El bolso de Myrthokleia: La historia de una sobreviviente del 68 y el reencuentro con su expediente oculto 
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Colección documental de la Universidad Iberoamericana

El bolso de Myrthokleia: La historia de una sobreviviente del 68 y el reencuentro con su expediente oculto 

La maestra de ceremonias del 2 de octubre perdió su bolsa tras el ataque del Ejército en Tlatelolco. La Dirección Federal de Seguridad la encontró y al revisarla se sorprendió de lo que contenía.
Colección documental de la Universidad Iberoamericana
Por Mario Gutiérrez Vega
3 de octubre, 2018
Comparte

Ganó por un voto. Myrthokleia estaba sorprendida del resultado. La asamblea del Consejo Nacional de Huelga (CNH) decidió que ella fuera la maestra de ceremonias del mitin convocado para ese miércoles por la tarde en Tlatelolco. La concentración del 2 de octubre era importante en la agenda estudiantil de esos días de 1968.

Myrthokleia Adela González Gallardo, estudiante de la Escuela Técnico Industrial Wilfrido Massieu del Politécnico Nacional, aceptó de buena gana. Después de la asamblea del CNH realizada al mediodía en el auditorio de la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica, en Zacatenco, se reunió con los oradores del mitin. En una hoja escribieron con pluma el orden de las intervenciones. El primero sería Florencio López Osuna (que haría un análisis político del momento); después hablaría José González Sierra (que se referiría a las formas de lucha); en tercer lugar vendría David Vega (que haría mención de las brigadas); y el último sería Eduardo Valle (que anunciaría una huelga de hambre).

En otra hoja anotaron los mensajes relevantes a tratar: sería un mitin informativo y organizativo, no irían en marcha al Casco de Santo Tomás para evitar provocaciones, darían instrucciones a las brigadas… Todo quedó por escrito. Myrthokleia guardó las dos cuartillas en su bolsa de piel color tabaco.

Llegaron a Tlatelolco en las primeras horas de la tarde. Entraron a una de las tiendas de la planta baja del Edificio Chihuahua. Myrthokleia recuerda que la mujer que atendía les dijo. “Hay un contingente del Ejército cerca de aquí, en la calle Violeta”.

Subieron a la terraza del tercer piso del edificio Chihuahua, que utilizarían como estrado. Desde ahí observaron a cientos de personas reunidas y el despliegue de pancartas en paredes y postes de la Plaza de las Tres Culturas. Myrthokleia dio la bienvenida y cedió la palabra a Florencio López Osuna, que habló durante varios minutos. No intervinieron más oradores. A las 18:10 horas comenzaron los disparos de francotiradores. Y con ellos el caos en la terraza del edificio Chihuahua, donde todos corrieron hacia las dos escaleras, las únicas vías de escape. Fue imposible. En segundos aparecieron decenas de militares del Batallón Olimpia que ordenaron a todos tirarse al suelo.

Myrthokleia obedeció y puso las manos en la nuca. Dos hombres la levantaron y la llevaron a uno de los departamentos del edificio. “Estaba vacío. Ahí tenían a los muchachos, te golpeaban y robaban”, recuerda. Pero Myrthokleia ya no portaba nada de valor, su bolsa de piel se había quedado en el suelo de la terraza.

Nunca más supo de la bolsa ni se interesó por ella. Fue hasta décadas después, revisando su expediente en el Archivo General de la Nación (AGN), cuando conoció lo que había sucedido con sus pertenencias.

El 2 de octubre de 1968 el agente Carlos A. Gutiérrez, de la Dirección Federal de Seguridad (DFS), recogió la bolsa en el edificio Chihuahua y la llevó a sus oficinas. El 8 de octubre un agente de la DFS redactó un informe de dos párrafos dirigido al director de la corporación. En el texto indicó que Gutiérrez le había entregado la bolsa y que, al revisarla, ésta contenía documentos “de suma importancia, porque esta persona está metida en el movimiento estudiantil”.

Lo que la DFS encontró en la bolsa de Myrthokleia –de acuerdo con lo resguardado en el AGN– fue su pasaporte, una credencial del PRI, una libreta de cuenta de ahorros, una carta en clave, hojas con fórmulas para elaborar bombas molotov y pólvora negra, textos sobre la lucha de los pueblos y del comité de huelga estudiantil, una lista con nombres de estudiantes brigadistas, y las dos cuartillas escritas a mano al mediodía del 2 de octubre que trazaban el orden de los oradores y los temas del mitin.

A 50 años de ese miércoles del 68, Myrthokleia recuerda por qué cargaba esos papeles en su bolsa.

