close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Archivo Heraldo de México

1968: Fracasa encuentro del CNH con enviados de Díaz Ordaz; mitin en Tlatelolco sigue en pie

Los representantes estudiantiles Gilberto Guevara Niebla y Luis González de Alba se reunieron con la delegación del gobierno, integrada por Andrés Caso Lombardo y Jorge de la Vega Domínguez, sin embargo no se llegó a acuerdos. Los estudiantes realizarán una concentración en Tlatelolco.
Archivo Heraldo de México
Por Viétnika Batres
2 de octubre, 2018
Comparte

Nota del editor: Desde el 23 de julio, Animal Político presenta materiales periodísticos para conocer los hechos, nombres y momentos clave del movimiento estudiantil del 68 que se vivió en México.

La cronología se publica en tiempo real, a fin de transmitir la intensidad con que se vivieron esos días y se tenga, así, una mejor comprensión de cómo surgió y fue frenado a un precio muy alto el movimiento político social más importante del siglo XX.
Queda mucho por saber y entender: 50 años después aún no sabemos por qué una riña estudiantil –como muchas que hubo previamente– detonó la brutal represión del gobierno.
Lo que es cierto es que el 68 fue, es mucho más que la masacre del 2 de octubre. Hubo un contexto que lo explica. Y eso es lo que les presentamos aquí.

Ciudad de México, 2 de octubre de 1968.– Dos integrantes del Comité Central del Consejo Nacional de Huelga (CNH) se reunieron a primera hora de esta mañana con dos enviados del presidente Gustavo Díaz Ordaz, con quienes se intentó, sin éxito, llegar a un acuerdo para sentar las bases del diálogo público que exige el movimiento estudiantil y obtener respuesta satisfactoria a los seis puntos del pliego petitorio que han presentado.

La reunión, realizada en la casa del rector Javier Barrios Sierra, en San Ángel, comenzó alrededor de las siete de la mañana con una pequeña introducción del anfitrión. Presentó a la comitiva del CNH y a los emisarios gubernamentales con las siguientes palabras: “Me complace recibir en mi casa a los señores representantes del presidente de la República y a los representantes estudiantiles. Mi deseo ferviente es que esta conversación contribuya a solucionar el conflicto que enfrentamos. Señores: están en su casa, los dejo conversar”.

El rector se retiró del salón, pero las cosas no marcharon bien. De entrada, los representantes estudiantiles Gilberto Guevara Niebla, Luis González de Alba y Anselmo Muñozmanifestaron a la delegación del gobierno, integrada por Andrés Caso Lombardo y Jorge de la Vega Domínguez, que habían ido para establecer las condiciones de un “diálogo público” y no para negociar allí mismo las demandas.

La tensión aumentó. El trato que los representantes del presidente dieron a los dirigentes del movimiento “no incluía el menor respeto por la investidura del Consejo Nacional de Huelga, al cual representábamos. Fue como una burla lo que hicieron De la Vega y Caso”, declaró Guevara Niebla.

Ellos “se asumían con mayúsculas como Representantes del Presidente de la República”, mientras De la Vega les faltaba al respeto. “Nos trataron como a unos imbecilitos irresponsables que –así nos lo dijo literalmente De la Vega– estábamos poniendo en peligro a toda una generación de jóvenes mexicanos, y que en un momento determinado tendríamos que rendir cuentas al país entero por lo que estábamos haciendo”. No los bajaron de agitadores profesionales.

Los enviados de Díaz Ordaz jugaron, según los estudiantes, el papel del policía bueno y el policía malo. “De la Vega más agresivo y Caso un poco más conciliador”, denunció Guevara Niebla.

–Venimos en plan de amigos –dijo, de pronto, Caso.

movimiento

Los representantes del CNH se molestaron aún más por lo que ellos consideraban como una falta de respeto al tratarlos. Intervino Guevara Niebla, de nuevo:

–Nosotros no venimos a hacer amigos. Venimos a buscar la solución a un conflicto que está afectando al país.

De la Vega, de acuerdo con la versión de los dirigentes del CNH, intervenía con mayor intolerancia. Hasta que en un momento Guevara Niebla preguntó: “¿Cuál es la capacidad de decisión que tienen ustedes? Porque nosotros sí tenemos capacidad de decisión”. Entonces De la Vega y Caso confesaron que “ellos no tenían ni la más mínima capacidad para decidir algo importante”.

En esas condiciones, la conversación no tenía mucho sentido. Guevara Niebla, uno de los que más intervinieron, tomó un atajo para no extender sin sentido una reunión que para entonces ya llevaba unos 45 minutos. “Sería deseable que se hiciera una negociación pero tomando decisiones. Vamos a establecer un diálogo de hechos. Ustedes den pasos ostensibles, visibles hacia atrás, y nosotros daremos los mismos pasos hacia atrás, mientras nos volvemos a reunir”.

Acordaron entonces que reanudarían las pláticas al día siguiente, 3 de octubre, en la Casa del Lago. Guevara Niebla y González de Alba salieron de casa del rector y en un pequeño coche que les prestaba Julio Labastida se fueron a Tlalnepantla a desayunar unos tacos.

Al abrirse la posibilidad de iniciar la negociación y el diálogo, el CNH –que estaba en sesión en Zacatenco–, votó por suspender la manifestación prevista de la Plaza de las Tres Culturas al Casco de Santo Tomás para evitar la violencia, pero mantuvieron la decisión de efectuar el mitin de esta tarde en Tlatelolco.

