49 Cruces Blancas, una novela que aborda la tragedia en la Guardería ABC (capítulo de regalo)
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

49 Cruces Blancas, una novela que aborda la tragedia en la Guardería ABC (capítulo de regalo)

Esta no es una investigación periodística ni la continuación de una tragedia, es una novela que recrea las historias de familiares y víctimas de la Guardería ABC.
Por Verónica Santamaría
7 de octubre, 2018
Comparte

Advertencia al lector: Lo que leerá no es una investigación periodística sobre una de las tragedias que marcó la vida de familias y ciudadanía en torno a la Guardería ABC, en Hermosillo, Sonora. Esta es una novela que explora la existencia de un grupo de personas que de forma directa o indirecta fueron tocadas por un incendio que pudo evitarse.

49 Cruces Blancas es una novela de ficción que no pierde el registro documental de lo sucedido en el incendio, incluso, permite al lector tener un amplio contexto de lo que pasó en la Guardería ABC, desde aquel 5 de junio de 2009 hasta el 2014, momento en que se ubica la novela.

En el libro, el lector será testigo de “la incapacidad del Estado para poder proteger sus intereses y a los grupos de poder, así como la incapacidad de establecer una verdad jurídica”, dijo en entrevista para Animal Político, Imanol Caneyada, autor de 49 Cruces Blancas.

“Un caso como la Guardería ABC, que tuvo que habernos movido a tal grado que, el propio Estado tuvo que haber reaccionado y que no lo hizo, confirmó su vocación de Estado fallido. Al final, no deja de ser un Estado fallido porque si no establece una verdad jurídica, no se establece una investigación clara, precisa e implacable, entonces ¿qué necesitamos en este país para que los aparatos de justicia funcionen?”, cuestiona.

Los seis capítulos forman parte de la exploración psicológica, emocional y social de lo que significó la tragedia para una ciudad como Hermosillo, para sus habitantes y “el valor de esas historias que va más allá de las cuestiones documentales y la labor periodística”.

No era literatura, era una especie de terapia

La obra de Caneyada es una novela negra, género literario al que está acostumbrado escribir y, que le permitió sumergirse en los personajes, en las heridas emocionales y sociales “a través de un narrador en las cloacas de un gobierno que negó, y negó a los padres de la guardería ABC y a los familiares de los niños, y nos negó como sociedad la posibilidad de cambiar el rumbo y tratar de ser otro tipo de sociedad”.

Al principio -cuenta el autor- no encontraba la forma de contar la historia porque lo arrastraba el propio dolor e indignación. La primera versión de los primeros capítulos no era literatura, era una especie de terapia, era un grito. No hallaba la forma de poder contar la historia hasta que entendió que tenía que contar qué había pasado tres años después.

“La voz narradora es el hilo conductor en la historia. La mirada del narrador protagonista llega a la tragedia con este cinismo e indiferencia y este valemadrismo que, a medida que va entrando en contacto con los actores de esa tragedia y con las víctimas, entra en contacto con el horror de ese sistema para tapar, camuflar y decir: esto fue lo que pasó. Se transforma y entra a ese dolor”, señaló el autor.

Recordar a pesar del dolor

Para Imanol, leer 49 Cruces Blancas es recordar a pesar de lo dolorosa que es la novela. Normalmente, nuestra primera reacción al dolor es bloquearlo, cerrar los ojos y darle la espalda. El país se encuentra en una situación sin salida que la única posibilidad real que tenemos para reconstruirnos como sociedad es tener una conciencia plena de lo que ha pasado, sostuvo.

El incendio de la guardería ABC da cuenta del hartazgo de la sociedad y el cansancio de ser un país de víctimas a las que ni siquiera se les da el consuelo de una verdad jurídica, de una justicia.

Tal y como clama el lema de los padres de la guardería: Ni perdón, ni olvido; justicia ABC, “son tres cosas que resumen todo, resumen no solo la tragedia de la guardería sino también otras tragedias.

“Me parece que la literatura es una herramienta que puede mantener viva esta conciencia y de alguna manera alimentar algo que nos movilice como sociedad, que nos haga despertar de este marasmo que no cierra sus heridas y que siguen sangrando. Podemos ocultar, cerrar los ojos, pero ahí está”, sentenció.

