La desigualdad en las mujeres que trabajan fuera y dentro de casa
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Archivo / Cuartoscuro.

La desigualdad en las mujeres que trabajan fuera y dentro de casa

Las labores domésticas y de cuidado de personas son indispensables para todas las personas, sin excepción y, sin embargo, son invisibles. Aunque las mujeres ya son parte de la economía y traen ingreso a los hogares, siguen ancladas a esta labor.
Archivo / Cuartoscuro.
Comparte

Lilia es una trabajadora del hogar, en el suyo y en otros. Empezó a hacer este trabajo de forma remunerada cuando su esposo perdió el empleo, y aunque después él encontró otro, el ingreso era insuficiente así que ella conservó el suyo. Desde hace 15 años, se levanta cada mañana antes que todos a preparar el desayuno y dejar un poco limpia la casa, antes de salir desde Ecatepec a alguna zona de la ciudad a limpiar otras.

Cuando vuelve prepara más comida y su esposo “le ayuda” lavando los trastes y su propia ropa, para aligerarle la carga. Lilia trabaja seis días de la semana, pero recientemente avisó en la casa a la que iba los sábados que ya no podrá ir, porque en su casa ya no se lo permiten. “Se te junta mucho la ropa el fin de semana”, le dijo su esposo, por lo que la mujer de 53 años con tres hijos mayores de 20, ahora sólo trabajará –fuera de su casa- cinco días para no descuidar las tareas de su propio hogar.

Leer: Mujeres cuidadoras atienden a 42 millones de personas dependientes; el Estado no reconoce su trabajo

Lilia es una de las miles de mujeres que en México –como en todo el mundo, según la Organización Internacional del Trabajo- trabajan a doble jornada: la remunerada fuera de sus hogares y la no remunerada, dentro de ellos, haciendo labores de cuidado doméstico y de personas. Esta labor es la más demandada alrededor del mundo y sin embargo, está hecha en 80% por mujeres, debido a una desigual distribución al interior del hogar y a la carencia de servicios proporcionados por el Estado.

Aunque todas las personas necesitan cuidados, son las mujeres las que realizan la mayor parte de esta labor no remunerada: tres cuartas partes de los cuidadores en el mundo son de sexo femenino. “Ningún país del mundo registra una prestación de cuidados no remunerada igualitaria entre hombres y mujeres”, sentencia la OIT en un informe.

En todo el mundo, señala el organismo, este trabajo se realiza mayoritariamente sin paga, y las mujeres dedican en promedio 3.2 veces más tiempo que los hombres a estas labores, precisa el informe ‘El trabajo de Cuidados y los trabajadores del Cuidado’ de la OIT, publicado en agosto pasado.

“Se hace cada vez más evidente la doble presencia, el segundo turno, la doble jornada de las mujeres que han incrementado su participación en los mercados laborales nacionales y en las transferencias o cadenas globales de cuidado”, dicta el artículo inédito ‘El trabajo doméstico y de cuidado: su importancia y principales hallazgos en el caso mexicano’ facilitado por la autora Brígida García, investigadora de El Colegio de México (Colmex).

Para el Instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES), el Cuidado es una labor de “subsidio invisible para el sistema económico”.  Es decir: las mujeres suplen los servicios que debe otorgar el Estado a las familias para mantener el bienestar social, haciendo doble o triple jornada y sacrificando su propia calidad de vida por no tener opciones para cuidar de sus familiares en condiciones adecuadas.

Esto se debe a que, cuando las mujeres empezaron a integrarse al trabajo pagado, los hombres no se integraron al trabajo de cuidado, por lo que ahora las mujeres tienen una doble jornada de trabajo mientras los hombres solo se dedican a trabajar remuneradamente, explicó Valentina Zendejas, subdirectora del Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir (ILSB).

Por su parte, la investigadora Makieze Medina advirtió que las mujeres han asumido responsabilidades de una oferta de servicios públicos que se ha ido precarizando, por lo cual adolecen de mayor pobreza de tiempo, tienen doble o triple jornada de trabajo y su autocuidado se ve muy mermado.