El pasaporte lo llevaba a todas partes por si necesitaba huir del país. “Nos íbamos a ir a Cuba si pasaba algo”. Tener en su poder la libreta de ahorro también le ayudaría a sacar dinero del banco en una emergencia.

En la bolsa había una credencial del PRI a su nombre. Desde los 16 años se incorporó al partido para hacer oratoria, le interesaba aprender a hablar en público. “Yo no buscaba hueso, no me importaba el PRI, lo único que quería era que no me diera miedo estar frente a la gente”.

Su papá era ingeniero químico y estaba activo en las movilizaciones de la comisión de maestros del Politécnico Nacional. Él le entregó las páginas con instrucciones para elaborar pólvora negra y hacer bombas molotov. “Nunca las usamos, pero ahí las teníamos, por cualquier cosa”, explica Myrthokleia.

Las hojas con textos informativos sobre la lucha de los estudiantes y el comité de huelga también fueron aportación de su papá. “Yo los pasaba al Consejo o a las escuelas, para repartirlos en los comités de lucha. Íbamos a fábricas para formar brigadas y ahí repartíamos documentos a los obreros”.

La DFS encontró también entre sus pertenencias una hoja con 19 nombres de estudiantes que formaban parte de una brigada. Cada alumno tenía el grupo escolar al que pertenecía y su número de cartilla del servicio militar.

En la bolsa de Myrthokleia los agentes encontraron una carta en clave. Hoy no sabe cómo descifrarla pero recuerda que era un intercambio epistolar “sin importancia” con una prima. Se escribían cartas así para que sus padres no supieran el contenido. “Hasta pendejos eran”, dice sobre los agentes de la DFS que veían en sus papeles una amenaza.

En las fichas que la Dirección Federal de Seguridad (DFS) redactó sobre Myrthokleia se establece que la detuvieron el 2 de octubre por estar en el presídium del mitin estudiantil y que fue llevada al Campo Militar número 1, donde el ministerio público la dejó en libertad.

La maestra de ceremonias del mitin de Tlatelolco dice que es mentira. Recuerda que del edificio Chihuahua la llevaron detenida a la Cruz Roja de Polanco para evaluar su estado médico. El 3 de octubre fue trasladada por dos agentes a unas oficinas de la Procuraduría de Justicia del DF en la calle de Tres Guerras, donde durmió en el suelo, sobre cartones.

Horas más tarde ─Myrthokleia perdió la noción del tiempo, no recuerda si ya era 4 de octubre─ otros agentes la movieron a un edificio de la Dirección Federal de Seguridad. Ahí la interrogaron, le mostraron fotografías y le preguntaron los nombres de los dirigentes estudiantiles. De nueva cuenta la subieron a un vehículo para llevarla a los separos de la Dirección General de Investigaciones Políticas y Sociales (la policía política) en Tlaxcoaque, donde declaró que ella no tenía ninguna relación con el movimiento estudiantil y que el 2 de octubre iba pasando por Tlatelolco.

Myrthokleia recuerda que estuvo en el separo número 18 durante una semana. De nuevo la movieron de lugar, ahora su destino fue el Hospital General de Balbuena. Por insistencia de un doctor la internaron en el nosocomio sin que tuviera ninguna herida que lo ameritara. El 2 de octubre una bala le había rozado la mano izquierda, pero no requería una atención mayor.

Permaneció en Balbuena varios días hasta que una enfermera le ayudó a escapar. Primero la llevó a un domicilio desconocido donde estuvo unas horas y después fue a la casa de otra enfermera. Permaneció ahí tres días hasta que la movieron a un nuevo domicilio, ahora en el Estado de México. Entonces, los papás de Myrthokleia ya la tenían localizada y ayudaban en su huida. El 25 de octubre viajó disfrazada a Guadalajara, donde la recibió una familia que ofrecía refugio a estudiantes perseguidos.

En Guadalajara permaneció unos seis meses, hasta que disminuyó la búsqueda gubernamental en contra de integrantes del CNH y los papás de Myrthokleia consideraron que era seguro su regreso al Distrito Federal. “Nunca estuve en el Campo Militar número 1, no estaría aquí para contarlo”, asegura.

50 años después del 2 de octubre Myrthokleia tiene un sueño recurrente. No lo define como una pesadilla, pero cuando la imagen llega por la noche se altera: alguien roba su bolsa.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Quién vigila la radiación del 5G (y cuáles son sus verdaderos riesgos)

Esta nueva tecnología regresa el eterno debate sobre los efectos sobre la salud de las radiaciones electromagnéticas. Estos, sin embargo, son descartados por todas las agencias internacionales.
27 de octubre, 2020
Comparte
Seúl

Getty Images
Corea del Sur ya tiene una red 5G en todo el país.

