close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Conanp

Senadora interpone queja formal por daño arqueológico en Isla Espíritu Santo

La denuncia ante el INAH, anunciada por la senadora Delgadillo, es por los daños causados en 52% del sitio arqueológico denominado Ensenada El Gallo, a manos de la asociación civil Grupo Ecología y Conservación de Islas.
Conanp
17 de octubre, 2018
Comparte

La senadora Verónica Delgadillo, integrante del partido Movimiento Ciudadano, anunció la interposición de una denuncia formal ante el Instituto Nacional de Antropología e Historia, por los daños causados en 52% del sitio arqueológico denominado Ensenada El Gallo (J66 El Gallo II-3) a manos de la asociación civil Grupo Ecología y Conservación de Islas, contratada por las autoridades federales para realizar la extracción de fauna nociva de la Isla Espíritu Santo.

Tal como informó Animal Político el pasado 8 de octubre, el “Dictamen de daños en monumentos arqueológicos y cuantificación de los mismos”, elaborado por el INAH en octubre de 2016, establece que dicha asociación civil instaló un campamento no autorizado sobre el sitio arqueológico, así como un corral para fauna nociva capturada, para lo cual realizaron “remoción de sedimento y materiales arqueológicos”, con el objeto de nivelar sus casas de campaña y su corral, así como para crear veredas por donde transitar.

Este sitio arqueológico, de más de siete mil metros cuadrados de extensión, fue un punto de actividad humana entre los años 3000 ac, y 1700 dc, por lo que en toda su superficie, y en el subsuelo, permanecían vestigios como antiguos fogones, piedras labradas, y acumulaciones de conchas extraídas del mar por los antiguos habitantes de la Isla Espíritu Santo, hoy considerada área natural protegida (por las autoridades mexicanas) y patrimonio natural de la humanidad (por la ONU).

Al remover los vestigios que ahí se hallaban, el Grupo Ecología y Conservación de Islas AC no sólo dañó cada artefacto, sino que, además, destruyó el contexto en el cual estaban dispuestos dichos vestigios, perdiéndose para siempre la información que de dicho contexto podía extraerse.

LEE: EPN contrató a organización para erradicar fauna nociva en isla, pero eliminó una zona arqueológica

Cabe destacar que un segundo documento oficial del INAH, denominado “Informe de atención a denuncia de afectación del sitio J66 El Gallo II-3”, establece que los daños ocasionados en esta zona arqueológica en 52% de su superficie son “irreversibles”, y el mismo documento advierte que al dañar esta área, el Grupo Ecología y Conservación de Islas AC violó el artículo 42 de la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicas, que señala que toda obra en zonas arqueológicas debe contar previamente con la autorización del INAH.

Esta ley, además, refiere en su artículo 52 que “al que por cualquier medio dañe, altere o destruya un monumento arqueológico, artístico o histórico, se le impondrá prisión de tres a diez años y multa hasta por el valor del daño causado”.

Aún cuando el INAH certificó desde octubre de 2016 los daños ocasionados por el Grupo Ecología y Conservación de Islas en el sitio J66 El Gallo II-3 de la Isla Espíritu Santo, su área jurídica no ha iniciado ninguna acción legal en contra de los responsables hasta la fecha, ya que (inexplicablemente) el dictamen de daños arqueológicos nunca le fue reportado por la dirección del Instituto en Baja California Sur.

Tal como informó la senadora Verónica Delgadillo, fue ante esta postura omisa tanto del INAH-Baja California Sur, como del área jurídica del organismo público, que el pasado 10 de octubre acudió a las instalaciones centrales del Instituto Nacional de Antropología e Historia para presentar formalmente una denuncia ciudadana, por los daños ocasionados al sitio arqueológico de la Isla Espíritu Santo.
Una vez interpuesta la denuncia, señaló la senadora, el área jurídica del INAH queda obligada a emprender las acciones legales que ha omitido durante los últimos dos años.

En la Isla Espíritu Santo, explicó la legisladora en conferencia de prensa, “la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, a cargo de Alejandro del Mazo, realizó una supuesta estrategia participativa para erradicar la población de cabras, que se calcula en más o menos mil ejemplares, y que al ser animales no nativos, están dañando la isla”.

