close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro
La Corte revisará sentencias contra 19 acusados en el caso de la Guardería ABC
La Corte decidió atraer dos amparos, uno promovido por los acusados, quienes cuestionan las condenas impuestas, mientras que el otro fue promovido por los padres de las víctimas, que exigen penas mayores en el caso.
Cuartoscuro
3 de octubre, 2018
Comparte

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) decidió atraer dos amparos para revisar las sentencias en contra de 19 acusados en el caso del incendio de la Guardería ABC, en Hermosillo, Sonora, en junio de 2009, el cual provocó la muerte de 49 niños y dejó 43 lesionados.

El pleno de la Primera Sala atrajo los amparos 222/2018 y 223/2018, a propuesta del ministro Jorge Mario Rebolledo. Uno de ellos fue interpuesto por los acusados, mientras que el otro fue impulsado por los padres de las víctimas que piden mayores penas contra los responsables.

Los 19 sentenciados han sido castigados por delitos como homicidio culposo y lesiones culposas. Sin embargo, explicó la Suprema Corte, “ante el número de sujetos pasivos, los responsables fueron sancionados conforme a las reglas del concurso ideal de delitos porque, con una sola conducta, cada reo cometió varios actos ilícitos”.

Un Tribunal Colegiado en materia penal y administrativa fue quien solicitó la intevención de la Corte, pues consideró que  fijaría lineamientos a seguir en cuanto a la responsabilidad penal para los encargados de las medidas de seguridad en guarderías subrogadas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

También expuso que la demora de más de ocho años en el caso no ha logrado resolver “con carácter de cosa juzgada” la responsabilidad de los sentenciados.

La Corte dice que analizará el amparo promovido por los acusados, pues el mecanismo por el cual se les impuso la sentencia derivó en penas que se elevaron considerablemente.

Sin embargo, también consideró de gran “importancia y trascendencia”, el recurso interpuesto por los padres de los menores, pues consideró que se debe evaluar si la condena a los sentenciados cumple los estándares respecto a la reparación integral del daño causado a las víctimas y ofendidos”.

La primera vez que la Corte analizó el caso, determinó que ocurrieron violaciones graves a los derechos humanos. Pero descartó señalar como responsables a dos ex directores del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), así como al exgobernador de Sonora, Eduardo Bours., de acuerdo con un reporte del diario Reforma.

Entre los sentenciados que promovieron los amparos se encuentran Sandra Lucía Téllez Nieves, representante de la Guardería ABC; y Antonio Salido Suárez, secretario del Consejo de Administración de la Guardería ABC, Sociedad Civil; Noemí Sánchez López, exjefa del departamento de guarderías del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), y Arturo César Leyva Lizárraga, exdelegado del IMSS en Sonora.

Con información de Notimex

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
La carrera por producir carne artificial y cómo puede cambiar la forma en la que comemos
El desarrollo de la biotecnología está abriendo la puerta a que podamos comer carne de cerdo o de pollo sin que sea necesario matar a un solo animal y, además, hay quien defiende que beneficia al medio ambiente pero, ¿es realmente una alternativa?
23 de marzo, 2019
Comparte

Cada vez el futuro está más cerca. Un grupo de científicos británicos de la Universidad de Bath (Inglaterra) se ha marcado como misión producir carne cultivada en laboratorio.

Si lograran reproducir el proceso a escala industrial, los amantes de la carne podrían comerse un trozo de tocino sin que ningún animal haya tenido que ser sacrificado.

Los productos cárnicos de laboratorio aún no están a la venta, aunque una compañía estadounidense, Just, ha dicho que sus nuggets de pollo cultivado a partir de células extraídas de pluma de pollo vivo pronto estarán en algunos restaurantes.

La doctora Marianne Ellis, ingeniera química de la Universidad de Bath, cree que la carne cultivada en laboratorio es “una fuente de proteína alternativa para alimentar al mundo”.

Las estructuras donde se cultiva la carne a partir de células madre.

BBC
Los bloques donde se cultiva la carne a raíz de células madre.
Biorreactor.

BBC
Este es un biorreactor en el que crecen las células madre.

Para eso es necesario tomar una muestra del tejido de cerdo, aislar las células madre para cultivar otras nuevas y después ponerlas en un biorreactor. De esta forma pueden expandirse de forma masiva, explica el estudiante de posgrado Nick Shorten, de la Universidad de Aberystwyth, en Gales.

“Así el cerdo todavía está vivo y feliz, a la vez que puedes conseguir mucho tocino”.

Pero replicar el sabor y la textura del tocino llevará años de investigación. Por el momento, en Bath están experimentando con algo que es completamente natural: hierba.

A modo de prueba, lo que estos investigadores británicos están haciendo es hacer crecer células de roedores, que son más baratas y fáciles de usar, en unas estructuras de hierba que funcionan a modo de andamio.

Gráfico

BBC

“La idea era esencialmente, en lugar de alimentar a una vaca con pasto y luego comer la carne, ¿por qué no ‘dar de comer hierba a nuestras células cultivadas’?”, dice Scott Allan, un estudiante de posgrado en ingeniería química.

