente y luego no haya quien se haga responsable.

“No somos los primeros ni los últimos que hemos pasado por esto, y no queremos que esto se quede impune, que sea un caso más, de que alguien muere y pues ni modo, que su familia pague”, expresó.

También dijo que no culpa a la construcción del Nuevo Aeropuerto, ya que son los concesionarios de la autopista los responsables de brindar seguridad en el camino, con iluminación y señales adecuadas, sin objetos que provoquen riesgos.

Tras lo ocurrido, Óscar dice que se ha enterado de otros casos, de gente que se ha accidentado en la misma zona de la autopista Peñón-Texcoco. “No somos los únicos afectados”, dijo, insistiendo en que deben prevenirse este tipo de percances.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Ameba 'comecerebros': autoridades de Florida emiten una alerta de salud tras un raro caso de infección por el parásito

Las infecciones por Naegleria fowleri son extremadamente raras, pero provocan una inflamación en el cerebro que a menudo es mortal.
6 de julio, 2020
Comparte
La ameba entra al organismo por la nariz y de allí migra hacia el cerebro.

Science Photo Library
La ameba entra al organismo por la nariz y de allí migra hacia el cerebro.

Su nombre científico es Naegleria fowleri, pero se le conoce coloquialmente como la ameba “come cerebros”, porque puede provocar una infección en ese órgano que a menudo es mortal.

Ahora funcionarios de salud en Florida, Estados Unidos, confirmaron un raro caso de esta infección.

El Departamento de Salud de Florida indicó el viernes que una persona en el condado de Hillsborough contrajo la ameba.

El parásito unicelular, que típicamente se encuentra en aguas dulces templadas y estancadas como lagos y lagunas, puede entrar al organismo por la nariz.

Las autoridades de Florida no indicaron dónde fue contraída la infección ni cuál es el estado del paciente.

Pero dadas las consecuencias potencialmente letales de la infección, las autoridades sanitarias emitieron una advertencia a los residentes de Hillsborough.

Están urgiendo a los habitantes locales a evitar el contacto nasal con el agua de grifos y otras fuentes, como ríos, estanques, piscinas, aguas termales y canales, donde puede incrementarse la probabilidad de una infección en los meses de verano.

Infección letal

Las infecciones por Naegleria fowleri son extremadamente raras y sus síntomas incluyen fiebre, náusea, vómito, dolor de cuello y de cabeza.

La infección de la ameba N. fowleri es extremadamente rara pero a menudo es letal.

Getty Images
La infección de la ameba N. fowleri es extremadamente rara pero a menudo es letal.

La mayoría de los pacientes que contraen la infección mueren en una semana.

Las autoridades estadounidenses indican que las personas que experimentan estos síntomas deben buscar asistencia médica de inmediato, porque la enfermedad progresa rápidamente.

“Recuerden, esta enfermedad es rara y las estrategias efectivas de prevención pueden permitir tener una temporada de verano segura y relajante”, indica el Departamento de Salud de ese país.

La mayoría de las infecciones en Estados Unidos han ocurrido en estados como Texas y Florida, durante los meses de verano.

La N. fowleri habita en cuerpos de agua dulce templada, en los sedimentos depositados en el fondo, donde suele encontrar alimento.

Cuando estos sedimentos se revuelven, la ameba se mueve en el agua y, como consecuencia, puede ser inhalada por alguien que esté nadando en los alrededores.

Una vez en la nariz, el microorganismo invade los nervios olfatorios y migra hacia el cerebro, donde se alimenta de las células nerviosas causando un peligroso trastorno llamado meningoencefalitis amebiana.

Aunque el agua dulce es la fuente más probable de infección de esta ameba, también ha habido casos en los que el parásito ha causado inflamación en personas que realizan lavados nasales con agua de grifo.

Casos raros

Aunque mortales, las infecciones de la N. fowleri, señalan las autoridades, son extremadamente raras.

El parásito unicelular típicamente se encuentra en aguas dulces templadas y estancadas como lagos y lagunas.

Getty Images
El parásito unicelular típicamente se encuentra en aguas dulces templadas y estancadas como lagos y lagunas.

Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) desde 1962 se han reportado en todo Estados Unidos 146 casos de meningoencefalitis amebina, de los cuales solo cuatro pacientes sobrevivieron.

Entre 2009 y 2018, solo se han reportado 34 infecciones. De estos casos, indican los CDC, 30 personas resultaron infectadas nadando en cuerpos de agua dulce, tres se contagiaron por irrigación nasal con agua del grifo contaminada y una persona con agua contaminada en un tobogán o resbaladilla de agua.

Los expertos afirman que es sumamente letal porque una vez que entra al organismo, el parásito provoca una rápida destrucción del tejido cerebral.

Además, debido a que no hay pruebas para diagnosticar la N. fowleri, los síntomas pueden confundirse con los de otras infecciones menos graves, y no existen tratamientos establecidos eficaces contra la infección.


https://www.youtube.com/watch?v=mYv_EYYngC4

https://www.youtube.com/watch?v=zERDdsdMRRE

https://www.youtube.com/watch?v=JwghZEmvmb8&t=142s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.