“La resolución a estas carencias no puede quedarse en que se distribuyan las cargas entre la pareja y al interior de la familia, porque la atención del cuidado que implica la sostenibilidad de la vida es una resolución pública, no privada”, sentenció Medina, miembro de la Red de Cuidados de México.

Sin embargo, las necesidades de cuidado de hecho se resuelven en las familias y existe todavía una predisposición a creer que es un deber femenino. De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Discriminación (ENADIS) publicada en meses recientes por el INEGI, 23% de los hombres y 21% de las mujeres mayores de 18 años se dijo de acuerdo con la frase “las mujeres deben ayudar en los quehaceres del hogar más que los hombres”.

Como le ocurre a Guadalupe, una estilista que pese a que aporta al ingreso familiar, sigue realizando las labores de un ama de casa. También cuida algunas tardes a su madre, que tiene padecimientos cardíacos. Lupita procura no agendar sus citas a media tarde para regresar a comer con su esposo, ya que no le gusta comer solo. Después va con su madre para asegurarse de que coma, que tome sus medicinas y que no haga tareas del hogar exhaustivas.

Comparte esta labor con su hermana, que tampoco vive en esa casa, porque su hermano de casi 40 años –que sí vive ahí- se desmarcó desde un principio, “eso les toca a ustedes, a mí no me metan”, les ha dicho textualmente.

Valentina Zendejas explica que, aun cuando cada vez más hombres participan del cuidado, sigue siendo una “asignación” femenina. “Lo hacen en la medida que su trabajo remunerado les permita hacerlo, pero las actividades que se tienen que hacer sí o sí siguen siendo responsabilidad de las mujeres”, dijo en entrevista la subdirectora del ILSB. Este “deber” delegado en las mujeres, agregó, es un obstáculo para su inserción al mercado laboral y para una autonomía económica en condiciones de igualdad.

“Es un trabajo duro y no remunerado, por eso los hombres no lo quieren hacer”, apuntó por su parte Ana Pecova, directora de la organización EQUIS-Justicia para las Mujeres.  “Nadie lo quiere hacer pero se tiene que hacer para que funcione la familia, los hogares son como pequeñas economías, alguien tiene que administrarlos”.

Y cuando el trabajo formal de una mujer no le permite dedicarse a administrar ese hogar, esa labor se va relegando en otras mujeres, a veces subcontratando servicios y muchas veces pidiendo el apoyo de familiares.

“Como todas las desigualdades, no nos afectan de igual manera a todas las mujeres. Las que tenemos recursos lo subcontratamos, siempre a otra mujer. Las que no tienen recursos se dividen, tienen una jornada más larga, le piden a la abuela -que trabaje de manera no remunerada, por supuesto- a las hijas, es decir, es un trabajo que siempre nos pasamos unas a otras”, puntualizó Zendejas.

Sin embargo, no todas las madres o cuidadoras tienen una red familiar en la cual apoyarse para cubrir las 24 horas que demanda el Trabajo de Cuidado. Es el caso de Laura, quien en su infancia cuidó de su hermana dos años menor porque su madre trabajaba tras haberse divorciado; pero hoy vive lejos de su familia y no puede pedirles que recojan a su hija en la escuela y la alimenten mientras ella sale de su empleo formal, que sí tiene horario.

“Antes pagaba un servicio en casa pero es muy caro y complicado, preferí meterla a natación. Los domingos cocino para toda la semana y la traigo en tuppers porque es muy caro comer en la calle. Lo que no puedo hacer es ir por ella, pero una persona que trabaja Uber va por una maestra de la escuela vespertina de inglés y se van juntos a recoger a Valentina a la escuela matutina. Yo paso por ella ahí”, relata Laura Ríos, oficial del proyecto de Trabajo de Cuidados de la organización Oxfam en México.

Mientras el Estado no se encargue de crear políticas públicas para llenar este vacío que actualmente llenan las mujeres, el trabajo sólo se irá delegando a otras mujeres, señala Ana Pecova.