A decir de los propios estudiantes, Barros Sierra les insistió en suspender el acto. Fue en vano, a pesar de que les argumentó lo conveniente que, en su opinión, sería cancelarlo. Los estudiantes le respondieron que no tenían tiempo. Sin embargo, Barros Sierra mantuvo una opinión adversa, pues a medida en que se acentúa la represión violenta, ellos se están arriesgando, les dijo.

Guevara Niebla, Gilberto, La libertad nunca se olvida. Memoria del 68, Ediciones Cal y Arena, México, 2004, p. 205.

González de Alba, Luis, “Tlatelolco, aquella tarde”, Nexos, 1 de noviembre de 2016. En www.nexos.com.mx/?p=30019.

Guevara Niebla, Gilberto, “Volver al 68”, Nexos, 1 de octubre de 1993. En www.nexos.com.mx/?p=6899.

Ídem.

Ídem.

Ídem.

Barros Sierra, Javier, Conversaciones con Gastón García Cantú, Ediciones Siglo XXI, México, 1972, p. 133.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué es el cáncer de mama y cómo puedes reconocer sus síntomas

La enfermedad puede aparecer meses o incluso años después de haber sufrido cáncer de pecho. Te contamos qué síntomas provoca y en qué lugares del cuerpo es más frecuente que aparezca el tumor metastásico.
19 de octubre, 2019
Comparte

Jo Myatt, una mujer británica de 43 años, visitó a su médico cinco veces durante varios años antes de que le diagnosticaran que el cáncer de mama que había padecido se había extendido a su hígado y huesos.

“Me sentía una hipocondríaca por ir al médico todo el tiempo”, dice.

Sus síntomas comenzaron con irregularidades en la menstruación y náuseas, hasta que se tornaron más serios y persistentes, imposibilitándole mover el cuello.

Las señales se debían al cáncer de mama metastásico —también conocido como cáncer de seno en etapa IV—, que se produce cuando el cáncer de seno se disemina a otras partes del cuerpo, más comúnmente al hígado, el cerebro, los huesos o los pulmones.

Sin embargo, le cuenta Myatt a la BBC, nadie le había mencionado esta posibilidad cuando le hicieron su diagnóstico hace 10 años.

“Quedé devastada. Me sentía estúpida e ingenua”, dice.

Myatt junto a sus sobrinos

JO MYATT
A Myatt le diagnosticaron cáncer de mama a los 30 años, y una década después descubrieron que tenía cáncer metastásico.

“La gente no se da cuenta de que se puede trasladar a otra partes del cuerpo, aunque no tengas nada en el pecho”.

Myatt ahora está siguiendo su cuarto tratamiento y espera ansiosa los resultados de sus últimos escáneres.

Sabe que no le quedan muchas opciones, por eso quiere ayudar a que otras mujeres tomen conciencia de esta enfermedad derivada del cáncer de mama.

“Si estás preocupada por el dolor, haz que los médicos revisen tu historial clínico”.

“No te estás volviendo loca. Cuando antes se encuentre el cáncer secundario (…), más fácil será contenerlo”.

Sin cura

El cáncer de mamá es el cáncer más frecuente en las mujeres, y afecta a 2,1 millones de mujeres al año en todo el mundo, según la Organización Mundial de la Salud.

También causa el mayor número de muertes vinculadas al cáncer en mujeres.

Se estima que en 2018, 627.000 mujeres murieron de cáncer de mama. Esto equivale aproximadamente al 15% de todas las muertes por cáncer en mujeres.

Si bien en los últimos años ha aumentado la conciencia sobre el cáncer de mama primario, una organización sin fines de lucro británica señala la importancia de crear conciencia y difundir información sobre el hecho de que la enfermedad puede diseminarse por el cuerpo.

¿Cómo reconocer los síntomas?

Dependiendo de a qué parte del cuerpo se han diseminado, varían. Pero los síntomas más comunes incluyen:

  • Pérdida inesperada de peso o falta de apetito
  • Molestia o hinchazón bajo las costillas o en la zona abdominal alta
  • Dolores de cabeza severos o continuos
  • Alteraciones en el habla o la visión
  • Náuseas
  • Falta de aire o tos seca
  • Pérdida de equilibrio o debilidad o insensibilidad en las extremidades
  • Bultos o hinchazón bajo el brazo, esternón o clavícula
  • Dolor en los huesos (por ejemplo en la espalda, caderas o costillas) que no mejora con calmantes y que pueden empeorar por la noche

Según explica Helen Stokes-Lampard, profesora del Colegio Real de Médicos de Familia, algunos de estos síntomas “son muy difíciles de interpretar porque son vagos en sus estadios iniciales”.

Cómo se disemina

Las células cancerígenas pueden separarse del tumor original en el pecho y viajar a otras partes del cuerpo por el torrente sanguíneo o el sistema linfático, que es una extensa red de nódulos y vasos sanguíneos cuya función es eliminar bacterias, virus y desechos celulares.

Pecho

Getty Images
El cáncer de mama mestastásico no tiene cura. Los pacientes permanecen en tratamiento por el resto de su vida.

Según señala la organización benéfica breastcancer.org, el cáncer puede manifestarse en otra parte del cuerpo meses incluso años después del diagnóstico y tratamiento original.

Cerca del 30% de las mujeres diagnosticadas con cáncer de pecho en estadio temprano, desarrollarán cáncer metastásico.

Aunque ahora el tumor metastásico se aloje en otra región del cuerpo, igualmente está conformado por células de cáncer de mama y no del órgano donde se encuentra.

El cáncer de mama mestastásico no tiene cura. Los pacientes permanecen en tratamiento por el resto de su vida.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=bDSBMWM16Ss

https://www.youtube.com/watch?v=U72BRgPU7_g

https://www.youtube.com/watch?v=H8NO-TEa5QQ

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.