El plan, recordó, era extraer las mil cabras en tres meses, contados a partir de mayo de 2016, no obstante “ya han pasado 26 meses desde que se aprobó la intervención de esta asociación (el Grupo Ecología y Conservación de Islas AC) y sólo han extraído 193 cabras, pero eso no es lo peor: lo peor es que 52% de una zona arqueológica que existía en esa isla ha sufrido daños irreversibles, es decir, perdimos más de la mitad del patrimonio que contenía ese sitio, y el INAH no ha hecho absolutamente nada, a pesar de que cuenta con los informes que sustentan el daño”.

En la queja presentada ante el INAH el pasado 10 de octubre, la senadora Delgadillo destacó que los daños ocasionados en la zona arqueológica de la Isla Espíritu Santo “pudieron haberse evitado si la organización civil que realizó las actividades (de extracción de cabras) hubiera acatado y seguido las indicaciones del INAH para la protección de las zonas arqueológicas”, algo que no sucedió, tal como se desprende de los mismos reportes oficiales de afectaciones.

Por ello, señala el documento dirigido a Diego Prieto Hernández, director general del INAH, “se solicita proceda con la denuncia formal en contra de los responsables del daño ocasionado en la zona arqueológica denominada Ensenada El Gallo, registrada como J66 El Gallo II-3, así como en contra de aquellos responsables que otorgaron el permiso para llevar a cabo las actividades que pusieron en peligro dicha zona”.

Moneda de cambio

Junto con el daño arqueológico provocado en la Isla Espíritu Santo, la senadora de Movimiento Ciudadano también expuso el caso del derrame de sustancias químicas de Pemex, que aconteció el pasado 5 de octubre en la zona de Nanchital, Veracruz, situación ante la cual, destacó, tampoco han hecho nada las autoridades.

“En diferentes recorridos que han hecho tanto activistas, como agrupaciones ecologistas y de medio ambiente –informó Verónica Delgadillo–, se ha constatado cómo decenas de especies como tortugas, cocodrilos, armadillos, lagartos, víboras, incluso aves y flora que está en la zona, están muriendo a causa del derrame, y también se ha confirmado que varios habitantes han tenido que ser evacuados”.

Desde que ocurrió el derrame de ductos de Pemex, denunció la senadora, “han pasado diez días y, a pesar de que está ahí, a la vista de todas las autoridades, nadie ha hecho nada. Especialmente las autoridades municipales, que no han ni siquiera interpuesto una denuncia ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente”, en tanto que “tampoco Pemex se ha comprometido a limpiar y reparar el daño de manera inmediata”.

Ambos casos, aseguró, ilustran “cómo en México, cuando hablas de medio ambiente, detrás de ello puedes hallar destrucción, irresponsabilidad, omisiones, negligencias y, sin duda, un sinfín de actos de corrupción”, además de la forma en que esta agenda ha sido una moneda de cambio para favorecer sólo a algunos grupos económicos y de poder (…) una moneda de cambio para dar favores, para pagar favores, y también para permitir el negocio de unos cuantos”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Quentin Tarantino: 6 claves de su nueva película "Érase una vez en Hollywood"

"Érase una vez en Hollywood", la nueva película de Quentin Tarantino, recibió muy buenas críticas en el Festival de Cannes. El largometraje, que junta a Leonardo DiCaprio y Brad Pitt, se estrena en América Latina en agosto.
Getty Images
23 de mayo, 2019
Comparte

¡Luces, cámara, acción! Quentin Tarantino ya recibió las primeras críticas de “Érase una vez en Hollywood” (“Once Upon a Time in Hollywood”), su última película, que se presentó el martes en el Festival de Cannes.

El largometraje es una recreación extravagante de Hollywood en 1969, antes de los asesinatos cometidos por los seguidores de Charles Manson, el líder y cerebro de la llamada familia Manson, en agosto de 1969 en Los Ángeles, California.

Hasta el momento, los críticos de cine han elogiado la cinta, que se estrena en agosto en América Latina.

Peter Bradshaw, de The Guardian, la considera “totalmente indignante, desorientadora, irresponsable y también brillante”.

También la han comparado con Pulp Fiction, hito de Tarantino en la cultura pop, 25 años después de su lanzamiento en el festival.

Aquí recogemos seis puntos que las reseñas discuten sobre el nuevo filme.

1. Pitt y DiCaprio son los nuevos Redford y Newman

Leonardo DiCaprio interpreta a Rick Dalton, un actor alcohólico que recibe papeles de vaqueros; y Brad Pitt da vida a Cliff Boon, un doble de películas y mejor amigo del personaje anterior.

De acuerdo con The Hollywood Reporter, ambos entregan actuaciones “matadoras”, “llenas de ironía y agradable química”.