Antes de incursionar en el periodismo Imanol Caneyada estudió teatro en la escuela de teatro de Montreal y en el Centro de Arte Dramático A. C. (CADAC) en Ciudad de México y luego, en el Centro de Adiestramiento Teatral, desarrollando así una vocación enfocada al teatro y a la dirección.

Tiempo después, comenzó a incursionar en los medios de comunicación, principalmente en norte, en Sonora con diferentes medios. Actualmente colabora en Primera Plana. Dirigió y escribió en suplementos culturales, hizo periodismo cultural en Excélsior, El imparcial y El Independiente.

Con autorización del autor Imanol Caneyada y el sello editorial Planeta, Animal Político te regala un capítulo de regalo de 49 Cruces Blancas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

La desconocida extinción masiva que cambió la Tierra y permitió que los dinosaurios dominaran el planeta

El evento consistió en una serie de violentas explosiones volcánicas y desencadenó que los dinosaurios se convirtieran en la especie dominante por 165 millones de años.
Getty Images
18 de septiembre, 2020
Comparte
Erupción volcánica

Getty Images
Este episodio desencadenó la “era de los dinosaurios”, que duró 165 millones de años más.

Enormes erupciones volcánicas que ocurrieron hace 233 millones de años bombearon dióxido de carbono, metano y vapor de agua a la atmósfera.

Esta serie de violentas explosiones, en lo que ahora conocemos como la costa oeste de Canadá, provocaron un calentamiento global masivo.

Nuestra nueva investigación ha revelado que este fue un evento de extinción en masa que cambió el planeta y que mató a muchos de los tetrápodos dominantes, anunciando el amanecer de los dinosaurios.

La extinción masiva más conocida ocurrió al final del período Cretácico, hace 66 millones de años. Fue entonces cuando los dinosaurios, pterosaurios, reptiles marinos y amonitas se extinguieron.

Este evento fue causado principalmente por el impacto de un asteroide gigante que apagó la luz del sol y causó oscuridad y congelación, seguido de otras perturbaciones masivas de los océanos y la atmósfera.

Los geólogos y paleontólogos están de acuerdo en que existieron cinco de esos eventos, de los cuales la extinción masiva del Cretácico final fue la última. Por ello, nuestro descubrimiento de una extinción masiva que no se conocía podría parecer inesperado.

Y, sin embargo, este evento, denominado Episodio Pluvial Carniano, parece haber matado a tantas especies como lo hizo el asteroide gigante. Los ecosistemas terrestres y marinos cambiaron profundamente a medida que el planeta se calentaba y se secaba.

En la tierra, esto provocó cambios profundos en plantas y herbívoros. A su vez, con el declive de los dominantes tetrápodos herbívoros, como los rincosaurios y los dicinodontes, los dinosaurios tuvieron su oportunidad.

Los dinosaurios se habían originado unos 15 millones de años antes y nuestro nuevo estudio muestra que, como resultado del Episodio Pluvial Carniano, se expandieron rápidamente entre los siguientes 10 a 15 millones de años, convirtiéndose en la especie dominante en los ecosistemas terrestres.

Este episodio desencadenó la “era de los dinosaurios” que duró 165 millones de años más.

No fueron solo los dinosaurios los que encontraron así un nuevo punto de apoyo. Muchos grupos de tetrápodos modernos, como tortugas, lagartos, cocodrilos y mamíferos, se remontan a este tiempo de revolución recién descubierto.

Siguiendo las pistas

Este evento se identificó por primera vez de forma independiente en la década de 1980. Pero se pensó que estaba restringido a Europa.

Asteroide

Getty Images
Este evento parece haber matado a tantas especies como lo hizo el asteroide gigante.

Primero, geólogos de Alemania, Suiza e Italia reconocieron un cambio importante entre las faunas marinas ocurrido hace unos 232 millones de años, denominado evento de Rheingraben.

Luego, en 1986, yo identifiqué esto de forma independiente como un recambio a escala global entre tetrápodos y amonitas. Pero en ese momento, las técnicas de datación eran mucho más débiles que ahora y era imposible estar seguro de si ambos eran el mismo evento.

Las piezas del rompecabezas empezaron a encajar cuando los geólogos Mike Simms y Alastair Ruffell reconocieron en todo el Reino Unido y partes de Europa un episodio de aproximadamente un millón de años de climas húmedos.