Decenas de antenas, dispositivos bluetooth y cientos de teléfonos móviles nos rodean e irradian cada día. Por no hablar de la telefonía 5G que, al parecer, acabará con la vida en la Tierra. ¡Tanta radiación no puede ser buena!

¿Quién controla los niveles de exposición y los posibles efectos sobre la salud?

Percepción del riesgo

Los campos electromagnéticos están presentes en la naturaleza desde antes de la aparición del ser humano. La luz solar, los rayos cósmicos, las tormentas y la radiación natural terrestre son fuentes de exposición a estos campos.

A mediados de los años 90, se comenzaron a desplegar las redes de antenas de telefonía móvil. Aunque se hacían con estándares técnicos internacionales, que ya tenían en cuenta la protección de la población, no se ofreció la suficiente información al respecto.

A pesar de una reacción rápida por parte de organismos, operadoras y expertos, la percepción de riesgo se instaló entre los ciudadanos. También caló en instituciones, administraciones locales y asociaciones.

Así, se produjo una situación paradigmática. Por un lado, el rechazo a las antenas era un fenómeno global. Por el otro, crecía la demanda universal del servicio.

Ilustracion 5G

Getty Images
La red 5G es mucho más que la mejora de la red 4G.

La OMS parece tenerlo claro

Tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la Unión Europea fueron conscientes a principios de los 2000 de esa carencia y de la necesidad de dar respuesta a una inquietud y percepción social del riesgo asociado a la telefonía móvil.

Aunque esta percepción e inquietud estaban sobredimensionadas.

A pesar de los esfuerzos realizados para informar y tranquilizar a la población, la OMS reconoció en 2006 que “algunas personas consideran probable que la exposición a campos electromagnéticos de radiofrecuencia entrañe riesgos y que éstos puedan ser incluso graves”.

En la revisión de 2014, la OMS aseguraba que “hasta la fecha no se ha confirmado que el uso del teléfono móvil tenga efectos perjudiciales para la salud”.

En otro documento publicado a comienzos de este 2020 sobre el 5G, insiste en que en las últimas décadas no hay estudios científicos que demuestren una relación causal que pueda hacer temer efectos sobre la salud.

“El calentamiento de tejidos es el principal mecanismo de interacción entre los campos electromagnéticos de radiofrecuencia y el cuerpo humano”.

Ese posible efecto, a los niveles habituales de exposición, es insignificante. Por eso es importante que los niveles se mantengan por debajo de los límites establecidos por agencias internacionales independientes.

Mujer con una tablet.

Getty Images
La OMS ha dicho que no hay estudios científicos que demuestren una relación causal del 5G que pueda hacer temer efectos sobre la salud.

Quién y cómo se establecen los límites de exposición

En 1992 se estableció en Alemania la Comisión Internacional de Protección frente a Radiaciones No Ionizantes (ICNIRP). Esta organización científica, independiente y sin ánimo de lucro, revisa periódicamente y de forma sistemática las evidencias científicas para determinar los niveles a los cuales se producen efectos biológicos.

No solo de los campos electromagnéticos de radiofrecuencia, sino también de otras radiaciones electromagnéticas como la luz visible, los infrarrojos y los ultravioletas que, por encima de ciertos niveles, también pueden resultar muy peligrosos.

Por eso se fijan niveles de seguridad y, por eso mismo, no debemos preocuparnos de la radiación que emite el mando a distancia de nuestra tele. Tampoco del router wifi de nuestra casa o de nuestro teléfono inalámbrico.

El proceso de revisión es abierto y su publicación se realiza en una revista científica tras un proceso de revisión por pares.

Así, una vez se establecen los niveles a los cuales se observan efectos para cada frecuencia, se aplica un factor de precaución o seguridad de 50.

Estos valores son aceptados por la mayor parte de los países occidentales desde hace décadas y se adoptan en las correspondientes legislaciones.

Además, existen otras agencias u organismos que realizan una revisión similar. Por ejemplo el Institute of Electrical and Electronics Engineers (IEEE) y la Food and Drug Administration de Estados Unidos.

Estos tres organismos, en los últimos meses y coincidiendo con el despliegue de la 5G, han revisado y publicado sus guías de límites seguros de exposición humana.

La mano negra de la industria

Que la industria está detrás de todas estas regulaciones e instituciones es un argumento reiterado por los movimientos antiantenas -ahora anti-5G- que parecen acoger toda clase de creencias conspiranoicas con respecto, también, a las mascarillas, las vacunas y la COVID-19.

En realidad han sido la industria y los profesionales del sector los más interesados en garantizar que las radiaciones emitidas por las antenas fueran seguras y que los niveles de potencia estuviesen dentro de los límites permitidos.