“Usamos el andamio hecho con hierba para que las células crezcan, y después éste se puede incorporar al producto final”.

Ese producto final sería realmente tejido muscular puro, carne magra, y no algo con el sabor y la textura de un tocino o de un filete, así que habría que añadirle células de grasa y células conectivas para darle “un poco más de sabor”, explica Allan.

Para que la carne cultivada sea una opción factible en el futuro, las células tendrán que cultivarse a gran escala.

Cerdos en un mercado en Alemanis.

Getty Images
Las células se extraen de los animales y pueden hacerse crecer en el laboratorio siguiendo un procedimiento especial.
Doctora Marianne Ellis.

BBC
La doctora Marianne Ellis es la encargada de liderar el proyecto.

“Lo que estamos haciendo aquí es diseñar biorreactores, y el proceso necesario para usarlos y cultivar células musculares a gran escala que sean rentables, seguras y de alta calidad. De esta forma, podremos proporcionar células musculares cultivadas a tanta gente como la quiera”, asegura la doctora Ellis.

Para ello, Ellis prevé tomar “las células primarias” de un animal vivo o que haya sido recientemente sacrificado, o si no usar una población de células “inmortalizadas”, que seguirán dividiéndose.

“Esto hace que no sea necesario matar a ningún animal, siempre tendrás esta célula ‘inmortal’ que podrás usar siempre”.

Una carne que no necesita el sacrificio de un animal puede resultar muy atractiva. Tanto para los animalistas como para quienes están preocupados por los problemas ambientales que supone la producción ganadera.

Una vaca comiendo pasto.

Getty Images
La carne hecha en laboratorio puede ser una alternativa para quienes les preocupa el sacrificio animal y el medio ambiente.

Richard Parr es director gerente para Europa en The Good Food Institute, un grupo sin ánimo de lucro que promueve alternativas a los productos de la agricultura convencional.

Parr dice que la carne cultivada en laboratorio tiene el potencial de usar mucha menos tierra y agua, emitir menos dióxido de carbono, ahorrarles a miles de millones de animales un inmenso dolor y sufrimiento, y de ayudar a combatir la resistencia antimicrobiana y la contaminación de los alimentos.

“También es una oportunidad comercial enorme en la que las empresas, universidades y gobiernos deberían aprovechar la oportunidad para apoyar e invertir”, argumenta.

La primera hamburguesa del mundo cultivada en el laboratorio

PA
La primera hamburguesa del mundo cultivada en el laboratorio se reveló en 2013. No prosperó porque producirla resultaba muy caro.

Según Marianne Ellis, la mayoría de los análisis parecen sugerir que la carne cultivada supone también una reducción significativa tanto de los gases de efecto invernadero, como del uso de la tierra y el agua, pero no está tan claro el ahorro energético.

Un estudio reciente descubrió que la carne cultivada en laboratorio podría ser peor para el clima que la carne convencional, aunque la investigación no analizó el uso del agua y del suelo.

“La carne cultivada podría ser una de estas alternativas prometedoras para reducir las emisiones agrícolas, pero hasta que obtengamos más datos de producción, no podemos asumir eso de forma automática”, dice el autor del artículo, John Lynch, de la Universidad de Oxford.

Puesto de carnicería con piezas de carne roja.

Getty Images
Tú mismo puedes contribuir a reducir las emisiones de dióxido de carbono consumiendo, por ejemplo, menos carne roja.

Los investigadores de Bath ven un futuro donde la carne cultivada conviva con la agricultura tradicional.

Illtud Dunsford, cofundador con Marianne Ellis de la empresa de biotecnología Cellular Agriculture, proviene de una larga familia de agricultores en Gales y es defensor de métodos tradicionales, pero dice que en el futuro será necesario gestionar las tierras de cultivo y que el ganado seguirá jugando su papel, pero más pequeño.

“En mi pequeña granja en el oeste de Gales, lo que me gustaría ver es que fuimos capaces de mantener una gama de razas de ganado nativas muy, muy tradicionales, aunque sea a escala muy pequeña, pero con una calidad y cuidados excelentes”.

Illtud Dunsford

BBC
Illtud Dunsford es granjero pero también un emprendedor en biotecnología.

No se espera que la carne cultivada en laboratorio esté disponible a gran escala en al menos cinco años.

Queda por ver si la gente querrá comerla o no. Las encuestas en Reino Unido, por ejemplo, sugieren que el 20% la comería, el 40% no y el resto está está indeciso.

Los sondeos muestran también que las generaciones más jóvenes, los habitantes de núcleos urbanos y las personas de mayor nivel económico están más abiertas a la idea.

Chris Bryant, psicólogo de la Universidad de Bath, dice que hay tres factores importantes que deben tenerse en cuenta: el precio, el sabor y la seguridad.

El tercero es el más difícil de abordar, dice, basado en “la falacia naturalista“, bajo la cual la gente cree que las cosas naturales son buenas y las antinaturales son malas.

En última instancia, serán los consumidores quienes juzguen el éxito o el fracaso de la carne cultivada en el laboratorio.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=d4L-tZXPhxY

https://www.youtube.com/watch?v=chAeHyV7aSA

https://www.youtube.com/watch?v=_22FeI4172s

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.