La brecha salarial entre hombres y mujeres, problemática que ha sido altamente debatida en todos los foros de equidad de género, surge precisamente de la desigual distribución de las labores de cuidado, explica Lucía Pérez-Fragoso, investigadora para la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). Como la mayoría de las mujeres tienen alguien a quién cuidar, las empresas demeritan su trabajo por considerar que “estarán distraídas” con sus asuntos familiares, por lo cual se les paga menos o se les dan menos responsabilidades. “Pero estamos sustituyendo al Estado, estamos haciendo una tarea enorme para que el país siga funcionando”, afirma la experta.

De continuar al ritmo actual, esta brecha entre hombres y mujeres por la carga de los trabajos de cuidado tomará 210 años en cerrarse, proyecta la OIT.

 

Esta publicación fue posible gracias al apoyo de Fundación Kellogg.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Afganistán: qué ocurre ahora con la economía del país tras la llegada de los talibanes (y cuál puede ser el papel de China)

Ahora que los talibanes tienen de nuevo el control del país, ¿puede funcionar su sistema financiero?
18 de agosto, 2021
Comparte

La economía de Afganistán está “moldeada por la fragilidad y la dependencia de la ayuda internacional”.

Este es el problemático panorama económico que describió el Banco Mundial muchos meses antes de que los talibanes se hicieran otra vez con el control del país, algo que se concretó este fin de semana.

Y con la situación actual, las perspectivas económicas son mucho más precarias, con una nube de incertidumbre que se cierne sobre la asistencia financiera que le llega a este país.

Por una parte, Afganistán tiene recursos minerales, pero la crisis política ha impedido su explotación.

Entiende mejor: Afganistán: cómo surgió el Talibán y otras 5 preguntas clave sobre el grupo islamista

La dependencia económica es llamativa. En 2019, el Banco Mundial mostró que la ayuda para el desarrollo representaba el 22% del ingreso general nacional (que no es lo mismo que el PIB, pero sí muy parecido).

Esta es una cifra muy alta, pero es mucho menor que la de unos 10 años atrás, cuando llegaba al 49%.

Ahora esas ayudas están bajo un manto de duda. La ministra de Relaciones Exteriores de Alemania, Heike Maas, le dijo a las cadenas de su país que “no le vamos a dar otro centavo si los talibanes toman el control del país y reintroducen la ley sharia”.

Otros países que son proveedores de ayuda van a estar mirando la situación muy de cerca.

El mal de la corrupción

La fragilidad a la que se refiere el Banco Mundial se ilustra con los altos gastos en defensa y seguridad antes de que los talibanes retomaran el control: Afganistán dedica el 29% del PIB a estos gastos, una cifra muy superior al 3% promedio que tienen los países de bajos ingresos.

Además de la seguridad y los serios problemas de corrupción, detrás hay otro aspecto crítico persistente en Afganistán: la poca inversión extranjera que hay en el país.

De acuerdo con Naciones Unidas, en los últimos años no se han hecho anuncios sobre nuevas inversiones, por parte de capitales extranjeros iniciando nuevos negocios.

Desde 2014 solo se han contado cuatro inversiones de este tipo.

Pastor de ovejas en Afganistán.

Getty Images
Cerca del 60% del ingreso promedio de los hogares en Afganistán dependen de la agricultura y el campo.

Solo para comparar con dos países del sur de Asia con poblaciones parecidas, en Nepal el número de nuevos negocios con inversión extranjera es 10 veces superior al logrado por Afganistán, y Sri Lanka multiplica por unas 50 veces esa cifra en ese mismo período.

El Banco Mundial describe el sector privado afgano como “estrecho”. El empleo está concentrado en una producción agrícola limitada: el 60% de los ingresos de los hogares en Afganistán vienen de este rubro.

A esto se suma que en el país funciona una enorme economía informal e ilegal. Por ejemplo, hay minería ilegal y, por supuesto, la muy conocida producción de opio y su contrabando asociado.