“Es difícil no recordar la energía que tenía la mejor pareja anterior en una película de Tarantino, John Travolta y Samuel L. Jackson en ‘Pulp Fiction'”, agrega la revista Time Out.

Robert Redford y Paul Newman hicieron dos películas clásicas juntos, “El Golpe” (“The Sting”) y “Dos hombres y un destino” (“Butch Cassidy and the Sundance Kid”).

¿Deberíamos esperar una nueva versión de cualquiera de las dos cintas en el futuro con Pitt y DiCaprio?

2. Hollywood se representa a sí mismo en la pantalla

La película representa a varias personalidades de la industria cinematográfica, por lo que la revista Variety la califica como un “espectacular collage nostálgico” que rinde homenaje a la era perdida de Hollywood.

Rafal Zawierucha interpreta al director Roman Polanski, y Margot Robbie, a su esposa, Sharon Tate, en los meses previos a su trágico asesinato por la familia Manson.

Mike Moh y Damian Lewis interpretan a los actores Bruce Lee y Steve McQueen, entre otros intérpretes que dan vida a figuras conocidas de la época.

3. Los asesinatos de Manson son solo una parte de la película

Antes de la presentación en Cannes, se especuló que la película giraría en torno al impacto de los crímenes de Charles Manson en Hollywood.

En 1969, sus seguidores, conocidos como la Familia Manson, mataron a nueve personas, incluida Sharon Tate, que tenía ocho meses y medio de embarazo, mientras Polanski estaba filmando en el extranjero.

Una de las jóvenes seguidoras de Manson, Susan Atkins, apuñaló a la actriz y garabateó “PIG” (cerdo) en la puerta de la casa con su sangre.

Los asesinatos conmocionaron a la industria cinematográfica de EE.UU. de la época y se les atribuye el final sangriento de la generación del amor libre y la contracultura de los años 60.

Roman Polanski y Sharon State en su boda.

Getty Images
La actriz estadounidense Sharon Tate tenía ocho meses y medio de embarazo cuando fue asesinada.

Sin embargo, la película de Tarantino rechaza esta narrativa y comienza seis meses antes de los crímenes.

Una canción de Manson suena en la película, pero el derramamiento de sangre no es el foco principal.

Todavía es un misterio cómo se representan los crímenes en la cinta, pues Tarantino envió una carta al público de Cannes pidiéndoles que no revelaran nada de la trama.

4. DiCaprio prende fuego a los nazis

El tráiler muestra al personaje de DiCaprio, Dalton, quemando nazis en un set de grabación durante un flashback a sus aparentes días de gloria como actor.

Es un guiño irónico a “Bastardos sin gloria”, película de 2009 de Tarantino, y típico de la afición del director por la violencia exagerada.

5. Falta de diversidad

Cuando se anunció el lanzamiento de la película, usuarios en redes sociales criticaron el hecho de que el elenco fuera completamente blanco.

La participación de MikeMoh como Bruce Lee aporta un breve destello de diversidad racial, pero el tráiler sigue siendo abrumadoramente blanco.

Este blanqueo ha provocado un animado debate en redes sociales, especialmente por el apoyo de Tarantino para el talento negro en los años 90, mucho antes de #OscarsSoWhite.

Anteriormente, el director había recibido críticas por usar la palabra “nigger” (forma despectiva de referirse a una persona negra) en los guiones, pero actores como Samuel L. Jackson y Jamie Foxx lo han defendido ya que simplemente refleja de manera realista el habla de los personajes en cuestión.

6. Los pies siguen siendo la fascinación de Tarantino

Los seguidores de la trayectoria de Tarantino reconocen que los pies ocupan un lugar destacado en sus películas.

Por ejemplo, en la escena “Mueve tu dedo gordo” de “Kill Bill”, o cuando Hans Landa de “Bastardos sin gloria” confirma que un zapato encontrado en la escena de un tiroteo le pertenece a la actriz Bridget von Hammersmark.

¿Un aparente fetichismo de pies? ¿Una broma? La razón exacta no está clara.

Pero una cosa es segura, hay muchos pies descalzos en “Érase una vez en Hollywood”.

Como concluye la revista Sight & Sound, es el “elogio descalzo” de Tarantino para la industria que adora.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=GFJ_N84JzUI

https://www.youtube.com/watch?v=GpyJ8GP7PWg

https://www.youtube.com/watch?v=o-FUmeEXFOI

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.