Luego, el geólogo Jacopo dal Corso detectó una coincidencia en el tiempo entre el Episodio Pluvial Carniano y el pico de erupciones de los basaltos de Wrangellia.

Wrangellia es un término que los geólogos le dan a una placa tectónica estrecha que está unida a la costa oeste del continente norteamericano, al norte de Vancouver y Seattle.

Finalmente, en una revisión de la evidencia de rocas del Triásico, se detectó la huella del Episodio Pluvial Carniano, no solo en Europa, sino también en América del Sur, América del Norte, Australia y Asia.

British Columbia

Getty Images
Wrangellia es una placa tectónica unida a la costa oeste del continente norteamericano.

Estuvo lejos de ser un evento exclusivo de Europa. Fue global.

Erupciones volcánicas

Las erupciones masivas de Wrangellia bombearon dióxido de carbono, metano y vapor de agua a la atmósfera, lo que provocó el calentamiento global y un aumento de las precipitaciones en todo el mundo.

Hubo hasta cinco erupciones asociadas con picos de calentamiento de hace 233 millones de años.

Las erupciones provocaron lluvia ácida cuando los gases volcánicos se mezclaron con el agua de lluvia, bañando la Tierra en ácido diluido. Los océanos poco profundos también se acidificaron.

El fuerte calentamiento expulsó a las plantas y los animales de los trópicos y la lluvia ácida mató las plantas en la tierra, mientras que la acidificación del océano atacó a todos los organismos marinos con esqueletos de carbonato.

Esto removió las superficies de los océanos y la tierra. La vida pudo haber comenzado a recuperarse, pero cuando cesaron las erupciones, las temperaturas se mantuvieron altas, mientras que pararon las lluvias tropicales.

Esto es lo que provocó el posterior secado de la tierra en el que florecieron los dinosaurios.

Lo más extraordinario fue la transformación de la “fábrica” de carbonato marino. Este es el mecanismo global por el cual el carbonato de calcio forma grandes espesores de piedra caliza y proporciona material para que organismos como corales y moluscos construyan sus conchas.

Dinosaurios

Getty Images
Los dinosaurios se extinguieron hace 66 millones de años.

El Episodio Pluvial Carniano marcó el surgimiento de los arrecifes de coral modernos, así como de muchos de los grupos modernos de plancton, lo que sugiere cambios profundos en la química del océano.

Antes del Episodio Pluvial Carniano, la principal fuente de carbonato en los océanos provenía de ecosistemas microbianos, como montículos de lodo en los que preponderaba la piedra caliza, en las plataformas continentales.

Pero después del mismo, pasaron a serlo los arrecifes de coral y el plancton, apareciendo y floreciendo nuevos grupos de microorganismos, como los dinoflagelados.

Este profundo cambio en los ciclos químicos fundamentales de los océanos marcó el comienzo de los ecosistemas marinos modernos.

Habrá lecciones importantes sobre cómo ayudamos a nuestro planeta a recuperarse del cambio climático.

Coral

Getty Images
Los arrecifes de coral y el plancton se convirtieron en la principal fuente de carbonato en los océanos.

Los geólogos deben investigar los detalles de la actividad volcánica de Wrangellia y comprender cómo estas repetidas erupciones impulsaron el clima y cambiaron los ecosistemas de la Tierra.

Ha habido una serie de extinciones masivas inducidas por volcanes en la historia de la Tierra y las perturbaciones físicas que produjeron, como el calentamiento global, la lluvia ácida y la acidificación de los océanos, se encuentran entre los desafíos que vemos hoy.

Los paleontólogos deberán trabajar más de cerca con los datos de los registros fósiles marinos y continentales.

Esto nos ayudará a comprender cómo se desarrolló la crisis en términos de pérdida de biodiversidad, pero también a explorar cómo se recuperó el planeta.

*Michael J. Benton es profesor de Paleontología de Vertebrados de la Universidad de Bristol, Reino Unido.

Su artículo fue publicado originalmente en The Conversation y está reproducido bajo la licencia de Creative Commons. Haga clic aquí para leer el artículo original.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=6hsbyQAQcWw

https://www.youtube.com/watch?v=j5UTs94JcUE&t=17s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.