El tráfico de drogas también es una fuente de financiamiento para los talibanes.

Riqueza mineral

Dicho todo esto, la economía afgana ha crecido desde la invasión en 2001.

Aunque las cifras económicas de Afganistán no son del todo confiables, lo que estas muestran, de acuerdo con el Banco Mundial, es un crecimiento promedio anual del 9% desde 2003 hasta 2013.

Después de ese año, los números del crecimiento caen un poco (que coinciden con la reducciòn de los niveles de ayuda) a un promedio de 2,5% desde 2015 hasta 2020.

Amapolas

EPA
El tráfico de drogas ha sido una importante fuente de ingresos para los talibanes.

Ahora, el país cuenta con abundantes recursos naturales y, en la medida en que mejore la seguridad y reduzca la corrupción, puede ser atractivo para los negocios internacionales.

Se pueden encontrar grandes cantidades disponibles de cobre, cobalto, carbón y hierro. También hay yacimientos de gas y petróleo.

Un material particular destaca sobre otros: el litio, que tiene una alta demanda para la producción de baterías para celulares y vehículos eléctricos.

Y va a ser fundamental para la industria automotriz en su transición hacia un modelo de “emisión cero” de gases contaminantes.

De vuelta en 2010, un general estadounidense le dijo al New York Times que el potencial minero de Afganistán era impresionante. Eso sí, como muchas salvedades.

El diario también reportó que el departamento de Defensa de EE.UU. había dicho en un informe que el país podía convertirse en la “Arabia Saudita del litio”.

Pero a pesar ello, este potencial no está ni cerca de ser explotado. Ni los afganos están cerca de percibir algún beneficio por ello.

Poderes extranjeros

Se han presentado muchos informes que revelan la voluntad de China de tomar parte. El gigante asiático parece tener mejores relaciones con los talibanes que las potencias occidentales, por lo que puede tener una ventaja si el nuevo régimen se mantiene en el poder.

Ahora, lo cierto es que las empresas chinas obtuvieron contratos para desarrollar operaciones de cobre y petróleo, pero no pasó mucho.

Es de esperar que China esté interesada. Las oportunidades están allí y los dos países comparten un corto segmento de frontera.

Pero cualquier empeño chino, ya sea oficial o empresarial, va a necesitar cierta certeza de que tendrá éxito.

Y los chinos se mostrarán reacios a comprometerse a menos que sientan que los problemas de seguridad y corrupción están lo suficientemente resueltos -o al menos, contenidos- como para permitirles extraer cantidades valiosas de estos productos de uso industrial.

Mineros en Afganistàn.

Getty Images
Afganistán posee un gran potencial de explotación de minerales.

Una pregunta clave para cualquier inversionista potencial, de China o de cualquier otro lugar, será si es probable que los talibanes serán más capaces de crear el tipo de entorno que necesita el negocio de lo que lo fue el anterior gobierno afgano.

Otro factor que puede afectar la economía es el empleo de las mujeres. En la última década, el porcentaje de la población femenina de más de 15 años con empleo ha aumentado drásticamente, aunque en 2019 era del 22%, todavía bajo los estándares internacionales.

Bajo control de los talibanes, es probable que este cambio se revierta, lo que podría dañar aún más las perspectivas económicas.

En el futuro inmediato, también existe una gran incertidumbre sobre la estabilidad financiera. En estos días se han visto largas filas de personas que intentan sacar su dinero de los bancos.

El Afghan Islamic Press, con sede en Pakistán, informó que un portavoz talibán ofreció garantías a los propietarios de bancos, cambistas, comerciantes y tenderos de que sus vidas y propiedades estarán protegidas.

Que incluso haya dudas sobre la seguridad física de los operadores financieros es impactante.

Necesitan tener confianza para que funcione el sistema financiero de Afganistán. Pero también se necesita que los clientes sientan que su dinero está seguro y eso seguramente no sucederá pronto.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Ukb6MjvW83Q

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.