Fitch y HR Ratings cambian a negativo panorama de México por incertidumbre con el nuevo gobierno

La decisión de cancelar la construcción de un nuevo aeropuerto para la Ciudad de México envía una señal negativa a los inversionistas, destacan las calificadoras.

NAIM
El costo de las obras han aumentado en más del 50% con relación a las estimaciones iniciales. Cuartoscuro

Fitch Ratings ratificó la calificación crediticia de México en BBB+, pero revisó la perspectiva de “estable” a “negativa”, como un reflejo del deterioro en el balance de los riesgos que enfrenta el perfil crediticio del país.

La calificadora internacional de riesgo crediticio explicó que el cambio en la perspectiva se asocia con el ámbito de incertidumbre y el deterioro de las políticas en la administración entrante.

La agencia indicó en un comunicado que si bien espera que la administración entrante continúe abarcando los aspectos centrales del marco de políticas macroeconómicas como la disciplina presupuestaria y la autonomía del Banco de México, persisten riesgos relacionados con la postura fiscal de la administración entrante.

Además, destacó que existen riesgos de que el seguimiento de las reformas aprobadas anteriormente, como el sector energético, pueda detenerse, y que otras propuestas de políticas resulten en una menor inversión y crecimiento de lo que se espera actualmente.

La decisión de cancelar la construcción de un nuevo aeropuerto para la Ciudad de México envía una señal negativa a los inversionistas, destacó.

En un comunicado, la calificadora detalló que el cambio de perspectiva también refleja los crecientes riesgos relacionados con los pasivos para Pemex.

La decisión de Fitch se suma a la que tomó la noche de este martes la agencia mexicana HR Ratings, quien modificó la perspectiva de “estable” a “negativa”, para el país tras el anuncio de la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM).

Lee: ¿El dólar subió por culpa del NAIM? Así afectó al tipo de cambio la incertidumbre por la cancelación de Texcoco

HR Ratings señaló en un comunicado que estará atenta a los efectos de la decisión de cancelar Texcoco y de los cambios en el presupuesto de 2019 sobre las finanzas públicas y de la pérdida de confianza en México por los inversionistas y mercados financieros.

“También, estaremos evaluando la eficacia de posibles medidas por parte del gobierno entrante para mitigar los efectos negativos de las decisiones en torno a la cancelación del NAIM, así como elementos que pudieran reflejar el desapego por las instituciones o el incumplimiento de contratos por parte del Gobierno, con lo que habría un impacto directo en la calificación crediticia del soberano”, destacó.

Por su parte, Moody’s ratificó la calificación y perspectiva crediticia del país, pero advirtió que la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco es una señal de incertidumbre.

El analista soberano de Moody’s, Jaime Reusche, explicó en conferencia de prensa que el país cuenta con un alto nivel de solvencia, por lo que no prevén un cambio en la calificación, a menos de que haya un “shock imprevisto”.

Sin embargo, comentó que aún quedan muchas interrogantes sobre las políticas públicas a futuro, como por ejemplo cómo van a proceder en materia de infraestructura o en el sector energético.

Por lo que, expuso, la composición del gasto de la siguiente administración va a ser un tema importante para mantener la calificación.

Reusche aseguró que el próximo gobierno de Andrés Manuel López Obrador arranca con un buen punto de partida respecto al crecimiento del país, con un déficit y una deuda a la baja.

Con información de Notimex

Close
Comentarios