Transmisión de eventos deportivos en dos pantallas.

Getty Images
Con la conexión 5G se podrán conectar muchos dispositivos al mismo tiempo.

El Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicación (COIT), como entidad de derecho público al servicio de la sociedad, fue la primera organización que ya en 2001 elaboró un informe sobre las radiofrecuencias de telefonía móvil.

Con ello se pretendía informar a la ciudadanía y mitigar la inquietud que ya surgía ante el desconocimiento de esta tecnología y la normativa que la regula.

La labor de difusión se centró en ayuntamientos y asociaciones ciudadanas, aunque se ha seguido trabajando durante todos estos años con todo tipo de administraciones e instituciones.

En 2006, se creó el Comité Científico Asesor de Radiofrecuencias y Salud (CCARS), comité independiente compuesto por profesionales de gran prestigio -en campos como la medicina, física, química, biología, ingeniería de telecomunicación y derecho-, que, desde entonces, ha elaborado cinco informes trienales de referencia.

En ellos recogen las evidencias científicas existentes sobre el impacto de los campos electromagnéticos en la salud.

Además, ha publicado numerosos documentos sobre tecnologías concretas -el último sobre 5G-, con el ánimo de informar verazmente a la sociedad, manteniendo siempre el conocimiento científico riguroso como referencia.

Sus informes han tratado siempre de arrojar luz y evitar cualquier tergiversación que de forma interesada se intentara hacer sobre el efecto de estas tecnologías sobre la salud.

Incluidas comparaciones sin fundamento con sustancias, como el tabaco o el alcohol, que la ciencia sí ha demostrado como perniciosas incluso en pequeñas cantidades.

5G

Getty Images
Los verdaderos riesgos de estas tecnologías son los asociados a la dependencia, problemas musculares, malas posturas y al condicionamiento de nuestras relaciones personales y hábitos saludables.

Los verdaderos riesgos para la salud

Decir que los campos electromagnéticos de radiofrecuencia son inocuos es falso si no se acompaña de la frase “a los niveles habituales de exposición”.

Dichos niveles están decenas o centenas de miles de veces por debajo de los de seguridad marcados por ICNIRP.

Es lo que han demostrado numerosos estudios y revisiones sistemáticas de exposición personal en condiciones reales.

Pero hay efectos constatados derivados del uso de dispositivos y que no son consecuencia de las radiaciones que emiten.

Así, se ha demostrado que su uso puede provocar dependencia, problemas musculares, malas posturas y que condicionan nuestras relaciones personales y hábitos saludables.

Dichos efectos, sin embargo, no son denunciados por los movimientos en contra de estas tecnologías.

Ilustración 5G

Getty Images
Hay una proliferación de un cierto “negocio del miedo” vinculado a las nuevas tecnologías.

Negar la evidencia, ¿con qué fin?

Quizá piense que existe cierta controversia científica en este tema.

Habrá oído que “numerosos científicos alertan de los efectos” en cuestionables llamamientos internacionales, algún pseudoinforme como el Bioinitiative o declaración política ajena a la Unión Europea, como la declaración 1815 del Consejo de Europa.

Todos tienen en común su falta de rigor, el establecimiento de límites de forma arbitraria o la extrapolación inadecuada de estudios en animales o de laboratorio sin tener en cuenta las condiciones reales.

En 30 años, no se ha publicado una revisión sistemática o metaanálisis -los estudios con mayor fortaleza en ciencia- que demuestre sus alarmantes augurios y peligros para la salud (efectos sobre el sueño, la concentración, fisiológicos, hipersensibilidad o, incluso, cáncer).

En cambio, sí es constatable la relación de sus promotores con la proliferación de un cierto “negocio del miedo” a partir de datos tergiversados, erróneos y en ningún caso avalados por la evidencia científica.

Y ese negocio que se basa en esos datos afecta tanto a ámbitos como el médico-sanitario, con diagnósticos o prescripciones no fundamentados en el conocimiento médico; el legal, con denuncias insostenibles basadas en opiniones de supuestos expertos, medios de información carentes de credibilidad (webs pseudocientíficas) o, incluso, empresas que ofrecen aparatos y dispositivos de protección completamente innecesarios.

Todo un negocio basado en el miedo y el desconocimiento que sigue alimentando esa falsa percepción de que vivimos radiados al límite.

*Alberto Nájera López es doctor en radiología y medicina física y profesor de la Universidad de Castilla-La Mancha y Juan Carlos López es ingeniero de telecomunicaciones y catedrático de la Universidad de Castilla-La Mancha.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Puedes leer la versión original aquí.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarganuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=6ekpZ0RCrs4&t=8s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.